28 jun. 2013

Levitsky y la izquierda latinoamericana II

Mi definición sobre la izquierda -que parte no de una descripción sino de un tipo ideal, y que pretende establecer grados de cercanía o lejanía con los ideales de izquierda- es también polémica, es incompleta y también tiene problemas, pero entiendo que problemas mucho menores que los que afectan a la definición usada por SL. Defino a la izquierda por un doble compromiso con la igualdad política y la igualdad económica. La llegada de un gobierno de izquierda debe implicar, por tanto, claros cambios tendientes a democratizar la vida política y la vida económica.

A resultas de la definición de SL, casi todos los gobiernos latinoamericanos contemporáneos o recientes son o han sido, de algún modo, de izquierda (insisto -y ver el reportaje colgado en el post anterior- esto es compatible con que SL sea muy crítico de muchos de estos gobiernos). A resultas de mi definición, ha habido gobiernos que se han acercado al ideal izquierdista (el de Evo Morales, por ejemplo), aunque la mayoría de ellos no merece ser llamado de izquierda.

Ahora bien, entiendo que el carácter sobre-abarcativo de su definición puede ser tan problemático como el sub-abarcativo de la mía. De todos modos, creo que mi definición se acerca mucho más a la historia de la izquierda política, y honra mejor la historia latinoamericana de los partidos y movimientos radicales y de izquierda (no resulta sólo capaz de hablar el lenguaje de la historia contemporánea). Seguiremos.

3 comentarios:

Juan N dijo...

RG, hago algunas observaciones un poco desordenadas pero que quizás puedan ser útiles. Por un lado, pese al lugar común en el que caeré, me parece importante señalar que la noción de "izquierda" ya desde su genética supone un continuum intrasistémico que describe un punto en un abanico que va desde lo "más de izquierda" a lo "lo más de derecha" pero, justamente, sin salirse del abanico. Señalar esto es súper importante, porque una tradición fundamental en la lucha moderna por la igualdad política y económica es el anarquismo que no se reconoce a sí mismo como de izquierda.

Me parece que tratando de sacarle a la expresión izquierda su carga valorativa, hay que hacerse cargo de la experiencia histórica asociada a la categoría. La experiencia de los partidos comunistas del mundo y de sus infinitas traiciones a cuanto proceso revolucionario hubo, la experiencia de los partidos socialistas claudicando ante la democracia representativa y alimentando la participación de la clase obrera en las guerras imperialistas, la experiencia de la izquierda nacionalista, homofóbica y especialmente autoritaria, etc.
Creo que es a partir de esas experiencias -a veces catastróficas- que hay que definir a la izquierda.

Por último, temo que la inquietud por la igualdad política y la igualdad económica -tomando la experiencia histórica de lo que ha sido la izquierda en el mundo- sean rasgos insuficientes para definir a la izquierda. Me parece, y estoy lejos de arriesgar una definición precisa, que lo central (al menos desde 1848, pero creo que también desde antes) es las condiciones en las que se pretende que sea posible esa igualdad política y económica. Esto por supuesto, implica a su vez una crítica -que podrá ser más, o menos radical- de las condiciones que producen el estado actual de desigualdad. La izquierda, en definitiva, no ataca moralmente la desigualdad, sino que ataca formas específicas, concretas e históricas en las que la desigualdad se produce.

Un comentario aparte merece "la nueva izquierda latinoamericana", lo dejo para otra vez.

rg dijo...

pero juan, es lo que hay que fundamentar: todo lo tuyo es un intento de definir a la izquierda, por varios costados, pero hay que dar razones. fijate que arrancas dando por cierto que hay que sacarle a la izquierda su carga valorativa, que es simplemente contrario a lo que yo hago. y que es necesario para ver algo que nos interesa a ambos. como evaluamos su experiencia histórica. yo puedo ver a muchos partidos proclamados de izquierda como atentando contra los ideales de izquierda, una vez en el poder. pero tambien atentando contra todos los programas de izquierda que conozco (bah, una mayoría) en donde hablan de democracia politica y economia. al menos esa fue la historia larga de los partidos de izquierda.

Anónimo dijo...

Excelentes los posts, dejan pensando. Excelente las intervenciones, para leer y releer.