5 ago. 2011

La represión después de la represión (con poema y foto)


Más desalojos violentos, con policía, gases y la caballería, contra pobres sin recursos que piden por su derecho a la vivienda, en una provincia k. Una primera nota, acá. Para algunos, seguramente se tratará de una represión ordenada por la oposición, e imágenes armadas por tn, en su laboratorio conspirativo: una fábula inventada por la derecha que quiere la represión de la protesta social. Otros decimos: Basta ya! Basta de reprimir la protesta social! Es el gobierno más represivo en décadas, consistentemente del lado de los grandes empresarios y los grandes propietarios, aplicando sistemáticamente la fuerza bruta contra los pobres. Basta de mentiras, basta ya!

La foto que ilustra el post sale hoy en la tapa de clarín con el epígrafe "a latigazos como en la edad media". Podemos detenernos ahí, y decir "uh, la campaña de clarìn contra el gobierno." O capaz podemos ir más allá y mirar la foto, alucinante.

De yapa, el poema soy cristinista, de Carlos Blaquier, dueño del ingenio Ledesma, famoso tanto por la reciente represión a los trabajadores, como por la histórica desaparición de los líderes de la protesta en el Ingenio. El empresario suele
vacacionar con el ministro más poderoso del gabinete cristinista, quien llega al Ingenio en el avión privado del empresario. Cosas lindas del poder. Va el hermoso poema:

Se ha incrementado la venta/
del cerdo vivo o carneado/
después de haber escuchado/
a Cristina presidenta.
Las propiedades del cerdo/
eran para mí un enigma,/
desde hoy son un paradigma/
y la vaca es un recuerdo.
Y por potenciar la cosa/
como cerdo a toda hora/
y gracias a la Señora/
hoy tengo novia mimosa.
Por eso soy cristinista/
y nada me hará cambiar,/
soy cristinista a rabiar/
y un convencido activista.

4 comentarios:

Francisco dijo...

Soy un reciente Licenciado en Historia y la verdad es que me cuesta analizar como muchos periodistas e intelectuales que defienden al gobierno nacional intentan separar los "aliados" provinciales del kirchnerismo, que seria, según ellos en estado puro, lo que ocurre en Capital Federal (es como cuando se analiza las represiones del gobierno de Yrigoyen en la Semaa Trágica de 1919,o la Patagonia o en las madereras. Ya ningún historiador serio niega esas violencias estatales, como se hace actualmente). Ocurre que allí también la Federal ordenó una violenta represión de los docentes...No quedan argumentos, artilugios del lenguaje al estilo de H. González, al cual respeto pero que no entiendo. En perspectiva histórica, si es que se puede especular desde el presente, las cosas buenas que puede llegar a haber realizado este gobierno, van quedando, con mucho, opacadas por el uso desnudo del poder, que no es solo económico o mediático. La política ES PODER. "Cuando se cae el manto del rey, solo queda el poder desnudo."

Anónimo dijo...

Perdón Roberto ¿pero estuviste en la República Argentina durante los 90 y en el 2001?
Tal vez no estuviste ojo! y eso te lleve a olvidar que esos fueron los gobiernos más represivos de los últimos años. Sin contar, claro, a las dictaduras...
Un poco de cordura por favor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

PIC dijo...

Roberto,

En el caso de Chile, que la educación sea arancelada no me parece per se problemático. Lo que habría que examinar es qué relación hay entre el salario de un profesional y el préstamo que devolverá al recibirse.

Aquí en Argentina la educación superior ha dejado de ser un medio para la movilidad social ascendente. Un bioquímico ha gastado 7 años de su vida sin poder tener un ingreso para ganar luego $3000-$4000 en el mercado laboral, que es menos de lo que pagan los empleos no calificados (sobre todo, aquellos de sindicatos con mayor palanca política). Así, es muy cuesta arriba que un joven de clase media para abajo encuentre en la educación una oportunidad económica para mejorar.

El sistema sindical argentino no está pensado para proteger a los profesionales liberales. Presupone una forma de relación laboral propia del industrialismo de los años '40, que no se adecua al trabajador del conocimiento. La mayoría de sindicatos verticales impiden que los profesionales tengan representación sindical, porque se desalientan los sindicatos horizontales (de categoría). El hecho mismo de que los salarios se fijen con criterio político (i.e. la capacidad de cabildeo y afinidad con el gobierno nacional del sindicato con personería gremial) aseguran que los profesionales no tengan buen salario, sino sólo algunos sindicatos fuertemente corporativizados, que obtienen para sus representados salarios que no guardan relación con su contribución real al desarrollo de la economía.

Por tanto, si el sistema arancelado de Chile asegura la inserción laboral posterior de esos profesionales, de modo que conformen una clase media con mayores oportunidades económicas, ese sistema no debe abandonarse, porque la alternativa es la Argentina, donde el que corta boletos en el subte o quien maneja un camión gana más que un bioquímico. Nunca mejor que ahora la divisa: Por la razón o la fuerza.

Saludos,

PIC

nachin dijo...

la foto es IN DI GE RI BLE...cuál del abanico de razones sigue defendiendo un K para creer es un buen gobierno.. cuando encima critica tanto acciones menos violentas en gob como los de Duhalde o R. Saa...casi IN EN TEN DI BLE