3 jul. 2013

La Procuración y el dictamen sobre Chevrón



Hace bien la gente del siempre interesante sitio Plazademayo.com en poner la lupa sobre el caso Chevrón. Es interesantísimo ver cómo, en épocas en que el gobierno carga las tintas sobre la Corte, y se excita con su propio discurso anti-corporativo, pierde la gran oportunidad que tenía para matar dos pájaros de un tiro, y criticar al mismo tiempo al accionar de la Corte y al corporativismo argentino, a través de una impugnación del fallo Chevrón. Muy lejos de ello, el gobierno jugó calladito calladito, por un lado, mientras que por otro presionó y allanó el camino para tomar la decisión del caso. Vaya como ejemplo estre fragmento, que tomo del post "Gils Carbó, el caso Chevrón, Justicia Legítima y las corpo", y que se encuentra en:
http://www.plazademayo.com/2013/06/gils-carbo-el-caso-chevron-justicia-legitima-y-las-corpo/ 
Será que nosotros peleándonos por ideología cuando todo es pura hipocresía, al final?

"La Procuradora General de la Nación, como manda la ley, dictaminó con carácter previo en el exhorto de Chevrón. Pudo haber hecho como la mayoría de la Corte y “de taquito” resolver el tema por meras razones procesales dándole la razón a ESSO. Pero, como Ecuménico (el Guapo del 900 de Samuel Eichelbaun) fue mas allá de lo que el político a quién reportaba (don Alejo ) le pedía, y agregó: “…El interés público de la actividad desarrollada por la recurrente (Chevrón Corporation) conforme el artículo 1 de la ley 26741 y la trascendencia económica del embargo me llevan a la convicción de que la decisión apelada puede producir agravios de carácter irreparable a intereses esenciales de la Nación vinculados con la política energética y el desarrollo económico del país. Así el caso involucra una cuestión de gravedad institucional…”. O sea que para la Dra. Gils Carbó entre los intereses de ecologistas del Ecuador y los de ESSO deben primar los de la petrolera multinacional por estar vinculados con la política económica y el desarrollo nacional. Solo le faltó agregar que la “corpo” a la que hay que derrotar es al Grupo Clarín y no la insignificante ESSO cuyos intereses son esenciales para desarrollar la política energética nacional."

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El gobierno no le teme a nada. Especialmente a la contradicción.

Hernán dijo...

Y más aun, es tan cínico el dictamen de Gils Carbó que nunca dice que la extensión de condena a Chevron se fundó en la teoría del corrimiento del velo societario. Ella, que siempre se jactó de luchar en contra de las corporaciones, se cag... en esa regla y en la corriente jurisprudencial setentista ("Parke Davies", "Swift", "Ford Motor"). En fin, demostró ser una mercenaria.

Por lo menos el fallo de la Corte no hace el ridículo cuando justifica la apertura de la instancia extraordinari. En cambio, el dictamen de AGC debería leerse: como Chevron va a ser socio de YPF, hay que allanarle el camino-. La sentencia también se hace cargo de los fundamentos de la justicia ecuatoriana y trata de explicar porqué estuvo mal aplicada en la doctrina del "disregard...".

Anónimo dijo...

Yo no quiero ponerme pesado con algo que ya dije otra vuelta, pero no es un poco extraño el rol de AGC en el esquema institucional argentino???

Quiero decir, para defender a capa y espada las medidas del gobierno, o sea para ser abogado del gobierno existe una institución enorme que se llama Procuración del Tesoro o PTN (algunos dirán que en realidad defiende al Estado y su patrimonio, pero es muy discutible ya que es un subordinado del PEN). Ellos litigan en nombre del PEN y si en una causa no son parte pero el gobierno tiene un interés puede perfectamente pedir participación, algo que no se les negaría jamás. Así, cuando uno lee las intervenciones del PTN y compañía en un proceso, es obvio que van a asumir una postura pro-gobierno en todo: para eso son sus abogados, representan a una parte en los pleitos.

La Procuración General o PGN, sobre todo desde 1994 pero desde antes también diría yo, está para otra cosa. Qué es esa otra cosa es algo que puede ser discutido: la sociedad, el orden público, etc. Muchas veces no tiene razón de ser una intervención distinta de la de las partes, y el dictamen de PGN pasa a ser un proyecto de fallo nada más (o sea, está al pedo). Pero la idea es que corriéndole vista en los casos se prevenga la posibilidad de que tenga algo para decir respecto del pleito en atención de intereses que no estén representados por las partes (inclusive cuando una de esas partes es el Estado mismo). En un caso com este, p.ej., quién defiende los intereses ambientales de la sociedad sino?

Ahora bien, en el caso de AGC, no queda nada que esperar que ella se pronuncie en defensa de los intereses del gobierno: o bien porque la llaman para explicárselos, o bien porque ella llama al ministro en cuestión y le pregunta si tiene algún interés en el caso. En fin... si van a publicar estos dictámenes en "fallos" no veo por qué no publican los recursos de las partes, si para el caso es lo mismo.

SebaE dijo...

De acuerdo con Hernán y delicioso, Roberto, el párrafo final sobre cómo leer el dictamen. Así sería la "justicia legítima" que se pregona. Es para ponerse a temblar.