11 abr. 2015

Carlés: otro ladrillo en la pared

Se suman notas (críticas debo decir) en torno a la postulación de Carlés. En este caso, de don P. Nazareno, acá.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ayer salió en Infobae y en otros diarios que el Gobierno podría llegar a retirar la candidatura.

Anónimo dijo...

Carlés es producto de la ultima decada de la facultad. A pesar del horror que ahora significa, uno se podria imaginar qué lugar habrian tenido estos personajes en un estado abiertamente totalitario. Son los que toman la función juridica. Esto siempre pasa, y se agrava mucho mas en los estados totalitarios. El maestro de Carles, Zaffaroni, es un ejemplo, de cómo el oportunismo te puede elevar en la estructura burócrática estatal. No me caben dudas de que en un estado antidemocratico Carlés sería sin duda juez de la Corte. Se acuerdan de la escuela de Kiel?. Pero com Carles hay muchos y todos tienen el mismo rasgo común: 1) juventud, 2) utilización de fines políticos intachables -derechos humanos-, 3) oportunismo politico, 4) marketing barato. Hay muchos otros rasgos que podrian citarse. Pero es un fenomeno relativamente reciente en la facultad de derecho. Tal vez porque hay tantos como Carles. Un ejemplo son todos los recientes pseudo-criminologos que en lugar de derecho penal son expertos en sociologia y que abundan por toneladas en la facultad de derecho. Como parece ser un ambito en el que "todo vale", pues entonces todo vale. Lo cierto es que luego de esta decada oscura, a estos muchachos no les ha ido nada mal.... Se ve que ese perfil de abogado de la UBA rindió y mucho... PAblo

Anónimo dijo...

Agrego:.....Pero lo de Zaffaroni no suscitó controversias por su garantismo. Ese es un error factico de la nota. Lo de Zaffaroni se debio a no pagar impuestos y a haber sido juez de la dictadura. Si despues en la academia se comen el cuento del garantismo, eso es falta de pensamiento critico. Es la unica observacion que podria agregar a la nota que subiste Roberto. Pablo

julieta eme dijo...

una pregunta fuera de lugar, pero no puedo encontrar la respuesta en ningún lado: el estado argentino le pago dinero a la iglesia por cada bautizado/a (de por vida)?

julieta eme dijo...

una pregunta fuera de lugar, pero no puedo encontrar la respuesta en ningún lado: el estado argentino le pago dinero a la iglesia por cada bautizado/a (de por vida)?

Anónimo dijo...

COINCIDO CON PABLO.

Y AGREGO, A LOS RASGOS COMUNUNES, ALGUNOS MÁS:
....5) LADRONES DE POSGRADOS Y DOCTORADOS
6) DELINCUENTES MORALES
7) APROVECHADORES

Anónimo dijo...

Gracias por subir, Roberto!

Pablo: te agradezco el comentario, aunque discrepo con tu observación sobre la nominación de Zaffaroni. La pregunta es empírica: sobre qué versaron las objeciones más importantes en 2003. Es cierto como apuntás que se dijeron más cosas que lo del garantismo (hasta se sugirieron estupideces sobre su orientación sexual y ausencia de vida familiar). Lo principal fue lo que referís de su evasión impositiva, no tanto lo de haber sido juez de la dictadura (tal vez esto no tuvo mucho peso porque los sectores de la sociedad civil que podrían haber insistido con ello estaban ampliamente a favor de la nominación y de la movida de Kirchner con la corte: recordá la inspiración del dec 222). Pero el problema impositivo fue de algún modo resuelto a satisfacción del senado y la sociedad, con algunos informes de AFIP que aclaraban el punto y cosas así.
Ahora, la discusión ideológica sobre garantismo fue clave: popularizó el término para la sociedad civil y etiquetó a Zaffa y a su "escuela" (discipular) hasta el día de hoy como los defensores de esa filosofía penal.
El punto "teórico" -por decirlo de algún modo excesivamente generoso- se mantiene: cuando las discusiones sobre una nomminación se concentran el temas ideológicos -mucho más espesos para el ciudadano común- es porque no hay casi nada que la lastime a nivel más básico (ética, idoneidad técnica, independencia). Lo mismo pasó con Argibay, donde se discutió casi únicamente sobre su feminismo pro-elección (descartadas otras idioteces que rondaron hasta sobre su orientación sexual), porque también era una candidata "natural". Esa es un poco el marco interpretativo que presento. Saludos, Pato

Anónimo dijo...

Gracias por la discrepancia Pato. Tal vez en eso fue una critica ex-post de mi parte. Es decir, es correcta la asociación que haces entre crítica a su posicion, y el "apoderamiento" del símbolo garantismo. Ahora, es decir, ex-post, esa asociacion resulta falsa. Si uno se atiene a la producción de Zaffaroni en la Corte (mucho más pobre de lo que incluso los generosos la presentan), y decisiones que lejos de ser polémicas (antes se las podia ver como tales), ahora resultan ser acomodaticias. De qué lucha contra el poder punitivo se puede hablar, si al final siempre se encuentra en la cúspide del poder punitivo? Pero bueno, otra discusion, por entonces, es verdad que se lo asociaba con garantismo, y el tema de los impuestos, su codigo de justicia militar, incluso su tesis doctoral... era un tema satelital, y con el tema de su pasado, todo el mundo se hizo un poco el gil. Pero si, es verdad, que la discusion era garantismo vs... algo que se definia como enemigo por entonces. Pablo