6 oct. 2013

Muere luego de ser reconocido inocente: 41 años en prisión

El sistema penal norteamericano, de los peores del mundo, acaba de sorprenderse por esta noticia: el afroamericano Hernan Wallace estuvo 41 años en prisión, proclamando su inocencia (acá). Finalmente, la justicia reconoció que era cierto: se lo acusaba de un delito gravísimo que no había cometido. Wallace salió de la prisión y murió.  Horrenda metáfora de aquello en lo que se ha convertido el sistema penal: atrapa a los más vulnerables (negros, pobres, menores); condena a los inocentes; maneja sólo el lenguaje del encierro; se equivoca permanentemente. La peor vergüenza del sistema institucional. Dicen que las últimas palabras de Wallace fueron: "soy libre."

No hay comentarios.: