20 mar. 2014

Las cuevas del poder

Más allá de los desacuerdos ideológicos con el autor, resulta agobiante cuando se levanta un poco la alfombra y se ve el tipo de corrupción k, algo de lo que en el blog hablamos varias veces. Ya lo sabemos: todos los gobiernos (o empresarios, o...) roban. Pero esto es otra cosa: cuando el poder se empieza a enredar con los negocios narco, y la intelectualidad calla (lo repetimos una y mil veces: campaña presidencial, en la Argentina, financiada con dinero narco, gente presa por ello, pero el poder k impune: todo es silencio). Por eso, por levantar la alfombra un poquito, tremenda nota de C.P., acá

5 comentarios:

andresvas dijo...

Todo lo que dice la nota refleja el modo de funcionamiento de la clase política en Argentina, seguramente es obvio pero creo que debería quedar claro que esta práctica esta extendida al conjunto de la clase política. Supongo que la pregunta a hacerse, archisabido que las cosas son así, es qué incentivo puede llegar a haber para que se creen instituciones que moderen atenúen o cambien esto. Está bastante difícil...

Julia dijo...

Una respuesta al justo interrogante de andresvas, quizás la primera a nuestro alcance, es que al menos la intelectualidad ponga el ojo sobre estas prácticas, las haga visibles, luego las rechace de plano y que de ningún modo ensaye discursos justificatorios o encubridores.

andresvas dijo...

seguro, eso es condición necesaria,el tema es, además de, como vos decís, describir sincera y correctamente lo que pasa, entender porqué sucede y cuáles son las alternativas reales y existentes para recorrer el camino inverso al que parece ser, venimos andando. Creo que a esta altura la descripción de lo que pasa ya no aporta mucho, son sólo chismes que completan y le ponen letra chica a un funcionamiento de las cosas que todos conocemos.

andresvas dijo...

seguro, eso es condición necesaria,el tema es, además de, como vos decís, describir sincera y correctamente lo que pasa, entender porqué sucede y cuáles son las alternativas reales y existentes para recorrer el camino inverso al que parece ser, venimos andando. Creo que a esta altura la descripción de lo que pasa ya no aporta mucho, son sólo chismes que completan y le ponen letra chica a un funcionamiento de las cosas que todos conocemos.

Anónimo dijo...

No es una novedad que el kirchnerismo haya usado los DD.HH para robar, pero eso es parte de la "viveza criolla" de la idiosincracia del argentino y del peronista. El tuerto a quien nunca nunca le importaron los DD.HH vio la veta por ese lado.

Javier