11 jun. 2012

Plataforma/ Represión en Tinogasta


Defender el bien común, sin represión y con más democracia 

Plataforma 2012 repudia la criminalización del reclamo social y adhiere a la lucha de los pueblos que en diferentes provincias actúan en  defensa del patrimonio nacional y los bienes comunes.
En razón de ello, vemos con mucha preocupación que los episodios de represión en la localidad de Tinogasta se están convirtiendo en una costumbre. Así, una vez más, la amenaza de desalojo y represión se yergue en dicha localidad. Días pasados, la gobernadora de Catamarca Lucia Corpacci solicitó a la Corte de Justicia de la Provincia que interponga mecanismos para levantar el bloqueo de la ruta 60 que impide el paso de camiones que transportan sustancias peligrosas para abastecer a las megamineras transnacionales. Este bloqueo parcial se viene  realizando desde el 29 de enero de este año, en espera de un diálogo con las autoridades para dar solución al reclamo. Lejos de cualquier solución democrática e inclusiva, la presidenta de la Corte de Justicia provincial, Amelia Sesto de Leiva, respondió el 1 de junio en medios locales que “es inminente el desalojo de la ruta” y que “la cárcel es la solución para los ambientalistas.”
 Plataforma 2012 repudia de manera terminante la intervención de la policía en la represión de un pueblo que se opone al despojo impune de nuestras riquezas estratégicas, a la degradación irreversible de los ecosistemas y defiende los bienes comunes e integridad socioambiental de nuestro territorio.
En esa línea, queremos felicitar al pueblo de Loncopué, donde el domingo 3 de junio se realizó un referéndum de carácter vinculante, respecto de la megaminería. Pese a las reiteradas presiones políticas y presentaciones judiciales realizadas por representantes y punteros del partido gobernante de la provincia (Movimiento Popular Neuquino, aliado del FPV) que buscaron detener el acto eleccionario, en una votación masiva y contundente, con el 82,08%, la población de Loncopué -tal como lo hiciera Esquel en 2003- rechazó la megaminería y dio un verdadero ejemplo de democracia “desde abajo”.
Plataforma 2012 considera que no es con más criminalización y represión que los conflictos relativos a la megaminería pueden resolverse, sino por la doble vía de un genuino debate de sociedad sobre las consecuencias que acarrea el modelo de megaminería y de la democratización de las decisiones, tal como ha mostrado el referéndum de Loncopué, sentando un hito importante en la historia de las luchas sociales argentinas. 
Primeras firmas: Mirta Antonelli, Jonatan Baldiviezo, Héctor Bidonde, Jorge Brega, José Emilio Burucúa, Diana Dowek, Lucila Edelman, Mónica Galán, Mario Galvano, Roberto Gargarella, Adriana Genta, Diana Kordon, Gabriel Levinas, Darío Lagos, Javier Lindenboim, Rubén Lo Vuolo, Gabriela Massuh, José Miguel Onaindia, Mónica Scandizzo, Maristella Svampa, Enrique Viale, Nicolás Tauber Sanz, Osvaldo Tchercaski, Jaco Tieffenberg, Patricia Zangaro.

1 comentario:

elbosnio dijo...

En lineas generales, seguramente por una cuestion historico, estoy en contra de la solución represiva. Probablemente porque en Argentina hemos tenido mucho engolosamiento con esta via y no hemos padecido acciones directas demasiado perturbadoras. Quizas la de los puentes sobre el rio Uruguay sean las mas exageradas. Aun asi, prefiero tener protestas de mas, que muertes de mas.

Pero no le doy respuesta a una pregunta crucial: Cuando la represion es el camino? (Hace falta aclarar que represion en ningun caso es dejar sueltos a los lobos?).
Si un grupo de ciudadanos realizan una accion directa, con exito, y logran que el tema tome trascendencia nacional, llegue a las instancias republicanas de debate. El poder ejecutivo interviene, el legislativo tambien. Y aún asi el tema no se resuelve de la forma que este grupo siente que debería. En que momento debería ser forzado a resignar su reclamo por via de la accion directa perturbadora?

No creo que la mineria esté en este estadío. Me lo plantee mucho con el tema de los puentes. Siempre creí que una vez llevado a La Haya, un ciudadano deberia cesar su reclamo. Que mas visibilidad de su tema que estar en La Haya. Si aún asi, la respuesta es negativa, no puede seguir sino es una accion de chantage, no de instalacion de tema.

Es para discutir sin que signifique salir a reprimir. Porque en Argentina tenemos el problema de tipo la reaccion nuclear. No tenemos posibilidad factica de reprimir sin dejar un tendal de nuevos crimenes. Pero la discusion teorica vale, aun cuando no pueda ser llevada a la practica mientras las fuerzas de seguridad logren pasar del rugby al ballet.