23 sep. 2010

Tomar Partido

Con entrevista a De Gennaro, y notas de los amigos y colegas Lucas Arrimada, Martín Hourest, Rafa Gentilli, Juani Mareque, salió Tomar Partido.
La revista puede leerse acá. Suerte!

4 comentarios:

David Grasún dijo...

Recién vengo del Centro de Jubilados (la llevé a votar a mi vieja) y Yo al local de CTA. La sensación -sólo sensación- es que De Gennaro está ganando con bastante comodidad. Y todo esto muy a pesar mío obviamente. Suerte Gargarella, espero que se involucre más directamente en la política y no sólo desde el ámbito académico-intelectual.
Usted tiene una deuda pendiente que es configurar la democracia deliberativa bajo el prisma de la realidad nacional, abandonando la óptica de autores extranjeros.

rg dijo...

david. vos me conoces? sabes donde milito, donde milite? por que no te informas un poco andes de decir tonteras? es tremendo el nivel de prejuicio que tenes. y sobre el trabajo intelectual aplicado, preguntale a la cantidad de gente que fue desprocesada por jueces que citaron mis trabajos, y no otros. y con la victoria o derrota no pasa nada. yo perdi todas las elecciones en que vote, y si gano o pierdo una mas no se me mueve un pelo

Anónimo dijo...

Toda la razón Roberto; al igual que se lo dije el sábado en la facultad de económicas,ese enorme compromiso intelectual el "tomar partido", nosotros lo hemos plasmado en presentaciones judiciales y administrativas (que muchas veces han servido para legitimar nuestra participación en determinados conflictos y otras veces logrado paralizar medidas coactivas)... el derecho a la protesta, el derecho a resistir el derecho, sobre grupos desaventajados, y así podría seguir. No solo desprocesamientos cuente en su haber también absoluciones (http://www.vistadecausa.com.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=442&Itemid=86)

Un abrazo grande desde Chaco.
Cristian.

Daniela Arripe dijo...

¿volvemos a leer a Gramsci? ¿repasamos a los clásicos? creo que vendría bien, al menos, se tendría un piso desde el cual discutir y encuendrar a una persona. aunque coincido, para encasillar hay que conocer, de lo contario caemos en errores que no vienen nada bien para los espacios políticos-académicos-intelectulaes. es un concepto, que no encuadra en las denominaciones clásicas de intelectuales a las que se refiere el autor, pero cual poeta vigorozo, se me ocurrió denominar no a una persona sino a los últimos post que se han realizado en este blog. aunque el autor hace referencia a las personas, me tomo el atrevimiento, de realizar este juego práctico, solo con la intención de volver a los clásicos. nunca aburren y siempre tienen una categoria a la cual podemos encontrarle un fundamento en la sociedad actual