20 oct. 2009

Binder: Delito y política

Y acá buena nota de otro amigazo, Alberto Binder (acá), para dejar de insistir con el aumento de penas, y concentrarse en los "mercados delictuales," que atan delito-policía-política

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Los políticos parroquiales, a cuyo servicio estaba Monk Eastman, siempre desmintieron públicamente que hubiera tales bandas, o aclararon que se trataba de meras sociedades recreativas. La indiscreta batalla de Rivington los alarmó. Citaron a los dos capitanes para intimarles la necesidad de una tregua. Kelly (buen sabedor de que los políticos eran más aptos que todos los revólveres Colt para entorpecer la acción policial) dijo acto continuo que sí; Eastman (con la soberbia de su gran cuerpo bruto) ansiaba más detonaciones y más refriegas. Empezó por rehusar y tuvieron que amenazarlo con la prisión. Al fin los dos ilustres malevos conferenciaron en un bar, cada uno con un cigarro de hoja en la boca, la diestra en el revólver y su vigilante nube de pistoleros alrededor...

De "El Proveedor de iniquidades Monk Eastman", en Historia Universal de la Infamia.
Ya el gran JL Borges había advertido acerca de la relación política y delito, en este cuento soberbio...

rg dijo...

:)

Peronismo histórico dijo...

Obvio que hay que empezar por otros lados, antes que la suba de penas.

Por un ex dirigente, que hoy es enemigo de Néstor (imaginen quien), y por otros que están creciendo en la política, venidos del neoliberalismo.

Se necesita más peronismo, más escuelas fábrica para los pibes (cosa que jamás ha entendido el progresismo, que impide el ingreso de los pibes al mercado laboral siguiendo la ideología socialdemócrata de la OIT. y la educación de bachileres que defiende la clase media), más clubes, más contención social. Y, luego, también más represión policial, como el fuero policial, que funcionó bajo la CN de 1949.

Anónimo dijo...

Como es habitual, Binder toma la delantera por varios cuerpos en materia de análisis y posicionamiento político criminal.

La academia en general, los hombres y mujeres identificados con un pensamiento "progresista" (por así decirlo, por querer referenciar el apego a los derechos y las garantías) han dejado un espacio vacío a la hora de hacerse cargo de preocupaciones concretas y tangibles de buena parte de la población, en este caso la inseguridad.

Y en la medida que nos quedamos refunfuñando por los rincones, o en un ejercicio autista entre quienes opinamos de parecida manera, el espacio del debate por la inseguridad es ocupado por aquellos que medran con ese sentimiento.

Considero que Alberto (otros más también) han percibido esta realidad, y desde su forma de ver las cosas, compatible con una sociedad democrática y pluralista, salen a dar un discurso en torno a la inseguridad, procurando evitar el desmadre, como lo son los reclamos de mano dura, pena de muerte y otras fórmulas por el estilo.

Bien por Binder!!!

Mario Juliano

Anónimo dijo...

Pretty bom post. Eu só tropeçou em seu blog e queria dizer que eu realmente gostei de visitar seu blog. Em todo o caso eu vou estar assinando seu feed e eu espero que você escreva novamente em breve!

Anónimo dijo...

Dulce sitio web, yo no hubiera venido a través de su blog antes en las búsquedas! Llevar adelante la obra excepcional!

Anónimo dijo...

Thanks for this wonderful post.Admiring the time and effort you put into your blog and detailed information you offer.

Anónimo dijo...

Gracias por publicar esto, fue muy útil y le dijo a una gran cantidad