9 ago. 2011

Lo que implica el modelo

De Maristella Svampa, hoy en Clarín (acá)

Las estadísticas de la protesta suelen subrayar que, a diferencia de los 90, en los años del kirchnerismo disminuyeron las impugnaciones al modelo económico y volvieron los pedidos típicos de la movilización sindical por salarios y condiciones de trabajo. Así, a partir de 2004/05, en nombre de la “vuelta a la normalidad”, muchos celebraron el corrimiento de las fronteras del conflicto social, de lo territorial a lo sindical. Más adelante, comenzó a hablarse en los discursos oficiales del “modelo”, el cual estaría ligado a la producción y al empleo, y por ende, involucraría conflictos por la redistribución.

Esta versión parcial que glorifica el “modelo”, a veces sin adjetivación; otras, como “modelo nacional y popular”, en los últimos tiempos se ha visto interpelada desde la conflictividad social : primero, desde el mundo sindical, por el asesinato de Mariano Ferreyra , que develó la trama oscura existente entre precarización, sindicalismo empresarial y apoyos del Gobierno, abriendo fuertes interrogantes sobre la calidad y el alcance del “modelo nacional y popular” .

Segundo, por la explosión de conflictos territoriales vinculados a la disputa por la tierra y la vivienda , en los cuales también deben incluirse aquellos de tipo socioambiental. Son especialmente este tipo de conflictos los que toman importancia en todo el país, debido tanto a una demanda acumulada de viviendas, como al creciente desplazamiento que sufren pobres urbanos, pueblos originarios y campesinos, a raíz de la implementación de modelos productivos que, entre otros, exigen el acaparamiento de tierras.

Así, los hechos de Ledesma que culminaron con cuatro muertos, conjugan problemas que tocan el corazón de esa otra cara del modelo productivo y ponen al descubierto un entramado de poder que el gobierno nacional busca esconder bajo la alfombra . Lo ocurrido allí evoca tanto la desesperación de aquellos masas de pobres que ocuparon el Parque Indoamericano en diciembre pasado, como la desesperación de la Comunidad Qom, de Formosa u otras poblaciones originarias, que hoy sufren el avance de la frontera agraria o se ven despojados de sus tierras, en nombre del agronegocio, los megaemprendimientos turísticos o futuros proyectos extractivos.

Ledesma, por ejemplo, ilustra el pasaje de la industria azucarera tradicional a la agroindustria de la caña de azúcar y, recientemente, a la producción de biocombustibles, favorecida por subsidios del Gobierno. No es casual entonces que la disputa por la tierra, que los necesitados exigen para vivienda, choque con la política de expansión territorial que exige el agronegocio, promovido desde los Estados nacional y provincial.

Esta es la otra cara del “modelo” que hoy conocen tantas provincias argentinas.

A esto se añade la historia negra del ingenio Ledesma, no sólo como símbolo de la oligarquía feudal del noroeste, sino también por lo acaecido en los `70, durante la “noche de los apagones”, en un claro ejemplo de asociación entre poder económico y dictadura militar.

Como manifestó el “Perro” Santillán, los propietarios de Ledesma “son los mismos que se codeaban con la dictadura militar y hoy aparecen en los actos junto a la presidenta Cristina Kirchner”.

He aquí, nuevamente, otro pedazo del discurso progresista que vuelve a crujir y nos lleva a complejizar lo que se entiende por “modelo”.

Finalmente, más allá del “efecto contagio” visible en otras ocupaciones, los hechos de Ledesma -como el de los Qom- plantean otras cuestiones: una, que si bien es verdad que el gobierno de los Kirchner no utiliza la represión como “política de Estado”, no es menos cierto que ésta aparece hoy ampliamente federalizada .

Por lo general, son los gobiernos provinciales -muchos de ellos vinculados al oficialismo-, los que apelan a la represión a través de grupos especiales, policía provincial, patotas sindicales e incluso guardias privadas , contra aquellos que cuestionan una política de acaparamiento de tierras, y por ende, directa o indirectamente recusan la expansión de modelos productivos avalados por políticas nacionales. Existe, como tal, una responsabilidad del gobierno nacional, cuyo sistema de mediaciones y entramados de poder es necesario analizar.

La última cuestión apunta a que los hechos de represión comienzan a ser recurrentes . Las muertes (trece personas en poco más de un año), lejos de ser casuales o esporádicas, comienzan banalizarse.

El Nunca Más , que tan dificultosamente ha bregado por instalar un nuevo umbral desde el cual pensar la democracia argentina -bajo el paradigma del respeto a la vida humana-, ha entrado en un tembladeral, lo que nos advierte sobre el complejo carácter que hoy reviste reflexionar sobre los derechos humanos en nuestra sociedad.

8 comentarios:

Risieri dijo...

Tengo mil cosas que criticar al "modelo" economico, pues me parece que es la misma politica de sobrevaluacion del peso, para favorecer al consumo de clases medias en detrimento de la industria nacional. Pero quiero remarcar que las represiones que se le adjudican al gobierno nacional, tanto en Ferreyra como ahora, no pueden sino estar tratando de confundir a la poblacion. Ello, pues el accionar o su omision, en cualquier caso, han sido de las policias provinciales (de estados que por cierto tienen gobernadores bancados por el oficialismo). Es como si me acusaran a mi de los asesinatos que comete un conocido o amigo mio. Es llenarse la boca de "debido proceso" "garantias" "derechos individuales" "no proceder de mala fe""principios" y violarlos en cuanto nos conviene. El discurso , si no es coherente con la accion, desprestigia a quien lo emite.

rg dijo...

confundir a la poblacion? me reiria si no fuera tragico. o sea que no crees que duhalde tenga algo que ver con kosteki-santillan. hizo mal en renunciar entonces, segun tu opinion. me parece que no distinguis entre una "bonita amistad" con tu amigo, y las relaciones entre oficialismo en el gobierno, y sus aliados provinciales, a los que financia, premia, y a los que una y otra vez -asi lo demuestra- controla ferreamente

RJB dijo...

Lucidísimo lo de Maristella...

RJB dijo...

Para Risieri: el accionar de las políticas del Estado Nacional no tienen un territorio específico de aplicación: es nacional... todo lo que ocurre en una provincia es culpa concurrente de municipio+estado provincial+estado nacional. Este gob. nac. se adjudica las buenas y no tiene nada que ver con las malas? y además las satrapías son todas aliadas explícitas del kirchnerismo...

Anónimo dijo...

RG, cuantas de las represiones que hubieron en el pais fueron ORDENADAS por el gobierno nacional?

la diferencia no es menor, vos y "la izquierda" quieren hacer creer que "el modelo" se sostiene con represion porque son la smismas estructuras de la dictadura, menemismo ,etc.

yo creo que el modleo no necesita de ninguna manera la represion y que esta existe por una cuestiond e alianzas, un tema complejo sis sos gobienro y apostas al terrible concepto de ganar elecciones.

en otras palabras quienes son tus candidatos en Jujuy, Formosa, etc

Anónimo dijo...

No hacen falta órdenes en todos los casos, decir que no reprimís la protesta social mientras hacés alianzas con quienes sí la reprimen y luego no hacer nada frente a eso es una forma de ordenar (sobre todo en el aspecto organizativo) la represión sin dar la orden. Si la idea es que por ganar una elección vale todo pueden hacer alianzas con Rico o Patti, lo que no pueden es no hacerse cargo de los cadáveres que generan sus decisiones, sino que inviertan tiempo y dinero en sanear los feudos represivos en lugar de reforzarlos. Esto no es una cuestión de lo que uno cree, sino de ver los muertos y cómo se reprime desde Santa Cruz hasta Jujuy.

Anónimo dijo...

Si es difícil regular y poner en caja a la Federal, ni me quiero imaginar lo que debe ser adoctrinar y reeducar a las fuerzas provinciales. ¿Estamos considerando además que todos los gobernadores serían emisarios de poder central?

El laburo que le queda a Garré es titánico para tener fuerzas de seguridad democrácticas.

Slds!

Miguel Ulla dijo...

Córodoba es una ciudad en la que se rerpimió muy fuerte a los estudiantes hace poco, a su vez con la provincia el Gob Nac no ha dejado de acercarse incluso hasta momentos antes de cerrarse las listas para las elecciones a gobernador, entonces hay que concluir que es responsable de aquella represión?, de la política represiva para con la juventud que tiene el gob provincial que vigila a los jóvenes en los barrios para no salgan a chorear?; me parece que hay que conocer más las realidades provinciales, y extremar un poco más el análisis, me gusta M. Svampa y espero de ella más imaginación y análisis antes de conclusiones ràpidas y generales.