21 mar. 2011

Torrente 4 y la pornografía violenta


I) El fenómeno de Torrente ("el brazo tonto de la ley") en España, es extraordinario. Van 4 películas de la saga, y cada una de ellas fue la más vista del año, en todo el país. Torrente 2 es, según entiendo, la película más vista en la historia de España (5.500.000 espectadores), y Torrente 4, recientemente estrenada, recaudó, en su primer fin de semana "más dinero que casi la totalidad de las cintas españolas estrenadas en 2010 a lo largo de toda su vida comercial."

El autor, director y principal actor de la serie (el lúcido y muy gracioso Santiago Segura), sostuvo hace poco que "Torrente es fascista y machista; mis películas y yo, no", y posiblemente esté en lo cierto, aunque...(Recuerdo una escena de la primera entrega de la serie, sólo por tomar un ejemplo: el agente Torrente es perseguido por un grupito de empobrecidos inmigrantes africanos, y ahí recuerda que acababa de pasar por una carnicería, y que tenía la bolista consigo, por lo que, acto seguido, les arroja a sus perseguidores un trozo de carne cruda, lo que lleva a que los africanos se arrojen al piso, y comiencen a pelearse entre ellos, desesperados por comerse la carne cruda. Recuerdo, también, a la sala estallando en risas, y a mi estómago revuelto).

II) Hace unos años, el gran filósofo Bernard Williams, recientemente fallecido, encabezó una comisión oficial, en Inglaterra (conocida como "la Comisión Williams"), con el objeto de evaluar las políticas a seguir en materia de pornografía (sobre todo, pornografía violenta). En su dictamen, la comisión sostuvo que el principal punto a evaluar tenía que ver con el daño a terceros que podía atribuirse a la pornografía, y mantuvo al respecto que la evidencia era cuanto menos ambigua: era tan cierto que algunos actos de violencia contra la mujer podían estar vinculados con la influencia de la pornografía, como que la pornografía violenta servía para canalizar y sublimar dicha violencia (esto, por caso, contra lo sostenido por la gran feminista C.MacKinnon en su libro "Only Words," en donde asocia a la pornografía, directamente, con la producción de daños contra la mujer, y exige, por ello mismo, restricciones sobre la producción/circulación de la misma).

III) Supongo que si una "Comisión Torrente" tuviera que evaluar el impacto de estas películas, en el aliento del fascismo anti-inmigrante español, los resultados serían similares: En parte lo cultiva y promueve, en parte lo canaliza y ataja.

En todo caso, si por mí fuera, la discusión no debería terminar ahí.

23 comentarios:

ECG dijo...

Entonces ni se te ocurra mirar los sketchs de Little Britain..

Los ingleses y el humor politicamente incorrecto, más allá de todo para mi son geniales.

Anónimo dijo...

la´"causalidad" en términos empíricos me da la sensación de que es de prueba casi imposible. ¿Cómo establecer un lazo causal comprobable entre una cosa y la otra?
MKinnon viene barranca abajo desde hace algún tiempo. Recuerdo que hace poco sacó nuevamente a relucir su mágico proyecto de penalizar a las personas que contrataban los servicios sexuales de prostitutas. Sería interesante que le preguntara a las prostitutas qué es lo que piensan de ello. Y aún más, sería interesante que nos dijera -dando por cierta la falacia de que penalizando se terminará la prostitución- cómo va a integrarse al mkercado de trabajo a las trabajadoras sexuales que se quedarán sin él gracias a sus mágicos proyectos dotados de un academicismo casi solipsista.
Me extraña que McKinnon no advierta que lo único que puede producir semejante cosa es una pauperización en las condiciones en las cuales se ejerce la prostitución y mayor violencia policial contra las trabajadoras sexuales.
Tal vez la Universidad donde ella trabaja esté armando un fondo de desempleo. Tal vez su librito venga con alguna receta en ese sentido.
Me extrañan mucho -o no tanto- semejante cantidad de slogans en una autora que en su momento fue interesante.
Saludos,
f.

rg dijo...

F., que bueno que desde tu sabiduria puedas concluir que mck viene barranca abajo. che, y si a los esclavos bolivianos en la argentina les preguntas si prefieren perder su fuente de trabajo argentina seguro te dicen que no, y para vos esa respuesta es suficiente. que bueno! vos si venis barranca arriba!

Anónimo dijo...

Puede ser, es cierto. Pero me inclino a pensar que las trabajadoras sexuales clamarán que no las quieran tanto o, por lo menos, que las quieran de tal manera de otorgarles una solución real al problema de desempleo que se les puede venir encima. Los slogans publicitarios no creo que las satisfagan mucho.
fe

Anónimo dijo...

por otra parte y para evitar la "alienación legal" sería interesante escucharlas a ellas y a quienes trabajan y producen pornografía. Tal vez se lleven una sorpresa.
Ahh no, para eso también hay otro slogan: no saben lo que dicen, no son libres, no tienen voluntad de decir lo que dicen, su mente fue cooptada por un sistema esclavista que las oprima.
No niego que eso exista pero semejante generalización!!!!

rg dijo...

prefiero la politica estructural, mas que las indagaciones sicologicas: la esclavitud se prohibe, no importa lo que digan esclavistas y esclavos; la extorsion economica se persigue, mas alla de lo que digan extorsionadores y extorsionados. en todo caso, me gustaria seguir hablando sobre el tema torrente, mas que sobre mack.

PIC dijo...

RG,

Qué países europeos tienen la política más restrictiva de la inmigración?

Juan R dijo...

Coincido con vos en que Torrente no es un buen ejemplo.

Pero, como siempre que sacás este tema, tengo dos cuestionamientos para hacerte.

El primero, es la noción de persona que manejás, que no sería libre de elegir, sino un mero objeto en manos de las corporaciones.

Si bien puedo coincidir en que -en algunos casos- el margen de libertad de los consumidores de información es limitado, al sostenerlo con generalidad abris la puerta teórica a que lo usen en tu/nuestra contra, prohibiendo canciones que digan "hay que matar al presidente", músicos que insten a "fumarse un porrito", manifestaciones del KKK y demás cosas que podrían motivar a la gente a conductas negativas.

Ante este riesgo político, prefiero dejar esa puerta cerrada y seguir jugando a que "todos somos igualmente capaces de elegir libremente nuestro plan de vida", salvo que podamos demostrar lo contrario, en casos concretos.

rg dijo...

pero no juan, nunca voy a pedir que prohiban nada con el argumento de que la gente es tonta. bienvenida toda la expresion, aun la propaganda nazi. pero a) por un lado hay reglas estructurales, y medidas paternalistas que se justifican por el poder extorsivo de ciertos grupos (e.g., las leyes laborales); y b) por otro lado, no creo que la discusion sobre torrente merezca terminar donde esta terminando, es decir: "y entonces, como nunca lo vamos a prohibir -nunca lo haria- se termina la discusion." no, me gustaria seguir discutiendo, tambien sobre la legislacion sobre pornografia violenta

fernando dijo...

Roberto: se me ocurre que el humor de Torrente, que no he visto pero que se parece mucho a South Park, refleja (tal como el síntoma de un resfrío, que es el malestar físico que sentimos) algo que pasa en lo más profundo del imaginario colectivo. Como diría Zizek, entonces, hay que disfrutar del síntoma. La pregunta para los ciudadanos, una vez que el síntoma hace visible la enfermedad (en este caso, la transformación de personas en "otros" de los cuales nos reímos y a los cuales estigmatizamos) es qué hacemos con la enfermedad.

rg dijo...

para decir la verdad, cuando escuchaba reirse a la gente, frente a los chistes con los africanos o las burlas hacia los latinoamericanos, me daba mas enojo que risa, pero en fin, no es algo consciente, ni digo que el derecho deba hacerse cargo de mi enojo. ahora bien, mi impulso no es el de relajarme y reirme, no se por que, capaz de puro amargado, pero me gustaria darle al tema alguna vuelta mas

Juan R dijo...

El interrogante del millón, entonces, seria qué tipo de regulaciones te parecen razonables para este tipo de contenidos.

rg dijo...

si, es una pregunta obviamente central, porque las regulaciones que imagino no las aprobaria... :)

FedericoR dijo...

Hay que ver si en este tipo de humor la risa sure del enunciado (la burla al inmigrante, por ejemplo), o sucede en el nivel de la enunciación: digamos "me río por que no puedo creer que alguien haga un chiste tan brutal". La revista Barcelona a veces trabaja en ese registro, es probablemente un estilo de época. No sé cuántos espectadores se ríen por el chiste directo y cuáles por el indirecto.
Es cierto que el asunto puede funcionar de un modo muy cínico: me burlo del débil, pero después eludo la crítica.

rg dijo...

por esas ambiguedades, uno se queda, finalmente, con los brazos cruzados, y tal vez esta bien que sea asi. no se. yo en lo personal no tengo dudas de que este tipo de peliculas sirven para fortalecer y potenciar prejuicios discriminatorios ya instalados, antes de que la peli llegara. como los chistes que asumen que todas las mujeres son p..., si uno no se rie (y mucho peor, si uno los cuestiona) es un re-amargo

Juan R dijo...

Ahora no me tires la piedra y escondás la mano.
Que hago yo? Les digo a mis alumnos "Gargarella (vieron, ese de los libros), dice que algo hay que hacer con los discursos que degradan a los grupos desaventajados.

Pero como Warren, dice "Io que Si se el sentido del mundo, por humildad no se los digo"

Mas allà del chiste, se te ocurren regulaciones mas razonables que la prohibición y que no abran los flancos negativos que dijimos?

(Perdon por la escritura, pero comentar desde el celu es dificil)

rg dijo...

y, pero no se puede hacer deliberacion democratica por medio del celular, viste? mira, algo escribi sobre eso, en teoria y critica, sobre la preocupacion "republicana" sobre el "medio ambiente cultural".creo que hay cosas que se pueden hacer, contra esos prejuicios, sin prohibir ninguna voz, por mas hdp que sea. apostaria i) por la igualdad, ii) por las politicas positivas a favor de ciertos grupos, iii) por la promocion de contra-discursos activos contra esos discursos (esto mismo es un modesto contra-discurso)

Juan R dijo...

Sorprendentemente estoy de acuerdo con la propuesta y, mas sorprendentemente aún, cambio de lado y me quedo con la sensación de que estas medidas serían insuficientes contra ciertos discursos generalizados (pienso en las propagandas de Axe y de electrodomésticos en relación con el lugar de la mujer, para no caer en la pornografía).

Pero por mas que me frío la cabeza pensando, cualquier medida mas dura se me hace inaceptable.

Ergo, quedo paralizado viendo los discursos perjuidiciales fluir.

Anónimo dijo...

Si bien no vi ninguna de las películas de "Torrente", creo que lo que logra el humor de este tipo (como el de la revista Barcelona o el de Micky Vainilla) es que quienes lo consumen condenen su mensaje explicito.
Lo que se muestra a la sociedad es que ese tipo de pensamientos y actitudes sólo caben en personajes extremadamente ridículos.

PIC dijo...

vi en youtube un poco de esto. es de cuarta el tipo. ni uno de los peores sketches de la dictadura aca era asi.

Marcos Caffarena dijo...

Estimado Dr. Gargarella y demás contribuyentes del blog: Me quedó en la cabeza esa pregunta de si un caso como el de Torrente implicaba una forma de catarsis (o sublimación) o la celebración (con la consecuente banalización) de lo peor de las posiciones discriminatorias facho/falangistas. Tanto me lo pregunté que acudí a una fuente cercana a quien transmití mi inquietud (y la inquietud del blog), es decir, mi padre, respecto de quien además de apreciar su nivel cultural, confié en su conocimiento profesional (es licenciado en psicología). Mi viejo, citando a S. Freud (desconozco puntualmente de que obra, pero si lo considera útil y de interés se lo averiguaré) dijo "para entender un chiste hay que ser de la misma parroquia", y me ilustró el significado de esa frase con un ejemplo personal. Uno de sus amigos de toda la vida se fue en los 70 a vivir a España, donde formó familia. En una oportunidad, junto con su actual esposa (de origen ibérico) vieron la famosa película argentina "Esperando la carroza" y quedaron espantados por el "maltrato" que se le daba a la "vieja" (en relación al personaje interpretado por A. Gasalla). En conclusión, me explicó (no digo que sea la verdad, pero es una respuesta más que atractiva) que pese a los innegables contactos históricos y culturales que tenemos con los españoles, existen también grandes diferencias simbólicas y culturales que hacen que posiblemente Torrente en España sea un éxito sin que una gran mayoría de sus seguidores se les revuelvan las tripas con la escena de los perseguidores africanos, ni que lo vivan como un personaje que desean imitar, un referente de vida, un ejemplo a seguir. Creo que lo caricaturesco y burdo del personaje es lo que termina de transformarlo en un antiheroe de quien todos celebran sus dichos y hazañas, pero que a la vez sirve de contra-ejemplo (como podría serlo, salvando las distancias, Homero Simpson). Quizás volviendo un tanto absurdo el caso, esta diferencia entre el mensaje y nuestra interpretación podría llevarnos a que necesitemos explicarle a un español que en esperando la carroza no se promueve el maltrato a las ancianas (que precisamente en ese caso era una persona mayor bastante detestable, pero que a ningún argentino se le ocurriría hacer esa lectura del humor de la película) así como es posible que un español nos diga que no debemos preocuparnos por el cerdo repulsivo de Torrente. Espero que este modesto comentario contribuya con este interesantísimo debate. Afectuosamente. Marcos Caffarena (marcoscaffa@hotmail.com)

Santiago Felipe Rodríguez Linares dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Santiago Felipe Rodríguez Linares dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.