15 oct. 2013

La frase para la historia (pd: no aclares màs)

Ahora bien, la gran frase que hace que este videíto (acá) pase a la historia -junto con el uso imperdonable de su condición de hijo de desaparecidos para no pagar la multita- es la que aparece en 0.53, cuando dice que está "donde tiene que estar", y ahí viene la frase: "estoy bancando a los hdp que quieren arruinar a este país." Maravilloso!! Lo sabíamos, pero a confesión de parte relevo de prueba. Extraordinario testimonio.

pd.: la ùltima aclaraciòn de Cabandiè empeora sòlo las cosas. Dice que la agente involucrada no estuvo metida en la cuestiòn de la coima, pero para quien pide el correctivo, la "desubicadita", es ella. Es decir, reacciòn tìpica macha, donde el problema es entre hombres, pero quien paga -la persona a quien se señala y quien recibirà la agresiòn del poder- es la mujer. Impresionate

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora, la municipalidad de Lomas dice que la actuación de la agente fue "impecable" http://www.clarin.com/politica/Juan_Cabandie-el_video_de_Cabandie-Lomas-Mosquera_0_1011499164.html

Anónimo dijo...

Un psicoanalista freudiano por ahí por favor

Anónimo dijo...

Todos pueden opinar. Pero Cabandié es hijo de desaparecidos, no por un cuestión moral ni política ni interpretativa. Ni es una impostura. ES hijo de desaparecidos. Victoria Donda también incorporó su tragedia personal (y social) a su discurso cotidiano, lo hizo por ejemplo para justificar sus objeciones a la nacionalización de YPF (¿mezcló peras con papas?). No; creo que es válido y forma parte de la construcción de su identidad: no es una impostura, no está "haciendo" nada con los derechos humanos, con la pelea de las Madres, la Abuelas y los Hijos. Muchos académicos como RG (acá corro riesgo de que no se publique este comentario) someten todo a sus instintos jurídicos: hecha la infracción de tránsito, todo se somete a consideración; y deducen las terribles consecuencias y signos del ataque constante a la república que los kirchneristas tienen (hasta en los genes, ¡ay! ¡qué feo y cobarde suena, qué triste!).

Ahora resulta que Cabandié recibe la cara de un nieto recuperado a través de LA NACIÓN. ¡Sí! A ver, en LA NACIÓN se publican un montón de cosas: el partido del domingo, la noticia del premio nóbel de literatura..., pero por eso no nos cuestionamos la democracia ni recordamos las complicidades durante la dictadura militar de determinados sectores de la sociedad civil. Nos basta leer las editoriales de ese diario para encontrar cómo se reivindica la dictadura y cómo reciben laudos y honras los genocidas. Este diario sostuvo esa carta.

¿Es muy difícil escribir en ese diario y decir desde donde se habla (o basta con ser anti-k para sentar mi posición en torno a los crímenes de la última dictadura cívico militar)?

Cabandié cometió un error, que le pida disculpas a la piba. Pero a RG, a LA NACIÓN y a quienes elaboran largos pensamientos y consecuencias sobre sus actos, que los deje bicicleteando en el aire. Quedó en la memoria de todos el gran debate que dio en TN contra Carrió.

Si esto no se publica, no importa: que vuele por ahí.

Anónimo dijo...

Una muerte con sospechosos
Los violentos responden al secretario de Gobierno de Vicente López. Mataron de seis tiros al jefe de la barra de Colegiales.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-231264-2013-10-15.html

Anónimo dijo...

Sin vergüenza.
Se sentirá un semidios, intocable, impune? Recordará que en su origen
fue concebido por alguna mujer?
Antes de ser elegidos por un voto, deberían someterse a un exámen de idoneidad ética.

Erica

Anónimo dijo...

La doble moral de estos tipos es increíble. Frente a las cámaras, parecen todos dulces corderitos. Bajo las sombras, actúan como agentes de la KGB. Por suerte se les acabó la mentira. Y la gente sabe que no es sólo Cabandié el que se comporta de esa manera. Su conducta se replica en Larroque, Moreno, De Vido, Gullo, Conti, Kunkel, Sabbatella, Sbatella, Rojkes, y tantos, tantos otros que sólo servirían para engrosar la lista. Pero la gente también sabe que la lista es igual de grande en muchos partidos de la oposición, por no mencionar cómo se comporta el ciudadano común. De una cosa, sin embargo, ahora estamos seguros: así como al ciudadano común no se lo puede votar, a esta gente se la votará mucho menos que antes.

El Imparcial del Norte

Anónimo dijo...

Continúo la lista de El Imparcial: ...y en Cariglino y en Macri y en De la Sota y en Alonso...
A esta gente no se la votará menos que antes. Oops!

Anónimo dijo...

Veo a muchos hablando de la moral. ¡La moral! Se interesaron siquiera por saber qué es eso. "A veces, Amador, tengo ganas de contarte muchas cosas." Pero le agregás eso de "doble" y todavía no acabamos de entenderlo simplemente. Por el momento digamos que la moral no es lo mismo que la ética. ¡Tampoco es lo mismo que un calzoncillo! Esa manía de asegurarse el No para ir a buscar un Sí. Una primera conclusión: es difícil comprendernos. Segunda: empezamos por una dualidad y seguimos por una contradicción. ¡Somos complicados! ¿A qué voy?

Si Cabandié fuera transexual, ¿le hubiese dicho a la agente de tránsito yo soy lo que soy quiero que me des tu aprobación o tu olvido? Entonces, ¿habría recibo a través de LA NACIÓN una carta de otra trans: yo soy lo que soy no tengo que dar excusas por eso? ¿Y Gargarella habría publicado un post sobre la banalización que las víctimas hacen de sus derechos y luchas? (Oops no me van a publicar el comentario...)

No es lo mismo ofender que putear. Hay que admitir que hay puteadas que ofenden. En el medio todavía quedan buenas puteadas. Cabandié se merece una de esas buenas por lo que hizo, no que lo ofendan. Tampoco merece que bajo la misma apelación de ser hijos de desaparecidos le escriban una carta cuestionándole porque "no te vi en la marcha para pedir JUSTICIA+51".

¿No ves la viga que está en tu propio ojo? Creo que aquí se reduce la moral del caso. Pero "la viga" no puede representar a los crímenes de la última dictadura cívico militar. Lo repudiable de Cabandié es que nosotros también podamos hacer una autocrítica sobre nuestro civismo y educación tributaria, sino no hay nada "moral" que discutir. En este caso, Cabandié reflejó nuestros problemas para construir una autoridad en la ciudad, desde el agente hasta la senda peatonal y pasando por el semáforo (generalmente en rojo). Decir que Cabandié argumentó o justificó su conducta en ser hijo de desaparecidos, es para ahorrarnos la autocrítica sobre nuestra propia conducta en la ciudad. Es una forma de hacernos los boludos (Oops! Oops!)

Falta poco para que alguien asocie esto a los "asaditos en la Ex ESMA". Se lo dejo a Gargarella. Espero que me publique esto...

Besitos

Anónimo dijo...

¡Ganaste RG!: de LA NACIÓN online:
"El legislador y candidato a diputado por el kirchnerismo Juan Cabandié ya había utilizado el argumento de haber sido hijo de desaparecidos en una discusión."
http://www.lanacion.com.ar/1629322-juan-cabandie-ya-habia-respondido-a-mi-me-venis-a-preguntar-por-el-nunca-mas

Anónimo dijo...

bueno anonimo 3:45 a alguien mas le va a tener que dar explicaciones. Creo que la jefa esta esperando una y muy buena, porque, pobre mujer, hacerse trepanar el craneo así, tan duramente para reducir la diferencia y que este gran bocon y prepotente tire todo por la borda.....mhmhmhmhm
RG si no lo publicas lo entendere, que vuele por el aire.

Anónimo dijo...

¿Tan difícil es entender que la crítica por esta chica no es un cuestionamiento moral? Cabandié, como candidato político, se cagó en un subordinado (en términos reales). La lógica conclusión es: 'si trata así a un subordinado en una multa de tránsito, ¿cómo va a tratar a todos los subordinados que somos, con respecto al poder político, los ciudadanos del congreso al que quiere pertenecer?'

Anónimo dijo...

Anónimo 5:59 pm: Tal vez a Macri no se lo vote menos que antes, pero a De la Sota, de hecho, sí se lo votará menos que en las primarias. El negocio de la narcopolicía en Córdoba enchastró a su gobierno y, aunque la primera denuncia fue realizada por un programa que se ve en el canal de la universidad (aliada del kirchnerismo), no hay un solo diario en Córdoba que no esté hablando del tema. Es más, hoy por hoy, todos los periodistas que trabajan para el multimedio Clarín están criticando fuertemente a los funcionarios delasotistas. En Bs. As. a De la Sota le siguen haciendo la venia (basta verlo en las entrevistas con Morales Solá o Blanck y Van der Kooy). En Cba., en cambio, se le acabó la jodita.
Anónimo 3:45 pm: Si para vos el debate que Cabandié dio con Carrió fue "grande", entonces las declaraciones de Karina Jelinek, a tu juicio, bien pueden pasar por un discurso de Simone de Beauvoir...

El Imparcial del Norte

Anónimo dijo...

El anónimo de las 9:36 hs. utiliza el término "trepanar" en el siguiente campo: horadar, zaherir, humillar. Besitos, anónimo, ¿habrás empezado a armar tu comentario a eso de las 9hs? ¡36 minutos! ¿Por qué no lo hiciste en punto? ¡qué perdida de tiempo!

Con respecto a El Imparcial del Norte: no vale usar Wikipedia para escribir bien Simone de Beauvoir... Te aclaro que Cabandié debatía con Carrió y con el rabino..., a menos que, infiero de tu comentario, Carrió te recuerde a Hannah Arendt y el rabino a Marshall T. Meyer...

Besitos (¡y si no me publican que vuele por ahí!)

Anónimo dijo...

Cabandie no para de elaborar su mentira ahora salio con otro video que -honestamente- no me lo creo. No se si el se lo cree. Vale la pena preguntarse en el rol del celular con camara y de mensajeria y de las redes sociales, que cambio todo cambio creo que incluso cambie a futuro nuestro concepto de democracia que honestamente ya no me satisface, un poco por leer este foro (seaprende algo se aprende) que hay otro modo mas completo de democracia con ...participacion en las decisiones nada menos.
A anonimo responderle, mi epoca de intercambio de sarcasmos e ironias ya fue. Antes de morirme quisiera volar un poco y soñar algo distinto...una utopia.

GerardoD dijo...

Al anónimo de los besitos que constantemente sobra y menosprecia a los restantes posteadores, cómo le cuesta disimular su impotencia para asumir de una vez que el relato a cada minuto que pasa pierde consistencia, se lo aprecia cada vez más hueco, más falso.

Anónimo dijo...

Anónimo 4:15 PM: Estás muy mal. De la cabeza, digo. Aunque intuyo que tu malestar debe ser más general aún. Si Cabandié no salió peor parado del debate con Carrió (y bastante mal salió) fue sólo porque Carrió tuvo piedad de él. Hubo un par de conjugaciones verbales que fueron antológicas, dignas de la Academia del Horror de la Lengua. Y ni hablar de cuando se refirió a Juana de Arco. Carrió se autolimitó. De lo contrario, la carrera política de este chico se acababa en ese mismo instante... Pero en fin... Que cada cual crea lo que quiera creer. Si para vos alguien como yo escribió Simone de Beauvoir apoyado en Wikipedia, esa creencia habla de vos, no de mí. Entiendo que si elogiás a Cabandié, no puedas concebir que alguien escriba Beauvoir sin consultar un diccionario. Probablemente yo tampoco podría escribir Beauvoir si elogiara a Cabandié. O, mejor dicho, se me ocurre que admirar el discurso de alguien como Cabandié tal vez implique de por sí desconocer muchísimas cosas, entre las que deletrear correctamente el nombre de Beauvoir no figura, ni por asomo, como una de las más relevantes.

El Imparcial del Norte

Anónimo dijo...

El Imparcial del Norte se toma a mal mi comentario sobre el uso del diccionario. Celan los usó hasta la última línea... Debería habérselo tomado como un elogio. Además, debe tener en cuenta que TIENE MÁS POSIBILIDADES QUE YO DE QUE LE PUBLIQUEN UN COMENTARIO EN ESTE BLOG. Por lo tanto puede desarrollar mejor cualquier discusión. En este caso me "criticó" porque dije que Cabandié había tenido un excelente desempeño en el debate en TN. Dijo que con mi criterio podría decirse que "Karina Jelinek" hubiese compartido su vida con el gran Castor. Luego, dice como un Don Juán que no duda en escribir correctamente Beauvoir. (Y digo como un Don Juán sin ninguna ironía sino usando un giro de Ortega). También parece llevar a un extremo mi elogio del uso del diccionario cuando difama a Cabandié en la Academia del Horror de la Lengua, ¡porque sus conjugaciones! Probablemente los dos hayamos aprendido a escribir mejor el nombre de la autora de El segundo sexo, de la misma manera que escribimos bien los patronímicos Cabandié, Carrió o Kirchner. ¿Será lo máximo que se le puede pedir a ciertos polemistas que escriben comentarios como los nuestros?

Se me ocurre que su admiración por Carrió lo lleva a quemar diccionarios y enciclopedias como en la Inquisición.

Besitos!

Anónimo dijo...

Primero, ¿qué decir ante tanto sarcasmo y cinismo? Lo mismo de siempre: volver a recordar que esas son las armas preferidas de quienes defienden a los K.
Segundo, pretender que tome como un elogio una frase como "no vale usar Wikipedia..." es lo mismo que pretender que tome como un elogio el que te digan que "hacerse el culto en estos blogs es para la gilada". Entre una caricia y una bofetada creo que hay una diferencia importante, como sin dudas la hay entre una persona como Carrió y otra como Cabandié (y esto no es chicana, ni cinismo, ni sarcasmo).
Tercero (y esto te lo digo honestamente), creo que entre una figura como Arendt y otra como Carrió existe una diferencia intelectual que es muchísimo más acotada que la que existe entre Cabandié y, pongamos por caso, la misma Carrió (también podría mencionar aquí a muchos otros políticos, tanto del oficialismo como de la oposición).
Cuarto, esto no implica que "admire" a Carrió. Tampoco implica (¿de qué manera podría hacerlo?) que sea partidario de quemar diccionarios y enciclopedias. Esta imputación, según quiero suponer, no es sino otra clara demostración del sarcasmo anti-argumentativo de los K. Lo único que implica mi tercer punto es que me niego a seguir una moda tan puesta en boga en la actualidad por el kirchnerismo y que consiste en hacer de cuenta que basta con mostrar cierta ideología militante y lealtad para que tus cualidades políticas estén garantizadas. Parafraseando a Discépolo, no puede dar lo mismo un burro que un gran profesor. Desde luego, sostener esto tampoco me conmina a una posición elitista en materia democrática. En una democracia verdaderamente representativa, incluso los burros como Cabandié deberían ocupar su espacio (claro, si reunieran los mínimos requisitos éticos). El punto es que, más allá de esto, nunca podría haber una democracia en la que una cosa no sea una cosa y otra cosa no sea otra cosa. Cabandié te puede representar a vos o a quien sea. Esto nunca lo voy a discutir. Lo que simplemente estoy planteando -y ahí radica el núcleo de mi apreciación -es que Cabandié no le puede hacer frente a Carrió (o a un Altamira, o a una Marcela Rodríguez, o aún a un Héctor Recalde, si a él se enfrentara) ni siquiera en una Asamblea de Carta Abierta y con todo el público a favor. No ver esto creo que es tener una visión absolutamente parcial, subjetiva e ideologizada de las cosas.

El Imparcial del Norte

Anónimo dijo...

Por Dios qué tanta vuelta si Cabandié no sabe siquiera hablar, un político sin buena oratoria y que no tiene ninguna emotividad en su discurso está condenado a ser - y en un país hiper presidencialista y caudillista como Argentina más- con mucha suerte un segundón, hasta los chicos que toman el Nacional Buenos Aires están mejor formados que este muchacho.

Alejandro Kafka dijo...

Anónimo 3:48 pm manifiesta que El Imparcial del Norte "debe tener en cuenta que tiene más posibilidades" que él "de que le publiquen un comentario en este blog". Por mi parte podría señalarle que no, que no es así, que en este blog todos gozamos de las mismas posibilidades (eso creía verdaderamente), sino fuera porque ninguno de mis comentarios de los últimos días fue publicado; ni aun habiéndolos reiterado en numerosas oportunidades sospechando alguna falla informática.

La censura no existe mi

Anónimo dijo...

Me gustaría (si este comentario está dentro del porcentaje que el blog me permite publicar) arrancar por lo que llamás el "núcleo de tu apreciación", para partir de lo que se supone es para vos la fortaleza de tus comentarios (y obviar el sin fin de lugares comunes sobre "los k"):

1. ¿No te das cuenta de la contradicción que supone hablar de "cualidades políticas" o "representación" o "nivel de debate" y EXCLUIR las "visiones absolutamente parciales, subjetivas e ideológicas de las cosas"? Así de simple.

PD: Desde Cabandié hasta vos (ya que te gusta hacer jerarquías -¿pero no era que los personalismos estaban "mal"?), decía: toda la taxonomía que va de Cabandié hasta quien te escribe este comentario, pueden discutir con Carrió, Altamira, Rodríguez, Héctor Recalde, Asamblea,Carta Abierta y hasta con Vos... Discutir no rebaja al emisor ni al receptor. Y esa idea que tenés de "diferencia intelectual" olvida la libertad, sí, ser libres y no buscar diferencias intelectuales... éste era, es, el objeto de nuestra educación y esperanza, pero esto debe ser un concepto de la ilustración o del idealismo que no viene al caso (¿o kaso?). Cuando discutimos tenemos esperanza.

Besitos.

Anónimo dijo...

Besitos: resulta muy difícil intentar mantener un intercambio argumentativo con alguien que no respeta las mínimas reglas de racionalidad. Esto es lo que me pasa con vos (e intuyo que también es lo que le debe pasar a cualquier político medianamente racional que intenta discutir con personas como Cabandié). ¿Significa esto que no tenemos que discutir con personas que no respetan estas reglas? De ninguna manera. Por el contrario, tenemos la obligación moral de hacerlo, notando las fallas en las que otros incurren y esperando que nuestros interlocutores, llegado el caso, también hagan lo mismo con nosotros. De eso se trata, diría Nino, la práctica social del discurso moral.
Dicho esto, creo que de repente surge claramente la razón de tu malentendido: mientras vos me atribuís a mí una postura normativa (según vos, yo me negaría a discutir con gente como Cabandié), lo que yo estoy notando no es sino una cuestión fáctica (simplemente, Cabandié no está a la altura de alguien como Carrió). Acá, desde ya, lo que menos espero es que vos estés de acuerdo conmigo. Pero incluso no estándolo, creo que tanto vos como yo vamos a estar de acuerdo en otra cuestión: para que el intercambio argumentativo sobre un tópico no sea obliterado, tiene que haber ciertas reglas que sean respetadas. En muchos debates, Carrió incumple con estas reglas, al realizar imputaciones sobre ciertos interlocutores que son inconducentes al fin comunicativo en cuestión. En el debate del otro día, quien incumplió con estas reglas fue Cabandié, al calificar de “vergüenza” un discurso como el de Carrió que nunca incurrió en los vicios que el otro le imputaba (por caso, ensuciar la memoria de las madres y de los desaparecidos).

El Imparcial del Norte

Anónimo dijo...

No sé cómo empezar. Al respecto de las reglas de racionalidad, en fin... se terminó el diálogo ante semejante elaboración y autosuficiencia de la representación del diálogo.

Vos y yo no reproducimos a Carrió y Cabandié, ni al revés; ni ellos reproducen fácticamente lo que nosotros... ¿alquímicamente?

La obligación moral de discutir no da como consecuencia una discusión. En todo caso, habrá que ver si nuestra discusión tiene algo de exigencia, de obligación..., pero antes habría que averiguar cuál es el contexto de exigencia y obligación de cada uno de nosotros... Vos parece que hacés necesario partir de las fallas del interlocutor para reconstruir cierta moral... ¿correctiva? o que enmienda. Bien, ¿sigamos corrigiéndonos?

Yo no digo que te negarías a discutir con Cabandié, y no puedo estar en desacuerdo con vos, al respecto de si Cabandié está a la altura o no de Carrió, querés fagocitar mi desacuerdo cuando, te dije, no jerarquizo así a las personas ni a las cualidades personales. Cabandié dio un gran debate en TN (y si no te gusta: en televisión). Las reglas, por si había alguna, eran las de la televisión, las de TN y las de la comunicación hacia el electorado y no exclusivamente la que supuestamente se da entre los interlocutores.

Besitos.

Enrique Stel dijo...

Che... cuando dice que está "bancando" a los hdp que quieren arruinar el país se refiere a los que tiene que soportar, y obviamente al arco opositor. ¿Te parece andar metiéndote en esas pavadas? Mejor hablar de Owen Fiss. Tipos como vos.. que hacen leña del árbol caído (cabandié), hacen ver que la cultura política argentina apesta, hacen ver que está llena de tipos "pesados" de esos que "no se comen una", que si pueden "ponértela" te la ponen. Son de terror. Me refiero a la cultura política que se circunscribe a los partidos políticos, el estado y los medios. Gracias por el espacio.

Anónimo dijo...

Enrique, este es el último comentario de mi parte, por lo menos en este post y suponiendo que el blog me permite hacer otros comentarios en otros.

Te decía, Enrique, ¿por qué hacés pasar tu comentario por una discusión con mis comentarios? ¿por qué no decís simplemente: "yo creo esto" y punto? Aclaro que nunca discutiste conmigo y este comentario fabula un diálogo inexistente que nunca tuvimos, de la misma manera que decís "mejor hablar de Owen Fiss" y no hablás nada. Mi idea no es pelear por pelear ni de oídas. Perdón si te dejé esa impresión.

Besitos.