18 jun. 2012

El papel de los intelectuales en política





Grabación - resumen de la presentación que hiciera en la Biblioteca Nacional, en la jornada sobre   "Ciencias Sociales, intelectuales y política"

Quería pensar un poco sobre esta pregunta que se le plantea al panel -una pregunta que, en lo personal, no sé como resolver bien, aunque tenga algunas intuiciones al respecto. Me refiero a la pregunta sobre el papel de las Ciencias Sociales en la vida pública y, en general sobre la relación del intelectual público con la política. Para pensar esta pregunta que me resulta muy complicada, también quería remitirme  a la historia Latinoamericana. En particular, quería apoyarme en el pensamiento de autores como Alberdi, Bolívar, Bello, Samper, Murillo Toro, Francisco Bilbao. Cuando pienso en estos autores, los pienso haciéndose una pregunta que es muy relevante para el tipo de reflexión que me interesaba hacer, acerca rol del intelectual público y de las Ciencias Sociales en particular. Cuando ellos reflexionaban sobre cómo concebir las bases institucionales de una nueva sociedad, se hacían una pregunta en relación con cuál era el gran drama, cuál era la gran tragedia que enfrentaban las sociedades en las que vivían. Y me parece que ese puede ser un buen punto de partida: preguntarnos acerca de cuál es el tipo de dramas que hoy enfrentamos, y respecto del cual queremos utilizar nuestras energías intelectuales y políticas. Me parece que este enfoque es particularmente relevante en sociedades como la nuestra, en donde uno advierte una “distancia corta” las Ciencias Sociales y la política (ello, a diferencia de otros países, como los anglosajones, en donde la distancia parece ser más larga, y los cientistas sociales parecen estar más desapegados de lo que acontece en la vida pública).  En todo caso, vuelvo sobre la pregunta por el drama: Por supuesto que es difícil desentrañar esta pregunta. Al respecto, no tengo dudas de que vamos a tener desacuerdos importantes en la materia. Primero, desacuerdos acerca de cómo identificar cuáles son los grandes dramas que enfrentamos, desacuerdos acerca del contenido específico de nuestra respuesta. Y luego, también, desacuerdos acerca de cómo responder frente a esos dramas. Sin embargo, creo que se trata del camino correcto. Para ejemplificar lo que digo, y simplificando, yo creo que Bolívar se hacía una pregunta  de este tipo y la respondía de este modo: “el gran drama de nuestro tiempo es el de la consolidación de la independencia”, y en consecuencia, proponía utilizar toda la energía institucional disponible a los fines de asegurar ese objetivo. Para ello, y como respuesta frente a esa dificultad, sugería respuestas institucionales relacionadas con la concentración del poder: inequívocamente, todos los proyectos constitucionales que avanzó, tuvieron esa marca. Es decir, la marca de la concentración del poder. En lo personal, creo que la respuesta que daba Bolívar era equivocada, aún o especialmente para su tiempo, pero sin embargo me interesa su planteo, porque su planteo me parece apropiado. Otro ejemplo interesante es el que da James Madison, cuando reflexiona sobre cómo reorganizar la vida pública de los Estados Unidos, luego de la independencia. Otra vez, el se pregunta cuál es el gran drama que enfrentamos, y su respuesta es muy explícita, y aparece en El Federalista n. 10: el drama que enfrentamos es el de las facciones. Y qué hacer frente a ellas, se preguntaba luego. Y su respuesta también era explícita: lo que necesitamos es un sistema de frenos y contrapesos, que nos permita balancear el poder e impedir que las facciones se apropien del sistema político, y se opriman unas a otras. Alberdi también se hacía esa pregunta fundamental, a la hora en que pensar sobre la reorganización política del país. Simplificando, creo que el veía como gran drama al drama del desierto, del vacío territorial. Por eso la idea de “gobernar es poblar”: ésa era una de las respuestas frente a ese drama.

En definitiva, creo que se trata de un ejercicio que aún hoy vale la pena, aún cuando, por supuesto, vayamos a disentir acerca de cómo identificar y cómo responder a esa pregunta. Por todo esto, también, es muy relevante tener en claro y dejar en claro cuál es, (lo digo ambiciosamente), la teoría normativa de la cuál partimos, para fundar la respuesta que demos –una teoría que no podemos dejar oculta bajo la alfombra.
           
Contemporáneamente, y desde las Ciencias Sociales, creo que se han formulado algunas preguntas y respuestas interesantes, en la materia. Por ejemplo, creo que en algún momento de nuestra historia se pensó el tema de la dependencia como tema central de nuestra vida pública. Me parece que era un tema importante, que se había identificado algo que era importante. En tal sentido, creo que las Ciencias Sociales hicieron bien en dedicar buena parte de su energía a pensar el problema de la dependencia, me parece que era interesante como planteo. También en un momento creo que se pensó la cuestión del desarrollo y también creo que hay algo interesante allí (más allá de que uno esté de acuerdo o no con esa identificación). Se trata de una respuesta interesante a una pregunta importante

En la actualidad, sin embargo, yo propondría otro planteo, la sustancia para mí sería otra, la respuesta a aquella gran pregunta, hoy, creo que tiene que ver con la desigualdad. En efecto, y según entiendo, hoy no hay drama mayor, en el país, y en América Latina, que el drama de la desigualdad. Se trata, además, de una injusta desigualdad, y digo esto porque soy consciente de que  haber desigualdades justificadas. Pero hoy nos enfrentamos a desigualdades brutalmente injustas y me parecería bien, si alguien me preguntara, que haya un énfasis especial en la investigación en Ciencias Sociales alrededor de ésos temas, los temas vinculados con la situación de injusta desigualdad en la que vivimos.
  
            Frente a tal reconocimiento, agregaría, la respuesta que podemos dar debe empezar enfocándose en el modo en que hoy se ejerce el poder, cómo es que el poder crea, alimenta y mantiene esa desigualdad. Y me refiero tanto el poder económico como el poder político, por supuesto, tanto el poder privado como el poder público que, normalmente además, siempre van unidos como  vemos en la actualidad. Todo lo cual nos exige poner una atención especial tanto en cómo funciona el régimen de acumulación como en la manera en que se utiliza el aparato coercitivo estatal. Al respecto, cabría decir que no es lo mismo una pregunta de este tipo sobre particulares, que una pregunta de este tipo hecha sobre el Estado. El Estado tiene enormes recursos económicos a su control ,y además tiene las armas, tiene el monopolio legítimo de la violencia. Por eso es tan importante ver cómo usa esos recursos a su disposición. Y para tener una idea de lo que hace, creo que resulta especialmente importante ver cuáles son los derechos desplazados o aplastados en este momento.
Y por ello mismo, resulta especialmente importante enfocar nuestra atención sobre lo que hace el poder en relación con los marginados políticamente, los explotados económicamente, los humillados en sus derechos, los que son golpeados por las fuerzas policiales. Creo que ahí hay un foco de atención, un punto de mira fundamental. Se trata de lo que algún autor (John Rawls) llamaba “tomar el punto de vista de los más desaventajados”, ver la sociedad desde el punto de vista de los que están peor. Yo creo que esa es una mirada que vale la pena. Creo que se trata del punto de vista que deben tomar nuestras Ciencias Sociales: pensar el poder desde el lugar de los marginados y explotados. Ese punto de vista, me parece, va a permitir que las Ciencias Sociales asuman una respuesta inequívocamente crítica, crítica al poder político, crítica al poder económico, una respuesta que puede ayudar a iluminar lo que el poder siempre va a tratar de ocultar no en su maldad, digamos, sino en su conveniencia.

Esto me lleva a pensar que las Ciencias Sociales tienen que tener consigo, una presunción siempre negativa frente al poder. Ahí está el origen de la opresión, habitualmente. Allí reside el origen de la violación de derechos y por eso es que las Ciencias Sociales merecen asumir un papel esencialmente crítico, yo diría inclaudicablemente crítico, consistentemente crítico, radicalmente crítico frente al poder, insisto, el poder político y el poder económico.

            En particular, mi mirada parte desde el Derecho, que es mi campo principal aunque estudié también Sociología. Pero pensando en el Derecho, pienso que esta área ha tenido muchos problemas para pensar estos problemas. El Derecho ha tomado partido muy habitualmente no por los que protestan sino por los que golpean; no por los que son humillados económicamente, sino por los que humillan. Mucho peor, el Derecho ha utilizado habitualmente sus energías para la justificación, defensa y autorización de tales actos. Ha defendido la represión política, ha defendido las privatizaciones, en su momento, ha defendido la concentración del poder. El Derecho argentino dedicó una energía extraordinaria, los grandes estudios argentinos y los grandes académicos argentinos dedicaron una energía extraordinaria a hacer posible, por ejemplo, un proceso de acumulación determinado, como dedicó energía extraordinaria para defender un sistema coercitivo injusto, tanto en apoyo de gobiernos democráticos como de gobiernos militares. Me parece, por eso, que tenemos frente a nosotros una enorme tarea por delante, que nos habla claramente sobre el papel que los intelectuales y las Ciencias Sociales pueden asumir, en la actualidad.

            En ese sentido, creo que si uno ve como objeto de problema al modo en que se acumula económicamente, al modo en que se ejerce la coerción y ve como sujetos fundamentales del problema a los humillados y ofendidos por el sistema, es obvio cuál debe ser, para mí, el lugar y la misión de las Ciencias Sociales. Su tarea no debe ser ni alinearse con el poder, ni tomar una posición equidistante frente al poder. Su misión debe ser inequívocamente crítica. ¿Por qué? Lo he tratado de decir. Porque el poder es el que amenaza, y porque el poder se defiende solo, y porque –gracias a los recursos con los que cuenta- el poder tiene a cantidad de gente preparada para defenderlo.El poder tiene el dinero, el poder tiene la violencia. Los humillados, en cambio, están enfrente muy habitualmente, y habitualmente no tienen quien los defienda. Por eso es que aparecen los nuevos mártires, que se suman a los mártires que mencionaba Horacio en su presentación. Tenemos nuestros muertos recientes, como los últimos dieciocho muertos a partir de la administración actual, que se suman a los tantos muertos que ha habido en democracia. Creo que eso ayuda a definir un lugar para las Ciencias Sociales.
            ¿Significa, esto, que las Ciencias Sociales tienen que tomar un rol anárquicamente destructivo? No, en absoluto. Como la preocupación es por los derechos de los marginados y de los ofendidos y como el centro de la preocupación es cómo el poder ejerce la violencia y usa el dinero, hay un terreno enorme que se puede transitar y que, ocasionalmente las Ciencias Sociales han transitado. En las áreas que me son cercanas, se ha pensado en cómo organizar los juicios a las Juntas, se ha pensado la cuestión del aborto, se ha pensado sobre los derechos de los homosexuales, se ha pensado sobre el ingreso ciudadano. Son formas en que una Ciencia Social consciente políticamente, ha actuado y ha dado respuesta y me parece que son formas interesantes de actuación y que muestran que hay un campo posible. Entonces, no es que la Ciencia Social asume o debe asumir este rol anárquicamente crítico (cuestión que tampoco me genera mayor problema). El punto es que las Ciencia Sociales tienen un campo amplísimo en donde pueden desarrollarse de modo muy interesante. ¿Significa esto de que las Ciencias Sociales no deben ser conscientes de cómo está distribuido el poder? No, por el contrario. Las Ciencias Sociales deben ser siempre absolutamente conscientes en la materia. No se trata de estar con la calculadora en la mano. El punto es que actúe a partir de principios y por convicciones, más que por cálculo. No deben hacerse preguntas como las que muchos se formulan hoy, del estilo “voy a dejar de criticar a este porque…,” “voy a hacer silencio en este caso para hablar frente a este otro…” No, no hay que calcular de ese modo, cuando lo que están en juego son derechos básicos, cuando lo que tenemos enfrente son graves violaciones de derechos, cometidas desde el poder. Hay un objeto claro de crítica y un sujeto claro que hay que defender. ¿Significa esto una Ciencia Social descontextualizada, “ahistórica”? No, justamente lo contrario. Como somos conscientes de cómo se ha ejercido el poder habitualmente en la Argentina, como somos concientes de cómo se ha ejercido habitualmente la violencia en la Argentina, sabemos que no es extraño al ejercicio del poder la ley antiterrorista que este gobierno ha dictado, ni la persecución a los grupos de izquierda, ni la represión de la protesta social, esto forma parte de la esencia del poder. ¿El poder puede hacer otra cosa? Obviamente, por ello mismo es que ese poder debe ser criticado por nosotros.
            Yo resumiría en eso mi presentación,  creo que las Ciencias Sociales y los intelectuales públicos en particular, si a mí me preguntaran al respecto, tienen una respuesta interesante frente a las preguntas que motivan a la mesa y que arrancan de esto, de plantearse, inicialmente, esa pregunta angustiosa, acerca de cuál es la gran tragedia que tenemos frente a nosotros y eso nos lleva, también, a respuestas que son tristes, a veces, dramáticas, otras, pero que son fundamentales y que tenemos la obligación de hacernos.

13 comentarios:

elbosnio dijo...

Comentarios salpicados, sobre un texto con el que acuerdo en sus grandes busquedas.

No deberiamos preguntarnos tambien por los potenciales. Donde esta el drama, por supuesto, y donde esta la potencialidad de nuestra sociedad. (No sé que agrega, pero me pareció que faltaba).

No comparto que en el poder reside el origen de la violacion de derechos. Sin duda la violacion de derechos se origina en el poder, pero la inversa no es taxativa. Hay poder que puede crear derechos, como el de un estado, de una cooperativa, de una agrupacion, etc..
Me parece que una variante es discriminar entre el poder delegado por mayorias y el poder que no requiere delegación. Y entiendo lo dificil de esta division, cuando hay poderes delegados que ganan cierta independencia de quienes lo otorgaron. Pero la idea seria esa.

Salto un poco de tema. No deberiamos limitar el derecho de un individuo a contratar abogados en privado? Aunque sean en lo penal. Porque de algun modo eso le da beneficios a quien tiene recursos (me permito sospechar que si un rico gasta un kilo de guita en un estudio es que su contratación le brinda alguna mejora estadistica en ganar su posición). No deberiamos igualar poniendo a todos con abogados por sorteo.
Como en tantas cosas, prefiero igualar para abajo o para el costado, que mantener la desigualdad.

Anónimo dijo...

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-196704-2012-06-19.html

Anónimo dijo...

Resulta muy auspicioso contemplar cómo ciertos intelectuales como vos reivindican una tradición marxista tan poco comprendida y combatida por advenedizos en nuestro país.
La cita de Rawls muy bien, pero el gran autor "intelectual" de esa mirada desde abajo es Marx y me hubiera gustado verlo mencionado aunque su presencia implícita es inocultable.
Me imagino la expresión de Horacio González al ver cómo todo lo que él representa estaba siendo demolido con esta alocución.

Anónimo dijo...

Ahora los escribas del poder quieren la reforma de la constitución para repartir el poder, cuando nunca ha estado mas (y peormente) concentrado.
Basta de este verso!!! El artìculo de Ferreira es lamentable.
Lamento meterme, supongo que rg no quiere hablar del tema, estimo que para no darle entidad, pero ya me tienen podrido con esta cantinela reformista promovida desde p12 y Delia y que me parece que recièn empieza.

Desocupado mental en la era del blog dijo...

En términos generales, me parece bien que se lo corra al gobierno "por izquierda". Más allá de mis diferencias con RG, en ese sentido creo que podemos fácilmente coincidir.
El gobierno que no es exigido tiende a volverse más conservador, o a quedarse en el molde.
Saludos

Lada Laika dijo...

¿"El" poder? ¿Es único, homogéneo, indiscernible? ¿Es una cosa? ¿Está ahí, afuera, frente a nosotros, objetual, reconocible, delimitado? ¿Tan fácil era la cosa? ¿Es cuestión de ponerse de un lado o del otro? ¿Había dos lados nada más?

Lamento no poder compartir tan tranquilizadora concepción. Por el contrario, me temo que estemos más cruzados por las relaciones de poder que lo que nos gustaría reconocer. Y que las decisiones que tomemos siempre están un campo de poderes en pugna, del cual formamos parte, y en los cuales nuestra propia reflexión está inscripta.

Y sobre todo pienso que es muy fácil quedarse tranquilo y pensar que uno no forma parte de "el poder", sino que sólo lo señala con el dedo y se para enfrente. Pero no puedo compartir esa tranquilidad, porque enseguida me fijo si no terminé parado en compañía de otros "poderes" aún peores...

Saludos.

rg dijo...

desde el primer minuto se aclara que el poder es multiple: politico y economico cuanto menos, y luego se puede seguir. pero en todo caso, hay quienes estan jugados a justificar lo injustificable, desde la ley antiterrorista a proyecto x a suenios compartidos. y eso es imperdonable, siempre

elbosnio dijo...

RG, es cierto que en la descripcion mencionas que el poder es poder politico y economico. (Mas alla que falten algunos, abris el abanico a otros poderes). Pero en la ejemplificación y en el foco del rol del intelectual, es como si vieras un solo poder, el del poder politico de quien detenta el gobierno nacional.
No hay foco en vigilar a los intendentes radicales, a los jueces que no son del poder politico (como si fuesen todos probos sometidos) a los empresarios, a los eclesiasticos, etc...
Deberias revalidar en los ejemplos y en el desarrollo eso que incluis en los fundamentos: No solo el poder politico.
Una sugerencia de comunicacion, nada mas.

Lada Laika dijo...

Se enuncia, pero no se aclara. Si es múltiple, ¿dónde está el lugar de enunciación en el que estás parado? ¿Desde dónde se señala a todos con el dedo crítico? ¿Cuál es la distancia que permite evitar salpicaduras?

Envidiable lugar, deswde ya, pero temo que no exista. Ya dijo alguno que "quien entra en la política pacta con el diablo". A menos que creas que esto no es política, claro...

Lo otro, las referencias quintinescas a la reelección o a Schoklender, corren por cuenta tuya (si es que forman parte de la respuesta a mi comentario, de no ser así, mis disculpas).

Saludos

rg dijo...

no se si es ingenuidad o mala fe lo que mueve la pregunta, pero en todo caso la tomo de buena fe: el lugar desde donde estoy parado puede ser, por caso, una preocupacion elemental por los derechos humanos, que te dicen: nunca aceptar que maten a lo qom, nunca aceptar que te afanen en nombre de las viivendas populares, nunca aceptar que persigan a la izquierda con proyecto x o afines (o a nadie, pero este gobierno la tiene con la izquierda). cosas muy muy basicas. la pregunta metafisica, la cuestion ontologica entonces se disuelve, no interesa, confunde

Lada Laika dijo...

De lo que se deduciría que quien apoye al gobierno (o se abstenga de criticarlo) estaría a favor de todos esos puntos. Después me hablás de ingenuidad o mala fe...

Sea. Están claros tus principios y sabés bien donde estás parado. No planteaba ninguna cuestión ontológica, sino una constatación muy sencilla, que quise reflejar con la cita de Weber. Es evidente que no podremos ponernos de acuerdo. No sé si es tan malo.

De todas formas, te agradezco que hayas publicado y sobre todo respondido mis comentarios, que reflejan la impaciencia que me causan las posturas como la que se refleja en este post (y en general, en tus intervenciones públicas).

Saludos.

Anónimo dijo...

En mi opionión el rol de los intelectuales es el de generar ideas. Las ideas más potentes o paradigmáticas determinan (o por lo menos influencian) intereses, que a su vez tienen su efecto en la política pública. Después depende de los medios y organismos descentralizados de difusión de ideas que el rol de los intelectuales tenga mayor o menos impacto. De esta forma, los intelectuales son una parte de la cadena que nos mueve. A mi parecer, por supuesto. Saludos.

elbosnio dijo...

RG, te recomiendo hacer el esfuerzo de incluir ademas sospechas sobre crimenes igualmente espantosos pero que en ninguna punta enchastren al gobierno nacional ni al kirchnerismo.
Es un esfuerzo que paga. Porque evita confundirte con uno mas de los que utilizan cualquier introduccion para listar los titulares de La Nacion y Clarin del ultimo trimestre.
No sugiero no decir las que decis, sino agregar otras, que sean asociables a empresarios, al poder eclesiastico, a partidos de la oposicion, etc... Sin duda las habrá.
Disminuye mucho las reacciones alergicas del que te lee.
(Es un periodo especialmente alergenico, cualquier polvillo nos hace estornudar a todos).

Todos los lectores estamos especialmente sensibles a cualquier cosa que pueda leerse como defensa de lo K o ataque a lo K. Si, como parece ser el caso, no es tu intención debatir sobre ese eje (tan debatido), hay que esforzarse en balancear todo, los ejemplos, las criticas, los elogios. Suena pelotudo, pero creo que es necesario.

Ya dije lo mismo en dos parrafos. Imagino que ya califico como reiterativo sin necesidad de uno mas.