30 mar. 2008

La calidad de las personas que las instituciones producen





Jonathan Wolff, extraordinario filósofo político, vinculado con el anarquismo y el igualitarismo filosóficos, y uno de los mejores analistas contemporáneos del pensamiento dentro de su disciplina, termina así su libro "Filosofía Política, Una Introducción":

"Una alternativa a pensar que la filosofía política debería derivar un sistema de reglas y principios de justicia es suponer que debería tratar de establecer las condiciones bajo las cuales podrán florecer personas con un determinado carácter. Es decir, según esta concepción, la tarea de la filosofía política consiste en encontrar el modo de fomentar que las personas se conviertan en buenos ciudadanos; intentar crear un mundo poblado de personas que se preocupen las unas por las otras y no se ciñan únicamente a sus propios intereses, insensibles a las reclamaciones de los demás...Rousseau estaba interesado en diseñar una sociedad en la que se fomentara el desarrollo de las virtudes morales y políticas (pero también) Mill...mide en parte la calidad de nuestras instituciones sociales en términos de la calidad de las personas que éstas tienden a producir."

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sin duda, excelente libro; claro y bien explícito.