15 jun. 2012

18 años

En lo personal, no tengo dudas de que el ex integrante del grupo Callejeros es culpable por haber quemado y muerto a su mujer, y por tanto merecedor de un severo reproche. Pero estos casos notables deberían ayudarnos a pensar también sobre los modos en que concebimos el castigo penal: qué hacemos, condenándolo a 18 años, sino venganza? Si queremos usar el castigo como venganza, ok, pero admitámoslo, no digamos que estamos usando el castigo para otros fines -resocializarlo, reintegrarlo, prevenir que él u otros cometan un hecho semejante: es que alguien se sentiría "alentado" a quemar a su pareja, si viera que en lugar de 18 años, recibe 8, por decir una solución con la que tampoco me comprometo? (Los familiares de ella parecían indignados porque el culpable no era condenado a prisión perpetua. Como siempre, de todos modos, para los familiares toda la contención y ayuda, pero no la delegación de la respuesta penal). De este modo, teníamos ya una vida arruinada -la de su pobre mujer- y ahora le agregamos otra.
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-196430-2012-06-15.html

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Y cuál sería, para usted, un reproche más humano para una persona que prendió fuego y mató a su mujer? Porque realmente a mi no se me ocurre ninguna.
Desde ya gracias.
J.T. Morganti

rg dijo...

desde ya que uno puede empezar con la longitud de la condena y asi. pero la pregunta es mas basica: que queremos hacer con el castigo? si es vengar, ok, entonces lo podemos torturar, mutilar o dejar preso de por vida. si es recuperar, reinsertar, etc. estas medidas -sepamoslo- solo van a crear a alguien mucho peor de cuando entro. si lo que queremos es prevenir, la pregunta es si no hay otras formas de hacerlo, menos bestiales. por ahora me conformo con hacer la pregunta

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo; de hecho ayer mismo defendí una postura similar en una discusión de sobremesa. Una de las respuestas que recibí fue algo así: "una cosa es criticar el sistema de castigos penales que tenemos en Argentina y otra la pena puntual. Con la escala que tenemos, está bien que se le aplique lo máximo que haya". Pero pienso que es imposible analizar un plano sin tocar el otro (adecuación de la calificación en el caso concreto y funcionamiento general del sistema), no es así?
Lo que creo, además, es que al aplicar una pena puramente retributiva o vengativa, el Estado está devolviendo "con la misma moneda"; y el Estado debería ser moralmente superior a eso, en lugar de responder con lo mismo.
Julián R

Anónimo dijo...

"En lo personal, no tengo dudas de que el ex integrante del grupo Callejeros es culpable por haber quemado y muerto a su mujer"

No sabía que usted tuvo posibilidad de participar en el debate oral que es, en sustancia, el ámbito en el cual se produce la prueba. Salvo que su certeza sea metafísica, proveniente de la razón terrenal o divina, no veo porqué no alberga dudas al respecto.
Esa frase suya ya está indicando el afán de venganza. ¿Por qué no tiene dudas? ¿O es que el hecho de que haya un muerto ya implica de por sí la culpabilidad del acusado o, por aún, la necesidad de que lo haya? Su "no tengo dudas" es la confesión de que tampoco usted pudo librarse de ese afán de venganza, de lo contrario albergaría alguna duda al respecto ya que si no ha presenciado el debate y no leyó el expediente, desconozco cómo puede tener tantas certezas al respecto.

Saludos

Anónimo dijo...

RG, si tu solución es hablar con este tipo, decirle que el estado no le suministró conocimientos suficientes para comprender que las mujeres son seres que merecen respeto y que por ende hubo una omisión estatal, que todos somos culpables por lo que hizo, etc., desde ya te aviso, que se van a dar muchos hechos semejantes, como lo plantea M. Carabajal hoy en P12.

Anónimo dijo...

En mi humilde opinión, lo que aquí pasó es lo que siempre pasa cada vez que un caso adquiere semejante resonancia y visibilidad pública. Si el pobre tipo procesado hubiera sido un triste sereno nocturno que habitara un barrio popular de provincia, la condena habría sido mucho menor. Por eso, el análisis que amerita esta condena puntual tiene una dimensión bifronte. Por un lado, la que debe dirigir nuestra atención al doble estándar que manejan nuestros jueces al momento de aplicar una sentencia: severidad cuando tu accionar va a generar impacto en la opinión pública; liviandad cuando tu accionar no le importa a nadie pero tu misión prioritaria es la de evitar la saturación de las cárceles que se produciría condenando a otro reo. Por otro lado, la que debe dirigir nuestra atención a los efectos preventivos generales de estas condenas resonantes, pues es evidente que un caso así concita una atención muy superior a la de otros casos. Esto, desde luego, plantea una pregunta ética: ¿es lícito proceder de forma así con algunos -los famosos, los políticos, etc. - y no con otros? Y la respuesta intuitiva que uno tiene es que no debería ser así, aunque yo no podría negar (tampoco afirmarlo con datos empíricos) que los efectos disuasivos que producen estas condenas son muy superiores a los efectos disuasivos que producen otras. Un ejemplo reciente creo que prueba esta sospecha: días pasados, una investigación de la Afip mandó a que metieran en cana a 9 directivos de la Heladería Grido por evasión impositiva y fraude fiscal. ¿Qué efectos produjo esta medida? Uno muy palpable: cada empresario Pyme que conozco está cagado hasta las patas, buscando a diestra y siniestra la manera de regularizar cualquier negreo que tenga en su empresa. Quienes conocen el mundo empresario saben perfectamente bien de los efectos disuasivos que generan estas medidas en sus futuras conductas.
El Imparcial del Norte

Risieri dijo...

Yo hay cosas que veo que nadie reclama y no los entiendo. Dejemos de lado la cantidad de años asignada y pensemos en que conducta fue calificada como "homicidio calificado por el vinculo realizado en estado de emocion violenta". Insisto, dejemos un porquito las sensiblerias de lado.
Demos por ciertos los hechos que se le endilgan: la prendio fuego a sabiendas con un encendedor y una botella completa de alcohol -si, las de farmacia- y resulto la mujer muerta. ¿es idoneo el medio de prender fuego a alguien de ese modo para provocar una muerte? Yo creo que no. En todo caso es idoneo el medio para provocar lesiones gravisimas, que fue lo que sucedio en definitiva, con posterior resultado de muerte. Es decir, seria un homicidio preterintencional.
Por otra parte, si humo emocion violenta no se entiende como si le funcionaba al agresor la cabeza para planificar toda la relacion causal, que no es tan simple como dar una trompada.

PIC dijo...

te pregunto, tito, si lo matamos, si la familia de la chica lo mata, que deberiamos hacer con el agresor? si no ponemos preso al asesino, entonces tampoco deberiamos poner preso al vengador.....

charendon dijo...

Nadie debiera ir a la carcel por un plazo de más de 10 años (o a lo mejor de 5). Sin importar el delito, por horrendo que fuera. Es un plazo de venganza, retribución, mensaje social, etc, más que suficiente. Todo ello, claro está, sin perjuicio de las obligaciones de reparación civil, control administrativo, seguimiento social, reeducación y demás que como accesorio se puedan aplicar.

Enrique dijo...

yo tengo otra pregunta; si dejamos libre a este pobre muchacho y vuelve a matar, cuando la familia de la nueva victima reclame, justamente, al estado, que le vamos a decir ?
Siempre lo mismo, estimado Roberto, nunca explicas como protegerias a los ciudadanos inermes de los asesinos que no queres encarcelar.

werte dijo...

Perdón, pero ¿quién es tito?
--
Supongo que la penalidad y el castigo en la Argentina reflejan una especie de equilibrio o consenso entre la mayoría, que defiende alguna forma de mano dura, de apartheid delincuencial, y el establishment jurídico y legislativo, que en su mayoría sostiene posturas más "liberales".

Fabián

werte dijo...

Perdón, pero ¿quién es tito?
--
Supongo que la penalidad y el castigo en la Argentina reflejan una especie de equilibrio o consenso entre la mayoría, que defiende alguna forma de mano dura, de apartheid delincuencial, y el establishment jurídico y legislativo, que en su mayoría sostiene posturas más "liberales".

Fabián

rg dijo...

me parece que hay muchas respuestas, comentarios, llenos de prejuicios. decir que las penas en las que se piensa, y la pena en particular que se aplica, son una locura, no quiere decir que entonces la alternativa es aplauso medalla y beso. del mismo modo, pensar sobre este caso no implica dejar de pensar sobre el caso del "pobre tipo". por el contrario , propongo que aprovechemos la repercusion publica del caso para pensar sobre el castigo, a cualquiera

miguel dijo...

De acuerdo c RG. El castigo, esa idea mercantil de "pagar" sufrimiento con sufrimiento no funciona. La resocialización, la reeducación, la prevención, tienen que ver con otro tipo de instituciones, que no con la cárcel. Es posible pensar en otras respuestas institucionales, por ej un sistema mezcla de instituciones de salud, pedagógicas,de asistencia económica, participación de las víctimas en el proceso, que no sólo actúe después sino antes de, etc. El tema no es q no hayan mejores opciones sino que no se nos ocurran, que nos satisfaga la idea de q el otro debe sufrir.

Anónimo dijo...

En este caso se plantea la misma incógnita al igual que en muchos casos donde individuos cometen obras toscas sucesivamente. Si bien descreo de la resocialización, resulta aún más complejo creer en ella en casos de femicidio, abusos, etc. La pena, en el contexto carcelario nacional, es tortura sin lugar a dudas. Lamentablemente, estimado Roberto, estamos lejos de la justicia restaurativa o terapéutica(y parece que, en los órganos democráticos, no hacen más que hacer pasos atrás) que podrían aportar alternativas menos desocializadoras y más avanzadas en materia de resolución de "males"(si porque la pena es un mal).
Omar

andresvas dijo...

hago una pregunta de ignorante total sobre algo que me preocupa por lo que veo de este y de muchos otros casos. Pareciera que las pruebas decisivas para fallar surgen en general de los testimonios técnicos de los peritos y pareciera también que esa instancia seudotécnica es sumamente manipulable por la policía, por los que tienen más dinero para poner peritos prestigiosos, etc. No es eso de por sí un gravísimo atentado las garantías de los acusados?

Enrique dijo...

Bueno, cualquier castigo o pena que se piense no puede desproteger al resto de la ciudadania poniendola a merced de sujetos que se han demostrado capaces de matar, recar daños de todo tipo y/o despreciar absolutamente la vida y la integridad del projimo. Hecha esta salvedad, si se trata de abogar por sistemas mas humanos y constructivos que los actuales, creo que nadie estaria en contra de eso. Pero hasta que ese nuevo sistema exista la desprotecciòn de la sociedad no es una alternativa viable como medida mas humana hacia el victimario.

PIC dijo...

Roberto (tito, así te vamos acriollando): Si no debe haber pena para el agresor, entonces tampoco debe haberla para el vengador?

PIC dijo...

En otras palabras, si no debe ser aplicada una pena al homicida, qué debería hacerse con el escuadron de la muerte contratado por la familia de la víctima para matar al homicida?

Arte dijo...

decir que las penas en las que se piensa, y la pena en particular que se aplica, son una locura, no quiere decir que entonces la alternativa es aplauso medalla y beso.

ok, de acuerdo. ya leí varios posts sobre este tema desde que leo este blog. leí algunas notas que linkeaste también, como esa de las diez razones para no construir más cárceles. el tema me parece super interesante. pero cuál es la alternativa? cuál es la propuesta? porque la crítica creo que ya fue expuesta suficientemente, al menos en este blog. y debo decir que a mí la crítica me convence. pero cuál es la propuesta?

gracia dijo...

perdon el off-topic pero esta noticia me impresiono


"Un jubilado de 85 años al que hace tres días una pareja de delincuentes le había robado 45.000 dólares de sus ahorros y joyas bajo la modalidad conocida como "cuento del tío", se suicidó ayer tras sufrir un profundo estado depresivo.

Fuentes policiales le informaron a la agencia de noticias DyN que la víctima se quitó la vida ahorcándose con un cinturón atado a la puerta de su habitación de su casa de Araujo al 800, en Mataderos.

Los voceros revelaron que el hombre, cuya identidad no trascendió, había pasado por una fuerte depresión provocada por el robo de sus ahorros en dólares, aunque hacía ya un tiempo que estaba mal de ánimo tras el fallecimiento de su esposa.

Para cometer la estafa, los ladrones se hicieron pasar por empleados de un banco de la zona que le tenían que informar que los billetes de dólares habían cambiado de apariencia, para ello le pidieron el dinero que había en su casa para ver si debía cambiarlo. El hombre les creyó y cayó en la trampa.."


estos son los oligarcas q ahorran en dolares para dps de toda una vida de trabajo tener algo que los ayude a mantenerse, para remedios, por si la jubilacion no le alcanza , o para darse algun gusto, porq no ?

claro que esto no lo entienden las multimillonarias que tienen plazo fijos de 3 millones de dolares, hoteles de lujo en calafate, pisos en puerto madero, todo obtenido gracias a un buen sueldo en el estado

Mariano Gaitan dijo...

Estimado Roberto, decis que hay que aprovechar la publicidad de este caso para reflexionar sobre el castigo "a cualquiera". Pero yo creo que no es correcta esa generalización que haces. Me parece que así abstraes completamente las complejas relaciones que existen en la base de los delitos -o de las conductas socialmente negativas si no queremos usar el término delito-, que expresan relaciones desiguales de poder. Este hecho no es igual a cualquier otro, no porque el imputado sea un personaje público, sino porque es un hecho que refleja una relación desigual y opresiva de los hombres frente a las mujeres. Por eso se trata de un feminicidio. Otros casos muy diversos en sus manifestaciones también reflejan estas relaciones desiguales de poder, como por ejemplo los delitos del terrorismo de Estado o los delitos económicos. Ahora bien, a partir de esta distinción creo que es posible -y necesario- pensar respuestas distintas frente a los victimarios. Y creo también que en estos casos no es irracional pensar en respuestas punitivas, incluso la prisión. Concuerdo con vos que la prisión como dispositivo es cruel y que es necesario pensar en respuestas más humanas. Pero creo que esa disputa se debe dar prioritariamente frente a los delitos de los "oprimidos" (si se me permite la simplificación) y no frente a los opresores. Si comenzamos por estos últimos creo que en definitiva terminaríamos reforzando la relaciones desiguales de poder que están la base de estas conductas dañosas.
Saludos,

Mariano Gaitán

rg dijo...

estoy totamente de acuerdo mariano en el por donde comenzar. y tambien, obviamente, en que una vez que definimos por que queremos castigar o si aceptamos castigar, veamos delito por delito o crimen tras crimen, porque no es lo mismo femicidio que un robo

Anónimo dijo...

¿Y qué hacemos? ¿Lo dejamos libre para que siga tocando esa música de mierda?

elbosnio dijo...

Pic, creo que el ejemplo que usa RG, ademas del presupuesto de culpabilidad (no importa si lo es o no, importa la reflexion a partir de aceptarlo culpable) agrega otro no explicitado, que el condenado no es un peligro para la sociedad en tanto reincidente. (Si no fuese el caso, sugiero agregarlo para empujar la discusion al nudo).

RG, yo creo que dentro de las multiples cosas que intenta brindar la justicia penal, está la de la venganza (que no es solo demanda de las victimas directas) y me parece bien no explicitarlo en la constitucion porque deberiamos darle cada vez menos importancia a medida que nos "civilicemos". Pero es una necesidad social que está ahi.

Pero comparto que hay que comenzar a forzar el dabate para ir moviendonos desde esta razonabilidad de la destruccion del victimario a una de la recuperacion del victimario, con efecto en la disuasion y quizas alguna consecion a la venganza y si reforzando la reparacion a las victimas. El condenado tiene que trabajar para la victima.

Podria resumirlo como pasar de sacrificar al condenado a que se esfuerce por mejorar y se entregue, en cierta proporcion, a la reparacion.

Nada de esto aplica a un asesino serial que repetirá lo realizado, ni a las acciones racionales del tipo robo organizado, donde esta solucion no rompe el circulo.

Anónimo dijo...

Prisión domiciliaria, si pudiera hacerse un seguimiento para que no la transgreda me parece una opción muy humana. Aporte económico en alguna organización que luche contra la violencia de género. Asistir o formar parte de alguna organización que se ocupe de concientizar sobre la violencia de género. Estas dos últimas cosas de por vida. Lo otro no tengo idea de cuánto tiempo es suficiente.

Anónimo dijo...

anonimo 1:55 Claro!!!!!!!!!!!!!! prision domiciliaria (en la cava o en el carmel) es la solucion.
vhg