20 jul. 2012

Milcíades III: El peronismo como gobierno del "como si"

Qué fuerte lo de Milcíades. Se me hace difícil entender por qué es reivindicado en la actualidad por los propios que serían principal objeto de su crítica. Supongo que la respuesta es simplemente que no se lo ha leído. En fin, sigo con don Milcíades:


"La Argentina es el país del 'como si'...Y el peronismo fue en todo y por todo el gobierno del 'como si'. Un gobierno conservador que aparecía como si fuera revolucionario; una política de estancamiento que hacía como si fuera a industrializar el país; una política de esencial sumisión al capital extranjero que se presentaba como si fuera a independizar a la nación, y así hasta el infinito".

13 comentarios:

Anónimo dijo...

La relevancia de esto para la actualidad sería que el peronismo es siempre un problema? Hay algo inherente al peronismo que nos condena?

rg dijo...

pero por que? leelo con la cabeza abierta (mas alla de los parrafos que yo cite). es un tipo que piensa bien, punto

Eduardo Reviriego dijo...

No entiendo. ¿Cómo pudo Peña caracterizar tan bien al actual gobierno si no llegó a conocerlo?

Andrea dijo...

Eduardo: porque el peronismo fue siempre lo mismo, y actuo siempre de la misma forma.

Anónimo dijo...

muy interesante eduardo. sera que esas caracterizaciones "tan buenas" lo son simplemente porque los comentaristas como rg no conocen a este gobierno?

Andrea dijo...

Los que siempre son un problema son los gobiernos populistas, facistas, y conservadores, con gobernantes cuyos objetivos principales estan siempre muy lejos de querer alcanzar el real progreso y bienestar de un pueblo.. aunque se llenen la boca clamando exactamente eso. Tanto el gobierno de Peron como el actual gobierno son de corte populista conservador y facista... Excelente referencia la de Melciades!

Eduardo Reviriego dijo...

Me parece que el realidad, el cristinismo reproduce las mismos actitudes autoritarias del peronismo histórico, explicables por haber sido un proceso engendrado en un golpe profundamente reaccionario,al que el General supo luego matizar con medidas de indudable justicia social reclamadas desde hace años por nuestra sociedad. Lamentablemente este gobierno ha dejado de lado el proceso democrático iniciado en los 80 y ha regresado a esas prácticas autoritarias, que pertenecen a un pasado que se consideraba superado.

diego dijo...

El problema no es el peronismo, sino el de cualquier gobierno que hace "como si"...generando una esquizofrenia social jodida.

RJB dijo...

el peronismo no es ni más ni menos que la ideología de poder tradicional argentina: hacer y decir cualquier cosa con tal de aumentar o retener poder...

Por otra parte, el peronismo de Perón propiamente dicho fueron solo 8 años (7 +1), el resto han sido los supuestos "herederos" diciendo y haciendo cualquier cosa, siempre atrás de la vocación de poder y no otra cosa...

Al pedo se gastan queriendo analizar al movimiento justicialista como otra cosa, como hacen todos los grandes justifikadores de hoy en día...

elbosnio dijo...

El problema no es con el peronismo sino con la politica popular.
Solo un gobierno sostenido en otros poderes no necesita exgerar sus objetivos para obtener apoyo. Un gobierno que no requiera apoyos populares, por tenerlos en otros sectores para-electorales, podra no verse tentado por la demagogia, podra prometer ajuste sin sentir que debe aunque sea mentir un poco.
Un gobierno popular promete mas de lo que entrega, pero entrega mucho.
Un gobierno plutocratico no requiere prometer nada bueno ni estimulante y cumple con lo que promete.

Hay un fenomeno raro por el cual nos molesta mas la diferencia entre expectativas y resultados, o entre la imagen que tiene un gobierno de sí mismo y lo que es realmente, que los resultados reales o lo que es. Aunque sea esto ultimo lo que nos quedede su gestion, indigna mas los primero.
Asi Carlitos indignaba menos, a quienes no simpatizaban con él, porque no defraudaba. Anunciaba lo que era y lo que haría a cualquiera que leyera un poco entre lineas o sumara las alianzas forjadas. Aunque para quienes sus resultados han sido peores que el de los K, la indignación era menor. Me ocurre en especial con criticos de los K por izquierda.

CV dijo...

Aún personas no precisamente conocidas por sus simpatías hacia el peronismo, pudieron advertir cruciales diferencias entre el peronismo y el fascismo en análisis con rigor conceptual y empírico. Ver, Germani, Gino, Authoritarianism, Fascism and National Populism (New Brunswick, NJ: Transaction Publishers, 1978).

Saludos.

Oxonian dijo...

Releé la cita, Bosnio. El punto de Peña no es que el peronismo "exageró" sus objetivos, sino que, en muchos respectos, el peronismo hizo exactamente lo contrario de lo que proclamó. Un movimiento fastistoide no es una "exageración" de un partido progre.

elbosnio dijo...

En politica no existe " exactamente lo contrario". Siempre habrá algo "aún mas contrario" a eso que decis que ya el peronismo hizo totalmente lo contrario.

Te dejo lo de fascismo, porque de nuevo depende de que sea lo reprochable del fascismo. Si usar uniformes y gritar desde un palco o enrolar a su pais en varias guerras imperiales, mientras internamente somete a sus ciudadanos a una mayor exclusion. Asi que el uso de fascista como un adjetivo es de "libre utilizacion".
De Gaulle, ese gran fascista, o, mas aggiornado, Obama el comunista son frases irrefutables, asi como son indefendibles.

En lineas generales me resulta dificil pensar que la ciudadania mantenga el apoyo por un ideario que en sus grandes lineas entregue algo muy opuesto a lo que promete. Puede no entregar lo que sus textos dicen, porque el apoyo politico está lejos de la filologia, pero tiene que entregar las promesas de progresa que la ciudadania creyó escuchar, sino será eyectado.

Si el peronismo es un fascismo, la ciudadania argentina es fascista. Pocos idearios resisten una proscripcion activa de 20 años sin un fuerte enganche con la opinion de las mayorias. Y durante el exilio Peron no tenia a 678, ni siquiera a Barone (quizas una cosa compesó la otra).
No deberiamos hablar del peronismo como un cancer, algo enquistado, con muya influencia negativa pero sin ser parte del cuerpo social, él sí, sano, y tan no-peronista. Es un licencia de reflexion que permite poder caracterizar al peronismo como el mal absoluto sin tener que concluir entonces, que los argentinos lo son o, llevando el analisis hasta el final, la humanidad lo es.