4 nov. 2015

Designación inconstitucional de dos nuevos auditores: gran oportunidad para invalidar judicialmente el proceso legisaltivo

Escapando del gobierno, el kirchnerismo busca ocultar sus crímenes colonizando los órganos de control. Hoy designó de modo irregular a dos nuevos miembros del directorio de la Auditoría General de la Nación. Con algunas notas notables: una, el gobierno nombra a dos genuflexos partisanos (uno de los controladores juró, como se ve, haciendo la V que simboliza al partido de gobierno: así da muestra de la imparcialidad con que controlará al gobierno); otra, la escandalosa sesión, que forzó a la oposición a dejar sin quorum las designaciones, fue comandada cínica y vergozosamente por Julián Domínguez, "el ala conciliadora" del gobierno, que hoy -para quien tenía dudas- dejó en claro cuál era su estatura moral.

La designación de los dos auditores se hizo en medio de una sesión especial, que por tanto tenía sus temas acotados: no era posible tratar en el recinto cuestiones no definidas de antemano. Por lo demás, la única manera de incorporar un tema nuevo era a través del voto de las tres cuartas partes de la Cámara: al kirchnerismo no le interesó esa restricción, y votó igual por lo que quería, con absoluto descuido de las exigencias reglamentarias. Sólo quería arrasar, provocando.

Algunos han dicho que la nueva legislatura podrá anular lo hecho en la sesión. Creo que, más bien, constituye ésta una gran oportunidad para direccionar el control judicial hacia donde debe ir. Entre otros (no muchos más) lugares, el control judicial debe dirigirse al control de los procedimientos legislativos. Frente a la flagrante inconstitucionalidad de los nombramientos, proponemos una contundente, pionera, necesaria, invalidación de las designaciones hechas hoy por el gobierno.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Se van y comenzarán los procesos de rendición de cuentas. Seguramente Julián Alvarez podrá hacer la V de la Victoria cuando le dicten el auto de procesamiento

Anónimo dijo...

desesperación... ruido, y mucha, mucha soledad de la asociacion "frente para la derrota"

Anónimo dijo...

Me pregunto y pregunto, este gobierno que nombra así a estas personas y tantas otras cosas ha hecho creen que puede pretender nombrar dos jueces independientes en la CORTE?. Obvio que no, por eso repito e insisto, no caer en tonterías Sarrabayrouse y Sesín quizá NO SON NI SERÁN INDEPENDIENTES nunca!

Saludos
Andrés

Anónimo dijo...

Que asco me da Julián Alvarez. Que rata inmunda de albañal que resultó ser. Sin moral, sin dignidad, sin ética, sin nada. Podría ser Scioli.

Anónimo dijo...

Julían Dominguez demostró ser parte del engranaje siniestro del relato K, se presenta como conciliador, católico amigo del papa, de origen humilde -nunca escatima en recuerdos tristes sobre su infancia- pero al momento de la acción no tiene cuestionamientos morales ni èticos al para asegurarle a los poderosos impunidad y su contracara que es la injusticia al pueblo.


ASCO!

Titín.

Eduardo Reviriego dijo...

El peronismo siempre ha sabido construido poder a partir de las derrotas electorales, lo que clarifica muy bien lo que piensa de la voluntad popular, a la que tanto se aferra e invoca cuando le conviene violar la Constitución.
Que dos ex funcionarios estén ahora a cargo del "control externo del sector público nacional" (art. 85 CN), los pinta de cuerpo entero, y como muy buenos discípulos del matrimonio Laclau-Mouffe, para quienes las instituciones de la democracia son meramente formales.

SDM dijo...

Algunos amigos del FPV me han asegurado que el procedimiento fue totalmente legal. Si así fuera, si el debate fuera más de legitimidad que de legalidad, no correspondería en efecto al propio congreso subsanar el problema? O efectivamente hay una cuestión de legalidad y entonces, efectivamente, es una oportunidad para que el poder judicial intervenga? Pregunto porque no me queda claro cómo es el intríngulis.

Gustavo Maurino dijo...

SDM, conceptualmente, creo, la cosa es que la legalidad (deliberativa, no los formalismos vacíos, sino comprendidos como regimentando prácticas deliberativas de creación de decisiones) es la legitimidad, como decía Habermas al comienzo de los tiempos (aunque no se le entendía mucho)
http://www.biblioteca.org.ar/libros/141732.pdf

La distinción categorial, legalidad/legitimidad ya es un problema, en el derecho postmetafisico.

Sobre el caso, hasta donde pude reconstruir el argumento del FPV para justificar el tratamiento del tema es que la presidente del bloque les dijo verbalmente a lxs otrxs presidentes, en labor parlamentaria, que tratarían ese punto (que no fue expresado en el orden del día de la sesión especial). Si así fuera...es claro que la decisión es nula.

SDM dijo...

Gustavo, gracias por la respuesta y por el texto que me pareció muy interesante. Sin ánimos de pedir una clase individualizada, me quedó boyando una nueva pregunta... en un momento, Habermas acepta que la calidad de la vida pública viene a determinarse por otras cuestiones que los formalismos, pero entre esas cuestiones hay una que me llamó la atención porque me parece interesante y me hace ruido al mismo tiempo: "el nivel de formación de los participantes"... eso es una suerte de llamado al republicanismo clásico o hay allí otra idea (digamos jerga) que se me escapa?

Gustavo Maurino dijo...

Diría que va por ahí, sí. Despuès de esto desarrolló fact y validez, patriotismo constitucional, etc...que performan una democ.delib.republic.

Anónimo dijo...

Dr. Gargarella:

cree que es una gran oportunidad que también cree que deben resolver Sarrabayrouse y Sesín?. No entiendo, estamos pecando de tontos nuevamente. Basta de jueces K comprados!. Si ellos son ministros de la corte no se preocupe que NUNCA el gobierno K (quizá deba corregirme, nunca el gobierno de turno debe leerse) va a tener un mínimo freno

Saludos