7 abr. 2008

Un poco más sobre las escuelas y la (des)integración



Salió publicado en El País de España un informe sobre la integración de los inmigrantes en las escuelas, que en parte ratifica lo que habíamos dicho por aquí, y en parte exige precisiones y ajustes sobre lo dicho. El informe apareció en la Revista de Educación bajo el título "¿Fronteras en las aulas? Contacto transcultural y endogamia en las interacciones del alumnado." Como cualquier informe de este tipo, conviene tomarlo con pinzas aunque, en principio, me parece que está bien orientado.

Coincidimos en el diagnóstico. Se nos dice que:

"(Hay) una clara separación por orígenes nacionales, tanto en el instituto como en la calle". Y además que "el hecho de que las distintas etnias se relacionen socialmente por separado en la escuela supone 'un indicio y un pronóstico de que lo harán fuera'" (tanto como supone) "el riesgo de llegar a una "población fragmentada según nacionalidades".

Frente a ello, se nos sugiere lo siguiente (y con esto también coincidimos)

"la escuela pasa por ser una fábrica de integración para los descendientes de familias inmigrantes". Y que es en los colegios, según los expertos, donde se planta el germen de las relaciones sociales en el futuro."


Ahora bien, primer punto importante que se nos señala, que necesitaría pensar mejor:

"Sentar juntos a un español, a un polaco y a un marroquí no es suficiente, no basta con crear el ambiente. Hay que desarrollar iniciativas que animen a conocer al otro y rompan la tendencia natural a mantener relaciones más estrechas con gente parecida a uno mismo", opina Carmen González Enríquez, profesora de ciencias políticas de la UNED y especialista en inmigración: "Hasta ahora la escuela no se había preocupado por las relaciones sociales de sus alumnos". Pero quizás debiera empezar a hacerlo si la cuestión étnica puede suponer en un futuro que "esos grupos formen sociedades diferenciadas, lo que sería un freno a la integración social".

Y también, a tomar en cuenta: cuál es el número crítico?

"Dice Fernández Enguita que la correlación entre mayor porcentaje de inmigrantes y endogamia refuerza la idea de que 1) "Deben evitarse los guetos" y emprender un reajuste más equilibrado del alumnos extranjeros y autóctonos en los centros de la red pública, y 2) "Los guetos pueden ser buscados por las propias minorías para lograr inmediatamente mejores relaciones, aunque eso dificulta la integración con el global de la sociedad".

Bueno, para seguir el debate

6 comentarios:

giane dijo...

Para mí, si la escuela pasa a ser, efectivamente, una de las “experiencias comunes”, o mejor dicho, si es LA primera de las experiencias comunes en la vida, eso ya es una base. Ahora, leí el artículo que citás, y una de las hipótesis es que la coexistencia de diferentes grupos étnicos en el aula “no hace más que cubrir con una ilusión de contacto lo que en realidad sigue siendo una dinámica de exclusión”, de modo que sentar al español, al polaco y al marroquí juntos no alcanza . Será que por el lado de las diferencias lingüísticas y culturales está el problema, o que algunas de esas conclusiones son trasladables a casos de mezcla de grupos socioeconómicamente desiguales y entonces la cosa está más difícil de lo que pensábamos. No sé, no sé
salute

rg dijo...

ta, creo que es como vos decis /como dice el articulo/ "no alcanza." pero ahi se sugiere, y yo lo suscribo, que es una condicion necesaria para la integracion, aunque este lejos de ser condicion suficiente

Martín dijo...

Tema difícil, el de la integración...
En general tiene que ver con un gran problema que es el de la propia globalización, la libre circulación de capitales (cuya injusta contrapartida es la restriccion a la circulación de las personas) y la continuación de políticas que a riesgo de parecer ortodoxo sigo llamando imperialistas generan una desigualdad entre regiones que hace ya no atractiva sino inevitable la migración de paises donde los explotados indocumentados y marginados viven mejor que como miembros promedio de la sociedad.
Por supouesto esto genera rispideces con la poblacion nativa no por miedo o racismo, sino porque hay situaciones sociales netamente diferentes. Y lamentalemente lo que la sociedad no junta en general es pobres y ricos en los mismos ambitos. Por ello, soy pesimista en cuanto al resultado de cualquier solucion que no implique replantear los terminos de la globalizacion.
por supuesto, cualquier aporte integrador es bienvenido, por mas que sus efectos restringidos, pero creo que no es un problema etnico sino social, y mundial.
Y si su solucion no es incompatible con el capitalismo en general, al menos si con el capitalismo actual...
Saludos...

Martín dijo...

Cuando digo como miembros promedio de la sociedad, me refiero a sus paises de origen, es la hora, disculpas

giane dijo...

tá, me había parecido que se decía que a la generación del ambiente para el contacto habría que agregarle estrategias que bloqueen la exclusión dentro de la escuela, en la medida que, al menos en el caso de diferencias étnicas, se fortalecen los guetos intra escuela. entonces, cuáles serían esas estrategias, una vez que tenemos satisfecha la condición necesaria?

rg dijo...

si, no se cuales son las mejores estrategias, pero si que no son las de no/exclusion discriminacion, sino las de integracion las que buscamos. pero una muy facil, para empezar, lo que decia kymlicka: que jueguen juntos