20 nov. 2015

Votar en blanco es muy incómodo (pero lo hacemos convencidos)

Hace un mes que me quieren inducir a votar de otro modo, diciendo tonterías como que votar en blanco es muy cómodo -solamente un modo de preservar el alma impoluta. Lo cierto es que no veo por qué es que uno debería seguir el camino de los que se ensuciaron en nombre de un objetivo que no se les cumplió, y por tanto sólo quedaron sucios. Pero lo más importante es otra cosa: Para quienes defendemos la postura de votar en blanco, hacerlo es -como cualquier acción contracutlural- algo molesto, que genera malestar e incomodidades permanentes, en cualquier evento social o interacción comunicativa. En lo personal, llevo ya un mes adicional de disputas y peleas recargadas, sólo por ese tema. Mi conclusión es: votar en blanco es incomodísimo! Lo hacemos, valga aclararlo entonces, por convicción, y no por una comodidad que no tuvimos ni nos preocupamos por tener nunca.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

yo creo que votar en blanco es estar a favor de los dos, o frustrado porque no gano el partido de uno, y llevarse la pelota. pero es solo una opinion. es el derecho de cada uno. jp

Anónimo dijo...

No Roberto,

Lo incómodo es votar a alguien a sabiendas de que no es la elección que uno desea y tras balancear los riesgos que se corren de ganar el otro postulante. El ballotage es una opción, en la que cuenta lo que está en juego en uno y otro caso: los oponentes no son simétricos, no son lo mismo: sobran evidencias al respecto desde todos los ángulos que se mire. Lo contrario es postular una identidad que no puede existir en términos ontológicos y prácticos. Y desde esta doble perspectiva, no hay forma de convencerme de que votar en blanco no sea un gesto extremadamente cómodo. Podrá crear la sensación de no haberse ensuciado, no mas que eso. Pero es una sensación pasajera, que se volverá permanente solo en caso de que quienes si optaron por ensuciarse nos saquen las papas del fuego...Si no lo logran, la conciencia que creímos dejar a salvo nos va a recordar nuestra hora cómoda. A menos que en un nuevo gesto de comodidad nos neguemos a lidiar con nuestra consciencia.

Guillermo

Anónimo dijo...

Muchísimo más incómoda y jugada fue la posición que sostuvo Alegre en su columna de opinión publicada en Clarín hace un par de días: http://www.clarin.com/opinion/Macri-Scioli-kirchnerismo-Cambiemos-progresismo_0_1469853044.html

Aun a sabiendas de que la progresía urbana tipo Sarlo iba a salir a matarlo, el tipo se la jugó y se posicionó de modo adulto frente a una situación que debe ser superada del mejor (o menos peor) modo posible.
Votar en blanco y ufanarse de ello en estas circunstancias es otra actitud infantil o típica del bar de sociales, desde el cual todos arreglan el mundo.
Bravo por Alegre

Anónimo dijo...

Esta muy bien la nota de Alegre, se trata de elegir al que te acerca a las condiciones de un debate, y un respeto mínimo elemental. Luego se podran mejorar las condiciones de gobierno, con el debate dia a dia, pues el voto no agota los derechos politicos. Votar en blanco no dice nada, no es un mensaje a nada, ya que aglutina desde el indeciso, pasa por mas recalcitrante derechista, hasta el izquierdista trasnochado. Es triste ver a la izquierda conformarse con apropiarse de votos en blanco, para mejorar el 3% de votos que obtuvo en la ultima eleccion. Ahora, apoderarse de los votos en blanco, como si ello fuera un mensaje inequivoco a la opcion que representa el balotage, es tan falso, como sostener que todos los que votan en blanco pretenden enviar el mismo mensaje. Martin.

Anónimo dijo...

Yo el ballotage lo vería como un viaje. Queres ir a Cordoba y estás en Buenos Aires. Te dan tres opciones, ninguna de la cual te lleva a donde queres: Zárate, Rosario o quedarte en Buenos Aires. Quedarte en Buenos Aires es votar en blanco, es encapricharte porque no te llevan a donde querés, porque querés ir ahi sin escalas. Yo voto a quien me acerque, aunque sea 1 km, a donde quiero ir. Y Cambiemos, guste o no, en mi opinión, me deja más cerca que el sciolismo/kirchnerismo. Nos han basureado tanto que resulta fácil no votarlos.

Anónimo dijo...

Anónimo de las 8:08

Si bien no comparto tu opción de voto (tengo muchas y, a mi juicio, muy buenas razones para tomar la otra opción: ver mas abajo), rescato tu espíritu de jugarte por una opción aún a riesgo de equivocarte. Discrepo con vos en que Macri sea quien mejor pueda acercarnos al país que asegure un mínimo bienestar a sus habitantes así como ampliar (o al menos preservar) las libertades individuales. Creo que no se debe votar a Macri pués lo que ha hecho el PRO en el gobierno de la ciudad ha sido de naturaleza cosmética descuidando la salud, la educación y la protección social, así como las políticas que ellos han apoyado a nivel nacional(e igual de importante las que no han apoyado), los dichos de sus economistas ahora silenciados que prometen un retorno paulatino a lo peor de los 90 y, sobre todo, el posicionamiento que otorga a la Argentina muy lejos del resto de Latinoamerica constituyen lo contrario del camino que deseo siga nuestro país. Así mismo descreo de que alguien procesado en una causa que no tiene ningún aspecto de haber sido armada(no sé si hay otra en la que ahora esté procesado aparte de la de las escuchas), con claros indicios de haber ordenado además la represión en el indoamericano con sus 3 muertos y la represión en dentro del Borda, pueda ser un digno aspirante a presidir el país. Con Scioli al menos queda un margen de duda en algunos de estos items (por supuesto no en todos). De allí mi voto.

Guillermo

Anónimo dijo...

Cada uno es dueño de su voto y es súper respetable. Si me permitís una opinión, el blanco no va a gobernar y tomar esa alternativa es no hacerse responsable de la parte que nos toca a cada uno en ayudar a decidir qué partido tomará la conducción del ejecutivo. Votar en blanco se acerca mucho a no decidir, y eso nunca está bueno en una democracia.

Un placer seguir tu blog.
Ana

Miguel dijo...

Roberto: No sos vos el que tiene que pedir disculpas o dar explicaciones por votar en blanco. Los que tienen vergüenza de votar a Macri (solo para que no gane Scioli) y a Scioli (solo para que no gane Macri) son ellos. Por eso te acosan cuando declarás tu voto en blanco. Por eso se enojan. Por eso nos acusan de cómodos.