8 sep. 2015

D.Cohen A. y la justicia restaurativa

En un artículo publicado en La Nación (acá), Diana Cohen A. vuelve a la carga contra el "garantismo", y aquí contra la "justicia restaurativa" con otro texto difícil de aceptar y defender.Otra vez, comienzo diciendo que DAC sufrió una desgracia personal irreparable, insuperable, y se entiende el dolor. Pero es un error insistir e insistir con argumentos que son muy ligeros, que mezclan todo, y que dan una sensación de mala fe que la autora no tiene.

Algunos comentarios rápidos sobre el texto

1) El uso emotivo del lenguaje, como la música en las películas, es un problema cuando lo que se quiere es inducir a una reacción que lo que se dice o muestra no es capaz de generar. No tiene sentido tratar de ganar una posición descalificando al adversario ("artilugio", "garantoabolicionista", "utópico"), sin dar el argumento que se requiere para sostener la postura propia.

2) El texto mezcla todo, pone todo en la misma bolsa, en este caso agregando a la bolsa de siempre a la "justicia restaurativa." Pero la bolsa ya es bien grande: parece lo mismo garantismo, abolicionismo, justicia restaurativa. Lo mismo da!

3) Falsedades: De un programa del Servicio Penitenciario Federal -que tiene su "rama progre"- quiere deducir una política de Estado benigna o "restauraiva", cuando lo que prevalece, como prevaleció durante todo el kirchnerismo, es lo contrario en materia penal: mano dura, cárceles más llenas que nunca, y niveles de tortura y vejaciones nunca vistas en democracia ("hoy se pretende imponer una justicia restaurativa en el país, justicia restaurativa que carece de legitimación social..." Absolutamente falso).

4) Quiere descalificar a la "justicia restaurativa" descalificando a un autor vinculado con la tradición "abolicionista", Louk Hulsman. Pero aún si Hulsman fuera "restaurativista," no habría hablado entonces del "restaurativismo," sino de un autor tal. Pero lo peor es que ni siquiera refuta a Hulsman: lo ridiculiza, reduciendo una obra de una vida a lo que se le ocurre a ella para resumir esa vida. Ejemplo 1: Hulsman "justifica su teoría...evocando un acontecimiento personal", por ejemplo. Falso: Habla de un hecho personal, en tren de justificar su teoría, una tarea que le llevó toda su carrera académica. Ejemplo 2: "con el fin de ilustrar las formas alternativas (Hulsman) menciona dos culturas imposibles de ser comparadas con la occidental". Y así. Así no va.

5) Le atribuye a la justicia restaurativa la pretensión de querer que los homicidios se resuelvan vía la reconociliación. Falso. La reconciliación es un objetivo, pero los "restaurativistas" no son tontos, y siempre han tenido en claro que ciertos delitos pueden ser muy difíciles de tratar, a través del "encuentro entre las partes." Eso lo han dicho y admitido siempre, más allá del ideal que pueden tener vivo, y que es importante.

6) Me interesa la "anécdota" que cuenta sobre Colombia, y las dificultades de un familiar de víctimas para encontrarse con y escuchar a las otras partes. Se trata del tipo de historias de las cuales los defensores de la justicia restaurativa debemos aprender, y con las cuales debemos seguir pensando: Cómo buscar las reparaciones en contextos de criminalidad tan brutal?

7) Dice contra la justicia restaurativa que niega el "impulso retributivo" que anida en la sociedad. Y sí. De eso se trata: de actuar como personas civilizadas y no como bestias.

8) Y agrega que se busca tal fin "a través de una relación transaccional entre el ofensor y los enlutados." Falso, y agraviante para quienes han reflexionado en el área. Y sigue: "suponen que el victimario y los enlutados litigan (?) (luego dice "negocian" ??) en igualdad de condiciones". Falso y agraviante otra vez.

9) Luego entra en disquisiciones sobre la "separación entre derecho y moral" propuestas por la justicia restaurativa (???), que además de incomprensibles, son falsas en parte de lo que se entiende, y equivocadas en la parte restante. Simplemente: nada que ver.

10) Le imputa al "garantoabolicionismo" que nos haya "sumido en un círculo perverso de marginalidad-delito-ausencia de debida sanción-marginalidad." Yo creía que el círculo tenía que ver con cualquier otra cosa (digamos, este sistema económico, por ejemplo). Pero en fin, no se si tiene sentido seguir discutiéndole estos artículos. Una pena.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

En cuanto al punto seis, sobre la mujer que es llamada por te por un narco que se presente a la conciliacion, sobre el asesinato de su hermano porque el necesitaba su presencia para que le reduzcan la pena,...y que ella afirma que fue una revictimización por el recuerdo del horror. Vos respondés
" Se trata del tipo de historias de las cuales los defensores de la justicia restaurativa debemos aprender, y con las cuales debemos seguir pensando"

Creo que lo más apropiado es que piensen antes. No después. En cualquier disciplina te lo van a exigir. Y te van a exigir responsabilidades también. Si se le cae una losa a un cliente en la cabeza el arquitecto no puede decir que estos son hechos sobre los que debemos seguir reflexionando.

Elresto lo lei muy por arriba
m.c.

Anónimo dijo...

Roberto, tu crítica a Cohen es demoledora. Tremenda.
Ahora, vos escribís en La Nación a veces. Y La Nación es un diario que mezcla estas notas hiperpunitivistas de Cohen Agrest con editoriales que hablan de reconciliación y diálogo para el caso de los juicios contra los militares. Y ahí hay un problema -cuanto menos de coherencia, cuanto más de intereses encubiertos-. No lo tomes como una crítica hacia vos -tu integridad no la cuestiono ni por asomo- pero sí hacia el diario, y no te he visto criticarlo de la misma forma que has criticado a página 12. Ojalá publicaran en la nación una nota como la de este post.
Tomás

rg dijo...

desacuerdo martha. la bolsa en la cabeza cayó hace rato, y tiene 100 000 heridos con torturas y vejaciones a su integridad moral todos los días. pensamos para terminar de alguna vez con la locura, la barbarie sin limites, que son las carceles en la argentina, especialmente hoy

tomas. hago lo que puede, sin aflojar los principios. para mi, eso incluye tratar de decir cosas a la comunidad juridica que lee la nacion. punto. pero realmente me aburre y cansa mucho tener que hablar sobre MI integridad moral en cada post. contestaria mas duro pero bueno, estoy cansado

Anónimo dijo...

Lo dije en mi comentario anterior: no pongo en duda tu integridad moral, ni te acuso de ser incoherente por escribir en la nación. Solo remarqué un problema del diario que me parece que debe criticarse. Y lo traigo a colación aquí porque en un post de hace unos días pusiste que un pecado común de página 12 eran las notas mal intencionadas. Bueno, a mi juicio, también a veces lo son las notas de la nación. Disculpa si sentiste que mi comentario cuestionaba tu integridad. Esa no fue la intención. Saludos
Tomas

Anónimo dijo...

El problema que yo veo aqui es digamos-permitaseme la expresion- el abolicionismo tarambana con dictamenes muy pero muy bobos del tipo "la carcel no sirve saquemos a este sujeto de la carcel que se vaya a su casa" en vez de decir, vaya a prision domiciliaria hasta que el ejecutivo garantice condiciones mínimas de higiene y seguridad. El convicto liberado sale, hace lo mismo que viene haciendo y deja una pesima imagen del garantismo. Aqui yo veo desidia, desinteres, veo un riachuelo humanitario en el que deberá intervenir la corte y quizas no lo hace por no desacreditarse y terminan haciendo por culpa o lo que sea un despropósito tan grande como pagarle mas a un preso que a un jubilado o a un desempleado.
Creo que el restaurativismo abolicionismo etc tiene una responsabilidad doble ante el estado de estrago humanitario que tenemos, igual que el arquitecto frente a la casa derrumbada tiene doble obligacion de pensar muy bien lo que propone porque ante cada fallo error o descredito frente a la sociedad se cierra una puerta y un crédito que después es muy dificil lograr.

Y entonces florecen propuestas como la de Cohen del tipo "si mi hijo no ve mas el sol tampoco debería hacerlo quien lo mató" Que es algo loco extremadamente loco que no puede ni siquiera comenzar a considerarse por un simple razón, la sociedad o el estado no puede estar al servicio de la revancha personal. Debe procurar frenar la espiral de violencia por todos los medios a su alcance. Lo que implica aunque a muchos no les guste reducir la violencia del castigo, progresivamente. Hasta donde se pueda.
Y reducir la inequidad social gran responsable de la violencia, aunque eso es otro debate.

saludos
m.c.

julieta eme dijo...

creo que no tiene sentido...

Anónimo dijo...

La crítica a la cárcel refecciona el lenguaje del derecho. Sus acciones e intervenciones en los debates públicos han causado malos entendidos. Hay quienes lo asumen como un problema de la comunicación que tiene la academia y hay quienes transfieren el problema a los males de la política actual. El artículo de DCA es un interesante ejemplo. Pero en la respuesta de RG a ese artículo aparece en un punto que es culpa del kirchnerismo. Otra problema de la discusión es que parece ser que citar las normas y los derechos es incurrir en argumentos de autoridad. La cuestión es que yo creo que la crítica a la cárcel hace más productiva la lectura de esas normas y derechos y creo que quienes se dedican a comunicar estas teorías deberían interpelar a esa lectura. Por lo tanto, no se trata de hablar de la justicia restaurativa como situación posible, ¿qué no es posible en el sistema penal para una víctima? ¿y para una acusado? No se trata de hablar de la crítica al castigo o de la justicia restaurativa como situación posible, eso creo y arriesgo: se trata de decir que miren, que las normas y los derechos no están para que nos pueda pasar cualquier cosa en el sistema de justicia, EN EL SISTEMA DE JUSTICIA, no digo en la vida ni en le vida política, no están para que volvamos a vivir lo peor, volvamos a pasar por la peor humillación o dolor, no están para que nos pase de todo otra vez... Las normas y los derechos le ponen un límite a lo posible en el sistema de justicia, un límite a lo que nos pueda pasar y hacer de nosotros el poder punitivo del Estado.

Anónimo dijo...

Roberto: a veces parece que mezclas dos cosas distintas? uno que las cárceles funcionan muy mal y se tortura a los presos, dos que hay que abolirlas. Y que de lo primero concluis lo segundo. Si es así no parece correcto, una cosa no lleva a la otro. por ejemplo si la escuelas funcionan mal no concluimos de ahí que haya que abolirlas?

saludos,
Luis

rg dijo...

con carinio, luis, no se de donde sacas que lo que digo sobre la carcel depende de una sola premisa, y mucho menos una tan solita como la que presentas. no, no es asi en absoluto

Anónimo dijo...

Respecto del punto 8, pregunto: se puede actuar como personas civilizadas frente a personas, por así decir, "no civilizadas"? Cómo se puede actuar frente a personas que no reconocen ninguna norma, no tienen ningún código y no les importa en lo más minimo la vida de nadie?
Supongamos, un tipo golpea con saña a unos jubilados para robarles unos mangos, y nosotros tenemos que decir... ay pobre, el estado no lo cuido y se puso malo. Entiendan que es difícil de aceptar. O bien lo consideramos una especie de animal y le quitamos cualquier responsabilidad moral o bien le exigimos que pague por lo que hizo.

Disculpe si la pregunta desentona, soy nuevo por aquí.
Saludos,

Carlos

Anónimo dijo...

Ella usa el mismo método de e.r.z. H. Tuvo una mala experiencia por que (ahí viene lo que al ella le parece) estado de derecho ... (otra vez lo que le parece) nazi... (lo que parece) Colombia. ... poder punitivo... y baja línea de lo que le parece el abolicionista es malo. Roberto se indigna por el uso de las palabras y me hace reír (terrible petardista el). Pero bueno así se argumenta por estos lares. Miguel

Anónimo dijo...

Hola Carlos.
Dejame te responda yo. Con respecto a si se puede ser civilizados etc...Sí se puede.

Cómo se puede actuar con quienes no tienen ningún código? Con mucha responsabilidad, agravada por el estado de vulnerabilidad del detenido.No es tan terrible. C'omo te enfrentas auna sala de terapia intensiva sin sufrir una taque de nervios? Se hace todo el tiempo. Es un problema de la sociedad tan complejo como llevar agua a todas las casas sin que se atasquen las cañerías. No respondemos irracionalmente. Las soluciones simpre deben ser racionales.

En cuanto al tipo que golpeó al jubilado, tal vez te cueste entenderlo pero pensá. AL
tipo no lo crió una profesora de filosofía. La abuelita que lo hubiera llevado por buen camino murió antes de tiempo. Y élestá lleno de carencias y tiene mucha testosterona, y tal vez tenga hijos o ganas de tener una tablet. El tipo seguramente tiene mucha rabia por algo que considera injusto. Tal vez desprecia a los viejos por que en su familia desintegrada y disgregada por la desocupación y la crisis social no los tuvo, no recibió afecto de ellos. Los percibe débiles, miserables no quiere verse como ellos. Los desprecia.

Tal vez esto que te digo te demás furia y rabia pero pensá, cuando nos quemamos la mano con la tetera no emprendemos a golpes con la tetera, ni la insultamos. Nos compramos una manopla, o una tetera nueva que no queme.
A lo que voy. El sujeto no entiende razones ni reproches, el hizo de sí mismo un criminal frente a la miseria que le tocó vivir. Vos podes enojarte, como podés patear una puerta y eso no va a solucionar nada. Lo que tenés que hacer es subsanar la miseria de la desigualdad para que menos personas tomen el camino de la criminalidad. Porque la violencia prospera frente a la desigualdad. Te doy dos datos: Latinoamérica es la region mas desigual del planeta y la mas violenta. Es la mas violenta y agresiva con sus niños tambien. Aunque tal vez no sea la mas pobre. El contraste es lo que violenta.
TE vuelvo a repetir a lo mejor el delincuente no tiene "derecho a violentarse" pero eso no cambia que te va a venir a asaltar.
Conclusion, resolvamosla desigualdad. Y bajemos la violencia con la que respondemos la accion criminal. Que es la unica manera de bajarse de ese circulo vicioso. Esto te lo digo respaldado por evidencia. No porque seme ocurrio a mi.
De todos modos la violencia y la furia y el resentimento de los marginados y que se criminalizaron por esa marginacion es real. Yo no creo que la frenás com las medidas light que propone el abolicio-restaurativismo. Aunque ellos digan que si. Bhu'e. (eso es otro debate)

Lo que sí, haya hecho loq ue hya hecho una persona no deja de ser un ser humano y su humanidad esta fuera de discusión, com lo está la esclavitud la tortura etc.

saludos

Anónimo dijo...

anomino 1.34:
En tu respuesta estas comparando al delincuente con una tetera caliente, es justo lo que yo digo, le quitamos toda responsabilidad moral y lo tratamos como un animalito.
También entiendo que sin desigualdad las cosas son diferentes, de todos modos, la desigualdad no se resuelve de un dia para el otro y mientras tanto algo hay que hacer.
saludos,
Carlos

Anónimo dijo...

No Carlos, no igualo a una persona con una tetera. Ni con un animal. Ni le quito ninguna responsabilidad a su accion criminal. Lo que quiero poner de relieve es la futilidad de descargar tu furia contra el delincuente. Sólo servirá para liberar tu frustración y rabia, pero no solucionará el problema, peor aún, lo agravará.
Cuando vos decis "lo tratamos como un animalito" te estas cargando toda la experiencia que hicimos en derechos humanos y retrocedés a un estado primitivo de la condicion humana.
Entonces, si vos crees que un sistema que funciona mal se soluciona a martillazos estamos en problemas. (estamos en problemas si vos te hacés cargo del problema).
La cuestión moral dejémossela a la iglesia a nuestras conciencias etc. A mi no me compete la moralidad de una persona, ni al estado, sólo que funcione en esta sociedad que vivimos y eso te incluye a vos. Eso significa no reducir la humanidad de los otros a la animalidad. te repito eso te incluye a vos.
Entonces, lo que digo siempre aqui es que para proteccion de la sociedad debe(ría) incapacitarse a la persona con un medio idoneo como la cárcel (si alguien trae otro bienvenido) en condiciones dignas humanitarias que permitan que esa persona reconsidere, reflexione que asi no le va bien. Ayudarlo en ese proceso de diversas formas, con métodos racionales.

Mientras resolvemos la desigualdad eso sí, porque si no vas a tener que hacer un país carcel para que los ricos vivan bien cómodos en sus cantris.

saludos
m.c.

Anónimo dijo...

No Carlos, no igualo a una persona con una tetera. Ni con un animal. Ni le quito ninguna responsabilidad a su accion criminal. Lo que quiero poner de relieve es la futilidad de descargar tu furia contra el delincuente. Sólo servirá para liberar tu frustración y rabia, pero no solucionará el problema, peor aún, lo agravará.
Cuando vos decis "lo tratamos como un animalito" te estas cargando toda la experiencia que hicimos en derechos humanos y retrocedés a un estado primitivo de la condicion humana.
Entonces, si vos crees que un sistema que funciona mal se soluciona a martillazos estamos en problemas. (estamos en problemas si vos te hacés cargo del problema).
La cuestión moral dejémossela a la iglesia a nuestras conciencias etc. A mi no me compete la moralidad de una persona, ni al estado, sólo que funcione en esta sociedad que vivimos y eso te incluye a vos. Eso significa no reducir la humanidad de los otros a la animalidad. te repito eso te incluye a vos.
Entonces, lo que digo siempre aqui es que para proteccion de la sociedad debe(ría) incapacitarse a la persona con un medio idoneo como la cárcel (si alguien trae otro bienvenido) en condiciones dignas humanitarias que permitan que esa persona reconsidere, reflexione que asi no le va bien. Ayudarlo en ese proceso de diversas formas, con métodos racionales.

Mientras resolvemos la desigualdad eso sí, porque si no vas a tener que hacer un país carcel para que los ricos vivan bien cómodos en sus cantris.

saludos
m.c.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Yo creo que un avance INMENSO sería que nuestras cárceles no fueran inhumanas. Si en lugar de torturarlos y violarlos se los trata de capacitar o se ponen todos los esfuerzos en que no salgan peor de lo que entraron, ya daríamos un paso enorme. Lo que se da en Noruega, por ejemplo. El otro debate: garantismo y abolicionismo, que se siga dando, claro. Pero la no tortura ya sería muchísimo (lo que muestra lo lejísimos que estamos).

Anónimo dijo...

Comenzar un análisis argumental refiriéndose a una tragedia personal es un acto de mala fe que empaña el resto de la argumentación.
1. El pedido de perdón y la noción de arrepentimiento también implican un uso emotivo del lenguaje, en este caso en la misma instancia penal
2. Desde que el enfoque de DCA es los derechos de las víctimas, tanto garantismo como abolicionismo como justicia restaurativa son lo mismo, pues las tres niegan esos elementales derechos
3. La sociedad civil, y eso se vio con claridad en los comentarios de La Nación, rechaza la justicia restaurativa. Imponerla contra los deseos de la sociedad es elitismo penal.
4. DCA no ridiculiza a Hulsman: cita sus palabras textuales.
5. lea la nota de DCA: menciona haber recibido una invitacion del director del servicio penitenciario a participar en un programa del servicio penitenciario, y esta invitacion fue enviada a una victima de un delito grave y no a quien tenia un problema contravencional menor. Entonces, ¿a quien ira dirigida la justicia restaurativa?
8. Decir "falso" no invalida un argumento.
9. Las disquisiciones sobre derecho y moral, a mi juicio, aluden al derecho penal de acto y no de autor. Por favor, Roberto, explicanos por qué son incomprensibles, falsas, equivocadas y "nada que ver". En los juzgados se sigue invocando el perdon o el arrepentimiento para rebajar la pena.

Por favor, como abogados abramos nuestra cabeza a nuevas formas de ver la justicia. Porque la que venimos sosteniendo, en vista a lo que es hoy nuestra justicia, obviamente no funciona

rg dijo...

1. nada que ver
2 claro, entonces es un triple error, hay que estudiar un poco y se corrije
3 no se cual es la relacion entre sociedad civil y comentarios de la nacion. lo primero no puede derivarse de lo segundo, eso es seguro
4 lo ridiculiza porque pretende que esas palabras textuales digan lo que el no dice
5 depende que concpecion suscribas
6 falso
7 hay que estudiar filosofia del derecho, no leer blogs para buscar la respuesta

Anónimo dijo...

Roberto: Nada que ver con anónimo 9.47, pero el punto 1 es desagradable, porque ponés a Diana en el lugar de una persona atravesada por una emotividad que le nubla el juicio, me parece un argumento patético de tu parte (en el sentido argumentativo del término). Es una académica como muchos de los que pasamos por acá, que se puso a reflexionar sobre un tema particular a partir de una tragedia personal, que refutes sus argumentos, que viertas una opinión sobre ella es una cosa, pero convocar ese hecho antes de argumentar contra su escrito me parece un error que destruye todo lo que puedas decir después porque "da una sensación de mala fe" que vos no tenés seguramente.

rg dijo...

la verdad es que pienso lo opuesto. no se trata de descalificarla por eso, sino de entender que esa situación (que no es una mera "emoción", sino un hecho que te quiebra para toda la vida) hace que la discusión deba estar en otro plano, en donde hay cosas que seguramente uno no puede entender. entonces, es también decir: voy a hacer una discusión académica, pero entendiendo que está presente este elemento, que lo cambia todo

julieta eme dijo...

esta charla ted realmente está muy buena:

https://www.ted.com/talks/alice_goffman_college_or_prison_two_destinies_one_blatant_injustice

José Deym dijo...

Retaliación e Impunidad

En su última nota, la Dra. Diana Cohen Agrest elogia más o menos explícitamente la retaliación. Esto va en contra del ideal cristiano del perdón y de la justicia restaurativa, a la cual califica de ideal utópico. Ciertamente, el abolicionismo penal y, aunque lo niegue, también la justicia restaurativa, al no pronunciarse claramente sobre las penas alternativas o alternativas a la pena, puede caer en el riesgo de la impunidad de los ofensores, lo cual llevaría a la sociedad al caos y a la ley de la selva.
La autora de la nota ha leído y en notas anteriores ha criticado a autores abolicionistas como Louk Hulsman y Nils Christie, pero deja de lado lo que está en medio de estos extremos – en realidad como una síntesis superadora de la tesis retaliación y de la antítesis impunidad –, que es la idea de sanción repersonalizadora de Antonio Beristain.
Mediante ella se procura enfatizar y priorizar la reparación concreta o, al menos, simbólica de las víctimas y proteger más eficientemente a la sociedad mediante la aplicación de sanciones suficientemente severas pero no estigmatizantes, que procuren un incentivo más realista para el cambio de actitud de los delincuentes.

Dr. José Deym
jdeym@fibertel.com.ar