6 oct. 2013

2 dominicales

2 notas que me llamaron la atención este domingo
...............

I

Un interesante reportaje a Steven Levitsky, gran politólogo contemporáneo (a quien yo criticara recientemente desde el blog -acá- por su libro sobre la izquierda latinoamericana, y que fuera "gurú" político de Página 12, para hablar sobre peronismo y clientelismo, hasta que vieron que no simpatizaba demasiado con el kirchnerismo...esos cambios extraños del periodismo local). El reportaje se puede encontrar acá, e incluye algunos diálogos como el que sigue:


La Presidenta estuvo en una charla abierta ante estudiantes de Harvard el año pasado. No le fue bien...
-Me sorprendió mucho su rendimiento aquí, no sé si estaba pensando en su base en la Argentina o estaba muy mal asesorada. Un presidente peronista de centroizquierda que viene a Harvard, no es tan difícil predecir que los estudiantes que van a escucharla no son peronistas ni de centroizquierda, sino más bien macristas o algo parecido. No le iban a preguntar sobre fútbol, sino sobre inflación, tipo de cambio, la re reelección ¡hasta mi abuela lo sabía! Fue muy mal asesorada. La Presidenta parecía no esperar ese tipo de preguntas. Éste es un gobierno que vive en una burbuja desde hace años, y si uno no escucha termina cometiendo errores.
-¿Cómo se explica esta cerrazón?
-Claramente es un gobierno que no escucha, y que hoy no tiene asesores que le digan a la Presidenta cómo están las cosas. Vivir en una burbuja va a hacer que este gobierno termine mucho peor de lo que debía hacerlo.

.........................

II

También esta nota (acá) sobre la depredación de los recursos naturales, durante el kirchnerismo, con reflexiones de la amiga Maristella, como la que sigue:


"El kirchnerismo no tiene proyecto estratégico de desarrollo; sólo un extractivismo desenfrenado, dependiente y depredatorio, orientado a la exportación a gran escala de commodities , cuyas consecuencias sociales, ambientales y políticas son minimizadas o invisibilizadas", dice la socióloga Maristella Svampa, editora del libro Minería transnacional, narrativas del desarrollo y resistencias sociales . Svampa recorrió el país en los últimos años en diálogo con las asambleas autoconvocadas que se extienden de Sur a Norte y considera que expresan una crítica a la idea dominante de "desarrollo" que comparten gobiernos y empresas. "Los resultados están a la vista: conflictos por la tierra y el agua, desplazamientos de poblaciones, promesas incumplidas de empleo, destrucción del ambiente y los territorios, aumento de las desigualdades, problemas de salud", enumera.

...........................





1 comentario:

Patricia dijo...

Comparto los argumentos acerca de la inexistencia de un proyecto estratégico de desarrollo, pero no entiendo por qué se habla de depredación de los recursos naturales en el caso de la agricultura y por qué semejante campaña contra los transgénicos. Si hay algo invisibilizado en todo esto es el trabajo de científicos y técnicos de instituciones serias y responsables (Facultad de Ciencias Agrarias UNRosario, INTA, por ejemplo), trabajos en biotecnología, en economía rural, en sustentabilidad de las prácticas agrícolas. Nunca he oído o leído nada de esta gente que justifique la campaña antitransgénicos o la campaña antisoja. Todo lo contrario.
Remito a modo de ejemplo nota de Ciencia hoy sobre el modo poco responsable de informar sobre el glifosato.
http://www.cienciahoy.org.ar/ln/hoy112/editorial.htm
Lo de los Qom es un problema político: estructura feudal, gobiernos corruptos, no asumir el tema indígena en toda su complejidad, régimen de tenencia de la tierra, etc. etc. Todo eso detonó con la sojización, pero era un problema que de todos modos iba a estallar en cualquier momento y por cualquier motivo.
No soy especialista en ninguna de las cosas anteriores, pero he tratado de informarme (algo arduo) sobre el tema. Y estoy dispuesta a cambiar de opinión ante argumentos fundados, que hasta ahora brillan por su ausencia.
Una última cosa, de nuevo con los transgénicos. No entiendo esto: somos orgullosamente liberales para aceptar todo tipo de parejas, transformación de los roles parentales, embarazos gestados de manera no convencional, etc. y nos ponemos medievales cuando se trata de manipular las características de un grano de maíz, algo que la humanidad viene haciendo, a otra velocidad, claro, desde hace miles de años.
Saludos,