2 feb. 2015

Reportaje a Carlés, con comentarios

Reportaje a Carlés ("que responde a las críticas") hoy en Página, acá

Carlés muestra que es una persona con la que podríamos tomar café o unos vinos (no sería el caso, por ejemplo, con muchos de los otros posibles candidatos k a la Corte), y con quien tenemos muchas coincidencias doctrinarias (grande Carlés reivindicando la "justicia dialógica" -está todo bien RC¡). Me quedan igual muchas dudas y cuestiones pendientes, más allá de los lindos acuerdos (...).

i) Para alguien que no tiene una carrera judicial, su gran ventaja puede estar dada por su carrera académica. En la de Carlés, ella llega a (máximo cargo concursado) Auxiliar Docente (el escalón más bajo de la Carrera Docente). Es decir: su pilar principal es la carrera académica, y acá lo primero que tiene para ofrecernos es el cargo más bajo de la Carrera. Así, tendríamos un salto desde el escalón más bajo. Y desde ahí a la Corte. Es un problema.

ii) Dos doctorados el mismo año (la enorme mayoría de doctorandos que yo conozco, se matan durante años por avanzar en su tesis), convierten al CV de Carlés en uno propio de un genio o un trucho. Mi impresión va por el medio, con cercanía a uno de los polos: dos trabajos pequeñitos, sin grandes novedades, que ameritan tal vez dos artículos en revista con referato (hoy no tiene uno). Que en vez de con artículos se quede con dos doctorados, es un tema (pongamos que tomás esos dos doctorados con soda: ok, perfil bajo, todo bien. Pero si a partir de ahí te hacés llamar dr.dr., en fin, todo empeora).

iii)  Entrar en la política de la mano de Boudou, a un puesto adonde no concurrís nunca (típico: para trabajar en cualquier otra cosa donde te envíe el gobierno). Mal.

iv) Salir a campeonar una reforma penal que es conservadora, elitista y poco garantista, siendo que te reclamás progre, democratista y garantista, te pone en un lugar complicado, sobre todo cuando se elogia de él su capacidad negociadora. Será éste el tipo de acuerdos al que ayude a llegar, desde la Corte? Uno en el que caen todos los principios centrales? Uno en el que, para que todos firmen, desplaza a grupos y derechos de un plumazo (cuestiones de salud reproductiva/aborto)?

v) En temas como el anterior se advierten las implicaciones de actuar de modo elitista, más allá de la retórica anti-elitista (muy k). En los hechos, hay voces y presiones que no sentís, no escuchás, no sabés, no te enterás, o no comprendés (pongamos, el de la mujer en situación de vulnerabilidad). Corrimientos de derechos como el que ejemplifica el del aborto implican, para los grupos en cuestión, 10, 20 años más de peregrinaje y sufrimiento...porque te negociaron hacia afuera, desde la elite redactora. Inaceptable, y revelador de lo que implica ser, en los hechos, alguien comprometido con formas elitistas de creación penal.

vi) El oportunismo. Bergoglio es un atorrante, pero el Papa Francisco es bárbaro. Inaceptable.

vii) Su cercanía con el gobierno. Ella se manifiesta no sólo en insultos intragables e injustificados a la oposición, sino en su sometimiento al gobierno. Dos ejemplos de lo último: Uno, haber quedado como uno de los pocos defensores de la re-re-re para Cristina. Lamentable para un jurista. Segundo, ahora mismo, aplaudir la transferencia de las escuchas de inteligencia a Gils Carbó -nos guste o no (a mi me causa horror), un personaje abiertamente servil al gobierno. Lo siento, pero lo primero que espero de un futuro juez es capacidad de crítica al poder de turno, para que el sistema de "frenos y contrapesos" se active. Si su postura es la que venimos conociendo, nos vamos a la "unidad de poder" bajo el Ejecutivo, la pesadilla conocida, que ahora estaría legalizada desde la Corte. Jamais¡


30 comentarios:

Anónimo dijo...


Muy buenos tus puntos.

También me pareció una vergüenza que se haga el "pobre académico". La nota dice "Su departamento en una esquina de Caballito ... Diminuto, atiborrado de adornos, muebles, juguetes de bebé ... una lámpara de pie ochentosa y las paredes revestidas con empapelado más antiguo todavía. “Es alquilado”, informa. "

Resulta que tiene préstamos por 1/2 millón de pesos! Cómo es la cosa? Alquila un lugar diminuto y usa remera pero tiene una forma para sacar gran préstamo gran?

Ustedes lo pueden confirmar acá con su CUIT.

http://www.clientebancario.gov.ar/default.asp
CUIT:20-28893994-3

Anónimo dijo...

Muy bien roberto, este analisis me parece mas ajustado que el anterior. Conciso, y sin vueltas, yo habria agregado la nota de morales sola, donde indica que llamo a Sanz para decir que era el candidato del Papa (puro verso, por su puesto). Un charlatán de moda. El pais (lo poco que queda) no se hace con estos tipos, aun sigue siendo un pais (de cuarta, pero pais al fin), porque hay gente que trabaja en serio. Cada vez menos, y que es radicalmente opuesta a este charlatan.
Diego Puga

rg dijo...

gracias diego, pero no quiero llamarlo charlatan. insisto: me imagino otros candidatos k, y me quiero morir. lo que digo es que éste tiene un montón de problemas que -como bien decís- la nota procura negar y tapar (como siempre en el diario: impuras mentiras)

Anónimo dijo...

A mi el plomero Carlés me enseno a vivir la vida, a patear al diablo los libros, a ponerme anteojos y hacerme el intelectual. Me recordo a los tiempos de los noventa, donde aplaudiamos la "cintura politica" que servia para justificar cualquier gilada. Si uno computa el tiempo que destino a participar en conferencias y a viajar por el mundo, creo que carles tiene como 50. Ah, eso sin contar sus dos proyectos premiados por la nasa. Otra que inteligencia superior!
Facu

Guillermo dijo...

Roberto, no comprendo algunos aspectos de las criticas que le dedicas a Carlés, mas allá de que como candidato tiene obviamente sus puntos flojos. La pregunta sería ¿que requisitos hacen a un buen candidato a juez de la Corte?

1)Vos mismo expresaste que la edad no sería necesariamente una contra, pero luego le achacas que solo tiene un cargo bajo como Docente. No estoy seguro que la carrera académica en UBA esté desanclada respecto del paso del tiempo...mas bien todo lo contrario. Si le valoras la juventud no parece lógico luego impugnarle algunas de las consecuencias que su edad acarrea.

2)Das por sentado que al no venir de la carrera judicial, la parte fuerte de su Cv es la académica, donde en tu visión no sale bien parado. Para mi no resulta obvio que a)la falta de experiencia judicial sea algo positivo per se, pues se lo esta proponiendo para ser juez, no para ser asesor técnico, ni investigador, y b)que los antecedentes académicos resulten tan relevantes a la hora de valorar la candidatura de un juez para al Corte. Me pregunto (y no tengo una respuesta clara)¿cual es el nexo virtuoso necesario entre tener dos doctorados (malos, buenos, etc), publicaciones con referato y ser potencialmente un buen juez de la Corte?.
3) Finalmente le impugnas el haber participado de una reforma que no es garantista, ni mucho menos, aunque el mismo RC admite que la pretencion de la reforma del código es mas bien modesta y que él mismo defiende ideas mucho menos conservadoras en materia penal.
Me parece que le critícas RC lo que es una decisión previa: el conformar una comisión tan diversa ideologicamente (Barbagelatta y Pinedo) obligaba a lograr consensos de "centro". En ese marco, personalmente me parece valioso su aporte, que contribuyó a que luego de 2 años de trabajo de una Comisión integrada por personas con desacuerdos potenciales tan grandes, finalizara en un proyecto mucho mejor que la normativa existente.

Carlés no me parece el mejor juez posible para al Corte, pero su postulacion y las criticas que recibe demuestran que no hay criterios obvios de que requisitos debería tener un buen juez (¿por que penalista a al Corte, por que no constitucionalistas solamente, por que con ciertos antecedentes académicos, por que con o sin experiencia en la justicia?)?.
Gracias

rg dijo...

1) es que es posible tener a un joven brillante, con una gran carrera academica (tengo varios amigos con la edad de carlés, con publicaciones buenas, doctorados, y cargos incluso de titular de cátedra). no es éste el caso: ni un artículo, auxliar docente. y por qué: porque eligió dedicarse a "otras cosas". su problema
2) la verdad la verdad: los mejores jueces de corte que conozco venían de la academia. en estados unidos, en colombia, por tomar dos casos importantes. lo que hicieron muchos de ellos fue simplemente glorioso. lorenzetti es otro buen caso
3) bueno, perfectamente podía no haber integrado la comisión, o haber hecho cosas para que funcionara de otro modo. por cómo se hicieron las cosas -cerrar la discusión a ciertos grupos, en los hechos- tenemos los resultados que tenemos, que incluyen pisotear los derechos de algunos grupos

me parece una discusión mucho más sencilla de lo que la planteás

Guillermo dijo...

Ok, si en tu experiencia los mejores jueces vienen del mundo académico me queda mas clara tu posición. No me convence el ejemplo de Lorenzetti, pero entiendo el punto.
Igualmente, acordaras conmigo que existen otros posibles candidatos con doctorados, publicaciones y antecedentes laborales frondosos, pero con perfiles mucho menos dialógicos (te tiro un mimo con casi con nombre y apellido y vos le devolviste un ladrillo, hee¡¡) y progresistas que RC, y que un gobierno Massista, Macrista o Sciolista (en este punto, para mi muy similares entre sí, ademas de que por ahí vendrá el próximo presidente, parece) podrían proponer en lugar de Carlés.
La cuestión de los antecedentes puede ser un arma de doble e filo y terminar legitimando a personas con pensamientos retrógrados...

Me parece mas interesantes tus señalamientos hacia las opiniones y posiciones políticas del candidato, su apego a la verdad,su coherencia discursiva, etc. Por ahí parece que el amigo RC hace agua, Re-Reelección de Cristina incluida.
Veamos que resulta de su proceso de selección, como se defiende de las criticas y cual es su capacidad de argumentar.El proceso publico regulado por el Decreto 222 debe servir para ésto, justamente.
gracias, muy bueno el blog.

Anónimo dijo...

Se presentó a un montón de concursos como Profesor Regular Adjunto en Derecho Penal y Criminología de la UBA y nunca quedó. O sea que tiene CV y experiencia en derecho penal para estar la CSJN. pero no lo suficiente para una cátedra de la UBA? Me parece que como no lo toman en ninguna parte, le consiguieron una changuita en la corte.

http://www.derecho.uba.ar/academica/concursos_docentes/expte_31601.pdf
http://www.derecho.uba.ar/academica/concursos_docentes/50341
http://www.derecho.uba.ar/academica/concursos_docentes/expte_numero_186.pdf

rg dijo...

a la pelotita¡¡¡

Anónimo dijo...

En el último concurso mostrado quedó casi último!!

Alejandro Haimovich dijo...

Hay varias cuestiones que se expresan aqui y en el post anterior que me parecen interesantes remarcar y dejar mis sensaciones:

a) mi coincidencia mayor es con la critica a las posiciones elitistas penales que tienen que ver con el proyecto de reforma y con como se maneja la academia y los "expertos" en estos asuntos.

b) me molesta (un poco) las criticas centradas en la ausencia de meritos academicos (mas alla del caso en particular). Un argumento formal contra ello es atenerse a los requisitos constitucionales. Otro argumento mas sustancial tiene que ver con las vias por las que se obtienen meritos academicos en este pais, que, como sabemos, pueden ser absolutamente legitimas o basntantes espureas. Muchos meritos academicos son obtenidos ademas sobre la base de la disponibilidad economica con la que se cuente. Tambien sabemos como se manejan los concursos en las universidades. en fin (los archivos de los concursos que se publicas son solo nominas de aspirantes, no se como sera el resultado de esos concursos ademas)

c) Mas alla de esto , centrarse en el (des)merito academico puede implicar caer en otros tipos de elitismo que contradicen lo que planteamos al principio.

d) por supuesto que es un problema quien te propone, como te propone, cuando te propone y con que acuerdos y apoyos contas.

e) coincido en que al lado de otras posibilidades carles no es la peor

f) tengo personalmente por lo menos 50 nombres sin casi pensar que prefiero antes que carles en una nominacion.

salute

Anónimo dijo...

Hay varias cuestiones que se expresan aqui y en el post anterior que me parecen interesantes remarcar y dejar mis sensaciones:

a) mi coincidencia mayor es con la critica a las posiciones elitistas penales que tienen que ver con el proyecto de reforma y con como se maneja la academia y los "expertos" en estos asuntos.

b) me molesta (un poco) las criticas centradas en la ausencia de meritos academicos (mas alla del caso en particular). Un argumento formal contra ello es atenerse a los requisitos constitucionales. Otro argumento mas sustancial tiene que ver con las vias por las que se obtienen meritos academicos en este pais, que, como sabemos, pueden ser absolutamente legitimas o basntantes espureas. Muchos meritos academicos son obtenidos ademas sobre la base de la disponibilidad economica con la que se cuente. Tambien sabemos como se manejan los concursos en las universidades. en fin (los archivos de los concursos que se publicas son solo nominas de aspirantes, no se como sera el resultado de esos concursos ademas)

c) Mas alla de esto , centrarse en el (des)merito academico puede implicar caer en otros tipos de elitismo que contradicen lo que planteamos al principio.

d) por supuesto que es un problema quien te propone, como te propone, cuando te propone y con que acuerdos y apoyos contas.

e) coincido en que al lado de otras posibilidades carles no es la peor

f) tengo personalmente por lo menos 50 nombres sin casi pensar que prefiero antes que carles en una nominacion.

salute

Alejandro Haimovich

rg dijo...

gracias Alexander

rg dijo...

Y disculpas porque incluí una lista de concursos (ahí la retiré) que no era de orden académico¡

rg dijo...

Alejandro, pero justamente por eso la idea era mirar no el "titulo academico" sino los adentros. Si no tenemos posibilidad de hacer eso, y si esa no es una herramienta valida, que hacemos? Ponele, te podes encontrar con una breve tesis, brillante, con mala nota. Con publicaciones de peso o paparruchadas. No veo como es que estos datos no merecen tomarse en cuenta

Anónimo dijo...

Coincido con Alejandro en que resulta auto-frustrante entablar una crítica contra el elitismo penal y luego rechazar a un candidato para la Corte en función de su falta de antecedentes académicos.
Esta no habla por sí sola de la falta de aptitud del postulante (quizás la ausencia de exitos académicos se deba a que el candidato dedicó más tiempo a cuestiones más prácticas o políticas que al desarrollo teórico de un area de conocimiento específica; o quizás nunca contó con una independencia económica que le permita dedicarase de lleno a la academia, etc.).
En lo personal, también tengo nombres que me gustaría escuchar más que Carlés para ocupar la vacante en la Corte. Pero no puedo evitar percibir la contradicción existente entre la crítica elitista y el descrédito en base a falta de credenciales académicas.


Tomás

rg dijo...

tomás/alejandro:

1) el candidato -no yo- es el que se hace llamar dr.dr. Cae en sus propios términos porque alega la carrera académica

2) insisto en que en la postura de alejandro hay algo que veo como un error: coincido con que la carrera académica, como muchas, está llena de títulos y diplomitas truchos, que implican muchas veces intercambio de favores (i.e., doctorado en guatemala). pero otra cosa es cuando se levanta el velo y miramos la calidad de lo publicado, las publicaciones (en caso de que existieran) que permiten ver, por ejemplo, trabajo y agudeza. Con este tipo de criterios estoy totalmente de acuerdo, más allá de que puedan generar márgenes de disenso (es un genio, no lo es tanto). Pero ayudan a separar casos claros: pongamos, falta trabajo, es mera cita, son sólo fallos acumulados, etc.

3) cuál sería el criterio para buen juez en la corte? independencia en un sentido básico (no es el caso). seguro. tal vez una brillante carrera judicial (no una carrera normal de 30 años), tal vez aportes fundamentales al conocimiento jurídico (tampoco es el caso)

4) decís tomás "estuvo haciendo otras cosas." perfecto, excelente, no hay problemas. la pregunta es qué? yendo a congresitos? no importa. yendo a visitarlo a boudou? no importa? yendo al senado a mantenimiento? no importa. yendo a la comisión de reforma penal? si´esto es importante. pero desde ahí recién pusimos una primera piedrita

Alejandro haimovich dijo...

pero no digo que el curriculum academico no deba ser una variable, incluso significativa. Ocurre que de criticas sustanciales nos fuimos quedando con eso y ahi hay varias cuestiones interesantes que discutir ahi como que ocurre con los saberes no acreditables por ejemplo. Si bien se trata de un candidato a la csj y no de un concurso docente esta bueno recordar que desde reforma del 18 se la da mucho mas valor a la oposicion (clase publica, etc) que a los antecedentes, mas alla de que lamentablemente esto no se aplique demasiado en la practica. En todo caso, mas alla de rc, podria discutirse cuales son los meritos a tener en cuenta para un cargo judicial de esta indole, pongamos por caso un abogado con militancia en movimientos sociales, trayectorias de vida que por opcion y conviccion no siguen las reglas de la academia y realizan otro tipo de aportes que pueden ser significativos pero que no reciben acreditación académica digamos, en fin, me pareció que hubo un regodeo en la critica del curriculum , es decir, de lo acreditable, incuso en un tono un tanto (bastante) elitista por parte de algunos comentaristas.

rg dijo...

está bien lo que decís, alejandro, pero no quita lo otro. si ponés, sobre todo, en primera fila tu formación académica, veámosla. esto es un punto "objetivo" (es relevante lo que pensés) y "subjetivo" (es lo que vos resaltaste como carta ganadora). pero me parecería perfecto que nos encontremos con un militante social, comprometido, conocedor del derecho, con principios, y que no tenga ni trayectoria académica relevante, ni judicial. estoy en méxico, en estos días, y comparto bastante tiempo con un amigo con esos rasgos: militante zapatista, conocedor del derecho, litigador por los derechos indígenas, sin carrera judicial, con frágil carrera académica, y casi nada escrito. sería extraordinario tener a alguien así en la corte de este país. pero esto no quita lo otro, más cuando lo presenta el propio candidato como carta ganadora

GerardoD dijo...

Un tipo de 33 años que se autodenomina como Dr.Dr. por dos doctorados livianitos, livianitos; afecto a descalificaciones por redes sociales, que mientras se hace el lumpen academico en su depto,al tiempo que se arroga ser asesor del Senado (cuando en realidad pinta ser un ñoqui con sueldo importante del Area de Mantenimiento), y que pretende enumerar los TP de cuando estudiaba 1er año en la facultad como papers inéditos; no sólo es un engreído de proporciones, sino un tipo que no llega al mínimo nivel de exigencia para el más alto cargo de nuestra Justicia.

GerardoD dijo...

Y ahora releyendo la nota de P12, es realmente increíble ver lo autorreferencial y agrandado que es este tipo. Además de perfilarse como un claro oportunista, como se trasluce de su "relación" con el Papa.
Como al pasar, expresa que Zaffaroni y otros siempre lo buscaron a él para que los asesorara (!?) y hasta se compara -ya desde ahora, sin haber sido nombrado- con Oyhanarte.
Si lo llegaran a nombrar, con esas características de engreimiento, cambiante y autorreferencial, va a ser el primero en abandonar al kirchnerismo en cuanto pierdan el poder. Me recuerda a Manzano, hasta fisonómicamente.

Anónimo dijo...

Quiero agregar una idea general que me parece ausente de parte del bando de gente que cuestiona los argumentos en contra de la candidatura del Carlés.
Yo entiendo que debamos evaluar al candidato de alguna manera y que es oportuno discutir cuáles son los mejores parámetros. (Históricamente, los méritos académicos fueron una variable importante... se puede discutir si deberían seguir siéndolo, pero bueh.)
Se nos pierde que no encuentro ninguna razón EN FAVOR de la candidatura de Carlés. Esto no es obvio. ¿por qué sería él un buen cadidato dentro del pool de papabiles??? No nos confundamos esta candidatura como si se tratase de una nominación "de cajón", como ser la de un académico famoso (Lorenzetti, Zaffaroni, Highton), un juez de renombre (Argibay, Highton) o un abogado prestigioso (Carrió, Lorenzetti, Barra :(). Estamos acostumbrados a que las nominaciones a la CSJN sean de este último tipo, y por eso pasamos a discutir no la "jerarquía profesional" o la inteligencia del candidato, sino su ideología, su pensamiento, etc. Cuando las nominaciones no llegan a este estandard de exigencia (no se trata de un figurón indiscutible desde el punto de vista de sus capacidades) la discusión se hace mucho más reñida, como por ejemplo en el caso de Reposo (fueron famosas por esto las reñidas nominaciones de Clarence Thomas y Harriet Myers en EEUU).
El caso de Carlés es un donde no estamos ante un figurón. No es alguien de capacidad indiscutible, no es una figura consagrada. Claramente. ¿Es inteligente Carlés??? No lo sabemos, salvo que seamos amigos suyos, porque el tipo escribió muy poco, no tiene sentencias escritas ni ha argumentado ni ganado juicios importantes. ¿Por qué deberíamos PRE-suponer que el tipo es un candidato "natural" y pasar de plano a discutir su ideología, su agenda, etc.??? Falta un paso previo, muchachis: ¿cuál es la jerarquía profesional del nominado? Yo quiero gente con cerebro ahi. Creo firmemente que poner a lo mejor que tenemos en ese lugar es mejor que poner a alguien que deja que desear. Máxime cuando va a estar decidiendo cuestiones de máxima trascendencia por 40 años. Y quiero pruebas!

rg dijo...

si, está bien, tenés razón

guillermo dijo...

Me parece muy bueno el punto, pero una cosa no esta desligada totalmente de la otra, por dos motivos según veo:
1)Las razones a favor (que intuitivamente no son obvias, ni claras, en eso coincidimos todos me parece) no son autónomas de las razones para criticar su candidatura, pues ambos juicios se basan en similares criterios valorativos (si los requisitos académicos son importantes, si la edad es importante,Si al ideología se importante, etc). No es lo mismo, pero tienen alguna relación las razones para un SI, con las razones para un NO a una candidatura.
2)Pero aun concediendo esto, por razones políticas y mediante procedientos institucionales Carlés ya fue propuesto por la presidenta para el cargo, por lo tanto nos encontramos ante la situación de tener que decir POR QUE NO a alguien. Nos guste o no, el gobierno impulsó un candidato formalmente, al que le ve méritos y virtudes. A los que no nos convence tanto el candidato, debemos argumentar en contra de su candidatura, no nos queda mucha opción desde el punto de vista político.
Probablemente yo nunca lo hubiese propuesto a Carlés para la Corte, pero ahora tengo que argumentar por que Carlés no debe ser juez de la Corte. Sin dudas, se podría defender muy bien y argumentar POR QUE SI una candidatura a la Corte de alguien como Roberto por. ej., pero no es el caso ahora.
Es ahí donde veo que a veces los argumentos no son tan fuertes.

rg dijo...

guillermo, es horrible tener que salir a decir por que no. pero las razones son muy fuertes
1) carrera judicial brillante? no
2) militancia social contundente? no
3) produccion doctrinaria muy fuerte? no
4) carrera docente deslumbrante? no
5) carrera academica notable? no

personal de mantenimiento del senado puesto por boudou, auxliar docente, sin publicaciones, participó en una reforma penal no aprobada, conservadora y pacata

Anónimo dijo...

Gracias por el punto Guillermo, pero humildemente pienso que equivocás el enfoque en ambos aspectos:
1. En tu primer punto flota un error conceptual. Que los pros y los contras sean en ambos casos conceptualmente "razones para" fundadas en juicios valorativos sobre tal o cual aspecto del candidato que nos merezca admiración o rechazo, no quiere decir que no sean razones independientes ("autónomas"). Al final del día, te vas a encontrar con pro y contras y vas a tener que decidir, pero fijate que los pros y las contras no se cancelan entre si como si cada una tuviese un valor numérico: por ej. el candidato X es un abogado espectacular y un académico malísimo y chanta. Esto no es un balance que se pueda resolver aritméticamente justamente porque aunque ambos datos son razones (aspectos que valoramos), son independientes el uno del otro.
2. Los efectos que le asignás a la propuesta presidencial son incorrectos. Fijate: vos asumís que la situación de default es que el senado apruebe el pliego. Que básicamente no tiene que haber ningún esfuerzo argumental de parte de los senadores oficialistas para convencerse a si y a otros de que hay que votar a favor porque salvo que haya potentes argumentos en contra la nominación sale confirmada. No es así: todos los senadores tienen que argumentar y convencerse de que si o que no. El mismo dec 222 pide a la sociedad civil que se pronuncie con apoyos o críticas. El ejercicio en que estamos involucrados como sociedad es en considerar los pros contras de Carlés como juez supremo, no en bajar a hondazos lo que propuso la presi. De ser así, los legisladores oficialistas (y P12 y 678 por decir) no tendrían nada que hacer, y sí tienen que convencernos de que el tipo es bueno!

Finalmente, vos y yo tenemos un desacuerdo en cuanto a que yo creo que ciertos criterios tradicionales para elegir un buen juez de la corte son buenos criterios y vos los cuestionás. Y hasta te diría que razonablemente: tenés buenas intuiciones. Pero eso te pone en la carga a vos de tener que encontrar una lista de criterios que si te parezcan apropiados para evaluar una candidatura de este tipo. A ver, tenes el deber constitucional y legal de evaluarla, ¿como hacés? Vos no podés decirme "Carlés pasa porque no hay buenos argumentos en su contra porque las aducidas son razones relativas a criterios intrascendentes". Eso es claudicar ante el deber de evaluar al candidato. Decime cuáles son los buenos criterios y cómo puntea Carlés en ellos.

Guillermo dijo...

Hummm, no se si se entendió el punto 1. Los criterios no son razones autónomas cuando se aplican para juzgar, en éste caso las cualidades requeridas para una persona: Si se considera valioso que tenga antecedentes académicos, la falta de ellos sera una contra para el candidato, y viceversa. Ponderar diferentes características (tiene tal antecedente, pero carece de tal otro) es otra cosa.
Sobre el punto 2., coincido en que el oficialismo tendrá que argumentar a favor de la propuesta de la presidenta en el Senado, pero eso no cambia nada la necesidad de establecer argumentos fuertes por parte de quienes no acuerdan con la candidatura de RC. Incluso si el oficialismo no argumentara o argumentara flojamente, los que nos oponemos tenemos el deber de argumentar sólidamente. O no?
Vos das por hecho que yo juzgo la idoneidad de Carlés para la Corte a la luz de "criterios no tradicionales", cuando en realidad lo que estoy haciendo es cuestionar (y cuestionarme)la robustez de ciertos argumentos esgrimidos en contra de la postulacion de RC, que paradojicamente pueden terminar fortaleciendo (en un futuro no muy lejano) la candidatura de una persona mucho peor que Carlés. Pero es una reflexión que me surge al evaluar mis propios criterios de juicio hacia la postulante de un candidato.
Yo veo un vinculo obvio entre ser docente titular y ser buen juez, no veo un vinculo obvio entre tener doctorado y ser un funcionario criterioso, etc.
Los criterios que enumera Roberto son claros e intuitivamente los comparto, pero pueden servir para justificar a un candidato mucho peor que Carlés, desde el punto de vista de los DD. HH por ejemplo. ¿O en Argentina no hay ningún docente titular, con publicaciones y doctorado, experiencia judicial, etc, con un pensamiento jurídico horrible?.
Quizás en mi forma de argumentar se encuentra latente un juicio político consecuencialista: La decisión de la oposición de bloquear cualquier candidatura del oficialismo ahora terminará por poner en manos de un próximo gobierno la propuesta de un candidato para la Corte. Dado el perfil ideológico y los asesores jurídicos que rodean a tres de los principales candidatos (Massa, Macri y Scioli)y las mayorías parlamentarias que entre los 3 pudieran tener para buscar el Acuerdo del Senado, la posibilidad de que el próximo miembro de la Corte sea un jurista peor que RC no es ciencia ficción.
Me preocupa que por cuestionar a un candidato flojo de antecedentes (Reposo, en su momento) se genere un proceso en donde mis argumentos de hoy (falta de antecedentes) sirvan para avalar a un mal candidato (con antecedentes, Gils Carbo).
No estoy seguro que los "buenos" o "malos" candidatos lo sean en abstracto, fuera de contexto. Quizás habría que ponderar, a la par que sus antecedentes académicos y profesionales, las situaciones institucionales, históricas en las que se dan las candidaturas. Este criterio puede servir para los dos lados y abona una linea argumental contra la candidatura de RC esgrimida por Roberto: que Carlés es muy permeable al gobierno y que defendió la re-re de Cristina. Bueno, ahí hay algo mas mas importante sobre lo cual asentar impugnaciones.
Ultima: si Carlés tiene dos Doctorados (flojos, etc) tiene todo el derecho del mundo de firmar "Dr. Dr.". En lo personal me parece de muy mal gusto, pero no es mentira, ni delito.





Guillermo dijo...

Hay un error de tipeo donde dice "Yo veo un vinculo obvio entre ser docente titular y ser buen juez" en realidad quería decir lo contrario.

Disculpas y gracias.

Anónimo dijo...

La culpa no es tanto de Carles sino de quienes lo propusieron sin llevar adelante un estudio exhaustivo de los candidatos.
Pensar que en manos de esta gente esta el pais.
Si actuan tan livianamente en un asunto como este uno se puede imaginar el resto.
Asi tambien propuseron a un Ministro de Economia sin experiencia que aprobo un consurso raspando y con libros muy pobres a quiene casi nadie cita.
Es como esta el pais. Se acepta o justifica todo hasta los comentarios racistas y xenofobos de la Presidente hacia los habitantes del pais que la recibio como huesped. Los peronistas son talibanes pero la gente que vota esto tambien tiene su cuota de responsabilidad.

Fernando

Anónimo dijo...

Está bien, se entiende.
Igual yo o que diría es que a cada quien por su lado: los candidatos a puestos tan encumbrados tienen que satisfacer criterios de excelencia. Después, eso no es suficiente, se te habilita la discusión ideológica. Carlés cae en la primera y vos tenés miedo de otra Gils Carbó. Es cierto que hay gente que pasa la primera y da asquito en la segunda, pero agregaría dos cosas que cortan en sentido contrario:
1. Me animaría a expresar que este es un caso raro. Desde la democracia sólo Boggiano ha sido un juez con antecedentes académicos "destacados" e ideología conservadora y para colmo servil al poder. Ninguna de las demás nominaciones de Menem sacaba nota alta en lo académico (salvo Bossert, que no es una nominación "de Menem"). En cambio, casi todas las nominaciones de Alfonsín y Kirchner -mil veces mejores- eran académicamente destacados. Sumemos a Bossert, que es una propuesta de Alfonsín, básicamente. Las únicas excepciones son Petracchi y Argibay: buenos jueces, aunque la academia no fuese lo suyo.
2. No me queda claro, disculpame por insistir, que Carlés sea un tipo ideológicamente potable. No tengo fundamentos para pensarlo así, no escribió nada. Si es un zaffaroniano en lo penal, que parece que es su única medalla, te diría que las contribuciones de Zaffaroni mismo a la jurisprudencia de la csjn son magras: yo esperaba mucho más de él. En el resto de los temas constitucionales (dejando las garantías penales) no tengo la más remota idea de qué esperar de Carlés y tal vez algunas razones para pensar que sería un juez más a lo Nazareno respecto de su rubber stamping de lo emanado del PEN/PEL. Es decir, seguimos sin argumetnos a favor de Carlés.