21/7/2010

Don J

Lo decimos una vez, y no lo repetimos más: por qué la elección del técnico de la selección nacional debe ser resultado de la decisión individual, discrecional, antojadiza, caprichosa, de un emperador, nombrado durante el Proceso? Me pregunto por qué.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Y bueh... peor sería que hubiera ONG´s que estuvieran sobrevolando la AFA y denunciando boludeces. Al fin y al cabo, la AFA es una asociación privada que puede elegir a su presidente como se le antoje.

rg dijo...

me parece que pierde la capacidad de hacer lo que se le antoja cuando diluye su caracter de entidad privada, primero, abriendose a lo publico del modo mas intenso posible, y segundo, reclamando y usando indiscriminadamente fondos publicos. si luego de eso, quiere reclamar autonomia absoluta y decir "hago lo que quiero," bueno, muy bien, que se convierta en club que vive solo de lo que aportan sus socios, y que venga a pedir permiso para participar en actividades con acceso de publico

Super Riquelme dijo...

De acuerdo con casi todo, pero que tiene que ver que haya sido nombrado durante el proceso? cambiaria en algo si hubiera sido electo en el 83 en vez del 79? el problema es la reeleccion indefinida y la concentracion del poder, pero que haya sido designado durante el proceso no es una consideracion importante si no queremos mezclar los tantos.
Segundo punto: puede haber monarquias decentes tipo Rawls, al menos en teoria. El problema con esta monarquia es que es mala y corrupta y que sigue independientemente de los resultados deportivos. Como diria Menotti, se juega como se vive...

PIC dijo...

Yo me pregunto por qué tiene que haber un seleccionado nacional y un técnico, con tantas necesidades públicas más perentorias que satisfacer. Me parece que no hay buenas razones públicas para defender la existencia de un equipo nacional. Esa pregunta qué te parece?

rg dijo...

mala, porque la comunidad tiene derecho de jugar al futbol y organizarse, y divertirse con eso. si fuera todo pagado por el estado, ok, pero no lo es

PIC dijo...

mirá, que la comunidad organizada pueda jugar al fútbol no me parece mal. lo malo surge cuando le ponés la bandera de un estado como camiseta. y, por otra parte, no sé por qué el Estado tiene que contribuir a mantener esto, aunque sólo sea parcialmente, cuando hay necesidades mucho más perentorias, en salud o educación. nótese que esto no tiene nada que ver con defender el derecho a la recreación de la población, que se puede tutelar con espacios deportivos abiertos. el telefútbol es un negocio, se crea para ganar dinero, y no pertenece a la genuina cultura popular.

me intriga saber cuál es el criterio que usás para medir el valor de un argumento público, como el que se esgrime a favor del mundial.