25 jul. 2012

Crónicas colombianas II. La rebelión de los indígenas del Cauca




Llegaba a Colombia, decía, y me enteraba a través de los medios ligados al gobierno del caso del soldado Ryan colombiano, aparentemente humillado por los indígenas, quienes lo habían alzado y expulsado de su territorio. El soldado había quedado llorando, en pena por su misión incumplida, con lágrimas que conmocionaron a buena parte del país. El caso del soldadito llorón sólo incrementó mi curiosidad por esa rebelión indígena, y mi sospecha sobre las voces oficiales y las de los grandes medios periodísticos. Las sospechas se convirtieron prontamente en alarma, al ver y escuchar a cantidad de autoridades políticas y ciudadanos de a pie, invocando el orden y reivindicando el derecho del ejército a custodiar el territorio nacional.

El hecho específico tenía que ver con la decisión de los indígenas del Cauca, armados con sus palos y ramitas, de ocupar una base militar en la ciudad de Toribio, en el Cauca, para expulsar de ahí al ejército: los indígenas no aguantan más la violencia, los indígenas no quieren saber nada más del ejército nacional, ni de las guerrillas de la FARC, ni del narcotráfico. Sin embargo, tienen la mala suerte de estar ocupando una zona del territorio nacional que, de buenas a primera terminó por convertirse en corredor deseado, y sitio estratégicamente ubicado, para los fines más diversos, incluyendo por supuesto el del traslado de droga.

Se produce aquí uno de esos milagros tan colombianos -perlas de dignidad en mares de infierno. Ya habíamos hablado, en este blog, hace un tiempo, de comunidades de paz como la de San José de Apartado, conducida por el impresionante padre Javier Giraldo, y destruida por el gobierno de Uribe (hicimos entonces un post sobre el derecho a auto-organizarse y desobedecer al Estado: http://seminariogargarella.blogspot.com/2009/08/auto-organizarse-y-desobedecer-al.html ).

En este caso, el milagro es el de otro grupo de indígenas, que en 1971 constituye el Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC (gran sitio, con información sobre el soldadito, acá: http://www.cric-colombia.org/); que crea un grupo armado de autodefensa; y que desde entonces hasta hoy, por distintos medios, se moviliza -desde hace décadas pacíficamente- pidiendo

que los dejen simplemente en paz
que no los agredan más
que se los autorice a controlar los recursos naturales ubicados en las zonas en donde viven
que se les permita auto-organizarse y vivir conforme a sus propias reglas

Perlas de dignidad en mares de infierno.

Nota sobre el tema, de la amiga Julieta L., de hace unos días, en el buen sitio La silla vacía, acá
Otra, del amigo César R., de hoy en El Espectador, acá
Video de la defensa indígena de su territorio (gracias Maristella): 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

"de los indígenas del Cauca, armados con sus palos y ramitas" jaja, te olvidaste de algun AK , me parece

miguel dijo...

Me parece que no, anónimo 11:40. O en todo caso unos ak un poco de palo, bastante diferentes de los de las FF.AA.
http://www.miformosa.com.ar/wp-content/uploads/indige.jpg