16 ago. 2011

La distancia a los presos


Una de las consignas más reacionarias levantadas por el Frente para la Victoria en la Capital fue la de trasladar la cárcel de Devoto a la ciudad de Mercedes. Increíblemente, la iniciativa fue presentada como bandera y estandarte del progresismo capitalino.

El punto nos refiere a un tema más amplio, recurrente en este blog: a la irracionalidad de la privación de la libertad, en general, se le suma, de modo habitual, la creciente vocación de las autoridades por separar a los presos de sus familiares y afectos. De este modo, a la irracionalidad de principios se le agrega un actuar incomprensible, paradojal: bajo la consigna de "reintegrar" a los presos a la sociedad, se los separa de la misma; se los distancia de sus seres queridos -aquellos que pueden asegurarle a los presos la contención y el cariño que necesitan-; y se los "conecta" con los individuos que el propio sistema ha seleccionado como los que muestran mayores problemas de integración social.

Lo peor es que, luego, las autoridades se muestran sorprendidas cuando, finalmente, los presos puestos en libertad no aparecen reintegrados a la sociedad (oh sorpresa, por qué sera!), o se quejan porque los liberados reinciden (pero qué habra pasado!). El Estado no debería sorprenderse ni quejarse: es él el que ha creado o contribuido a reproducir del peor modo los resultados frente a los que luego se horroriza.

Si a eso se le suman cárceles inconstitucionales, insanas y sucias; y golpes, extorsiones, y tráficos por doquier, llegamos a un cóctel escalofriante.

Hoy en La Nación (acá) se agregan algunos datos adicionales al respecto, que en todo caso sólo terminan de pintar el panorama para el ejemplo aquí bajo examen, el de Devoto:

* El 70% de los que se alojan en la cárcel de Devoto son procesados.

* El caso de la distante cárcel de Marcos Paz ayuda a pensar las consecuencias de la maniobra en juego: se registra un 60% menos de visitas de familiares y allegados a los presos, una vez que son trasladados a semejante distancia.

* Empeoran también, obviamente, las posibilidades de quienes estudian en el CUD (Centro Universitario Devoto), de continuar con sus estudios, una vez que se los aleja de los centros urbanos.

* La nota agrega, además, una carta escrita a la Presidenta por los presos de Devoto, en la que los detenidos dicen que:

"Todo el cuerpo normativo que regula las condiciones de detención establece claramente que será el Estado quien vele por el respeto de estas premisas. Si se concreta el traslado de la población carcelaria alojada en Devoto al megacomplejo penitenciario por construirse, los 120 km que lo separan de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires serán la causa principal de que los derechos enunciados sean violados por el mismo Estado que debería garantizarlos"

* Ellos agregan, además, razones de economía y practicidad procesal ya que los juzgados deben tener a los detenidos "a su disposición dentro de su radio jurisdiccional"

Razones de conveniencia para el no-traslado hay muchas, pero las que importan son las de principio, las que enunciamos más arriba. Para el caso de Devoto y para todos los demás.

foto: espejo sobre espejo sobre espejo (lisbon)

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado:

No creo que sea tan "irracional" la privacion de la libertad, sobre todo cuando el detenido puede ser considerado un peligro para la sociedad y reincidir en sus delitos. Lo irracional, desde mi punto de vista es que se deje en libertad a individuos como Schoeklender. Tambien es irracional que, como sucede en Noruega, por ejemplo, ese criminal responsable de tantas muertes este en celdas a todo confort pagado con dinero de los contribuyentes. No seria mas racional que deba trabajar el resto de su vida para resarcir economicamente a los familiares de las victimas por sus perdidas y el dolor causado.

Javier

Anónimo dijo...

Javier, en tu discurso de nota un gran contenido vindicativo, que no es propio de un estado de derecho y no es la funcion en si que debe cumplir la carcel o el estado para el caso.

Eso si, RG, me parece que 120 km es una locura, pero tal vez en las afueras de la ciudad no es tan ilogico (siempre que por ejemplo el estado ponga medios de transporte para llevar a las familias -cosa que hasta el dia de hoy no entiendo como no se hace-) porque despues de todo pensa que si hay un motin por ejemplo no solo pones en riesgo a la poblacion carcelaria sino tambien al resto de los vecinos del lugar (y ni hablar de las presiones de los medios para que como esta en medio de la ciudad se termine sea como sea pero se termine ya el motin)

Que se yo me parece que es para pensarlo

Saludos, NM

Ricardo dijo...

La vindicación no debería ser función del sistema, salvo porque el estado sustituye ahí al lógico y comprensible ánimo vindicativo de las víctimas y sus familiares.
No creo que los cambios que se pueden hacer en una prisión, esté donde esté, para bien o para mal dentro de las posibilidades argentinas, influencien mucho la tasa de la reincidencia. Para que la reincidencia baje, habría que hacer un cambio total en la psiquis del criminal, cosa que creo que solo logran los evangelistas, y no siempre.
En cuanto al traslado de los familiares de criminales y delincuentes, no me parece una prioridad para el gasto público.

Anónimo dijo...

aha, hagamos una cosa, pongamosla en un radio de 20 cuadras de tu casa, te parece?

Anónimo dijo...

Me parece injusto lo que esta pasando en la sociedad con los detenidos y más me extraña ver los comentarios de mis colegas porque habiendo estudiado el derecho constitucional como el derecho penal no comparto para nada dichas posturas. En principio actualmente las carceles son anticonstitucionales si es que nos basamos en el artículo 18 de la constitución nacional, ya que quedo en el olvido cuando la norma dice "...las carceles serán sanas y limpias, para el resguardo y no para el castigo...", eso un tema que queda totalmente pendiente para el estado. Además teniendo en cuenta que el 70% esta detenido con la prisión preventiva, pareciera que ya se los condena de antemano sin tener en cuenta el "in dubio pro reo". No se, ¿donde quedaron los principios?. Porque a los presos se los hacina, se los trata como animales pero cuando salen y vuelven a delinquir, en vez de pensar (El Estado) como son tratados dentro de los penales se ponen a analizar de que manera castiigarlos más. Es lo más triste porque se ciegan para las cosas que tienen que resolver, y en vez de encararlo prefieren seguir dejando huecos, así esto nunca va a cambiar.

Victoria.

Ricardo dijo...

Que el 70% este procesado y el 30 condenado solo denota el desastre que es la justicia penal argentina.
El "modelo" es un largo proceso, con muchos casos de procesados privados de su libertad, que una vez condenados tienen una condena relativamente corta adicional al tiempo que pasaron "adentro".
Y eso en un contexto donde el 99% de los robos con armas no son jamás aclarados.
El robo con armas (que en muchos casos termina en homicidio o lesiones graves, y que muchas veces incluye tormentos a las víctimas)no es un problema psicológico de los delincuentes, sino que es un modo de vida mucho más rentable que ser albañil o barrendero. Pocas horas de trabajo e ingresos superiores.
Solo hay que ser un poco insensible frente a las víctimas, y a veces un poco sádico.
Las posibilidades de ser atrapado solo se dan ante la repetición de hechos semana tras semana.
Todos estos temas sería interesante plantearlos en un plebiscito con las dos posturas tradicionales. Todos sabemos el resultado.

Anónimo dijo...

Ricardo,

Hablar por hablar y hacer afirmaciones sin ningun dato estadistico como haces vos lo unico que logra es aumentar la violencia social.

Me llama poderosamente la atencion tu afirmacion de "muchos casos de procesados privados de su libertad, que una vez condenados tienen una condena relativamente corta adicional al tiempo que pasaron adentro" pues en principio te estas olvidando de los que pasan un tiempo adentro y no son condenados sino absueltos.

Y en segundo lugar decis que pasan un tiempo relativamente corto adentro una vez condenados, cuando no te das cuenta que el tiempo que hubiesen pasado es el mismo, porque la condena es a tantos años, la diferencia mi estimado, es que si la condena la empiezan a cumplir cuando son efectivamente condenados te ahorras la posibilidad de tener miles de inocentes privados de su libertad por una mala administracion de justicia.

Blackstone decia que el sistema no era para que todos los culpables vayan adentro sino para asegurarse que ningun inocente lo haga.

Saludos, NM