9 abr. 2013

Democratizar la justicia 19: Las reglas del juego

A la luz de los agravios que genera el Poder Judicial, y el modo en que su accionar afecta, expulsa y daña a los más desaventajados, la reforma de la justicia propuesta es una falta de respeto. Ella no dice nada sobre los excluídos; no facilita en nada el acceso de los pobres a los tribunales; no les ahorra formalismos, ni abogados, ni dinero. Por el contrario, la reforma, por caso, agrega instancias (nuevas Cámaras de Casación) que servirán para levantar el poder de extorsión de los poderosos, y forzar a los pobres a negociar su rápida salida de un un juicio que ellos no pueden nunca y de ningún modo mantener en el tiempo (pero sí sus patrones). Es decir, se trata de una reforma antipopular, antiobrera, vestida de reforma democrática. Un asco. Cuánto mal que están haciendo, en nombre del bien! Qué rabia dan! Los miembros de Justicia Legítima, en su mayoría vinculados al mundo del Derecho Penal, aplauden esta reforma desde el privilegiado lugar que ocupan. Ellos se han especializado en asegurar la justicia que tenemos: hablan de causas de lesa humanidad, mientras protegen en silencio a los Boudou y Oyarbides de este mundo, y mantienen las cárceles pobladas de jóvenes y niños pobres del Conurbano. Trabajan duro para los peores, y hasta es posible que piensen para sus adentros que están haciendo justicia.

En fin. Una pena más, algunas libertades democráticas menos.

Me detengo, de todos modos, en un punto abstracto, para escapar por un momento del dolor de los hechos concretos. Hay una cuestión más, entre las que me preocupan de la reforma, que tiene que ver con un mal que arrastramos desde hace tiempo: la idea de que el poder puede cambiar las reglas de juego, mientras el juego se está jugando. Como que a alguien que está jugando una partida del ajedrez, le digan que el caballo o el alfil, desde ahora, van a moverse de este otro modo: impensable, inaceptable siempre. Sin embargo, el gobierno insiste en modificar las reglas del juego, a su beneficio; en inclinar la cancha a su favor, mientras el juego se juega. Lo hizo hace unos años, con la primera, tramposa e inconstitucional reforma del Consejo de la Magistratura. Lo hizo luego, con la reforma de las normas electorales, para expulsar del juego a la izquierda. Lo hace ahora, para contar con más herramientas de presión sobre los jueces no adictos. Dan asco. La buena noticia es que todas estas medidas debieran considerarse inconstitucionales, sólo por esto: dado el principio de que el jugador dominante no puede cambiar las reglas del juego a su favor, cualquier duda interpretativa relevante (y aquí hay muchas, relacionadas, por caso, y justamente, con la elección popular de los miembros del C. de la M.),* debe interpretarse en contra de la posibilidad de que el gobierno de turno gane más control sobre el juego que se está jugando.

* ver el post de hoy de don g.arballo, acá, que objeta esa posibilidad, por razones diferentes de las que aquí acabo de ofrecer



13 comentarios:

Anónimo dijo...

Los decis muy bien Roberto: DAN ASCO!!!

Sergio Torrado

Anónimo dijo...

Está claro que, más allá de la improvisación que campea en todo el proyecto, lo que el gobierno parece buscar es la réplica del modelo de justicia chavista. Recuerdo que el Tribunal Supremo de Venezuela tuvo el tupé de decir hace pocos meses que la ausencia del lider no era absoluta ni transitoria y que podía jurar cuando se le antojase. Eso es a lo que se aspira y con ello los derechos empalidecen.

Anónimo dijo...

Perdón que personalice pero si a mí me dicen que la democratización va a venir de la mano de Alagia, Slokar, Félix Crous y Jorge Auat, lo único que puedo atinar a hacer es cagarme de la risa. Perdón el exabrupto pero creo que a muchos les ocurrirá lo mismo.

gracia dijo...

muy bien Robert.. dan asco!!

a quien se le puede ocurrir q hay buena fe en una reforma judicial hecha por alguien q tiene de vicepresidente a un atorrante corrupto como boudou? ..

y q la misma presidenta fue sobreseida en la causa de enriquecimiento ilicito, por un juez como oyarbide??.. uno de sus ppales jueces?

solo a los k y sus secuaces

es insoportable tanta impunidad y cinismo

gracias q existis vos para decir bien las cosas q yo no puedo decir

besos y buen viaje :)

Anónimo dijo...

Gracia es real o un invento de Capusotto?

Anónimo dijo...

No se si Gracia será real pero cada una de sus simples palabras es la pura verdad. Seguramente por eso la querés ridiculizar comparándola con ese triste y patético bufón k.

Anónimo dijo...

Comparto totalmente, creo que en el post quedan señaladas claramente las contradicciones de una reforma que se dice democratizadora y no propone nada en favor de los más débiles.

Perdón por irme de tema, pero quería compartir este link http://www.lastmealsproject.com/pages.html , impresionante testimonio en contra de la pena de muerte en EEUU, de una fuerza pocas veces vista en este tipo de propuestas.
Tomás

Anónimo dijo...

Roberto, te parecen todos los proyectos igual de malos?
El de ingresantes no solo me parece bueno, sino que considero que viene a garantizar la igualdad de acceso a cargos publicos.

rg dijo...

pero si, esta bien, pero hablas de democratizar la justicia, que puede querer decir fundamentalmente una de dos: haces algo para que la justicia no la sufran solo los pobres, haces algo para que los pobres tambien puedan litigar, haces algo para romper la formalidad y distancia de la ley. y habiendo mil caminos interesantes, lo que haces es crear mas camaras y liitas las cautelares. sos un chanta, un mentiroso, un cuentero, un tramposo. lo unico que realmente te niteresa es que tu partido gane control sobre los jueces no adictos. luego, ok, limpiaste las ventanas de tribunales, muy bien, pero no me mientas

Anónimo dijo...

Podríamos arrancar por casa, y que los abogados no cobren la consulta. Me parece una medida eficaz para garantizar un poco de acceso a la justicia, para que la gente al menos pueda asesorarse...y para devolver a la sociedad lo que gasto educándonos en la universidad pública.
Digo, hagamos autocrítica todos.

Anónimo dijo...

Muy bueno roberto, totalmente incohrente creer que su objetivo va a ser democratizar, viniendo de quienes vienen y mucho menos teniendo en cuenta cuales son las reformas

PD:.. esa foto es en UTDT? espero poder elegir una materia dictada por usted en 3er o 4to año.

Anónimo dijo...

Argentina se ha convertido hace un tiempo en un modelo de republica bananera. No existe el Estado de Derecho, ni siquiera son prolijos en las reformas. Como abogada que tiene que lidiar diariamente con regulares todo el sistema es un desastre. Desconocen la Constitución. Hay una confusión entre decretos y resoluciones contradictorias y abiertamente inconstitucionales. Te cambian las reglas del juego a mitad de partido. Nos hemos convertido en una república Bananera con B mayúscula.

Mariana

GerardoD dijo...

"Trabajan duro para los peores, y hasta es posible que piensen para sus adentros que están haciendo justicia." Roberto, después de escucharlo a Slokar hoy, es penoso decirlo, pero lo que piensan para sus adentros es únicamente en ascender, figurar y ser las cabezas dominantes de la corporación judicial a la que siempre pertenecieron.
Además, pretender justificar las reformas en otros fueros desde el procedimiento penal (lo conozco bien de adentro/afuera), cuando justamente por sus particularidades, desde la Casación hasta las cautelares están organizadas para proteger al individuo frente al poder de las agencias estatales, es vergonzante.