19 feb. 2015

18f

(publicado hoy en cl, acá)

En sus “Lecturas sobre la Historia de la Filosofía Política,” el filósofo igualitario John Rawls comenta, casi al pasar, cuál es su “clave de lectura” cuando estudia a los autores que repasa en el libro -desde Spinoza y Hume a Hegel o Marx- casi todos filósofos frente a quienes tiene innúmeras diferencias. Nos dice que él procura leer a cada uno de ellos “a su mejor luz,” tratando de entender qué es lo mejor que tienen para decirle, qué es lo que pueden enseñarle (en lugar de leerlos como una excusa para afirmar lo que uno ya afirmaba antes de haberlos leído). Pero lo mejor es esto: cuando encuentra un punto de crítica fuerte, en lugar de hacer como tantos –descalificar a Hegel o a Marx, diciendo “estos no entienden nada”- se pregunta: “qué es lo que no estoy entendiendo yo, de lo importante que ellos me quieren decir?” Sería bueno que en esta época de enojos cruzados, asumiéramos una actitud semejante. Es la que yo le pediría a quienes se opusieron a la marcha del 18f, y es lo que, según entiendo, nos podrían pedir a muchos de nosotros, que apoyamos la marcha.

Partiendo de dicha “clave de lectura”, tiene sentido entonces hablar, frente a una masiva marcha convocada en democracia, en silencio –y como lo han hecho artistas e intelectuales oficialistas- de un “golpe de estado” (un golpe de estado hoy? En la Argentina? Luego de todo lo que vivimos durante la dictadura?). Tiene sentido pensar, que si alguien marcha, es porque quiere imponer, en verdad, un ajuste neoliberal sangriento? (otro ajuste neoliberal, hoy? Frente a políticas que serían de justicia?). O se trata de una cómoda forma de mantenerse felizmente abrazados a los propios prejuicios (“si alguien se opone al gobierno, debe ser un enemigo de la patria, o un bobo que sirve, sin siquiera darse cuenta, a los enemigos de la patria”)? No es un acto de ingenuidad inmenso pensar que el pasado puede repetirse en cualquier momento, de cualquier modo, como si todo diera lo mismo, como si no aprendiéramos nada nunca, como si todo hubiera ocurrido en vano, como si cualquier país fuera igual que otro, como si la Argentina no tuviera niveles de movilización y resistencia populares capaces de frenar la repetición del horror; como si no existiera la historia? 

Tiene sentido decir, como ha dicho el respetado ex Juez José Massoni, que la marcha es la “pus” del pueblo, que marchan “las peores escorias de la sociedad”? Tiene sentido pensar de ese modo de nuestros pares, como si los miles que marcharon fueran ingenuos o perversos, agentes de la CIA, cómplices de poderes oscuros, idiotas útiles? Tiene sentido considerar que todos los colegas que marchan representan al poder judicial degradado, el que no entiende, el corrupto, el que no ha cumplido con su labor –a diferencia de uno? No resulta ese razonamiento demasiado cándido y complaciente, en relación con los pares que comparten lo que uno piensa, sobre uno mismo? No se alimenta de ese modo una dicotomía que, en este caso como en tantos, está rebasada de pluralidad, de gente que piensa distinto, de gente que está cansada, de gente que simplemente disiente, de gente dispuesta a mostrar comprometidamente su descontento? No se trata, de ningún modo, de asumir la pintura opuesta: los honestos están de este lado, los corruptos de aquel. Se trata, ante todo, de asumir la diversidad, de reconocer que muchísimos de los que marcharon no son zombies, ni candorosos, ni marionetas operadas por los grandes medios, los servicios de inteligencia locales o el Mossad. Se trata de pensar que no hay sólo dos veredas, y que mucha gente piensa diferente que uno, a partir de compromisos profundamente políticos y patriotas.

Ésa es mi propuesta, la “clave de lectura” que propongo frente a la marcha del 18f y tantos otros ejercicios de disidencia cívica, de resistencia frente al poder, ocurridos y por venir. Propongo pensar en los miles que tienen algo importante que decirnos, diferente de lo que pensamos. Pensar en lo importante y lo mejor que tengan ellos para decirnos, pensar en lo que tenemos que aprender de ellos, en lugar de reírme de ellos, mirarlos “de arriba” o tratarlos como “la escoria de la sociedad”. Propongo pensar que, en este caso también, hubo miles y miles que se manifestaron para decirnos que están cansados de la impunidad en la que vivimos, de la impunidad que el poder hoy asegura; miles que no quieren que la justicia sea vigilada y seguida por cámaras de inteligencia; miles que no quieren enfrentarse, otra vez, a un crimen de estado no esclarecido sino ocultado por el poder; miles que jamás aceptarían un golpe de estado, que marcharían contra toda muerte y todo plan de ajuste; miles que sienten profundo disgusto frente a un Estado que miente todas las cifras, que por vergüenza se niega a mostrar en público los acuerdos que firma, que proclama una justicia social que impide en la práctica. 

No se trata de negar absolutamente nada, como si todos los opositores de hoy fueran virtuosos y angelicales; como si todos los defensores del gobierno, o los que no marcharon, fueran corruptos o enemigos del pueblo. Nada de eso, nunca. Se trata de abrir los ojos y reconocer que frente a uno hay miles de personas conmocionadas por una muerte, conscientemente indignadas, señalando errores y horrores abominables, imperdonables, que marcan a este tiempo, y que es necesario, urgentemente, remediar errores que implican (antes que “metidas de pata”, como dice el oficialista) crímenes graves que no pagan, infantes que mueren desnutridos, comunidades despojadas. Se trata de pensar que, frente a los discursos del oficialismo, hay también personas políticamente comprometidas, dispuestas a ponerse de pie, pensando en sus conciudadanos y en su país, personas con principios y convicciones que hoy silenciosamente dicen basta, buenos compatriotas que gritan: impunidad nunca más¡


41 comentarios:

Pedro dijo...

Como siempre, tus publicaciones son muy sensatas, Roberto. Dicho esto, te puedo decir también que muchos de los que no marchamos tampoco consideramos que son todos agentes de la CIA pero también estamos seguros que miles de los que marcharon ayer aceptarían un golpe de estado, que no marcharon ni marcharían contra toda desaparición o muerte (ejemplos de esto, lamentablemente seguimos teniendo cientos en democracia) y tampoco marcharían todo plan de ajuste. Miles de esos no les importa nada que se esclarezca el caso AMIA. Miles de esos vieron únicamente una ventana política para pegarle al gobierno actual, como lo han hecho otras veces. Están en su derecho a marchar, pero miles preferimos marchar en otras oportunidades antes que marchar codo a codo con miles que utilizan reclamos que comparto con intenciones que me parecen rerpobables

rg dijo...

claro, como que tantos que se quedaron dicen "uy, me van a sacar la oportunidad de seguir robando," "dale milani, segui con la inteligencia interna", "que no cambie demasiado la SI porque hay que seguir apretando jueces." si, hay voces horribles por todos lados

Anónimo dijo...

Roberto, comparto plenamente lo que dice Rawls sobre leer a un autor bajo su mejor luz y cuestionarse en qué me estaré equivocando yo (sobre todo si vas a leer a un tipo que por más que piense distinto sabes que algo de mérito tiene). No estoy tan seguro de que vos lo apliques. No todo aquel que no apoyó la marcha lo hizo pensando que la misma se trataba de un intento destituyente. No todo kirchnerista es un ser acrítico que esta de acuerdo con cada una de las medidas del gobierno. A veces pareces sugerir lo contrario, entrando en generalizaciones simplistas o llevando discusiones complejas a términos de blanco y negro. En definitiva creo que hay voces, personas, manifestaciones, desde el kirchnerismo (o al menos, no críticas del kirchnerismo), a las que no analizas bajo su mejor luz. Pero en el fondo sé que sos consciente de esos matices. Que, por dar un ejemplo, Mario Wainfeld o Horacio Verbitzky no te parecen dos tarados. No entiendo entonces porque tus posts suelen tener ese tono tan antagonista.

Tomás

rg dijo...

no me leiste bien: lee la nota, en tres oportunidades hablo de cómo pensar a los que no fueron, a los que no marcharon. nada que ver con lo que por prejuicio suponés

Vladimir Chorny dijo...

Este caso me parece un gran ejemplo para resaltar la importancia del desacuerdo y señalar cómo falta a las sociedades latinoamericanas pensar en esta clave, no en clave de "soportar" la diferencia y aceptar sólo en papel la pluralidad y diversidad. Se me hace súper importante para sortear los obstáculos a la deliberación y la participación en las que creemos, lograr cambiar el paradigma de la diferencia y salir de la dicotomía "cuerdos y racionales-tarados y golpistas" para entender lo que dices en tu post. Creo que hay mucho que sacar de esto y este caso servirá como ejemplo para varios estudios.

Seguimos, un abrazo!

Anónimo dijo...

A la marcha la convocaron fiscales totalmente desprestigiados. Yo no iría a una marcha si la encabezara oyarbide. Para rg no hay diferencia. Estoy totalmente en desacuerdo: fue una marcha multitudinaria en apoyo a marijuán y compañía. Nosotros estamos acostumbrados a que si marchamos por Arruga o por margarita verón nos digan que somos ultrak porque en la cabeza de la misma esta verbitsky o HIJOS o la Juventud Evita o Estela y porque se canta contra (en contra) de la policía (brazo ejecutor de "la justicia" y no a favor de fiscales).

A la marcha la convocaron fiscales totalmente desprestigiados. "Ellos" fueron demasiados.

Anónimo dijo...

Parece que no se admiten mis comentarios. Entonces, pregunto:

1) Si yo participo de una marcha encabezada por Estela, ¿apoyo a milani?
2) ¿La marcha de ayer estuvo encabezada por marijuan, plee, campagnoli, stornelli, etc?

Tengo más preguntas, sobre todo para la comparación que en este blog se hizo con la marcha por Arruga. (Está claro que ayer se cantó en favor del poder judicial en todas sus formas: por los fiscales, por los jueces, por la policía, por berni, scioli, carrio, macri, massa, sanz, cobos, monos, etc).

Flowy dijo...

Interesante. Adhiero con Vladimir también. Siempre me molestó esa condescendencia de la "tolerancia" al diferente, puesto que ello implica un lugar de superioridad (yo que soy muy bueno decido amablemente tolerarte).

RG, todo muy bien con la nota, PERO (gajes del oficio de editora) POR FAVOR, poné los signos de interrogación al comienzo de cada pregunta (y no solo al final), ¿si? Si no, recién sobre el final de la oración me entero que era una pregunta y no una afirmación. ¡Muchas gracias!

rg dijo...

quedó en claro, ayer, que en la marcha nadie salió a defender la depedencia judicial o la corrupción judicial, sino a decir basta de impunidad, justicia, verdad, nunca más una muerte. todos los que quisieron atribuirle significados que no tenían, quedaron orinando fuera del tarro: nadie reivindicó a ninguna práctica corrupta, ni pidió un golpe, ni pidió un ajuste: se dijo basta, nunca más impunidad. es duro reconocer que fue así, para quien no fue a la marcha o trabajó contra ella, pero fue así: masiva, pacífica, popular, contundente, a favor de la verdad y contra la impunidad. todo lo demás son bobadas

Anónimo dijo...

Me parece que aquí hubo un fuerte apoyo a la institucionalidad, en democracia y que debería trascender gobiernos. En 2001 el grito era que se vayan todos y una consecuencia mediata fue el intento- fallido o demasiado temprano- de importar medidas que hicieran a la transparencia de las instituciones. Tal vez, hoy se pueda repensar eso. Que miembros de la Justicia hayan marchado pidiendo Justicia, como se ha dicho, resulta descabezado en democracias en donde "el pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades…" Pero no sé, creo que puede ser el inicio de una democracia más comprometida o menos delegativa aunque me preocupa hayan unos y otros, dificulta el diálogo. Gracias R.G. por sus notas.

Anónimo dijo...

¿En los aprontes, las reivindicaciones, etc. de la marcha alguien se acordó de que el origen de todo, el atentado a la Amia sigue impune? ¿Y que el de la embajada de Israel duerme en cajones de la Corte? ¿Es esa la justicia que se defiende? Ya lo dijo Marx: la justicia es una super-estructura (estructura estructurada): por debajo, la relaciones económicas que la estructuran (estructura estructurante) y por arriba la esfera pública burguesa (Oskar Negt-Alexander Kluge), episteme/biopolítica (Foucault), aparatos ideológicos (Althusser), etc.
Para escapar a las meras opiniones y descubrir la relaciones estructurantes es recomendable emplear la teoría de Bruno Latour del actor-network, es decir, desplegar todo, absolutamente todo hasta lo micro y tangencial para despojarlas de id(e)ologías pre-concebidas, teñidas de intereses.
Se (des)cubrirían muchas cosas.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

RG, así como lo ponés, sería demasiado sencillo. Es como proponerse marchar "a favor de todo lo bueno y en contra de todo lo malo". Para declarar somos todos maravillosos. Si hacen una encuesta, ante la pregunta de "¿qué canales mirás?", todos responderán: "miro documentales de la National Geographic, informativos en varios idiomas, el canal de música clásica y cine francés". El tema es el cómo y con quiénes. Para mí sí es relevante quiénes convocaron la marcha.

rg dijo...

rodrigo, el tipo de especulaciones que de buena fe me presentas pudieron ser relevantes para tratar de restarle apoyo a la marcha. ahora ya esta: fue masiva y tremendamente exitosa bajo todo punto de vista: masiva, pacifica, sentida, patriotica, contundente en su mensaje. es simplemente idiota decir como algunos que se marcho por el golpe, por el ajuste neoliberal. el mensaje fue claro y contundente: basta de impunidad, verdad, justicia, nunca mas. todo lo demas son especulaciones ya totalmente inutiles e incomprobables. si la gente sale por la verdad y justicia, pide por ello, hace carteles por ello, llora por ello, y alguien dice: "no querian verdad y justicia sino un ajuste", alla ellos: son unos impresentables, que ademas, por suerte, esta vez perdieron como en la guerra: nadie cree seriamente eso, por suerte

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

No interpretás lo que digo "en su mejor luz", sino que construís un muñeco de paja. No dije lo que decís que digo.

Anónimo dijo...

"Ellos" fueron demasiados. 5 y miles.

El desprestigio y la modorra.

A mí me dignifica que Estela lleve mis banderas.

Rg: me quedo con los menos.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Es paradójico, pero creo que tu texto está bastante bien. No coincido en el fondo contigo, pero tu postura está bien argumentada. No sé, siento que todos debemos bajar un cambio. A mí me cuesta, e incluso me peleo con mucho de lo que decís en tu blog, pero creo que vale la pena hacerle caso a la frase de Rawls. ¿Está traducido ese texto de Rawls? Y si no lo está, ¿se puede conseguir fácilmente en inglés?

Anónimo dijo...

Además de lo de la embajada y de la Amia, ¿alguien se acordó de que algo no menor (por lo menos no menor que lo de Nisman) los juicios a la Alsogaray, a Cavallo y Cía se prolongan indefinidamente y están sueltos? ¿Que hay muy pocos pocesados y muchos menos condenados por las infinitas corrupciones desde hace más de medio siglo? En estos casos no murió una persona en forma tal vez dudosa que vivía en forma principesca en Madero y tenía dos cajas de seguridad (además de la propia abultadita) que su madre vació precipitadamente, sino que millones fueron enviados a la miseria. Aunque, tal vez no importen mucho porque eran seres sin valores ciudadanos o republicanos, o como los llamen los que invocan esos valores sublimes y abstractos.
Tal vez un régimen de ordalías resultaría infinitamente más justo que la injusta justicia argentina (y no sólo argentina), que no es sólo culpa de este gobierno (la mayoría los heredamos del pasado). Por lo menos las ordalías no dependerían del juicio o los intereses de sus señorías o de roscas infraestructurales.
Opinión mía muy personal para entender el caso Nisman: tal vez convenga ver Coronel Redl, la gran película del gran director Istvan Szabo.
Ya lo dijo Girondo: "no hay prejuicio más estúpido que lo sublime", y yo agregaría: y más opacificador.

rg dijo...

si, esta traducido, esta bien aunque mas bien dedicado a los interesados en los detalles de la filosofia politica clasica

Anónimo dijo...

Bueno, por lo que veo, usan las mismas palabras del autor del blog para a justiciarlo sumariamente, o mas o menos... lapidarlo verbalmente. Un peligro que yo señalaba cuando se discutía el tema de la responsabilidad frente al delito, un concepto que yo considero nunca debía ponerse en cuestion porque el poder usará esas palabras no para devolver derechos sino para quitarlos, tal como plantea anónimo 8:26 "¿esta justicia? ordalias libres es mas justicia que esto",a afirma, claro pero las ordalias libres son para el poder no para nosotros. Se entiende que le parezca que vivir con 100mil pesos es vivir como príncipe, lógico, si Delia con 7mil o 9mil que gane como alfabetizador tiene chalets y empresas a todo lujo y cristina de la renta de los alquileres y el sueldo de funcionaria montó un imperio multimillonario, mas vale que con 100mil de sueldo, ... poco menos que el príncipe de Mónaco.
Claro sí, erradiquemos "esta justicia" y retrocedamos a la barbarie. Dale que va. Para que contestar si hasta pienso que ni hay mala fe en anónimo, al decirlo.
Ok pero como siempre afirmo: la culpa es de los paros docentes y de las fotocopias (o panfletos de unidad básica atachados a un e-mail) ... Y del billiken alguna vez ...y Discúlpenme la bravuconada. No me gusta hablar así. No me agrada. Me siento que envejecí. QUe ya soy una vieja vinagre una profe de secundaria defendiendo a Sarmiento....Y que ya me quedé sin alegría, tiene razón la presidenta, estamos mufados. Es cierto y se lo reconozco, el peronismo siempre trajo alegría al pueblo, lo reconozco porque lo viví en mi infancia.... lo acepto...
...pero....

Anónimo dijo...

...pero... tengan al menos el coraje de aceptar que estan perdiendo, o estan siendo jaqueados en el juego que ustedes mismos plantearon en su lucha de dicotomías, en sus ideas de las cadenas equivalenciales que tanto zarandeaba laclau que se conjugaban en la figura de un lider o una lider que representaba a todos los reclamos, desde una parada de colectivo hasta una ley laboral.
Y en esa lucha de dicotomías sí, la polarizacion me encuentra al lado del resto de los viejos y viejas vinagre que pedimos educacion -no para el progreso económico solamente sino para que nuestros hijos tengan una mayor libertad que es la que da el saber que es igual a poder ver....y no tener que seguir ciegos a un líder.
Pedimos estabilidad para poder hacer algo tan burgués y miserable y mezquino como ahorrar en vez de gastarse todo en una alegría peronista .... porque a fin de cuentas solo queremos una vida previsible, y sin sobresaltos, creemos que es nuestra plataforma de felicidad... Y si, las cadenas equivalenciales me ponen de ese lado. Pero no me asusta, del otro lado está una clase media trepadora que estafó a las clases mas populares vendiéndoles una ilusion de inclusion (vaya, con rima cacofónica y todo), y la estafó para acercarselo mas posible a los oligarcas que tanto odia usando sus joyas y sus relojes de oro......
Sí, estaba de ese lado que no tiene ánimos de reirse y que ve al fiscal como un tipo que sabiendo a la que iba, perder su vida, lo hizo tal vez por una estupidez que le enseño una maestra de primaria, o quizas su abuela, su bobe,...sobre el sentido de lo que era ser una persona de bien... No se... Pónganlo como quieran... No me interesa demasiado. Pero van a tener que aceptar que ese silencio retumbó más fuerte, como dice el autor de este blog,.... que todo el blableteo vocinglero del frente por la victoria....

Hagan lo que quieran

marthita casas.-

Raphael Neves dijo...

Belo texto, Roberto. Há ainda muita esperança na sociedade civil argentina.

Grande abraço!

Guillermo Makin dijo...

Habia buenas y malas razones para marchar el 18f pero es como acostarse con niños, se amanece meado. Si hay tantos oportunistas que no saben ganar una eleccion o que son partidarios del autoritarismo, si se marcha con ellos puede acabar con la reputacion menos limpida. Tambien nos asiste a los que no marchamos el derecho a tener opinion que era politicamente inconveniente y no por eso somos monstruos obsecuentes del kirchenismo. El pluralismo requiere respeto mutuo. guillermo.makin@virginmedia.com

Anónimo dijo...

La marcha fue importante, como importante es el sector opositor al gobierno desde posiciones aún mas de derecha que las del k (algo en muchos aspectos difil, pero lograble). Tan importante como la de las cacerolas del año pasado o la de Blumberg.

Negar que hay un sector relevante de clase media y media alta que detesta al K y al peronismo es tan absurdo como negar el contenido de derecha de la marcha, independientemente de tu sentido subjetivo.

También se puede encontrar una clave de lectura buena a los que festejaron el mundial con videla en el 78, el juvenil en el 79, la Plaza del Sí de Neustard, el festejo en Plaza de Mayo de la Fusiladora, etc. etc. Fueron todas sin banderías, pacíficas, y con el mismo componente social que el del jueves.

Rosa

Anónimo dijo...

El ex juez de Videla, Raúl Zaffaroni, salió a decir, una vez más, que la marcha fue el primer paso de una tentativa de golpe de estado emprendida por sectores del Poder Judicial y los medios de comunicación. También criticó la politización de ese Poder del estado.
Lo raro es que a este juez de la dictadura no le pareció problemático invitar a una fiesta en su casa al Vicepresidente o a altos funcionarios de Gobierno. Eso parece que no configuró partidización o politización escandalosa.
De golpes de estado él debe saber además ya que juró por el Estatuto de Videla.
En fin, otro de los mamarrachos que supimos conseguir

Anónimo dijo...

Guillermo, pero al menos seamos consecuentes. Yo no te cuestiono por no marchar, a mi se me cuestiona por hacerlo.
Te cito en tus propias palabras siguiendo tu link: "Se ha pasado a un sistema de partido hegemónico. Aunque sería preferible la alternancia, para ello debe haber una oposición que haya hecho un mea culpa, se haya reformado y constituya un gobierno alternativo creíble. El partido hegemónico, por su parte, se está volviendo más democrático al elegir candidatos por las PASO."
Justamente de eso se trata. A mi no me gusta el modelo de dicotomías, de luchas por la hegemonía que plantea la matriz ideológica kirchnerista.
Pero el escenario, tal como lo ha planteado el partido que vos apoyas de manera muy crítica es de vamos por todo o ustedes se quedan sin nada.
Y en estos momentos, la marcha que se congrega bajo la consigna del silencio le esta planteando una disputa a esa hegemonía bajo la figura aglutinadora de Nisman que en estos momentos encarna todas y cada una de las"cadenas equivalenciales" (sic Laclau) definidas por mera oposición a la hegemonía reinante. Ideas que tampoco me gustan pero vuelvo a insistirte: seamos consecuentes. El escenario lo definió este partido hegemónico que no aceptó dialogar ni un intercambio pluralista y democrático de ideas..... ni el respeto de lo que está fuera de su hegemonía ni nada.
Por eso: está muy claro, yo marcho por la caída de esta hegemonía expresado en la figura de un lider carismático muerto que en estos momentos encarna Nisman, con toda la carga de idealizacion que porta una figura de esas características: muerto. Que se presta a cualquier proyeccion de cualquier idealización.
No abundo más, cuando se caiga esta hegemonía hablamos de todo el pluralismo de ideas que quieras, yo lo acepto, es mi forma de pensar . Mientras tanto y bajo este esquema hegemónico la pluralidad es un sinsentido.

marthita house.

Anónimo dijo...

Marthita,

Antes de escribir mucho y apasionado desde la emotividad pura te recomiendo algunos (de los muchos) textos que, tal vez, te sirvan para ver un poco por debajo de las superficies:
"Historia de la Clase Media Argentina", de Ezequiel Adamovsky (sirve para entender qué sistema simbólico y por qué un cierto colectivo argentino se aglutina); "La Verdad y las Formas Jurídicas" de Michel Foucault (sobre la relación entre dispositivos de poder, saber y subjetividad y cómo las formas jurídicas determinan criterios de verdad); “Aparatos Ideológicos del Estado”, sobre la forma en que la infraestructura estructura la superestructura, Roland Barthes, Lección Inaugural, del que transcribo dos frases: "El lenguaje es una legislación, la lengua es su código. No vemos el poder que hay en la lengua porque olvidamos que toda lengua es una clasificación" (yo: es decir un reparto, toma de partido, binarismo, que le dicen) y "un idioma se define menos por lo que permite decir que por lo que obliga a decir."
No creo ser un retrógrado: soy egresado de Ciencias Exactas en su época de oro; tuve el placer de ser alumno de Klimovsky, Sadosky y, años después de graduado, de Enrique Eduardo Marí. No estoy proponiendo volver a las ordalías, sólo mencioné que por su relativa aleatoriedad la balanza de la justicia estaría más equilibrada que por el peso hacia un lado de la sobredeterminada e inequitativa justicia argentina, resultado de factores de poder económicos que, en última instancia, estructuran lo político y la esfera pública (Althusser y Negt-Kluge).
De paso, vale la pena leer a Bruno Latour: ni la investigación científica más sofisticada de las ciencias duras escapa a esto.

Anónimo 8:26

GerardoD dijo...

Qué opinas sobre lo que dijo Marianito Recalde sobre que fue una marcha de oligarcas? Justo él, que como CEO de AA y el resto de las empresas relacionadas junta un salario multimillonario, cuyo monto exacto cuida se mantenga bien secreto?

Anónimo dijo...

Hola Anónimo 8:26, marthita va con minúscula. Es un gesto expresivo de mi voluntad de despojarme de toda pretenciosidad, tan cara al sentir argento y tan caro a cierto sector académico de nuestra sociedad que exhibe referencias bibliográficas como un símbolo de pertenencia a un círculo selecto y restringido..... Es decir que despoja al conocimiento de su naturaleza mas íntima para transformarlo en un sello o un símbolo de cierto estatus intelectual.
Obviamente lo de los paros docentes es una ironía. Me parece una zoncera tener que andar aclarando ese tipo de cosas. Pero supongo que en los tiempos que corren hay que poner una version "for dummies" de todo lo que uno dice, o tal vez un video de youtube. Aunque.. pero esta vez sí: culpo a los attachments de todo eso, y a youtube también, por su puesto.
Tengo presente a los autores que mencionas y creo adivinar los conceptos que refieres. Sin embargo es poco probable que yo le de a esos autores la misma interpretación que vos le das, por lo que sería mas provechoso que ejercites tu poder de síntesis de la mejor manera posible,....y expreses tus ideas propias o tu interpretacion, sería más provechoso creo yo.
De todos modos mi invitación a leer es mas sintética eso sí. Es la "Introduccion a la Logica" de Copi, editado por Eudeba. No lo tomes como algo descalificatorio, su prólogo es fantástico, pone la piel de gallina porque el autor invita a leer el texto "Ahora más que nunca, cuando las instituciones de la democracia estan amenazadas".... fechado en 1974....
Apelando a la lógica, vos no proponés las ordalías claro, pero decís nada menos que ese sistema sería mejor que esta justicia. Invitando a desligitimarla o a ignorar los intentos del gobierno por hacerlo.
.... por otra parte, ¿que te hace creer que las ordalías eran un sistema aleatorio?

marthita c.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Me parece interesante esta entrevista a Verbitsky: https://www.youtube.com/watch?v=dyzs3dIKQe4

HV: Hay una publicación del Frente de Izquierda y los Trabajadores, que es un diario en Intenet muy bien hecho, que se llama La Izquierda Diario, que ridiculiza el dato de la policía metropolitana de 400.000 personas (asistentes a la marcha), y dice que el día anterior la metropolitana estaba vendiendo llave en mano 300.000. Ellos (La Izquierda Diario) citan estudios de una escuela sociológica de California que explica cómo se mide, y dicen que hubo entre 70.000 y 90.000 personas.

- Una marcha muy importante, marcha enorme- dice María.

- Y por supuesto -acota Verbitsky-, en la ciudad de Buenos Aires una marcha de entre 70.000 y 90.000 personas es muy importante. Las marchas del 24 de marzo los organismos de DDHH son entre 50.000 y 100.000 personas, y son las más importantes que se han visto.
(...)
HV: Yo dije la primera semana algo que voy a repetir ahora: yo no me animo a decir que fue un suicidio, porque no tengo el dominio de los elementos para decirlo. Ahora, para decir lo contrario hay que forzar brutalmente los hechos. Porque si uno no puede todavía afirmar que fue un suicidio, mucho menos se puede afirmar que fue un asesinato y aquí ha quedado instalado este tema.
MO: Pero en todo caso es una paradoja porque la presidenta [lo dijo] (...)
HV: A mí no me interesa opinar sobre opiniones. Cada uno tiene su opinión, yo trato de atenerme a los hechos. Los hechos son que hay un peritaje balístico que dice que no hubo intervención de terceras personas, hay un peritaje toxicológico que dice que estaba consciente en el momento de la muerte y que tenía una dosis de productos medicinales 10 veces inferior a la que provocaría inconsciencia. Entonces, de ahí a afirmar que lo mataron, hay una distancia que solo se puede recorrer por un acto de voluntad, y que es de voluntad política. (...) Vos ves al hijo de José Luis Romero en un artículo que dice: "Los políticos se vistieron de ciudadanos". Vos ves una marcha claramente política que se disfraza de antipolítica.
MO: No, sí, no puede no ser política.
HV: No, no, una marcha deliveradamente política que se disfraza de antipolítica. De modo que los dirigentes políticos participan de la marcha simulando que no son dirigentes políticos. Que están, como dijo el hijo de José Luis Romero, "vestidos de ciudadanos". Lo cual es una paradoja que muestra las limitaciones que tiene esto, porque va a haber elecciones este año y el día de las elecciones no va a estar la viuda de Nisman en la boleta electoral, salvo que ella quiera estar. Van a estar esos políticos que no osan decir su nombre.
MO: Bueno, pero también es como decir que es una marcha autoritaria, que es desestabilizadora, cuando lo que estás haciendo es un ejercicio democrático, te guste o no te guste la...
HV: No me atribuyas eso, yo dije todo lo contrario [que por fin aparece una derecha organizada, con voluntad participativa, muy clara en todos sus postulados, en torno de Macri, ya que lo pone a Macri muy por delante del resto de la oposición, es la marcha de Macri].

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

(Sigo con el diálogo Verbitsky-María O'Donnell):

MO: Así como la oposición o un sector de la oposición pretende quitarle el contenido político y opositor que obviamente tuvo la marcha, también desde el gobierno es como que la legitimidad democrática la oposición no la tiene para marchar.
HV: No, María, no me hagas contestar a mí sobre lo que dice la oposición o lo que dice el gobierno. Perdés el tiempo si vas por ahí, porque no te voy a contestar ni una sola vez lo que vos querés que te diga.
(...)
HV: En la marcha participaron los propietarios del edificio que sufrió el antentado [AMIA] pero no las víctimas.
MO: Algunas sí.
HV: ¿Sí? Pero las organizaciones que representan a las víctimas no. Hay tres asociaciones y no participó ninguna de ellas: APEMIA, 18J y Memoria Activa, ninguna de las tres participó.
MO: Memoria Activa es la de Laura Ginsberg...
HV: No, APEMIA es la de Laura Ginsberg.
MO: Ah.
HV: Memoria Activa es la de Diana Malamud y Adriana Reisfeld ** y 18J es la que estuvo en el Vaticano con el Papa, de Sergio Burstein.
(...)
MO: Néstor Kirchner había asumido el compromiso de reformar la Secretaría de Inteligencia, que es lo que terminó con la salida de Gustavo Béliz del gobierno.
HV: No, la salida de Gustavo Béliz fue porque se opuso a que la Policía Federal fuera sin armas a las manifestaciones. Beliz inventó la acusación contra Stiuso para cubrir esta forma vergonzosa de su salida del gobierno.
MO: Y se jugó mostrando la foto de Stiuso por la que se tuvo que ir del país.
HV: Sí, pero del gobierno se fue por otra cosa.
MO: ¿Pero no dio la pelea de Stiuso?
HV: No. eso me lo contó a mí Alberto Fernández, me dijo: "Kichner le acaba de pedir la renuncia, porque se negó a que la Policía Federal fuera sin armas a las manifestaciones sociales". Es un tema que yo estaba siguiendo de muy cerca. Conocía la discusión, Beliz, Quantin, que era el secretario de justicia, y Campagnoli que era el subsecretario de justicia, se oponían junto con el jefe Prados a que la policía actuara sin armas.
(...)
MO: ¿Por qué Cristina Fernández de Kirchner lo sostiene a Milani?
HV: Preguntáselo a Cristina Fernández de Kirchner, no intentes que yo te conteste por la oposición ni por el gobierno. Yo te contesto por el CELS y por mis opiniones. Y mi opinión es que Milani no tiene la calidad requerida para ser Jefe del Ejército.

Esa es una síntesis de la entrevista, de todos modos pueden escucharla entera en el link que les pasé.


Anónimo dijo...

Lease a su mejor luz por favor. Porque acá, hay mucha luz:
http://www.lanacion.com.ar/1770356-cristina-kirchner-el-verdadero-hecho-politico-e-institucional-de-la-marcha-del-18f-fue-la-aparicion-publica-y-ya-inocultable-del-partido-judicial

Anónimo dijo...

Ultimo post. Desgraciadamente, si soy un intelectual, no tengo por qué ocultarlo y lamento que te haya hecho sentir excluida, no fue mi intención. He trabajado mucho casi todos los textos de Gilles Deleuze y he escrito y dado conferencias sobre él. Por otra parte tengo una formación en ciencias exactas que incluye las teorías más modernas: Prigogine, René Thom y teoría de las catástrofes, sistemas dinámicos, lógicas modales, etc. Recientemente, estuve trabajando a Agamben y, cruce de disciplinas (teoría-cine), a Oskar Negt y Alexander Kluge (del que te recomiendo sus magníficas películas).
Yo creí que, a juzgar por el CV de Gargarella, éste era un sitio académico y nadie se ofendería por sugerencias de lectura muy esclarecedoras y tal vez, hoy día, elementales.
Yo me considero de izquierda y, para terminar, te transcribo una frase de Deleuze: «¿cómo definir el ser de izquierdas o cómo definir la izquierda?, ... se trata ante todo de una cuestión de percepción, ...¿qué es no ser de izquierdas? ...es, en cierto modo, como una dirección postal: partir de sí, la calle en la que uno está, la ciudad, el país, los demás países, cada vez más lejos, ¿no? Uno comienza por sí mismo, y en la medida en que uno es privilegiado, ..., uno piensa: bueno, ¿cómo hacer para que la situación dure? Uno sabe perfectamente que hay peligros, que todo aquello no puede durar, que es demasiado, que es demasiado demencial...[... la situación de miles de millones de personas que mueren de hambre]. Ser de izquierdas es lo contrario: es percibir...el contorno... Es un fenómeno de percepción, uno percibe en primer lugar el horizonte, uno percibe en el horizonte...no es una cuestión de... alma bella y todo lo demás. Para mí ser de izquierdas es ante todo eso. Y, en segundo lugar, ser izquierdas es estar por naturaleza allí donde se trata ante todo de devenir, es un problema de devenir, de no dejar de devenir minoritario, lo que significa que la izquierda nunca es mayoritaria en tanto que izquierda. Y por una razón más sencilla: la mayoría es una cosa que supone, aun cuando se vota, que la mayoría no es sencillamente la mayor cantidad que vota por algo: la mayoría supone un patrón. (yo: recordar la frase de Barthes sobre el lenguaje y la clasificación)»
Por devenir, Deleuze entiende (y Foucault por genealogía) no partir de identidades pre-moldeadas y, mucho menos, desde el yo, sino por el sistema de fuerzas que, transitoriamente, las producen como tales.

Ramiro dijo...

Hubiera estado interesante que María O'Donnell le hiciera pregunta más incisivas a HV pero se lo pasó tirándole centros o dejando que HV estigmatizara a la marcha como de derecha a pesar de los contraejemplos: "Sarlo y Gargarella", dijo María a lo que HV preguntó "a quiénes votan esos dos?". Como si la marcha fuera para apuntalar una candidatura, cuando en verdad ni siquiera hubo discurso. La orden de CFK es confrontar con Macri. Esa es la última herencia que nos van a dejar los K. Pero María podría haberle preguntado a HV por Boudou y Vanderbroele, o por el cambio de política exterior desde Nestor K que le dedicaba sus minutos de asamblea de ONU para vituperar a Irán y alinearse con EEUU a este memorando con el dictador iraní pergeñado por D'Elia y Yussif. Ahí puede estar una de las causas de la muerte de Nisman. Como Morales Solá, Lanata, etc., HV ha perdido toda legitimidad desde que agitó la candidatura de Reposo y defendió a Milani (para recular, después, en chancletas).

Anónimo dijo...

En el video Verbitsky dice que no sabe cuáles son los candidatos por los que tanto vos como Sarlo van a votar

Pablo M dijo...

Rosa,no tenes ni idea del tipo de gente que habia en la marcha. Obviamente no era la "juventud maravillosa" pero parecia mas una participacion diferida en el funeral de Nisman que otra cosa. El resto es prejuzgar.AHora la payasada de la presidenta y su carta diciendo el golpe encabezado por el "partido judicial". Yo pregunto, quien hacen, hicieron los juicios y condenas por violaciones dde los DDHH?? La justicia "popular" que le gusta a cristina y que es reprogre es la de Maduro, la de Putin y la de China. Tal vez la de Iran. A dejarse de joder.

Pablo M dijo...

Ah, me olividaaba: que derecha peculiar que hay en este pais, que marcha por un fiscal judio que investiga un atentado a un instuticion judia. Medio raro no?

Anónimo dijo...

De acuerdo Pablo, a mi también me pareció asistir a un velorio, aunque tampoco se puede negar el valor simbólico "contra-hegemónico" que tiene la marcha, para hacernos concientes de que hay otro relato.
No me parece que se tenga que leer en su mejor luz como dice rodrigo en otra parte porque en este caso la presidente está imputada (creo).

RG: entiendo que no publiques mi réplica aanónimo porque el site no es para cuestiones personales. Pero estaría bueno que hagamos oposición de argumentos no de antecedentes. Dejame al menos decir eso, por lo demás no me interesa el auto-bombo.

m.c.c

Pablo M dijo...

De acuerdo m.c.c Pero su valor contrahegemonico le daria una lectura mas amplia. La marcha cumplio (creo) la funcion de restituir 1) la hondura de la dimension humana del hecho: la muerte(y lo indecible frente a ella) y 2) la complejidad de su dimension Politica (no partidaria): fue, piense lo que se piense una muerte politica. Alli lo contrahegemonico fue reestablecer estas dimensiones a lo que habia empezado a ser una banalizacion humana de la tragedia personal y a su tambien banalizacion de la tragedia politica como muerte politica. Luego, los que fueron tuvieron/mos distintas motivaciones que nunca sabremos con exactitud (por lo del Silencio). Esto (creo) fue el comun denominador salvo algunas excepciones (la presencia de opositores, que inevitablemente hacen su calculo politico)

Ricardo F. dijo...

Como en otras importantes expresiones populares a lo largo de nuestra historia, discutir sobre quiénes convocaron a la marcha del 18F es -antes y después de- sencillamente una simple anécdota. Puede decirse sí que fueron el hálito final para que se consumara una decisión plural, comunitaria que se podía respirar en el aire (“...la respuesta mi amigo, está soplando en el viento”) después del asombro inicial causado por el crimen del Dr. Nisman. Piénsese que al día siguiente del trágico suceso hubo manifestantes en la calles y que en los días posteriores organizaciones de DDHH, sociales y sindicales también organizaron y concretaron una marcha que además incorporaba la propuesta de la constitución de una Comisión Investigadora de la causa AMIA plural e independiente, símil Conadep pero en la órbita del parlamento, y el reclamo de la apertura de los archivos secretos de la SIDE/SI.
Martín Larraquy señalaba que la movilización retomó la tradición de las marchas populares por los derechos humanos de los ‘80 y ‘90 y que ello significaba la más evidente ironía que desarmaba el discurso oficial: “Lejos de representar al golpismo (...) debajo de los paraguas estaban aquellos que históricamente habían participado de las marchas en repudio al golpe militar de marzo de 1976. La misma matriz sociológica y cultural. Podría decirse que eran los mismos, algunos años después”. / http://www.clarin.com/politica/18F-Casa_Rosada-Alberto_Nisman_0_1306669383.html
Concluye M.L. en su artículo “... el grito del ‘Nunca Más’ resonaba con la fuerza de un mandato histórico que trascendía cualquier mezquindad”. Revisar estos más de 30 años de democracia, debiera llevar a los diversos actores políticos y sociales a elaborar el sentido común de reconocer en la clase media (aun con todas sus contradicciones) como la principal fuerza social garante y reaseguro de la vida democrática en nuestro país post-dictadura, como lo ejemplifican las movilizaciones de Semana Santa de 1987 (contra el golpismo), Diciembre de 2001 (contra el estado de sitio), las concentraciones de Rosario y Palermo del 2009, el 8N y 18A (contra el autoritarismo). Sin embargo, tercamente desde el oficialismo y sus adherentes persisten en el error de apreciar los hechos presentes bajo el fragor de las antinomias del pasado, “...como si no aprendiéramos nada nunca, como si todo hubiera ocurrido en vano...” /RG
El 18F nos dice sobre la capacidad de movilización de nuestro pueblo para frenar la repetición del horror, más nítidamente expuesto y próximo como en este caso que se percibe y se piensa de que se trata de un crimen de estado, como en ninguno de los asesinatos políticos acontecidos durante la democracia.
(sigue)

Ricardo F. dijo...

(...)
Hayan dicho lo que hayan dicho para menguar, desarticular y hacer fracasar el 18F, y digan lo que digan sobre sus consecuencias, lo cierto es que no pueden siquiera rozar el espíritu de los participantes de la marcha ni el de los que conforman la amplia adhesión que tuvo la misma. Esta afirmación no es una cuestión de creencias, está en lo más profundo de nuestro ser latinoamericano, proviene de su cultura e idiosincrasia, de su esencia revolucionaria, contra toda forma de opresión. No es casual el discurso presidencial el mismo día de la marcha, donde en apariencia no la alude, sin embargo ahí está centrado su ataque al “pueblo del nunca más” cuando explicita las nuevas alianzas de nuestro país en el (des)concierto mundial de naciones.

La oposición a la marcha del 18f, en todas sus matices y variantes, se encuadra de hecho dentro del lineamiento adoptado desde sus inicios por el kirchnerismo para acrecentar su poder político como es la desmovilización de la protesta social. Para ello se valió de pactos con el poder sindical, la cooptación de los movimientos sociales y de organismos de DDHH, y cuando no recurrió a la división de las centrales sindicales, a la tercerización de la represión de los reclamos gremiales (crimen de Mariano Ferreyra) y de los movimientos ambientalistas, o a la represión directa. En todos estos años a los dirigentes o sectores kirchneristas la protesta social les ha pasado de largo.

Todos quienes apoyan al oficialismo, hasta aquellos que han expresado alguna crítica a este gobierno, están sometidos a una estratagema definida de antemano, al inaugurarse la democracia, por el montonerismo de ese entonces y que hasta hoy prevalece: la obediencia debida al mandamás de turno del PJ y la clausura de la autonomía política. En consecuencia cuanto más poder de influencia sobre aquel más acentuada será la obediencia y volverá nulo cualquier signo de rebeldía. Ejemplos de esta subordinación es el acompañamiento a las peores políticas del PJ: el voto a Luder que consagraba la impunidad a los militares vía legalización de la auto-amnistía, pese a que con antelación Alfonsín había denunciado el pacto sindical-militar; la no integración de la Conadep por parte del PJ, la “reconciliación nacional” de los ex-guerrilleros con los militares condenados en el Juicio a las Juntas y los golpistas carapintadas pactada con Menem y consagrada en los indultos; la recuperación acrítica del setentismo revolucionario; el nombramiento como Jefe del Ejército de Milani, acusado de delitos de lesa humanidad.

El ejercicio de reflexión que se propone a los que se opusieron a la marcha del 18f, significaría necesariamente abordar la cuestión de derechos humanos y democracia como una unidad indisoluble, asimismo implicaría el apartarse del poder político y recuperar una autonomía hoy perdida, como otrora lo hicieran algunos referentes políticos y culturales.

Anónimo dijo...

excelente ricardo, me hiciste salir de mi dieta de no internet.