3 jun. 2014

Entrevista sobre protesta social

Finalmente, y luego de varios meses de curioso bloqueo, sale publicada en Tiempo Argentino (ejem) una entrevista que me hicieran sobre el tema de la protesta social (gracias Lucia A.). La entrevista, aca

3 comentarios:

mm dijo...

Pretender regular la protesta es algo así como quitarle la pila a un reloj para decretar el fin del paso del tiempo.

Es evidente que hay un intento de clausura del derecho a la protesta, pero más aún, dificultad para entender que la protesta no puede estabilizarse conceptualmente porque es situacional: se define en su devenir.

La caracterización es siempre ex-post.

Mientas que como herramienta por suerte, es impredecible e inestable; como acontecimiento político es abierto.

saludos, mm

Pablo Martin Fernández Barrios dijo...

estimado Roberto: precisamente en las tierras del hoy jefe de gabinete de la Nación, CHACO, se ha dado una de las mayores represiones de la protesta social de los últimos meses (fijate que te digo meses porque el gobierno ha venido ejerciendo una fuerte represión frente a los reclamos de los sectores de trabajadores sociales, docentes y poblaciones campesinas y originarias) la Plaza 25 de Mayo y la Casa de Gobierno se ha convertido en una suerte de FORT KNOX, en determinados km.2 de la ciudad hay más policia que población. La policía circula armada con itakas en motocicletas como en las mejores épocas de la dictadura (http://www.chacodiapordia.com/policiales/noticia/87518/otra-manifestacion-termina-con-balas-de-goma-y-represion-de-la-gestion-ivanoff) Una muestra más del corazón fascista del modelo. Salucos

Pablo Martin Fernández Barrios dijo...

La angustia o la bronca, muchas veces bloquean o interrumpe la reflexión crítica, pero al igual que el OCIO, terminan oficiando de verdaderos motores que encienden el vuelo del búho, ya no solo al en las horas del crepúsculo, sino en lo cotidiano del momento.
La represión del gobierno FASCISTA del Chaco acaecida el día 04/06 es una demostración palpable, no solo de la naturaleza represiva del "modelo", sino también de las consecuencias que la población se encuentra pagando a partir de la sedición policial de diciembre de 2013. Diciembre de 2013, y la respuesta de las clases dirigentes a los eventos, terminaron por "cerrar el pacto" represivo necesario dirigido a disciplinar a la población frente a la crisis social que se vive, la cual se la denomine como se la denomine, alcanza ribetes trágicos (como siempre) en los sectores mas marginales y los trabajadores. Sobre todo en Provincias como la gobierna el tandem CAPITANICH - BACILEFF, el primero enseñoreado, emperifollado, en el poder central, en una suerte de este es el lugar donde pertenezco (una autentica personalidad neurótica) y el segundo liberado al goce represivo en toda su dimensión.-
Lo cierto es que si hay algo que termino demostrando diciembre de 2013 (al igual que el anterior del 2001) es que el poder solo reconoce como base del pacto social a la violencia, y encuentra en las fueras represivas, su principal herramienta para la contención de la problemática social. Así de los discursos ampulosos de diciembre, de actitudes al mejor estilo John Wayne, de verdaderos juegos de acá yo la tengo más grande, se paso al contrato represivo original entre el poder del gobierno y su policía. La capital del Chaco luce de un tiempo a esta parte una postal similar a la de la dictadura militar, cuando en términos relativos había más policía y militares en la calle que población. Los alrededores de Casa de Gobierno recuerdan a esas películas de los 80s en los que los malos, en su mayoría dictadores asiáticos o sudamericanos, rodeaban sus palacetes con impresionantes medidas de seguridad, policías, militares. Tiene que necesariamente existir una correlación entre la perdida de capacidad democrática de un Estado que no reconoce otra cualidad o condición de existencia que no sea esa, y la presencia multitudinaria de policías. Policías en moto recorren las calles céntricas de la ciudad con ITAKAS en las manos, la Plaza 25 de Mayo asume la imagen de ser una suerte de cuartel militar.
Desde ya eso es revelador de la verdadera naturaleza del poder, y en tal sentido, no es sino análoga a las imágenes previas a la masacre del Puente Pueyrredón, con la diferencia de que al ocurrir en una Provincia periférica el impacto mediático es poco menos que inexistente; pero también de la necesidad de un modelo que siempre descansó sus bondades sobre los trabajadores (IVA, impuesto a las ganancias, dólar alto, ANSES –porqué no restituir los aportes patronales?) a pesar de la capacidad envidiable para que el discurso adquiera cualidades hegemónicas.