26 abr. 2015

HV y el carácter contramayoritario del Poder Judicial

Hoy, en P12, HV me cita como laureada autoridad en torno a la cuestión del carácter contramayoritario del Poder Judicial, para apoyarse en mi crítica y disparar desde allí sobre la Corte actual (ver acá). Le agradezco sinceramente las referencias a mi trabajo. Pero con algunas aclaraciones que ya las hacía entonces, en el libro que cita. Una sola por ahora: por supuesto que criticaba entonces el elitismo con que suele hablarse (desde el "período fundacional") acerca de la idea de "minorías": la idea según la cual "lo que nos interesa es proteger a las minorías" apareció desde un comienzo como pantalla para encubrir una práctica destinada a proteger a las minorías de los "ricos y bien nacidos", de las acciones de "demagogos y politiqueros". Sin embargo, dicha distorsión es tan cierta como la que se daba -tanto entonces como hoy- en torno a la idea de "mayorías". Todas las elites estatales, desde su posición de gobierno, decían representar a las "mayorías", cuando en el mejor de los casos representaban a una facción dominante, encaramada en el poder, desde donde cerraban toda posibilidad efectiva de incentivar la participación ciudadana, y bloqueaban cualquier iniciativa destinada a dejar el poder de "decisión y control" en manos del pueblo. Por eso mismo, los "demócratas radicales" de entonces y hoy no sólo estamos interesados en poner "goznes a un sistema judicial que gira peligrosamente fuera de quicio," sino también, y sobre todo, queremos poner contra la pared a un poder político que imposibilita o anula la participación directa del pueblo, y que ha destruido toda la estructura institucional de controles capaces de limitarlo.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de HV es gracioso. Casi que te coloca como un crítico de la judicatura para facilitar el proceso de concentración de poder en el Poder Ejecutivo, unico autorizado para encarnar la voluntad mayoritaria segun su opinion populista. Leyó sesgadamente el libro que cita.

rg dijo...

no lo leyó sesgadamente, pero es importante que reconozca que mi crítica no es sesgada contra el poder judicial y a favor de cualquier idea de mayorías

Eduardo Reviriego dijo...

Habría que pensar un poco en lo que sería nuestro país, si la C.S. no le hubiera puesto ciertos límites al ejercicio del poder político. De ahí que su AR haya convocado a su Artillero Mayor para tratar de demoler una de las últimas casamatas que aún no ha conquistado. H.V. sabe muy bien en donde puede encontrar municiones de buena calidad para sus cañones, aunque éstas no sirvan para el blanco elegido en esta ocasión.

Anónimo dijo...

este post es un excelente, e infaltable, complemento del buen artículo de hv
Tomas

Anónimo dijo...

Hoy "Perfil" publica una nota muy sugerente de tu discípulo Juan Bertomeu, acerca de Carlés y el aumento de miembros de la Corte Suprema. Deberia volver a leerla.

LG dijo...

Hay cuestiones que me llaman poderosamente la atención en la publicación de HV. Pero la que mas ruido me hizo fue la necesidad de otorgarle una continuidad a la CSJN a lo largo de la historia del país. Casualmente utiliza como ejemplo a la Corte de los '30 y su inefable actitud frente al golpe que discontinuó el orden democrático.
Claro está que las instituciones son continuas (salvo en los nefastos casos de interrupción que hemos sufrido), por lo que me llama la atención que se olvide de ciertos actos llevados a cabo por un Poder Ejecutivo que es antecedente directo del que HV reivindica como único legitimado para representar la voluntad popular, como los decretos de Luder y su resultado conocido, hechos horribles e inagotables que forman parte de la lucha que el CELS lleva adelante... por vía judicial, por cierto.
Por otro lado, existen varias teorías que HV parece obviar de manera casual -causal?- que han aportado a la cuestión contramayoritaria (Ely, Dworkin, etc), por lo que parece que el debate pasa por solo deslegitimar el funcionamiento del poder judicial con la pobre y débil herramienta del discurso selectivo (que suele convertirse en bandera para los que necesitan argumentos de des-construcción institucional).
En fin, un artículo poco considerable que no hace mas que llenar una tarde de domingo sin fútbol.

Anónimo dijo...

Bueno HV, pero lo cierto es que el FPV no es una mayoría, de hecho ha venido ganando las elecciones desde hace doce años hasta acá como una primera minoría, sólida si, pero primera minoría al fin. Que se impuso gracias a una ingeniería constitucional que el peronismo negoció muy hábilmente allá por el pacto de Olivos.
Esa misma constitución,HV, a la que recurrís cuando te conviene, te exige dos tercios del senado para poner un miembro de la corte: eso si es una mayoría, no un resultado circunstancial del 52 % que mañana o pasado se convierte en una primera minoría. Que vos querés imponerme por la fuerza arrogándole al FPV una representatividad de la que carece.

Si esa primera minoría negociara con el resto de la gran mayoría el candidato a la corte, un candidato mínimamente potable para todos y no el impresentable, al menos para nosotros para el resto de los dos tercios,... si lo presentaran se los aprobarían como hicieron con Gils Carbo, a la que decirle mínimamente potable es una demasía.

Todo esto es muy obvio para cualquiera, exageradamente obvio, pero al FPV hay que recordarle lo obvio permanentemente, parece. Como por ejemplo que no salieron segundos en la Ciudad de Bs As. ....

Es que se sienten mayoría, pero no pasan de primera minoría.....

martha casas

Anónimo dijo...

Bien leído, creo que lo más relevante que HV dice (además de sostener una tesis ortodoxa de la función jurisdiccional en la división de poderes, de limitación del efecto de la cosa juzgada a las partes y mayor rigidez en la legitimación activa) es que la política (OPOSICIÓN Y OFICIALISMO) deben hacerse cargo de una discusión sobre el rol de los jueces y la CS en el sistema democrático. Tanto de la CS como Institución y como la de la CS de 2015 en la situación que describe de cada integrante y la jurisprudencia que Lorenzetti está produciendo desde el fallecimiento de Petracchi.

En otras palabras, dice que Lorenzetti no puede transformarse en el dueño de la decisión final sobre todos los asuntos (no solo causas) y que de eso debe hacerse cargo la política.

Martín L. dijo...

Mirtha Casas, la oposición, y no el FpV, es la que cerró cualquier posibilidad de negociar cuando anunció hace meses que no iba a aprobar el pliego de ningún candidato propuesto por el gobierno de CFK. No el pliego de Carlés, eh: ninguno. Si nos atenemos a la letra del documento que firmaron todos alegremente cuando Zaffaroni renunció, CFK podría resucitar al Juez Warren, darle la nacionalidad argentina y mandar su pliego al Senado y los senadores opositores votarían en contra, no porque duden de las calificaciones del Juez Warren sino porque CFK es el mal absoluto y cualquier cosa que toque queda automáticamente contaminada. Carlés estará flojo de papeles, pero aún si el kirchnerismo propusiera un candidato impecable se lo rechazarían por puro capricho.

Anónimo dijo...

"Bien leído, ..... que la política (OPOSICIÓN Y OFICIALISMO) deben hacerse cargo de una discusión sobre el rol de los jueces y la CS en el sistema democrático".

Anónimo, no te parece que es el pueblo, a través de su constitución, quien debe hacerse cargo del rol de los jueces y dela CS en el sistema democrático?..... porque los arreglos a puertas cerradas?

Porque tanta insistencia?
Porque tanta pertinacia?

Ya se, quieren dejar cerrado cierto asunto antes de irse. Me recuerdan a los militares y sus pactos espurios con el peronismo aquella vez....

SAludos.

PD.: ANónimo está muy mal eso de firmar como anónimo. Hay que hacerse cargo de lo que uno dice, aunque sea con un nick.

rg dijo...

Martín: me parece que te tragaste el otro cuento. Rechazarían cualquier candidato del oficialismo porque no viven en la luna, porque toman decisiones mirando la historia y no los pajaritos: el kirchnerismo traicionó todos sus acuerdos, aprovechó cada resquicio para jorobar a la oposición (ponele: de reposo a gils carbó; ponele, todos los fiscales y conjueces propuestos en los últimos años). vos le pedís a la oposición que coma vidrio, que otra vez se trague el cuentito que le hace el gobierno. si el gobierno no demuestra fehacientemente que está dispuesto a negociar, a tender una mano, a cumplir un pacto, yo también aconsejaría no cederle nada. sólo se le pide buena fe, y sólo ha entregado traición a los pactos firmados. bajo esas reglas, es razonable resistirle a warren. cambia la actitud y pasa cualquier cosa

Anónimo dijo...

Yo leí (con atención, pero hace mucho) "La justicia frente al gobierno".

¿Cuál es el criterio demarcatorio para decir que una "idea de mayorías" está justificada y otra no lo está?

Saludos,
CV

rg dijo...

como con el caso de las minorias, lo primero e importante es distinguir sentidos aceptables y no aceptables del concepto, luego empezamos a pensar formulas para la delimitacion mas precisa. pero si la teoria es fuerte, la delimitacion es posible. quedaran, en todo caso, casos dificiles

Anónimo dijo...

Posta no lo entiendo.
Saludos,
CV

rg dijo...

bueno, para decir algo, si democracia es discusion de todos los afectados, y vos hablas de una mayoria a la que no consultas nunca de nada, lo que implica que en los hechos la decision del parlamento resulta excluyente y producto de la voluntad discrecional de los legisladores, y no de lo que el pueblo podria decir, ya tenes una idea de mayoria a rechazar. la idea blumberiana de mayorias tambien se ve afectada por el mismo problema. se va entendiendo?

Anónimo dijo...

Ahora entiendo (creo) un poco mejor.

De todos modos, considerá por ejemplo tres casos donde está constitucionalmente prevista la revocatoria de mandatos (Venezuela, Ecuador, Bolivia).

Esta es una cuestión que muchos anti-federalistas exigían (y creo que antes los Levellers en los Putney Debates, y después los Diggers).

De hecho, en Venezuela hubo una elección sobre revocatoria de mandatos (en el 2004).

Y aún así, creo que vos no compartís el sentir de las mayorías de esos países.

Saludos,
CV

Martín L. dijo...

RG, el documento de la oposición respecto de la Corte firmado hace unos meses no le exige al gobierno negociar, sino que cierra de plano cualquier posibilidad de negociación y dice directamente que van a votar en contra de cualquier pliego que mande el gobierno hasta el 10 de diciembre, dejando a la Corte con 4 miembros hasta que asuma un nuevo presidente. Te guste o no, esa es la verdad. O sea que teóricamente el kirchnerismo puede proponer al jurista más independiente y prestigioso que se te ocurra y, si la oposición cumple lo que se comprometió a hacer en ese documento, van a rechazar su pliego solo porque es el kirchnerismo el que lo propone.
Es una actitud caprichosa e irresponsable, que además le serviría de justificación al kirchnerismo para pagarle con la misma moneda a un eventual gobierno de la oposición en 2016, cuando quieran llenar esa vacante. Si se requieren 2/3 de los votos para aprobar los pliegos, eso significa que un hipotético gobierno no kirchnerista requeriría el visto bueno del bloque del FpV en el Senado, que va a seguir siendo numeroso —aunque no mayoritario— en la Cámara Alta para nombrar al sucesor de Zaffaroni luego del 10 de diciembre, y por lo menos hasta las elecciones legislativas de 2017. ¿Qué pasa si los senadores K deciden que no van a aprobar el nombramiento de ningún juez de la CSJ que proponga el presidente Macri/Massa/Carrió/Sanz, con el mismo argumento?

Eduardo Reviriego dijo...

Con la "moderación" de Aníbal Fernández, en las últimas 48 horas, Cristina y Lorenzetti han tenido práctica explícita de constitucionalismo contramayoritario.