18 oct. 2012

Reforma constitucional en el debate de FLACSO

Estuvo interesante, hoy, el debate en FLACSO sobre la reforma constitucional. Tendría muchas cosas que decir sobre las presentaciones y la discusión. Aunque la pasé muy bien, me preocuparon varios comentarios del público, como por caso la tan patética y habitual propuesta de "pensemos el poder, no hace falta tanto lío con el derecho" (un razonamiento que le encantaría a cualquier fascista interesado en instalar la tortura como práctica). Sobre todo, me llamó muchísimo la atención la intervención de una de las cabezas del, ay, MOVIMIENTO (kirchnerista) POR LA REFORMA CONSTITUCIONAL. 

Cuando esta (lo digo en serio) respetable persona (que, atención, se pronunció contra la re-reelección) pidió la palabra, dije para mis adentros "ah, qué bien, ahora veré destilada la reflexión kirchnerista sobre la reforma, la más pura, la más refinada, la más meditada, la más elaborada". Y el tipo dice: "Ahora no es tiempo de pensar sobre los contenidos de la reforma constitucional. Ahora hay que discutir si reformamos o no. No prejuzguemos (prejuzguemos¡¡¡) sobre los contenidos". Esto es como si yo dijera: "Ahora es tiempo de ver si nos operamos o no. No perdamos el tiempo prejuzgando sobre tonterías como de qué necesitamos operarnos." Espectacular, buen indicio sobre el modo en que el kirchnerismo se toma esta discusión.

3 comentarios:

Maxi dijo...

Roberto, los juristas van quedando afuera de la discusión, porque todo el orden normativo queda supeditado -en este debate- a la politiquería barata. Por eso temo por la República. Igual, no esperes que a estos muchachos se les caiga una idea, son militantes del verticalismo y fanáticos de la antijuridicidad. Un fuerte abrazo. ¿Qué pasa con el per saltum K?
Maxi

Anónimo dijo...

Lo de "pensemos el poder", como tantas otras consignas del tipo ("pensemos en la gramática de las relaciones sociales", "pensemos en la relación de fuerzas imperantes y en los cambios que esta relación de fuerzas habilita", etc.), consignas en las que los kirchneristas ven la dosis de 'realismo' necesaria para avanzar sobre la realidad y no caer víctimas de una suerte de ingenuo 'idealismo', me hacen acordar a lo que sostuvo, una y otra vez, Edgardo Mocca en el debate que mantuvo con vos en 678. ¡Qué paradoja! Como si las grandes ideas de la humanidad (libertad, igualdad, fraternidad, el valor de la república y la separación de poderes, el combate al capital, etc., etc., etc.) no hubieran sido pensadas precisamente para superar las relaciones de fuerzas imperantes en ciertos contextos históricos.
Quiero ser lo suficientemente enfático en este punto: el gran problema en Argentina no es 'quién detenta el poder', que es ya de por sí un gran problema. El gran problema que tenemos en Argentina desde hace décadas es 'qué se hace para detentar el poder', lo que básicamente implica 'apartarse de la ley'. Y si lo que se busca 'desde la política' para superar la relación de fuerzas imperantes es 'apartarse de la ley', lo que sucederá es que seguiremos reproduciendo la causa de todos los males. 'Fiat iustitia et pereat mundus', supo decir Kant en la Metafísica de las Costumbres. ¿No habrá llegado la hora de hacer justicia aunque el mundo, tal como lo conocemos (despreciable y aborrecible), finalmente desaparezca?
El Imparcial del Norte

Julián dijo...

Que frustrante lo que contás Roberto. No he conocido un sólo militante K que use el mate. Una pena.
Saludos