25/8/2011

Piazzolla, Dworkin, y el Neoconstitucionalismo


Hoy abría el Congreso Nacional de Secretarios Letrados y Relatores, en donde me pidieron que hablara del neoconstitucionalismo, contando este cuentito.

Resulta que un día vienen unos muchachos, músicos ellos, y se presentan como "el nuevo tango." "Muy bien," decimos. Empiezan a tocar, tocan bien, y luego de hacer algunos temitas se sientan a charlar. Y cuentan: "Queremos cambiar al tango, renovarlo porque lo vemos envejecido, quedado, anquilosado. Por eso introducimos cambios en el ritmo, en las armonías. Y nos animamos a fusionarlo con otras músicas, con el jazz, que tanto nos gusta." "Muy bien," decimos, otra vez. "Lo que están tratando de hacer está todo muy bien. Pero...nuevo tango? Piazzolla -por mencionar a alguien- nació hace 90 años, y durante décadas, él, y todos los que siguieron después de él, vienen haciendo eso que ustedes ahora presentan como novedad."

Bueno, con el neoconstitucionalismo pasa algo muy similar. Lo que hacen los "neoconstitucionalistas" es lindo, está bien, está bien orientado, animado por buenos principios. Pero...neo constitucionalismo? Ronald Dworkin, -por mencionar a alguien- nació hace 80 años, y durante décadas, él, y todos los que siguieron después de él, vienen haciendo eso que el neoconstitucionalismo presenta como novedad.

La moraleja del cuentito, en todo caso, es doble: Lo del neoconstitucionalismo no es novedoso, en absoluto, y hay que tomar en cuenta ese dato, y lo que ello implica acerca de lo que los "neoconstitucionalistas" han hecho y -sobre todo- dejado de hacer durante décadas. Ahora bien, eso no sólo dice algo sobre los neoconstitucionalistas, y sus reclamos de novedad. Habla, también, de los que se quedaron en el tiempo, y siguen bloqueados en el pasado como si Piazzolla o Dworkin no hubieran nacido, por supuesto, con todo lo que ese desconocimiento implica.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

neoconstitucionalismo y neopositivismo, ¿forman parte de lo mismo? ¿O te parece que el neopositivismo tiene un alcance mayor?
saludos

rg dijo...

non confundirum largum vivirum

juani bertomeu dijo...

Llevo discutiendo durante años diciendo algo similar. Es como si unos cardiólogos que consideran que tienen un tratamiento nuevo se llamen a sí mismos neo-cardiólogos. Los que vengan detrás deberían llamarse post-neo-cardiólogos, y así sucesivamente, hasta que el tamaño del nombre de la profesión ya no entre en la tarjeta.

A lo que se presenta en general como neoconstitucionalismo solemos llamarle derecho o teoría constitucional.

Por supuesto, el surgimiento del término no es caprichoso. Viene a cuenta de un quiebre (o lo que se piensa como tal) de un paradigma de enseñanza / aplicación del derecho que tuvo lugar en ciertos países o ámbitos.

Pero, volviendo a mi ejemplo, cuando los cardiólogos encontraron un nuevo método para tratar los infartos no cambiaron el nombre de la profesión. Y mucho menos en los casos en que los cardiólogos del hospital A "descubrieron" un método que los del hospital B llevaban años aplicando.

Ahora me pregunto, ¿para qué usé el ejemplo de los cardiólogos si vos ya usaste el del tango? Hacía un par de años que no comentaba, creo. Vuelvo al ostracismo voluntario.

Abrazos, j.

Anónimo dijo...

Hermoso y aleccionador el cuentito. Piazzolla, que hoy es reconocido como una parte sustantiva de la tradición tanguera, fue rechazado durante mucho tiempo por sus contemporáneos. Recuerdo al respecto, por ejemplo, el conservadurismo musical de Borges, para quien EL TANGO estaba representado por las milonguitas de principios de siglo y no por la música vanguardista de Piazzolla (con quien, a pesar de todo, compuso un disco). Los tangos de cabecera de Borges eran pocos y antiguos: "La morocha", "La tablada", "El choclo", "El Marne"; vale decir que amaba lo que hoy se denomina "guardia vieja" , período intermedio entre las milongas de campo de fines del siglo XIX y la irrupción en 1917 del tango-canción con el cantor y melodista Carlos Gardel como figura emblemática. "Posiblemente un hombre que ha nacido en 1899 no puede gustar de Gardel, porque está en otra tradición", sostenía. Pues bien, ¿quién podría negar que lo nuevo de entonces -Gardel o Piazzola -ha pasado a ser lo tradicional de hoy? Muy bien RG: lo que pasa con el tango (o la música: el blues sería otro ejemplo, degenerado en jazz y rock) pasa también con el derecho.
Julio

gustavo maurino dijo...

y crees que serà posible -en tèminos de avance de nuestras pràcticas coonstitucionales- pensar que el"neoconst" sea un tren (o tal vez "otra pasada del mismo tren") al que se puedan subir (tal vez por mooda, por lenguaje, por lo que sea...aunque no sean las mejores razones) la comunidad de los relatores y secretarios letrados que (ayyyy) no se supieron subir al constitucionalismo en las pasadas anteriores?

Leonardo Garcia Jaramillo dijo...

Holas Roberto, Juan y Gustavo (Migue y Lucas): bueno, con el perdon por las impertinencias cometidas, les recomiendo para seguirla:

http://www.trotta.es/pagina.php?cs_id_pagina=13&cs_id_contenido=26495

Ramiro dijo...

Ay, GRACIAAAASSSS por este comentario. Cuando empecé a ver lo del "neoconstitucionalismo" por vínculos con hermanos latinoamericanos, cruzándome con libros sobre neconstitucionalismo, leyéndolos y etcétera, pensé que la historia me estaba pasando por el costado y no me daba cuenta cómo, ni dónde ni por qué.

Pero no, no hay nada nuevo ahí.

Creo que es hora del constitucionalismo real viceralista.

Salut.

R.

Heber dijo...

No creo que sea importante detenerse en el nombre. Es obvio que muchas de las cosas que hacen parte ahora del neoconstitucionalismo, si aceptamos que se le llame así, se vienen diciendo desde hace muchos años pero, y aquí es donde reside el aporte del neoconst, pienso, no se decían aquí, en Latinoamérica, se decían en EEUU, en UK, en Alemania, en Italia, de donde provienen en su gran mayoría los autores que integran el canon neoconst. El que se digan aquí y ahora sí es relevante porque ha dejado de ser un mero discurso académico para convertirse, en ciertos espacios, en un discurso institucional como en Colombia o México, por caso. Que se le llame neoconst para distinguirlo del constitucionalismo a secas no me parece significativo, insisto, por lo de nuevo que tenga (que ciertamente no parece ser mucho si lo pensamos de un punto de vista erúdito) sino por lo que tiene de quiebre de un paradigma que, al menos durante gran parte del siglo XX, ha asolado nuestras costas y que es el positivismo jurídico.

Leonardo Garcia Jaramillo dijo...

El concepto “novedad” es relativo, no absoluto. Si hoy a un pueblo africano que lleva toda su historia adorando una palmera o un tigre se le enseña, como se nos enseñó a nosotros hace siglos, la religión católica, apostólica y romana, pues allá la biblia será un texto nuevo, independientemente lleve dos mil años volteando por el mundo. Pero ese, obvio, no es el argumento principal: por ejemplo, Colombia sólo en 1991 proclamó una Constitución Política de origen democrático que le quitó poderes al presidente, dotó al pueblo de derechos y consagró herramientas judiciales para su garantía, lo cual a su vez generó, respecto de la práctica de la aplicación de los derechos fundamentales, no sólo unas muy renovadas prácticas jurisprudenciales sino también una literatura jurídica que desde el principio estuvo atenta a los desarrollos de la dogmatica de los derechos en Europa. Es desde esa área de intersección desde donde puede hablarse, aquí, de novedad neoconstitucional.

rg dijo...

ehhh juan, bienvenido, no te vayas! (pero el ejemplo de los cardiologos es malisimooo!!)

heber-leonardo. a ver, lo digo desde dentro: junto con dworkin o tantisimos, desde aca en latinoamerica tambien se venia haciendo eso. nino, claramente, es un caso muy fuerte, y lo de el tiene al menos treinta anios. para quienes vivimos ese proceso desde adentro, la "llegada" del neoconstitucionalismo es rarisima. gente que 30 anios despues traia como novedaded aquello que veniamos viendo hace decadas.

Heber dijo...

Roberto la aclaración es pertinente, pero, como bien dices, es pertinente respecto de ti y de la comunidad académica de la Argentina (la más creativa y progresista). Para decirlo en claro, a Nino, por ejemplo, nunca me lo hicieron leer en la Facu, lo descubrí años despues cuando preparaba la tesis y aun hoy resulta una novedad, incluso, para jueces y estudiantes de derecho. ¿eso es porque en el Perú no renovamos la biblioteca? No, es poque el paradigma jurídico, fuertisimo, aún hoy, era contrario a las tesis de Nino (y, por consiguiente, a la de los autores llamados neoconst.)y más bien cercana a las tesis, aunque resulte una antigualla, de un Kelsen, de un Hart, de un Reale. Mira sino lo que esta pasando en algunos países de la región a nivel académico que van en contravia de lo que se esta haciendo en Colombia o en otros países con cortes constitucionales activistas, se esta promoviendo una especie que se denomina: derecho procesal constitucional. Eso es lo que se presenta como lo nuevo, lo relevante, lo moderno. Y quienes hacen parte de ese canon procesalista: Nestor Pedro Sagues, Fix Zamudio, etc. Como veras ahí lo que hay es, sobre todo, un problema de enfoque, de cómo estamos pensando el derecho y mucho me temo que en algunos países aún lo seguimos pensando con los ojos del siglo XIX por más que en Argentina haya habido dede hace 30 años un gigante como Nino.

rg dijo...

pero hay algo raro ahi, heber. porque, ponle, cantidad de espanioles estaban en cosas parecidas -pongamos, paco laporta, albert calsamiglia. y son tipos de enorme influencia en america latina. entonces, no es que no se hacia aca ni que no llegaba. el comentario reafirma la idea de que, por distintas razones, algunos no se involucraron con lo que habia y era conocido, y luego tomaron como novedad (es inescapable en la idea de "neo"), lo que era ya un clasico. pero bueno, no se me va la vida en eso. queria marcar ese punto nomas. abrazo grande

juani bertomeu dijo...

Reivindico con fuerza el ejemplo de los post-neo-cardiólogos!

j.

Tywin Lannister dijo...

Antes de preguntarse si se puede hablar de neoconstitucionalistas, habría que preguntarse si es posible hablar de constitucionalistas, a secas.

Anónimo dijo...

Hola, creo que habría que clarificar a quiénes nos referimos con neoconstitucionalismo. Es decir, en algunos trabajos, el prof. Atienza ubica dentro de este rótulo,precisamente a Dworkin, Nino, Alexy, MacCormik, y muchos y buenos catedráticos españoles, entre otros, por lo que tu crítica supongo no va dirigida a ellos o a quiénes usan esa denominación para referirse a ellos y su forma de entender el derecho, sino a otras personas que pretenden presentar como novedoso lo que se viene escribiendo hace 40 años. Saludos.

Claudio Mata dijo...

Que opinan del mexicano Fix?

Apio Claudio dijo...

Hablando de juegos de palabras los americanos dicen que the new morality is the old inmorality

Polo Gama dijo...

Roberto, me encantó el cuentito me voy a permitir usarlo para mis clases, citando su fuente original, claro está... qué las etiquetas son un tanto odiosas en verdad y muchas veces quienes las usan indiscrimanadamente pierden totalmente de vista diferencias tan pero tan evidentes entre los so called (not self called) autores neo-constitucionalistas...

Saludos y abrazo desde Monterrey, MX

PD (o nota to myself) por cada día que he dejado de leer tu bog me he vuelto un poco tonto.

rg dijo...

hola polo! abrazo grande

Anónimo dijo...

¿serías tan amable de precisar a qué te referís con "neoconstitucionalismo"?

si lo que hoy etiquetan como "neoconstitucionalismo" son las ideas de Nino, Dworkin (por cierto, no tan iguales) de agregarle al positivismo de Austin/Kelsen/Hart dosis de filosofía moral (prescriptivas), además de ser un título poco claro como descripción, tampoco es tan nuevo.
Para algunos fue una vuelta refinada a un iusnaturalismo racional y ateo, y, la verdad, que la mezcla de positivismos + iusnaturalismo ya existió antes, por ejemplo con los juristas del Cód. de Napoleón, como Demolombe (por cierto, que por necesidades bien diferentes).

Rosco

Jorge dijo...

Juani, y el resto no entienden nada!! NO ven el cambio de paradigma?? que estamos en la etapa de lo post-humano? Y la Biblia de hace 2000 años, es justamente el Nuevo Testamento. La otra mas que mitad, es mas antigua aun. Propongo llamar todo Antiguo Testamento y listo.

Jorge dijo...

Ah, me olvide, tambien al Antiguo Testamento de ahora, pasaria a ser preter-proto-testamento o algo asi

Paula dijo...

Roberto, igual me parece que se confunde en el ámbito local el supuesto neoconstitucionalismo, con un lento proceso de constitucionalización del derecho privado, yo lo noto mayormente xq me dedico al derecho de Familia.

Anónimo dijo...

No solo no es nuevo sino que si vamos al articulo que acaba de publicar Tobin en "The New Yorker" esta en declinacion.
Aqui el articulo:

http://www.newyorker.com/reporting/2011/08/29/110829fa_fact_toobin

Alfredo

juan montaña dijo...

lo de neo no creo que sea porque sea muy nuevo lo que se plantea; lo de neo me parece y me parece valido porque " los otros" constitucionalistas, los positivistas, los de siempre, se apropiaron y se siguen apropiando del sustantivo y de la ideología que hay detras para hacer neo, est si neo, aunquer tampoco es nuevo, conservadurismo. Ademas todas las vanguardias se han llamado nuevo, y si no,volviendo a los ejemplos literarios, vean en literatura latinoamericana al movimiento de los nuevos que era una reacción modernista que se dio entre 1930 y 1940 contra los excesos del romanticismo tardio en nuestro continente.