23 nov. 2015

De la crítica venimos, a la crítica vamos

Después de 10 años en la intemperie, en este espacio más bien solitario y lleno de sinsabores, de la crítica al poder, de ahí nos vamos, y ahí volvemos. Para los que,después de tanto tiempo, llegan y quieren conocer cómo es el terreno, de qué se trata esto de ser críticos del gobierno nacional, bienvenidos. Sepan, de todos modos, los que usaron estos años para mentir, callar y tomar ventajas personales, que los recordamos bien, y que amistosamente, no olvidaremos el daño que han hecho. La autoridad moral no se construye ni se recupera en unos días. Los esperamos, de todos modos.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Si te convoca Macri a ser miembro de la Corte, ¿aceptás?

Anónimo dijo...

Francamente, mejor que no vengan porque sino seguiremos mezclados en la confusión. No pueden criticar a ningún poder quienes se favorecieron, se regodearon y usaron el poder para descalificar y hasta castigar a quienes cuestionaban lo evidente. O peor, a los más débiles y vulnerables como tantos grupos sociales minoritarios que no se dejaron cooptar. En todo caso, no han de criticar sinceramente el uso y el abuso del poder, sino que su crítica será la hipocresía malsana de quien ha sido excluido de sus beneficios.

Anónimo dijo...

Ojala Gargarella vaya a la Corte!!!!! Me encantaría leer sus largos votos sobre procesos dialógicos, DNU´S, etc. Sería un lujo

Flowy dijo...

lejos de apaciguarse la prepotencia y la soberbia en este nuevo panorama, ha recrudecido (al menos en mi microclima y entorno) el revanchismo, el odio al magro 1,5% de voto en blanco, la altanería de echar culpas a ajenos con cero auto-crítica, sin preguntarse qué cuota de responsabilidad les podría caber en la pérdida del casi 20% del electorado de 2011 a hoy. Nada. Siguen creyendo (y hoy más que nunca) que la derecha es el otro, y ell@s han sido arduos defensores de ideas de izquierda. Es lo más triste que sucede estos días. Ven en el repudio de la redacción a la editorial de La Nación un triunfo del campo popular K, y no la lucha de las bases y sindicatos combativos de estos años.
Antes que lamentar el triunfo de Cambiemos (que por cierto es un bajón), más me entristece la necedad que persiste y no da tregua. La soberbia... La soberbia. He leído de gentes muy respetables frases tales como "es hora de que pongamos el cuerpo"... ¿ahora? ¿ahora van a salir a poner el cuerpo? ay ay ay, sí, ok, RG, les damos la bienvenida pero... si tan solo lo hubieran puesto estos años cuando mataban a Mariano Ferreyra, o intervenían el INDEC, o enarbolaban a Berni, o cuando sancionaron la Ley Antiterrorista y muchos pataleamos... Si hubieran puesta el cuerpo ahí en lugar de estar preocupados gritándonos cipayos y vendepatrias, entonces los respetaría un poquito más.
Saludos! Florencia Lindenboim

Anónimo dijo...

Yo también creo que rg debería ir a la corte. Por muchas razones que no quiero abundar aqui pero creo que sería muy positivo y provechoso para el país. AUnque nos cerraran el blog que sería la única pérdida para lamentar.
Mi voto positivo para roberto.

m.c.

Anónimo dijo...

Lo de Roberto puede darse. Vean la siguiente respuesta de Macri en el largo reportaje que le hizo "La Nación":

¿Ya tiene los nombres que propondrá para la Corte Suprema?

Me han mostrado una larga lista y todavía no hemos elegido los candidatos. Creo que es importante completar esta Corte y tiene que ser una señal por la calidad de las personas a convocar. Tienen que ser personas incuestionables: la única condición que tienen que cumplir es que no sean amigos ni conocidos míos. Que sean absolutamente independientes, que defiendan la Constitución nacional. Tienen que ser constitucionalistas. Te lo digo como ingeniero. Hay que defender la Constitución nacional.

Anónimo dijo...

No creo que Macri nombre a un referente de la izquierda como Roberto, lamentablemente porque Robert tiene esa silla muy merecida.

Anónimo dijo...

"Los antecedentes de Macri con el Poder Judicial en la Ciudad de Buenos Aires indican que su estrategia fue colonizar la mayor cantidad de estructuras posibles y modificar las normas a su alcance para lograr ese objetivo. Cuando tuvo la posibilidad de nombrar alguien en el superior tribunal porteño, primero modificó el decreto que asemejaba las reglas de transparencia y audiencias públicas para nombrar supremos a nivel local con las que rigen a nivel nacional e instaló un procedimiento más laxo. Trató de mantener a la candidata Daniela Ugolini, quien tuvo un sinfín de impugnaciones, hasta que después de casi un año tuvo que desistir. Como el PRO se topó con que un grupo de juzgados en lo Contencioso Administrativo fallaban con exigencias hacia su gobierno –en cuestiones de vivienda, salud reproductiva, salud mental, entre otros– multiplicó la cantidad de juzgados de ese fuero, donde designó algunos militantes de su riñón. Modificó las mayorías en el Consejo de la Magistratura local para tomar decisiones con más facilidad (las redujo de seis a cinco votos de nueve). A un juez cuyos fallos incomodaban, Andrés Gallardo, llegó a recusarlo en 700 expedientes. Al frente del Ministerio Público –en un cargo comparable al del procurador a nivel nacional– directamente designó a un diputado suyo, Martín Ocampo, impugnado por las ONG más prestigiosas del ámbito del derecho por su falta de antecedentes, igual que Yael Bendel en la asesoría tutelar".

Empezá a criticar nomás...

Myrta dijo...

Pasé para ver qué habías comentado...Me duelen nuestros países. ¡Un abrazo!

Anónimo dijo...

Muy buena noticia que la corte restituya el 15% injustamente descontado a las provincias. Ahora, lo que no entiendo es porqué no lo hicieron antes? La gente de la corte no tuvo un mínimo de pudor de sacar esta sentencia antes del ballotage al menos para que los candidatos nos dijeran que iban a hacer al respecto? Como se iba a pagar esa deuda? Hemos perdido hasta las mínimas precauciones por no mostrar la hilacha.

Javier Fernández dijo...

Florencia, si generalizamos agrietamos más el país. Yo apoyo a Cristina y no llamo cipayo a nadie que por izquierda o porque tiene la bara muy alta no lo hace. Puedo creer y lamentar que no empuje desde adentro a limpiar a los enemigos, corruptos, ladrones, etc que están adentro. Y puedo creer también que peleando desde afuera solo debilitan esto que tenemos contribuyendo a que venga lo peor de la derecha. Pero no por eso pienso que sean ni traidores, no vendepatrias. Insisto, si generalizamos pifiamos...

Flowy dijo...

Javier, no creo haber generalizado. Aclaré que hablaba de mi entorno y micro-clima. Mis amistades, allegados, y familiares han llamado más de una vez vende-patria a quienes protestábamos contra el gobierno por las actitudes que arriba enumeré (INDEC, Berni, MFerreyra, etc). No generalicé en absoluto. Hablo de lo que leo y escucho. No sé bien a qué viene tu respuesta. Saludos!

Karel dijo...

Viendo la indignación del votante kirchnerista por la inclusión de los dictadores dentro de la galería de presidentes de la Casa Rosada, y sin olvidarme, por supuesto de Milani, me acordé de este breve comentario del blog, más pertinente que nunca.

Karel dijo...

Finalmente la inclusión de los dictadores fue otra falacia K. Estaban ahí desde hacía varios años, pero durante todo este tiempo no había indignado a nadie.