15 nov. 2010

MdP2 con asado y café




El balance de la brevísima estadía por Mar del Plata fue bueno e intenso.

Además de la buena e intensa peli de Amalric, vi al menos dos otras que valían la pena. "El ilusionista," film querible y triste, hecho por el equipo de "Les Triplettes de Velleville" pero, esta vez con el agregado de un buen guión, antes ausente, tomado nada menos que de Jacques Tati, a quien la película homenajea. También me gustó "Chantrapas," del director a quien reverencia este blog, Otar Iosseliani. El anarquista georgiano hace una película en buena medida autobiográfica, en la que muestra el tipo de censura política de la que fuera víctima en la Unión Soviética, nunca tan intensa como las restricciones artísticas y el acoso económicos que sufriera en Francia, a mano de productores e inversores diversos. (Me acuerdo una vez, durante el festival de Nueva York, a Marjane Satrapi, directora de "Persépolis" -film vital y severo sobre la vida en Irán, y el exilio forzado- perseguida por los diarios yanquis para arrancarle comentarios críticos sobre Irán, que la directora no estaba dispuesta a hacer, más allá de su film. Recuerdo, en particular, a una periodista que insistía e insistía sobre la verguenza del velo que llevaban las mujeres iraníes, y a Marjane respondiéndole con un durísimo comentario sobre la cara de ganso de las mujeres norteamericanas -dijo en verdad algo bastante más grosero- luego de los estiramientos de piel que tantas se veían obligadas a hacerse, para no sentirse socialmente excluidas). Luego de la película de Otar, y como me está pasando cada vez que termino de ver alguno de sus trabajos (o de leer algo de John Berger), tuve que salir a comer queso y tomar vino. En fin.

Además de las citadas, vi "La extraordinaria vida ordinaria de José González," sobre un músico sueco hijo de argentinos exiliados (tocaba bien); y varios documentales y falsos documentales: "La noche que no se acaba," trabajo interesante sobre un tema que no me interesaba, hecho por el siempre talentoso Isaki Lacuesta; "Inside Job," duro testimonio sobre el capitalismo y empresas, hecho con un presupuesto enorme, y el auspicio de grandes empresas; la argentina "Un rey para la Patagonia," con la que batí mi récord de retirada presurosa de una sala (y eso que tenía una marca baja); "Treinta y dos cortos sobre Glenn Gould," que es capaz de agregarle valor al increíble personaje; y "Arrieros," que me aburrió y a la que no le creí. Finalmente, vi también "Todos vos sodes capitains," que no me interesó, y a la que tampoco le creí nada, a pesar de los buenos comentarios; y "La vieja de atrás," otra peli argentina, con un guión inmaduro, pero superior a la media de las pelis argentinas (el amable director introdujo la obra anunciándonos a los espectadores que íbamos a tener que trabajar al verla, porque así le gustaba hacer las películas a él. No entiendo por qué lo dijo, y no trabajé nada).

Del Festival me llevo también un rico asado con los ex directores de El Amante-Cine, Quintín y Flavia, con quienes compartimos una animada mesa, hablando de política y pastas, luego de comenzar la noche empujando el auto, que se les había quedado sin baterías. Saludos a ellos! Algunas referencias a la reunión inter-bloques (inter-bloggers?), en el blog de ellos, por ejemplo, acá. Y luego mucho café, sobre todo en La Fonte D'Oro, que está preparando uno de los mejores cafés del país, y que es una buena prueba de que se puede tomar buen café en Buenos Aires, a pesar de la extraordinaria cantidad de pruebas en contrario.

10 comentarios:

manuel dijo...

roberto:
Llego tarde al festival, pues me quede en tandil, asistiendo a la misa india. Anoche fui a ver, "domingo de Ramos", terrible cagada, sin guion, los actores haciendo un fabuloso esfuerzo por levantarla.

rg dijo...

una historia conocida!

Crescente Molina dijo...

Roberto, mi comentario no tiene nada que ver con este artículo. En Chile se está desarrollando una interesante discusión respecto a la obligatoriedad (o no) del voto. Te agradecería nos des a conocer tu opinión al respecto.

muchas gracias

rg dijo...

hablemos en otro momento, pero estoy absolutamente a favor del voto obligatorio

Crescente Molina dijo...

Gracias, espero puedas subir algún comentario sobre el tema.

saludos desde Chile.

Esteban S. dijo...

Me fascina el hecho de que tengas que correr a comer queso y tomar vino luego de leerlo a John Berger

rg dijo...

leiste alguna vez una entrevista con berger? el tipo los recibe en su jardin, y se pone a cortar queso, trae buen vino, muy iosseliani

Esteban S. dijo...

Ahora que pienso creo que lei una, pero no recuerdo ese aspecto. Ahora que mencionás eso me remitió al flaco Spinetta, que les da caramelos.

Pensé que era algo más peculiar, alguna asociación arte-buen comer o algo por el estilo. Me pareció una idea muy epicúrea y me encantó.

Tomás Marino dijo...

Roberto, la próxima visitá la Boston de Playa Varece. Una delicia de café y unas mediaslunas que no se pueden creer! Eso, con vista de la mejor bahía de la ciudad.

saludos desde mardel.

rg dijo...

si, claro. fijate que la foto es de ahi mismo, no salieron los borrachitos