28 oct. 2009

Movimientos sociales e izquierda

Hoy publicamos esta nota (acá) con una cantidad de colegas cuya trayectoria respeto y admiro, incluyendo a varios amigos de la casa, como Alberto Binder, Maristella Svampa u Horacio Tarcus. Luego, y como suele ocurrir con estas notas colectivas, hay matices que uno hubiera incluído o frases que uno hubiera modificado. De todos modos, me interesó firmar la nota por un par de razones principales. Primero, insistir con la defensa de grupos de trabajadores/desocupados que vienen realizando trabajos muy esforzados y valiosos, a pesar de eventuales errores. Y segundo, dar cuenta de que existe un abanico muy grande de académicos e intelectuales de izquierda, que son críticos con políticas centrales de este gobierno, y que no creen que criticarlo signifique "hacerle el juego" al "enemigo": la crítica no se debe acallar nunca. Veremos cómo sigue esto (creo).

12 comentarios:

Alejandro Hache dijo...

roberto, difundí la declaración ( me la mando ms) y estamos debatiendo por correo con el amigo gustavo lambruschini, dice gl:

"Coincido con la inmensa mayoría de los argumentos expuestos en ¡Alerta frente a la criminalización de los nuevos Movimientos Sociales! Discrepo, en cambio, acerca de ciertas definiciones nominales. Los Movimientos Sociales, por su propia naturaleza, son para-estatales y, aun, contra-estatales, incluso frente al mismísimo Estado Constitucional Democrático (Cf. Claus Offe); y, si son para-estatales, son mucho menos, dependientes de un Gobierno (estatal) y menos aún de un Partido (estatal) y menos todavía de un Príncipe o Líder o Conductor o Duce o Führer que se identifica con el Estado y el pueblo (Ein Volk, ein Reich, ein Führer).

Aquí envío un artículo, para la discusión, bien alejado de las posiciones políticas de Morales y Carrió; y de los diarios Clarín y La Nación y otros medios de comunicación, y que ha mantenido frente a éstos una posición de intransigencia y no de konnivencia y komplicidad, komo hasta ayer nomás mantuvo Kristina y el Gobierno K de Néstor Karlos Kirchner.
Gustavo
http://www.po.org.ar/node/22965"

y dice ah

"Estimado. en principio la replica seria a los firmantes de la misiva, aunque dado que la he reenviado puede asumirse que comparto el contenido in totum.
Sin embargo coincido en principio con la conceptualización de los ms asi como creo que identica caracterización le corresponde a los movimientos de derechos humanos. No obstante ello y dado que la declaración (que salio publicada hoy en pagina) es una declaración colectiva necesariamente no todos los firmantes hubieran elegido el mismo tono o suscrito tal cual algunas de las lineas alli expresadas (a ello hacer referencia por ejemplo roberto gargarella en su blog seminariogargarella.blogspot.com)
De todos modos la cuestion excede a milagros sala y se trata de la aparicion de ciertas lineas discursivas tendientes a la demonización de la protesta, nuevamente; lineas discursivas que se montan en la tupac amaru, se extrapolan y ramifican para homogeneizar un fenomeno complejo simplificandolo y legitimando una matriz represiva. No conozco en profundidad el caso de la tupac, pero me mueve a carcajada el rasgado de vestiduras de los poderes politicos feudales y clientelistas de las provincias, que entre otras cosas, como dice la nota que ud. cita, negocian con punteros o referentes cuando les cuadra y manejan sus provincias como un coto privado de caza medieval.
Saludo cordial.
ah "

rc dijo...

Creo que este es un caso muy similar a otros en donde se plantean críticas o denuncian situaciones contra sectores o instituciones que son considerados como inmaculados para algunos sectores autodenominados progresistas. Por ejemplo: cuando alguien quiere plantear una discusión sobre la política de derechos humanos de este gobierno o el rol de algunas organizaciones de DDHH inmediatamente es tildado como fascista, de derecha, de funcional a esto o lo otro. Graciela Fernández Meijide escribe un libro en donde se tratan de reinstalar algunos debates olvidados y enseguida surgen comentarios despectivos que llegan a rozar lo canallesco (como por ejemplo, negar que GFM tenga un hijo desaparecido). Si alguien observa negativamente el hecho de que una persona como Felisa Miceli (ministra que tuvo que denunciar por ese vuelto que dejo en un baño) sea la administradora de los fondos de una organización de derechos humanos, ¿significa esto que este desconociendo su historia y su lucha? ¿Significa negar todo lo que han logrado?
Beatriz Sarlo ha sido una de las personas más coherentes con una serie de apreciaciones sobre como el gobierno tomo, fragmento y dividió a estas y otras organizaciones sociales para utilizar con fines inconfesables.
Veamos otro ejemplo: cuando Carrio dice lo que dice sobre EHN – aunque con algunas expresiones bastante desafortunadas – está planteando un tema que es el respeto por la autonomía individual, aunque cuando se trate de casos vinculados a desaparición forzada de personas. Si los hijos de EHN no quieren realizarse un ADN, ¿por qué obligarlos? Me dirán que no tienen nada que ocultar lo cual es un argumento plausible pero aun en ese caso – el de que tuvieran que ocultar algo – ¿porqué deberían someterse a un proceso por el que no quieren pasar? Nadie toma lo más interesante de estas declaraciones (aunque hay que reconocer que Carrio las comunico de una forma muy desordenada y confusa); se toma lo que más conviene para demonizarla y decir que ella está con los represores (Donda, Cabandie, Carlotto no ofrecieron una discusión serie sobre este punto sino que tomaron como eje el caso Noble)
(Continua)

rc dijo...

Por otro lado, Carrio es constantemente crítica por tomar algunas experiencias del caso sudafricano (el Ubuntu por ejemplo) para poder pensar y reflexionar sobre el caso argentino. Ella podría quedarse en el molde, no decir nada y no generar rispideces con nadie.
Pero vuelvo ahora al tema del artículo de pagina 12.
Si Carrio o Morales señalan acciones especificas de violencia por grupo para-estatales bancados por el estado kirchnerista, me resulta muy absurdo que la agrupemos junto a quienes piensan en la criminalización de los movimientos sociales. Por otro lado, la propuesta de política de seguridad y de política penitenciaria que Carrio y Giustiniani presentaron en 2007 es, hasta donde conozco, una de las pocas propuesta nacionales, formuladas programáticamente y emanada de actores políticos-partidarios; esa propuesta no tienen nada que ver con la criminalización de los movimientos sociales, ni con la tolerancia cero, ni con las “underclass”, ni con las “comunidades patológicas”; por el contrario, está claramente orientada hacia el delito de los poderosos (que dicho sea de paso, esto se complementa con un proyecto presentado por Carrio y Marcela Rodriguez para reformar las estructuras de la SIGEN y AGN y con ello, controlar la corrupción gubernamental) pero también hacia un entendimiento de la (in)seguridad ligada a las desigualdades sociales, a la violencia institucional policial y penitenciaria, entre otros aspectos. Si consideramos seriamente todo esto, es ridículo decir que Carrio está a favor o es funcional a la criminalización de los movimientos sociales. Se indignan con estas declaraciones, que son a su vez las que se reproducen todo el tiempo en la televisión y los diarios para ser eje de discusiones y denostaciones que muchas veces arbitrariamente dejen de lado otros aspectos.
Por otro lado y sin entrar en la discusión de los escraches – pensando tus glosas rg sobre el caso de rossi a las cuáles adhiero plenamente, o el debate con Natanson sobre la asamblea de Gualeguaychu, entre otros – pensar la situación de determinados movimientos sociales (“Movimiento Evita” de Pérsico, “Federación de Tierra y Vivienda” de D´lia, “Frente Transversal y Popular” del diputado Depetri) que sabemos que efectivamente funcionan como un aparato policial paralelo y afín al kirchnerismo, como una situación en donde se genera violencia deliberadamente, con la financiación del estado, con la impunidad que el mismo estado garantiza no significa para nada bogar por la criminalización de los movimientos sociales. El resto es una suerte de pragmatismo que obnubila el análisis de lo social y lo político. Existen muchos casos en donde a veces no decimos cosas que pensamos porque dudamos en si no le estamos haciendo un favor a otros sectores que están en las antípodas de lo que alguien piensa. Esto creo que es perfectamente atendible en tanto decidamos expresarnos estratégicamente.
(Continua)

rc dijo...

Ahora, si para algunos esto significa hacer el caldo gordo a los sectores de clase media y corporaciones mediáticas que piden represión, me parece que tenemos atrofiada nuestra percepción de los fenómenos sociales y mucho peor aún, una concepción empobrecida del progresismo. El progresismo está más allá de estas especulaciones; intenta producir una mirada de los sucesos sociales que esté por encima de lo “políticamente correcto” considerado por este progresismo empobrecido y en clara oposición a las propuestas conservadoras y neoliberales; piensa y acciona sobre un tema en defensa de los grupos más desaventajados sin especular sobre quién vota o quien acciona de la misma manera a su lado; no se deja caer sus convicciones porque coyunturalmente otro sector manifiestamente conservador tenga iniciativas o posturas similares.
Opino que debemos intentar un análisis más agudo de algunos temas. No es lo mismo un movimiento social que no comulga con el gobierno, que no se dejo cooptar, que no recibe un exorbitante financiamiento, inmunidades y privilegios de otros movimientos que explícitamente juegan con el kirchnerismo a todo costo, con todo lo que tienen, hasta donde quieren y donde sea necesario. También hay que precisar las trayectorias y las prácticas cotidianas de cada movimiento social: pueden existir, por ejemplo, movimientos sociales que efectivamente estén con el gobierno, pero que tengan un laburo social genuino y desinteresado. Ahora ¿debemos callarnos cuando – en este ejemplo – este movimiento genera violencia al servicio del gobierno nacional (y estoy hablando por si no se entiende, de la institucionalidad de ese gobierno, de su causa y efectos políticos pero también del estado)? ¿No podemos mantener la crítica del poder y al mismo tiempo, sostener el poder/hacer de la crítica aun en situaciones en que lleguemos a contradecirnos?
Y si alguien viene y me dice: ¿y el caso de Rossi? ¿Cómo podes conciliar lo que planteas con la generación de violencia por parte de grupos afines a la Sociedad Rural Argentina? Muy sencillo, los movimientos sociales afines al gobierno tienen un soporte que es la institucionalidad del estado; la SRA podrá también engrasar sus resortes de poder pero estos no emanan del estado aun cuando pueden servirse estratégicamente de ellos.
En resumen, estoy en desacuerdo con el párrafo inicial de la nota aun cuando reconozco el claro avance de ciertos grupos para criminalizad/judicializar la protestas social.
En fin… saludos…

rg dijo...

estoy en transito jujenio, luego la sigo

Anónimo dijo...

Así que recibir plata del gobierno para hacer obras públicas ahora convierte a una organización en un "movimiento social"... supongo entonces que Benito Roggio e Hijos debe ser un requeterrecontra movimiento social.

Anónimo dijo...

Estimados: en primer lugar señalar una sola critica a la columna, se dice una verdad a medias que si la dijéramos completa ayudaría entender algunas cuestiones del presente, es verdad que las palabras del Balbín iban en dirección a provocar un golpe de estado un recurso muy utilizado por el radicalismo incluso contra un propio gobierno como el de ilia, recordar que balbin y su sector contribuyeron a la caída de ilia, ahora también hay que mencionar que la persecución a luchadores sociales ya antes del golpe del 76 era propiciado y ejecutado desde el estado por el partido justicialista, hoy milagro sala es estigmatizada desde ambos partidos morales por la ucr y jenefes por el pj, podríamos citar miles de ejemplos de la complicidad de interés entre los dos partidos mayoritarios que los llevan a coincidir mas de una vez el la persecución y/o deslegitimación de movimientos sociales que le dan pelea en el sector que pretenden tener cautivos desde el clientelismo.
Ahora bien, contextualicemos, no es lo mismo hacer política en suiza que en la argentina, como no lo es igual la ciudad de buenos como en Jujuy, milagro sala es el barro sublevado, es producto de décadas de hostigamiento y condena a la pobreza y la marginación que ha sometido la oligarquía norteña a los pueblos originarios. Pero voy mas allá evidentemente escuchándola uno no ve ahí un proyecto de búsqueda del poder entendido esto como el control de los resortes del estado, a lo sumo puede estar construyendo una suerte de poder dual, pero queda mas que claro que es no es una organización político militar, ahora bien quiero entender cual es problema que tenga un aparato de seguridad que proteja lo que le ha costado mucho conseguir. Por que no planteamos el desarme de los 20000 hombres de agencias de seguridad privada que custodian los country de la provincia de buenos aires o porque no nos preguntamos quien maneja las más de 1000 garitas instaladas en la ciudad de buenos aires con hombres armados que defienden a raja tabla la santa propiedad privada de algunos privilegiados porteños.
Rc cuando vos decís que hay algunos temas o instituciones son inmaculadas para algunos sectores, si te digo que si hay organizaciones o temas que deben ser defendidos en forma cerrada ante los ataques de los falsos demócratas como, carrio y morales.
Saludos
Juani Mareque

Ego sum qui sum dijo...

Sr. rg. Si comparte la firma con otras personas, hágase cargo y no pida disculpas. Por otro lado le digo que a los 57 años me vengo a enterar que Ricardo Balbín - personaje que nunca gozó de mis simpatías - fué, según el documento que Ud suscribe, el responsable del golpe del 76 y todas sus secuelas. Es decir que Montoneros, FAR, FAP, ERP, López Rega, AAA, CNU, CDO, etc, etc no existieron o eran chicos jugando con chupetines. ¡Gran contribución a la verdad histórica la suya, Gargarella! Muchas, muchísimas gracias. Javier Negri

rg dijo...

juan, me parece que exagera un poco

Anónimo dijo...

Si Ud. lo dice estimado profesor, puede que sea cierto exagere un poco. Lo que sucede es que el debate que vive la argentina esta fuera de control y se tiende a la descalificación y a utilización de algunas palabras en forma irresponsable, Si el jefe de gabinete le dice textual a carrio que no tiene los patitos en fila y ella dice que del ex presidente es en verdad un presidente de facto que controla un estado fascista, de ahí a que yo para defender llámese abuelas, madres o milagro sala, hay un paso para que tienda a la exageración, porque me siento empujado a la radicalización del discurso, porque del otro costado se reciben a afirmaciones tajantes y temerarias, me refiero que al hablar de ciertas organizaciones sociales RC afirma "sabemos que efectivamente funcionan como un aparato policial paralelo y afín al kirchnerismo, como una situación en donde se genera violencia deliberadamente", por citar algunas de los dichos de RC en este post, entonces este tipo de comentarios debilitan a todas las organizaciones sociales, entonces me obliga a entrar en una defensa que si efectivamente hace que exagere mis posiciones yo me hago cargo pero no puedo dejar de señalar que para mi RC también exagera, o confunde, por ejemplo la autonomía de la voluntad de los hijos de la dueña de clarín, de ser hijo de desaparecidos esta anulada desde el momento de su apropiación y sino fuera así fueran adoptados legalmente que lo compruebe, porque de el otro lado hay hombres y mujeres ya mayores que precisan la verdad, y nosotros como sociedad también.
Exagerados saludos
Juani Mareque

rc dijo...

Juan: creo que deje perfectamente claro mi posición. No por reflexionar criticamente sobre el rol de algunos movimientos sociales (mencione tres especificamente)ello deba trasladarse a todos los movimientos sociales. Por otro lado, ¿de que debilitamento esta hablando? Yo pensaría exactamente lo contrario y te digo que son precisamente estas organizaciones que encabezan tipos como Depetri, Persico y D´lia las que debilitan y bastardean a los movimientos sociales que labura a pulmon con poco o nada de subsidios. Entonces, dejemosnos de joder. En tu clave Juan no se puede criticar a nada o a nadie porque ello despues deriva en una generalización o valoración negativa. Si yo digo que Ricardo Forster esta equivocado y que apoya a un gobierno corrupto no quiere decir que todos los filosofos o pensadores esten equivocados o sean corruptos. O que Jose P. Feinamnn ya no es él intelectual que molesta al poder de turno (del que siempre se jacto de ser), sino que por el contrario es casi un obsecuente, tampoco quiere decir que todos los intelectuales del kirchnerismo sean obsecuente o elijan mirar para un costado en temas esenciales. Es verdaderamente absurdo.
Si mis afirmaciones te resultan tajantes y temerarias te recomiendo que las discutas y que no en su lugar actuas a la defensiva. No expusiste un solo argumento que rebata algunas de las cosas que escribi.
Saludos...

Anónimo dijo...

Siempre he concidido con tu postura frente a la criminalización de los movimientos sociales. Pero eso no significa que el ser portador de una identificación con un movimiento social te de una licencia para hacer lo que quieras. Y particularmente sí está financiado por un gobierno. Y aquí la izquierda tiene que andar con cuidado. En el siglo XX hemos conocido varios tipos de pogroms. Y no hay pogroms malos y pogroms buenos. Todos son malos. Saludos y muy interesante el blog y los comentarios