4 oct. 2010

Los límites del garantismo penal


En mi corto pasaje por territorio nórdico, volví a encontrarme con lo extraordinario -y con los límites- del sistema penal de por aquí. Cárceles casi vacías, con celdas individuales bien equipadas, con puertas abiertas y buen trato garantizado. La mayoría de los individuos seleccionados por el sistema penal lo son por cuestiones vinculadas con los estupefacientes. Los extranjeros pobres están siempre sobre-representados. Por cuerda paralela, pero separada, corre la relación entre el Estado y los consumidos por el consumo de drogas. La foto anexa, en tal sentido, es típica. Un día cualquiera, a cualquier hora, frente a cualquier estación de tren, centenares de "narcomannes", deambulando en un radio corto, comprando y vendiendo, destruyéndose de a poco, ayudándose en la caída unos a otros. El Estado garantista da un paso atrás y deja hacer. Ahí es donde veo el punto que más me preocupa, un problema cuya solución no requiere abandonar sino por el contrario fortalecer el llamado garantismo. Hoy, en la teoría y habitualmente en la práctica, el garantismo ha quedado relacionado con el liberalismo del dejar hacer. La cuestión es cómo romper esa relación, y vincular al garantismo con alguna otra filosofía política, republicana o comunitaria, capaz de comprometer al Estado con otras formas del cuidado mutuo. Garantismo no es abandonar a los individuos en la calle, lejos de la cárcel pero a la merced de su propia desgracia. Garantismo no debe implicar alejarlos, sobre todo, de la contención y de la mano amiga que el Estado debe ser capaz de brindarles.

24 comentarios:

PIC dijo...

"Los extranjeros pobres están siempre sobre-representados."

Te parece esto problemático? O lo problemático más bien debería ser "estos fulanos no cometieron delitos y están en la cárcel"? Si los extranjeros pobres cometieron tales delitos, luego no es problemático que estén sobre-representados.

Dado que hay causas culturales del delito, no veo por qué partir de premisa de que las cárceles deberían representar estadísticamente la composición étnica de una sociedad.

rg dijo...

es un problema, sobre todo pensando en que los delitos no salen de un repollo, ni caen como mana del cielo, sino que hay previamente una decision social a traves de la que se selecciona y denomina a algun hecho como delito. Traficar 10 gramos de cocaina puede ser delito merecedor de carcel, o un indicio de que un pez gordo anda escondido y hay que salir a buscarlo

quijanog dijo...

Rg:
¿Un Estado que sea asociación (no comunidad) podría ser efectivo en eso y a la vez mantener la neutralidad ética?

rg dijo...

la idea no es la de defender la neutralidad etica, sino cierto tipo de compromisos valorativos basicos

PIC dijo...

"hay previamente una decision social a traves de la que se selecciona y denomina a algun hecho como delito"

Sí, pero no es una mera construcción social arbitraria del investigador. Es una decisión vital y valiosa, porque la ausencia de la regla penal involucra el daño de ciertas personas que consideramos inocentes y que no deben soportar la agresión. En los delitos sexuales, por ejemplo, los inmigrantes de ciertas colectividades están sobrerepresentados. Y?

Si querés una alternativa a la respuesta penal, esta puede ser restricción de la inmigración de coelctividades estadísticamente propensas a ciertos delitos.

rg dijo...

jaja, si queres dar argumentos fachos, sofisticalos un poco. ahora el inocente mohamed tiene que pagar porque abdul y habib cometieron un crimen. entre esa decision y el nazismo hay dos centimetros

Anónimo dijo...

Pic,
Si en un pais la prostitucion esta penalizada y consistentemente las presas por prostitucion pertenecen a una colectividad, Capaz la colectividad no es propensa a la promiscuidad... capaz las chicas son victimimas de la trata de personas. En este caso, me parece que rg plantea algo similar. Es un dato extraño y vale la pena investigarlo (si sos noruego, al menos)...
Hay que mantener un poco de generosidad hermeneutica en las lecturas. la realidad de los grupos mas desfavorecidos no es tan sencilla de analizar. y que apeles a la estadistica de manera tan ligera es el tipo de actitud que lleva a que la gente desconfie de las estadisticas.
Las estadisticas sirven, pero tu propuesta para usar una estadistica descriptiva es nefasta.

PIC dijo...

Anónimo,

Estaba pensando en esto que comenté en un post anterior. No estoy pensando en no delitos como la prostitución.

http://www.worldtravelwatch.com/08/03/norway-oslo-crime-now-highest-in-scandinavia.html

http://www.aftenposten.no/english/local/article2299327.ece

http://islamineurope.blogspot.com/2007/12/norway-rape-and-muslims-study-much.html

rg dijo...

mi opinion es que en noruega, frente a cada inmigrante pobre de los que llegan (la mayoria refugiados politicos, que se ven obligados a aprender idioma nuevo, relegados a los peores trabajos, discriminados en la vida diaria, condenados a vivir en un pais gelido y que no les guste) los locales deberian arrodillarse, darles las gracias, y hacerles un monumento colectivo. y vos salis a decir semejante barbaridad discriminatoria. la corto aca con las respuestas a lo tuyo

PIC dijo...

Posiblemente la causa de la ghettificación y marginalidad sea el mismo Welfare State. No por casualidad, Dinamarca aplica las mayores restricciones a la inmigración de la UE, y posiblemente haya más inmigrantes en estados de bienestar pequeños, como USA, a aquellos más opulentos. La razón es obvia: el incremento en los costos de heterogeneidad disminuye el bienestar social y el Welfare State incentiva conductas de búsqueda de rentas, a expensas del contribuyente local que ve mermados los servicios públicos.

Es también obvio que aquellos inmigrantes que, por razones culturales, no hacen un trabajo cuya productividad marginal sea superior al alto salario mínimo de los Welfare States termine en una situación de marginalidad si el enforcement de la legislación laboral es estricto. Y es presumible que ello lo lleve al resentimiento, que recale con alguna comunidad extremista, y que se vuelque a la delincuencia. Aquí sucede lo mismo con los inmigrantes con menores competencias culturales, que terminan en puestos de la calle Florida o haciendo trabajos en condiciones de marginalidad. Por el contrario, la Argentina que atrajo en masse a los inmigrantes y que les permitió adquirir vivienda y tener mejores oportunidades económicas sin ghettificación se dio cuando la Argentina era más bien un estado liberal clásico, con poca oferta de servicios gubernamentales (básicamente, salud y educación).

Así que ahí tenés otra causa del delito (que no involucra subir penas): el Estado de bienestar.

PIC dijo...

Para una análisis serio de la inmigración en la Argentina, recomiendo ver a este intelectual: http://www.youtube.com/watch?v=yIpyipS6aVs

Anónimo dijo...

Rg,

El tema pasa, a mi criterio, porque el estado tiene que dar la posibilidad y la asistencia para que los individuos no queden abandonados a las buenas de dios, pero en ultima instancia la decision de que hacer con su vida depende de cada uno en particular. Y si alguno se la quiere cagar el estado ya no puede hacer nada mas; o sea mi perspectiva es que el estado te tiene que dar la posibilidad y la libertad de eleccion pero no puede coaccionarte a nada.

Saludos, NM

PIC dijo...

Anónimo,

"la posibilidad y la asistencia para que los individuos no queden abandonados a las buenas de dios"

En contextos de escasez extrema como la Argentina (no Noruega) esto es muy complicado. Porque destinar recursos a "tratamientos" para adictos involucra detraerlos de otros usos alternativos que parecen intuitivamente prioritarios (e.g. tratamientos oncológicos, educación pública para los chicos, obras para llevar agua potable a muchas regiones).

Yo creo que debemos dejar de pensar al consumo de drogas como una enfermedad. En el caso de drogas endovenosas, por ejemplo, toma bastante trabajo acostumbrarse a eso y encontrar algún placer en ello. La cocaína misma es bastante desagradable al principio. No hay razón para que el Estado luego te vaya a "tratar": el consumo de drogas es sólamente un estilo de vida diferente, y de lo que debemos tratar es de convivir quienes tenemos estilos de vida diversos sin obligar los unos a soportar el costo de ello a los otros.

Anónimo dijo...

La esclavización contractual también es un modo de vida, hacer un contrato donde me doy en esclavitud a cambio de una empanada el día de la firma.

¿te parece que el estado tiene que hacer cumplir esa elección?

En el caso particular de estupefacientes hay un problema, el consumo lleva a una patología, lleva a que el individuo ya no pueda elegir parar de consumir. Dejarlo a la buena de dios es como decirle al que se esclavizo por medio de un contrato que su contrato es válido y es propiedad de otro.

Ni hablar del sesgo social, aquellos con dinero pueden darse el lujo de ir a clínicas privadas y salirse de ese ``estilo de vida´´, mientras otros están atados.

Por último, es falso que el consumo de drogas sea un estilo de vida entendido como un conjunto de actos voluntarios. Las drogas que se consumen tienen circuitos fisiológicos que llevan a la drogadependencia. No es como comerse un chocolate o tomarse un ibupirac.

PIC dijo...

Supongo entonces que estás en contra de la legalización? Porque la legalización, claramente, haría que se incremente el consumo y el nº de adictos.

Negro dijo...

Pic:
1- Cuánta razón tuvo la Corte de EEUU en "Lochner", no? Quién lo manda al Estado a establecer un tope de horas de trabajo para los panaderos? No sé cuál es el problema si alguien quiere trabajar 16 horas los siete días de la semana, los 31 del mes y los 365 días del año... Basta con que firme el contrato...
2- Se trata de proteger la libertad. Si alguien quiere drogarse, está en su derecho. Pero si esa persona se vuelve un adicto, ya no lo hace por opción, sino por necesidad. Pierde toda capacidad de elección. Ess es el momento en que debe intervenir el Estado, para hacer posible que vuelva a tener opciones válidas.
3- Trazar los límites al paternalismo... puede ser complejo, sí. Pero eso no quita que no debamos intervenir en ciertas circunstancias.
4- Quién dijo que si se liberan las drogas va a haber una explosión de consumo? Esa es una frase hecha, puramente efectista, y sin demostración empírica. A cotrario sensu te podría decir que con la vigencia de la ley 23.737 y de "Montalvo" en Argentina se multiplicó el consumo en más del 400% y pasamos de ser un país de tránsito a ser uno de tránsito, consumo y producción.
Saludos.

PIC dijo...

Negro:

1) El consumidor de droga, que no se vuelve adicto instantáneamente sino luego de un largo proceso, sabe a qué riesgo se expone y desea cargar con él. Estoy en contra de esos tratamientos tanto como estoy en contra de que el Estado persiga el suicidio (y, ciertamente, la adicción a las drogas es un suicidio lentificado).

2) En primer lugar, de las llamadas "drogas" se puede hacer uso y no abuso siempre. Sencillamente, no veo razón por la cual el Estado deba subsidiar supuestos "tratamientos" para que la gente abandonde su "adicción".

De todos modos, hay que pensar esto en el margen: te sugiero que veas el nivel de escasez actual con que cuenta el Estado argentino para la política sanitaria, las principales demandas de la gente y luego hagas una lista de prioridades, a ver en qué lugar queda atender a los que se dañan a sí mismos con el consumo excesivo de estupefacientes.

4) Oferta y demanda. Si baja el precio, todo lo demás igual, va a subir la demanda. Eso mismo dice la izquierda cuando se opone a la legalización de las armas. O vos no creés que si se legalizan las armas suba la demanda? Yo no veo más razones para creer esto que para creer que no sucedería en el caso de la "droga". O, por la misma razón, con el cigarrillo, al cual la izquierda "sanitarista" viene prohibiendo hace tiempo (con impuestos y sanciones para el consumo en público). No se dieron cuenta de que eliminando las prohibiciones, según tu teoría, bajaría el consumo?

En esto la izquierda también debería ser foucaldiana, como cuando defiende la "teoría de género", la "criminología crítica" o para abolir los psiquiátricos. La enfermedad es una construcción social, no tiene ningún peso ontológico relevante. Es una mera excusa del poder médico normalizador.

fahirsch dijo...

PIC dijo:"Porque la legalización, claramente, haría que se incremente el consumo y el nº de adictos."
En Estados Unidos hubo una época en que se prohibió el consumo de alcohol. El resultado fue el aumento del alcoholismo y del crimen.
Ignoro (no soy abogado) cuando se prohibió el consumo de drogas en la Argentina, pero sospecho que la proporción de usuarios de drogas es mayor hoy que entonces.
Y dijo: "O vos no creés que si se legalizan las armas suba la demanda?" Las armas son legales. No todas, pero hay negocios donde legalmente se pueden adquirir armas.
Cuando se legaliza lo prohibido se hace más visible lo que estaba escondido. Y podrá haber una demanda extra por un tiempo corto

PIC dijo...

fahirsch:

Convencete entonces a toda la izquierda de que legalizando la portación de armas (derogando varios tipos penales) e instaurando un permiso con mínimos requisitos, y quitando todos los impuestos al tabaco, bajarán el nº de gente que porte armas y que fume.

Saludos,

PIC

PIC dijo...

Por armas, te hablaba de armas de fuego, e.g. .45, 9mm, también las ametralladoras.

Anónimo dijo...

El problema de el pensamiento de algunos es que es más sensible y romántico que racional.

No me agrada que se sea tan débil y tolerante. Yo personalmente, prefiero ser menos débil y generar ejemplos de esfuerzo no de vagancia.

Bueno, solo quería expresar esto. Ah y no soy facho por pensar distitno, ni vivo del gobierno, ni soy juez o fiscal, ni policía.

Saludos,
Alberto Meurta

nachin dijo...

Roberto, una pregunta: tu idea no posee implícitamente un argumento paternalista o perfeccionista? De ser así, ello sería problemático?
Gracias

rg dijo...

si, pero no tengo ningun problema con cierto tipo de paternalismo

Anónimo dijo...

Implicitamente un argumento paternalista...? Pero donde esta lo implicito ? Roberto ES paternalista ! En todos sus argumentos siempre esta presente su anhelo por un paternalismo "franco", "amistoso", "leal" del Estado para con los individuos... Eso por una parte. Y por la otra; sus constantes criticas a todo gobierno de izquierda porque no cumplimenta dicho paternalismo; o no lo cumplimento con los adjetivos antes mencionados. Y ahí terminó la obra de Roberto.