24 oct. 2012

Debatecito con s.e.

Ayer discutimos un poco con el colega S.Etchemendy en tv. El video está en este link, más o menos desde la mitad del mismo
http://tn.com.ar/programas/palabras-palabras/a-un-ano-de-la-reeleccion-de-la-presidenta-23102012_282390

10 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Este señor Etchemendy se dedica full time a la academia? ¿Este es el modelo de académicos que se promueven desde ciertas universidades? Lamentable es poco...

Lascano dijo...

Yo le hubiese preguntado a Etchemendy de dónde sacó esas cifras a las que tanto recurría antes de comenzar sus precarios argumentos. Si fueron el INDEC o la consultora de Artemio López alguna de sus fuentes serían aún más pobres sus manifestaciones. Igualmente creo que sucumbió la CORREPI cuando dijo "no hay represión en la Argentina" o "hablar de represión es un chiste"(¿qué es eso de que "las demandas vienen por derecha"?). Saludos.

Anónimo dijo...

Por lo visto, también es asesor... Tal vez eso explique su incondicional defensa del modelo. Pero esto también es relativo, ya que Etchemendy defendía el modelo aún antes de ser convocado por el gobierno.
Por otro lado, no creo que ese sea el modelo de académicos que se promuevan desde ciertas universidades, sea por caso la Di Tella. De hecho, Gargarella también enseña en la misma universidad, no? Por lo que tengo entendido, la Di Tella es bastante plural y elige a sus profesores basándose en sus méritos académicos, no en sus creencias ideológicas (lo cual ni siquiera pasa en todas las universidades nacionales).
Como sea, hay una cosa en la que conviene detenerse en el debate de ayer y que se repite en muchos intelectuales k: eluden las preguntas más sencillas y directas, como la que formuló Gargarella creo que a propósito de la ley antiterrorista (aunque no recuerdo bien). En lugar de contestarla (por qué se dictó, si no le parece reprochable, etc.), lo que se hace desde la academia kirchnerista es volver a repasar la conocida listita de logros alcanzados durante los últimos diez años. La perorata es conocida y aburre. Lo que no aburren son los silencios.

El Imparcial del Norte

Anónimo dijo...

yo diria lo mismo de Gargarella (espero que lo publiques como publicaste al anterior)

Anónimo dijo...

no lo pude ver porque me resulta insoportable soportar a estos dos que conducen el programa.
saludos
Mari

Andrea dijo...

En esta Argentina que se ha olvidado casi por completo lo que es el debate honesto y el respeto al que piensa distinto, creo que en vez de criticar el nivel académico del que piensa distinto, se debería celebrar ampliamente que ese debate se llevo a cabo y fomentar encuentros de este tipo manteniendo por sobre todas las cosas el respeto a todas las ideas, principalmente a las ideas que no compartimos.

Anónimo dijo...

el gobierno peco por mucho tiempo por omisión, lo que justificaba y daba pie a la replica militante de "es lo que falta" o "vamos por mas", pero a partir de la ley antiterrorista, y definitivamente, si hiciera falta mas, con la ley de ART, se peca por accion...y ya no quedan mascaras, la fiesta se llama capitalismo en serio.

Anónimo dijo...

El punto es que uno puede esperar cierto conformismo o complacencia de, por caso, un viejo gagá como Ernesto Laclau. Ahora, de una persona jóven como etchemendy resulta verdaderamente insoportable. Es la negación de lo que debe ser un buen académico. Renuncia a problematizar. A cambio de qué me pregunto. Del viejo gagá ya lo sabemos. Ahora, ¿Etchemendy va también por el mismo camino?

Anónimo dijo...

1) La existencia de debates de esta entidad siempre es relevante, aún a los efectos de exhibir la limitación o endeblez de ciertos esquemas argumentales.
2) No puede predicarse lo propio respecto de análisis que parten de la descalificación ad hominem (como la que se hace de Laclau) ni de preconceptos binarios del tipo "joven-anciano", "k - no k". Dichos rótulos empobrecen el debate y lo tornan epidérmico, superficial.
MRC

Anónimo dijo...

Ay pero que tentación, fue tan cómico! Aunque en el fondo lo lamento un poco por vos…el sólo hecho de que en el debate tuvieras que usar los términos “lo más elemental” marca la nivelación de los discurrires (porque no le va decirle discurso, ni tampoco algo más llano como discurrir…es otra cosa hosca, trabada, forzada, patética al punto de lo cómico caricaturesco, entonces discurrires) por los que se configura la “agenda pública”; eso es lo que configura nuestra época de “rusticidad cultural” [– ves ¿? Horacio percibe bien, aunque defienda espejismos, según creo yo, pero él es alguien que piensa, aunque después ponga el pensamiento al servicio del fortalecimiento de la opresión del poder ]…y en ese enclave es francamente grato encontrar, más que idealistas (menos prisma ideológico muchachos!, articula el bestia que también dice que la represión se evoca con bombas de gas lacrimógeno, el mismo que tiene tal brutalidad a la hora de pronunciar que cuando habla del “monopolio comunicacional” que el gobierno puso en juego – lo dice él eh! Oigan – no se sabe bien si habla de temas de inclusión o colusión), hombres críticos capaces de sostener ideales; así que tanto en palabras + - como en el debate de Flacso fue muy reconfortante ver que hay uno, al menos, seguro son algunos más, pero en este caso hay uno al menos, dispuesto, bien dispuesto a seguir haciéndolo: defender la apuesta a la que se consagra la vida, no desde el corazón, no desde la crítica de una razón vacía, sino desde la esencia de una existencia. Por la palabra, que siempre es nueva, cuando es palabra plena.
Gracias Roberto!.
M. F.