29 may. 2017

Venezuela: Democracia y derechos humanos

LLAMADO INTERNACIONAL URGENTE A DETENER LA ESCALADA DE VIOLENCIA EN VENEZUELA.
Mirar a Venezuela, más allá de la polarización
Enviar adhesiones a: comiteporlapazenvenezuela@gmail.com

Por la presente, como académicos, intelectuales y activistas sociales queremos manifestar nuestra profunda preocupación frente a la incontrolada situación de violencia política y social que atraviesa Venezuela, la cual se ha traducido ya en más de cincuenta muertos, centenares de heridos y detenidos, puestos a disposición de tribunales militares.
No dudamos de que la situación de violencia en la que está sumida Venezuela tiene  orígenes complejos y compartidos, en el marco de una polarización política cada vez más virulenta y de un escenario de desintegración del tejido social. Así, el conflicto venezolano tiene diferentes rostros.
Por un lado, existe un gobierno cada vez más deslegitimado, con marcados rasgos autoritarios. Esta dinámica arrancó con el desconocimiento por parte del ejecutivo de otras ramas del poder (la Asamblea Legislativa) donde la oposición hoy cuenta con la mayoría, luego del triunfo en las elecciones de diciembre de 2015. Esta se fue potenciando exponencialmente con el posterior bloqueo y postergación del referéndum revocatorio -una herramienta democratizadora introducida por la propia constitución chavista-, la postergación de las elecciones a gobernador el pasado año, hasta llegar el fallido autogolpe del ejecutivo. A esto se ha sumado la reciente convocatoria a una Asamblea Constituyente en forma claramente inconstitucional, que está lejos de resolver la crisis; antes bien la alimenta y recrudece, en la medida en que trasluce el intento de consolidar un régimen totalitario, en el marco de una enorme crisis social y económica (carencia de alimentos, medicamentos, entre otros).
Dicho esto, no creemos, como afirman ciertos sectores de la izquierda latinoamericana, que hoy se trate de salir a defender a “un gobierno popular anti-imperialista”. Este apoyo incondicional de ciertos activistas e intelectuales no sólo revela una ceguera ideológica sino que es perjudicial, pues contribuye lamentablemente a la consolidación  de un régimen autoritario. La identificación del cambio, aún de la crítica al capitalismo, no puede provenir de la mano de proyectos antidemocráticos, los cuales pueden terminar por justificar una intervención externa, "en nombre de la democracia". Desde nuestra óptica, la defensa en contra de toda injerencia extranjera debe basarse en más democracia, no en más autoritarismo.
Por otro lado, como intelectuales de izquierda, tampoco desconocemos la realidad geopolítica regional y global. Queda claro que existen sectores extremistas de la oposición (la cual es muy amplia y heterogénea), que también buscan una salida violenta. Para éstos se trata de exterminar, de una vez por todas, el imaginario popular asociado a ideas tan peligrosas como la organización popular, la democracia participativa, la transformación profunda de la sociedad en favor del mundo subalterno. Estos grupos más extremos de la derecha han contado, por lo menos desde el golpe de Estado del año 2002, con apoyo político y financiero del Departamento de Estado norteamericano.
Como ciudadanos de América Latina y otros países, sostenemos un compromiso doble. Por un lado, un compromiso con la democracia, esto es, con una democracia participativa, lo cual implica elecciones periódicas, ciudadanos en las calles y ampliación de arenas públicas para la toma colectiva y comunitaria de las decisiones; así como con una democracia igualitaria, lo cual conlleva la ampliación de la frontera de derechos, en pos de una sociedad más justa. Por otro lado, tenemos un compromiso con los derechos humanos, el cual coloca la base mínima e innegociable del respeto mutuo, que impide la tortura, la muerte del oponente, la resolución de nuestros conflictos a través de la violencia.
En esa línea, creemos que el principal responsable de la situación en Venezuela –en tanto garante de los derechos fundamentales- es el Estado, en manos de las actuales autoridades gubernamentales. Pero, como ya hemos dicho, es fundamental colocarse por encima de esta polarización, y buscar las vías de otro diálogo político y social, que dé lugar a aquellos sectores que hoy quieren salir de dicho empate catastrófico y colocarse por encima de toda salida violenta.
En razón de ello, nos manifestamos solidarios con el reciente llamamiento a un dialogo democrático  y plural, que incluya las diferentes voces, no exclusivamente aquellos sectores polarizados del campo del gobierno y la oposición, que ha sido realizado por sectores autoconvocados de Venezuela, entre ellos, dirigentes políticos, académicos, activistas sociales y organizaciones sociales y políticas de alcance nacional, ex ministros de Chávez y ex dirigentes de sectores de la oposición, activistas de derechos humanos, comunitarios, sindicales y políticos (ver https://www.aporrea.org/actualidad/n308976.html.)
Convocamos a la urgente conformación de un Comité Internacional por la paz en Venezuela, a fin de detener esta escalada de violencia institucional y callejera. Apostamos, desde la izquierda, a que otro diálogo es posible en Venezuela, más allá de la polarización y de la violencia.
Las salidas a tales crisis siempre son largas y complejas, pero requieren más democracia, nunca menos. Y este proceso solo podrá concretarse  por la vía del respecto de los derechos humanos, así como de la autodeterminación del pueblo venezolano.

Primeras firmas
América Latina

Alberto Acosta, economista, ex presidente de la Asamblea Constituyente, Ecuador.
 Maristella Svampa, socióloga y escritora, investigadora del Conicet, Argentina.
Roberto Gargarella, Abogado Constitucionalista, Investigador del Conicet, Argentina.
Carlos Altamirano, Historiador, ensayista, Profesor de la UNQUI, Argentina.
José Nun, Abogado y politólogo, Presidente Fundación de Altos Estudios Sociales, Argentina
Chico Whitaker, Brasil, co-fundador del Forum Social Mundial, Premio Nobel Alternativo de 2006
Raúl Prada, Coordidador de Pluriversidad Oikologías) miembro de Comuna, Bolivia.
Raphael Hoetmer, Holanda/Peru
Enrique Viale, Abogado Ambientalista, Argentina.
Beatriz Sarlo, Ensayista, escritora, Argentina
Carlos Walter Porto-Gonçalves – Brasil
Miguel Alonso Arconada García, Ingeniero Geólogo. Universidad de los Andes. Venezuela
Catherine Walsh, Universidad Andina, Ecuador.
Pablo Alabarces, Sociólogo, Universidad de Buenos Aires, Argentina
Horacio Machado Aráoz, Investigador del Conicet y docente de la Universidad Nacional de Catamarca, Argentina
Massimo Modonesi, Historiador, UNAM, México
Adrian Gorelik, Arquitecto, Universidad Nacional de Quilmes, Argentina
 Roland Denis, filosofo, activista, Venezuela
Luis Adrián Galindo Castro, antropólogo y doctor en ciencias sociales, Venezuela
Alex Ricardo Caldera Ortega, Director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades, Campus León de la Universidad de Guanajuato, Mexico
 Rafael Rojas, Centro de Investigación y Docencia Económicas, CIDE, México
María Eugenia Borsani, Universidad Nacional del Comahue, Directora del  CEAPEDI, Argentina.
Daniel Chávez, Antropólogo (Uruguay), Instituto Transnacional (Amsterdam)
Elizabeth Peredo Beltran -  Psicóloga social, investigadora y activista,  Bolivia
Horacio Tarcus, historiador,CeDInCI / UNSAM / CONICET, Argentina.
Javier Antonio Vivas Santana, Ontólogo - Profesor universitario . Analista Político, Venezuela
Patricia Zangaro, Dramaturga, Argentina
Ruben Lo Vuolo, Economista, CIEPP, Argentina
Zulma Palermo, docente universitaria, Argentina
Paulino Nunez, Brasil
Alejandro Bendaña, historiador y politólogo, Nicaragua
Armando Chaguaceda (profesor-investigador, universidad de Guanajuato, México)
Lea Guido L  socióloga, exministra de salud de Nicaragua,
José Miguel Onaindia, abogado, gestor cultural, Uruguay-Argentina
Julio Aguirre, Politólogo, Universidad Nacional de Cuyo, Argentina
Patricia Pintos, Geógrafa, Universidad Nacional de La Plata, Argentina
Osvaldo Acervo, Politólogo, Argentina.
Marcelo Plana, Ingeniero, Argentina
Carlos Penelas, escritor (Argentina)
Alexis Mercado Suárez, Profesor Centro de Estudios del Desarrollo. Universidad Central de Venezuela
Pablo Ospina Peralta, Universidad Andina, Ecuador
Miriam Lang, Universidad Andina Simón Bolívar,  Quito, Ecuador
Carlos Zorrilla, activista, Intag, Ecuador
Fernando Vega Cuesta. Asambleísta constituyente en Montecristo, Ecuador
Juan Cuvi, Ex Dirigente de Alfaro Vive Carajo, Ecuador
Darío Lagos, Psiquiatra, Eatip, Argentina
Ana Sarchioni, Politologa, Argentina.
Jorge Jabkowsky, Médico, Colectivo Andrés Carrasco, Argentina
Vera Carnovale (CeDInCI/UNSAM-CONICET), Argentina
María Suárez Luque, Escuela de Educación, Universidad Central de Venezuela
Danilo Quijano, ensayista, Peru
 Otávio Velho, antropólogo, Brasil
Beatriz García, Docente, Venezuela
Erika Arteaga Cruz, salubrista, activista por el derecho a la salud, doctorando Universidad Andina Simón Bolïvar- sede Ecuador.
Carolina Ortíz Fernandez, UNMSM, Lima, Perú.
Jurgen Schuldt, Profesor Emérito, Universidad del Pacífico, Lima, Perù
Hugo Noboa Cruz, médico y activista de DDHH, Ecuador
Virginia Vargas Valente- Sociologa, feminista, Centro Flora Tristan, Programa Democracia y Trasnformacion Global, Peru
Tatiana Roa Avendaño, Censat-Agua Viva, Colombia
Enrique Leff, Instituto de Investigaciones Sociales, Universidad nacional autónoma de México
Hugo Enrique Mendez Urdaneta, comunicador social, Venezuela
David Roca Basadre, Periodista ambiental, Perú
Raquel Gutiérrez Aguilar, Profesora-investigadora del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades Universidad Autónoma de Puebla, México
Johanna Cilano (Universidad Iberoamericana, Mexico)
Dario Manuel Gómez Suarez profesor de historia, docente de la uptaeb ,
Aldo Valarezo Sánchez, abogado, comunicador social y escritor ecuatoriano.
Emilio Ochoa Moreno, Profesor universitario, Guayaquil, Ecuador.
Rogério Haesbaert - geógrafo, Universidade Federal Fluminense, Brasil
Diego Saavedra Celestino, Lima, Perú
 Alberto Chirif, Antropólogo. Iquitos-Perú
Maria Pilar Garcia-Guadilla, Feminista, pacifista  y activista ambiental, Venezuela
Pablo Quintero (Venezolano, profesor e investigador,  Universidade Federal da Integração Latinoamericana, Brasil)
Roberto Espinoza LLanos, Red Descolonialidad del Poder y Saber, Sociólogo, Perú
Mirta Alejandra Antonelli, Docente Investigadora, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Nacional de Córdoba, Argentina
Luis Daniel Vazquez Valencia, Flacso, México
Pablo Paño Yáñez. Antropólogo, PhD. Docente e investigador de la Universidad de Cuenca. Ecuador.
Jean Meyer Division de Historia Centro de Investigacion y Docencia Economica (Mexico)
Marcelo Colussi, psicólogo, Guatemala
Juan Luis Sosa. Abogado UCV, Doctorado en curso, activista social y político, Venezuela
Alejandro Almaraz, abogado, docente de la Universidad Mayor de San Simón, Bolivia.
Fernando García, Antropólogo, Profesor investigador flacso Ecuador
Francisco Muñoz Jaramillo, Universidad Andina, Quito, Ecuador,
Boris Marañón, Universidad Nacional Autónoma de México
Diana Dowek, artista, Argentina
Catalina Perez Toro, Ciencias Politicas, Universidad Nacional de Colombia, Colombia

Europa y Estados Unidos

Boaventura de Sousa Santos, Centros de Estudios Sociales, Coimbra, Portugal
Pierre Salama, professeur émérite université de Paris, latinoamericanista, Francia.
Gilles Bataillon, Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Francia
François Dubet, Sociologo, Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Francia.
Bernard Duterme, Director del CETRI - Centro tricontinental, Bélgica
Maxime Combes, economista y miembro de Attac Francia
Walter Mignolo, Duke University, Estados Unidos
Ulrich Brand, Profesor de Política Internacional, Universidad de Viena, Austria
Julie Skurski, Profesora de Antropología, CUNY Centro Graduado, Nueva York, EUA Jörg Flecker, University of Vienna, Austria
Rainer Bartel, Associate Professor, Department of Economics, Johannes Kepler, Universit Linz, Austria
Samuel Farber, Profesor Emérito de Ciencias Políticas, Brooklyn College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), Estados Unidos
Aram Ziai, Heisenberg-Professorship Development and Postcolonial Studies
Faculty of Social Sciences, University of Kassel, Alemania
Peter Herrmann, Corvinus University, Institute of World Economy
Budapest, Hungría
José Arconada Rodríguez, Intérprete Bruselas, Bélgica
Peter Fleissner, Univ.Prof.i.R.Dr.techn.Dipl.Ing, Vienna University of Technology, Austria
Isidor Wallimann, Ph.D.Visiting Research Professor, Maxwell School, Syracuse University, Syracuse, Estados Unidos
Alban Knecht, Universität Linz, Austria
Christian Haddad, Austrian Institute for International Affairs, Vienna, Austria
Paula Vasquez Lezama, CNRS, Francia
Christoph Scherrer, Department of Social Sciences, Universität Kassel, Alemania
 Pepe Mejía, periodista y activista social. Madrid-Spain
Isabella Radhuber, politóloga, Universidad Autónoma de Barcelona
Anxo barreiro ingeniero civil, Galicia. España
Hans_Ulrich Bünger, científico social, Alemania
Thomas Sauer, Professor für Volkswirtschaftslehre / of Economics
Ernst Abbe Hochschule / University of Applied Sciences, jena, Alemania
H.Peter Degischer, em.Univ.Prof.Transformat, Viena, Austria
Joachim Hirsch, University of Frankfurt, Germany
Nick Hildyard, The Corner House, Reino Unido
Larry Lohmann, The Corner House, Reino Unido
Sarah Sexton, The Corner House, Reino Unido
Peter Koelle Dahle, Guayaquil, Ecuador
Yanina Welp, Center for Democracy Studies, Universidad de Zur
David Schieferdecker, Research Fellow at the University of Mannheim in
Germany.
Adi Golbach, Berlin, Alemania



12 comentarios:

Anónimo dijo...

Gargarella y Stefanoni con la Meijide en la radio hablando sobre Venezuela: https://www.youtube.com/watch?v=7Baq6InWvzA

Eduardo Reviriego dijo...

Bueno el análisis y adhiero.
Ahora ¿cómo dialogar con el madurismo cuando uno de sus principales voceros intelectuales, Atilio Borón le recomienda al presidente: "la única actitud sensata y racional que le resta al gobierno del presidente Nicolás Maduro es proceder a la enérgica defensa del orden institucional vigente y movilizar sin dilaciones al conjunto de sus fuerzas armadas para aplastar la contrarrevolución y restaurar la normalidad de la vida social".

Anónimo dijo...

Bienvenido a la agenda nacional:
http://www.laizquierdadiario.com/Cambiemos-desocupacion-precarizacion-y-perdida-salarial

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

"¿Qué deberían haber hecho, según estos intelectuales, Fidel Castro y los revolucionarios cubanos ante la invasión de Playa Girón? ¿Sentarse a parlamentar con diplomáticos inexistentes mientras las bombas atronaban en Bahía de Cochinos? ¿Enfrentar con papeletas electorales los fusiles de los mercenarios? ¿Peticionar cautamente ante la OEA?" Sarlo, Svampa, y los demás que, amparados ostentosamente tras el pin de "intelectual", cultivan la tendencia a emitir "por izquierda" cuestionamientos "imparciales" a procesos políticos como el de Venezuela (a la vez que omiten siempre, tal vez por casualidad, cualquier pronuciamiento colectivo, "imparcial" o no, sobre procesos o acontecimientos políticos que van en sentido contrario), ¿son capaces de "distinguir la violencia fundante y la mera violencia reactiva de las clases y los gobiernos populares, y de entender, como Antonio Gramsci, que no hay resolución pacífica o democrática (en el sentido estrictamente liberal del término) a la lucha de clases"?. ¿No tomaron nota, al cabo de tantas y tan serias lecturas, y de tanto conocimiento de los hechos históricos, de que "tarde o temprano las clases dominantes, en su impotencia electoral, acudirán a golpes blandos comandados por las corporaciones judiciales o mediáticas, y cuando también estos se muestren inútiles, harán sonar nuevamente la hora de la espada"? ¿Qué hay detrás (o adentro) de la pretendida mirada “más allá de la polarización”? ¿Se puede siquiera soñar seriamente con encontrar una realidad límpida tras las nieblas de una lucha política sin cuartel? Ya que leyeron tanto a Gramsci, al menos algunos de ellos, ¿se enteraron de que “tomar partido” no significa "apoyar enceguecidamente a un proceso político o a su conducción eventual, sino de elegir el campo desde el que se enuncian las críticas y desde el que se cumplen las tareas específicas de la praxis intelectual"? No sé si puedo compartir con el autor de esta nota su concepción de "el intelectual orgánico", pero su cuestionamiento del rótulo "de izquierda" con que se adornan los firmantes del "Llamado internacional urgente a detener la escalada de violencia en Venezuela. Mirar a Venezuela, más allá de la polarización" me parece irrefutable. ¿Qué tiene de "izquierda" esa fetichización de la democracia en sus formatos liberales? Y conste que no se están deplorando acá los formatos liberales sino su fetichización, porque "¿desde qué otra concepción de la democracia es posible juzgar como antidemocrático a un proceso que combate a una Asamblea Legislativa en desacato por juramentar a diputados elegidos de manera fraudulenta y que, sin embargo, la sostiene plenamente en funciones? ¿Desde dónde se intuye una deriva antidemocrática en un proceso que aún moviliza activamente a cientos de miles de personas y que sostiene y amplía elementos democráticos cualitativos como las Comunas y los Consejos Comunales? ¿Dónde están los elementos autoritarios de un gobierno que responde a la agresión institucional y a la violencia callejera con la más protagónica de las respuestas, es decir, con una convocatoria re-constituyente que relance hacia adelante la radicalidad de un proceso largamente estancado por el asedio externo y los errores internos?". (Lautaro Rivara)

rg dijo...

maduro seria el fidel castro de hoy? me resulta inaceptable que, después de todo lo que nos pasó con la dictadura, algunos acepten que se pueden cuestionar las bases elementales de la democracia y los derechos humanos, que se puede criminalizar la protesta, impedir las elecciones, usar balas contra los críticos, reprimir a niños y jóvenes de cualquier tendencia. pido al que sostenga esas posiciones fascistas que se retire de acá, no estoy para apoyar criminales

Rodrigo dijo...

A vos te resultan más indignantes las "agresiones criminales" que ocurren en los gobiernos "populistas" (the horror) de Venezuela, Ecuador y del Brasil de Lula y CFK. Tenés una indignación selectiva. El republicanismo es una tradición interesante, pero el concepto de "republicanismo" también es usado por Donald Trump (Partido Republicano). Vos sos la izquierderecha.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Desde Guantánamo hasta las bombas que han tirado sobre Afganistán e Irak, hay muchas "bases elemementales" de la democracia que viene violando Estados Unidos. Usan balas, reprimen niños y jóvenes, encarcelan gente sin ningún juicio previo según les conviene a sus intereses, etc. Yo siempre veo a Roberto Gargarella y Plataforma bla bla bla con la tendencia a "oponerse por izquierda" a los Evo Morales, Chávez, Maduro, CFK, Correa, pero de las masacres de palestinos en Franja de Gaza o las tropelías perpetradas por Estados Unidos o el macrismo dicen poco y nada. Yo no creo que Maduro sea un santo (muy lejos de eso). Solamente digo que tu indignación suele tener un sesgo ENORME. No sos Edward Said criticando la política de israelíes y palestinos, sos más bien funcional a los Macri de turno. Una y otra vez más o menos la misma agenda del Grupo Clarín con distintos matices.

rg dijo...

la crìtica serìa porque somos pro-trump. estàs delirando, mientras defendès -si, el horror, las muertes a inocentes, el fusilamiento de mujeres, la criminalizaciòn de la protesta, la proscripciòn de opositores, el cierre de elecciones, las fuerzas policiales y para policiales contra los crìticos. inaceptable.
contra el macrismo: creo que no hubo documento de plataforma, hasta hoy, que no fuera durìsimo contra el macrismo, por la polìtica de derechos humanos, por la polìtica judicial, por los negocios inmobiliarios en la ciudad, por la polìtica econòmica, por la polìtica ambiental. si no los leès, es tu tema. seguì defendiendo las masacres, sì, el horror, pero no lo hagas màs por acà

Rodrigo dijo...

No defiendo nada, entre otras cosas porque no conozco a fondo la política de Venezuela y no soy todólogo. Sólo me causa un poco de gracia tu indignacionismo sesgado. No le doy mucha bola a Plataforma. Te chicaneo para ver cómo argumentás. Yo creo que las agresiones a la República de los indignados "republicanos" argentinos suelen enmascarar el deseo de quitar a los "populistas" del poder. No es totalmente cierto lo que digo y lo digo así, sin matices (si me esforzara podría teorizar y agregar matices), pero pintando con brocha gorda es el dibujo que me hago en mi cabeza.

rg dijo...

ta bien, estudià entonces la cuestiòn, fijate la cantidad de muertos, los parapoliciales, la militarizaciòn, la represiòn de la protesta, la suspensiòn de las elecciones democràticas, y seguro terminas coincidiendo con boaventura, maristella, lander y tantos incuestionables trabajando en el tema hace años

Anónimo dijo...

Repercusiones:

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=227212&titular=impulsan-%22llamado-internacional-urgente-a-detener-la-escalada-de-violencia-en-venezuela%22-
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=227542

https://www.aporrea.org/actualidad/n309584.html

https://www.aporrea.org/actualidad/n309525.html

Saludos,
Diego.

Ged dijo...

Rodrigo... Maduro es Fidel Castro y las amplias movilizaciones populares internas en Venezuela son Bahía de Cochinos y Playa Girón. Creo que no resiste mucho ni siquiera tu justificación de brocha gruesa lo tuyo.