23 jul. 2014

Efedrina: las balas pegan cerca

La justicia ya probó que la campaña presidencial se financió con dinero de la efedrina, algo que debiera haber causado el fin de todo, pero acá estamos. Ahora se empieza a probar judicialmente el vínculo entre los círculos íntimos de Néstor, y el tráfico de efedrina (acá o acá: no se trata de lo que dicen los diarios, sino de lo que prueba la justicia). A ver si nos entendemos: hablamos de políticos (Néstor el primero) que en su desesperación por más y más financiamiento, tomaron como fuente primera de financiamiento al dinero más sucio. Se trató, en mi opinión, del error más grave (y miserable) en la historia de la democracia argentina. No entiendo cómo, si es que hay algún oficialista honesto, no traza una raya y dice "de éste límite no se podía pasar": nada, nunca, justificaba lo que hizo NK. No entiendo cómo los medios oficiales hacen silencio sobre el tema: nos compete a todos, es lo más grave de todo. Ninguna batalla (destruir a la "corpo" o lo que sea) justifica este medio: es el límite. No entiendo realmente cuál es el fin más alto que se defiende a través de este encubrimiento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya no importa nada de nada, las notas que nombras son de clarin y la nacion, suficiente para que cualquier kirchnerista diga que son falsas, o que no cree nada de esos diarios, o que porque no hablan de los nuevos trenes o vaya a saber que otra cosa.
Y sobre la justicia? Alguien cree en la justicia hoy? Si no recuedo mal, en el debate sobre la reforma de la justicia, vos Roberto diste tu vision sobre que toda la movida tenia el objetivo de crear un nuevo enemigo. Y asi es, hoy los kirchneristas van a decir que la justicia es funcional a los medios.
Me juego a que si le pregunto a un kirchnerista (una persona normal, no un politico) sobre esto va a decir que un montaje de los medios, con complicidad de la justicia. O sino defenderia la situacion argumentando que "es esto o los milicos..."

Eduardo Reviriego dijo...

La década ganada es más que diez años y comenzó en el lejano Sur. Ahí está la matriz que luego se llevó al orden nacional, claro que con "carteles" de más prestigio.
La trata y la droga van de la mano, y el Estado no deja de participar en el negocio. Una punta del ovillo:
http://www.perfil.com/politica/Denuncian-que-Kirchner-cedio-terrenos-fiscales-para-prostibulos--20121219-0008.html
No es difícil saber por qué el kirchnerismo tiene pánico de perder el gobierno de Santa Cruz, terror que ha convertido al traidor Peralta en un ameno y simpático participe de,los últimos actos oficiales de la señora.
No por nada cuando se denuncia un secuestro vinculado a la trata se mira a las "casitas" -para nada felices éstas- y se derraman millones de pesos para acallar algunas voces.