19 jun. 2013

Democratizar la justicia 41: Breves apuntes sobre el fallo contra la reforma judicial

La Corte terminó ayer de hundir la grave iniciativa de reforma judicial que había impulsado el gobierno: una reforma que era mala, reaccionaria e inconstitucional desde el momento de su nacimiento. El fallo de la Corte es sencillo, clarísimo, bien argumentado, lo que no es poco a la luz de todo lo que se dijo en este tiempo, sobre el mismo tema. M.Bohmer comenta bien y brevemente el fallo, acá; mientras que M.Wainfeld presenta un análisis a mi parecer muy partidista, acá. En estos días hablamos ya demasiado sobre el caso, por lo que a continuación me limitaré a anotar sólo unos breves apuntes en torno al último fallo.

* Es notable que el único voto disidente, el de Zaffaroni, defienda la reforma en los términos en que lo hace: dice que la misma incluye aspectos problemáticos, generadores de graves "dificultades;" que ella constituye, seguramente, "un nuevo error político" (el subrayado es mío pero la calificación es suya); que la iniciativa se encuentra muy probablemente "condenada al fracaso" (¡). El juez salva la reforma, básicamente, porque la misma, a su juicio, no presenta una "inconstitucionalidad manifiesta". Es decir, el único juez que vota en favor de la reforma, reconoce que se trata de un proyecto muy malo, un grave error (que los colegas de Justicia Legítima se han resistido a considerar como tal). En todo caso, también es llamativo que el análisis de Wainfeld, que gira elogiosamente en torno al voto de Zaffaroni, no se detenga debidamente en las críticas del juez, ni se explaye en el estudio crítico de este "nuevo error" del gobierno.

* La mayoría de los colegas que analizaron el fallo (no, por ejemplo, el amigo G.Maurino) ha dejado pasar de largo un dato muy importante del mismo: el contundente 6 a 1 del resultado se convierte en estruendoso 7 a 0 en un punto: todos los jueces rechazan el reaccionario examen de la legitimación hecho en el contradictorio, sorprendentemente flojo dictamen de la Procuradora General Gils Carbó. Todos, incluyendo a Zaffaroni, repudiaron lo dicho por ese dictamen respecto de quiénes están autorizados a presentar un caso. Para decir de un modo sencillo y simple algo que alguna vez estudiamos largamente y de modo comparativo (en este libro, acá): la justicia tiende a resultar más conservadora cuanto más se cierra la puerta de entrada a los tribunales, y más progresista cuanto más se abre esa puerta. La Argentina, como los Estados Unidos, se caracterizó por tener un sistema muy cerrado, formalista, costoso, de acceso a la justicia. Por ello mismo, es muy muy muy impresionante que la jefa de Justicia Legítima haya suscrito, en su dictamen, la versión más conservadora y reaccionaria que existe en el mundo, en la materia. Su conservadurismo llega tan lejos que termina fundando su extremismo en la opinión de un juez que representa, seguramente, al ala más conservadora de la Corte norteamericana, en toda su historia (A. Scalia). Notable escala descendente para un dictamen descarnadamente antipopular, a la hora de la verdad.

* Para dejar en claro el punto anterior: La jefa de Justicia Legítima redactó un dictamen lleno de elogios a la participación popular, pero en el momento realmente importante, en el momento en que pudo respaldar una apertura diáfana, clarísima, a la participación popular...cerró violentamente la puerta de los tribunales, y se atrincheró en la versión más conservadora imaginable del derecho. Esto es decir: a la hora de la verdad, dejó en claro que la participación popular molesta. Sería bueno preguntarle a los miembros de Justicia Legítima si están de acuerdo con la postura de su jefa, en este punto. Si dicen que sí, habrán confirmado lo que temía: Justicia Legítima asume una actitud gravemente hipócrita, y habla y habla de participación, pero cuando tiene la gran oportunidad de apoyarla realmente, la rechaza. Lo que le interesa, únicamente, es respaldar a su líder (la Presidenta). Ahora bien, a los colegas de Justicia Legítima, acostumbrados a cierta obediencia debida, les recomendaría que piensen bien su respuesta: Zaffaroni rechazó lo dicho por Gils Carbó. Entonces, si están junto con el juez en su rechazo, les pediría que hagan algo por rectificar lo que dice la cabeza visible del movimiento justamente en este tema, absolutamente crucial para ver qué pensamos sobre el derecho y sobre el acceso del pueblo a los tribunales. Me encantaría que, una vez al menos, fueran claros en su respuesta sobre la cuestión.

* Por si alguno no lo quiere ver, es importante dejar en claro que el rechazo efectivo a la participación popular, suscrito por Gils Carbó, es consistente con todo lo que ha venido haciendo el gobierno en la materia: a pesar de su retórica no motorizó reformas sencillímas para facilitar el acceso de los pobres a la justicia; no redujo los costos y formalismos del litigio, pudiendo hacerlo; no impulsó el mecanismo de juicio por jurados (mucho menos en su buena versión); tachó bruscamente, del proyecto de reforma del Código Civil, toda referencia a las acciones colectivas y acciones de clase, que el proyecto incluía (por qué habrá sido? lo podrá explicar Justicia Legítima?); y para colmo de colmos, la Presidenta (como el ex Presidente Kirchner) no deja de pasar oportunidad para decir qué es lo que más le molesta de la justicia: que los delincuentes "entren por una puerta y salgan por la otra", suscribiendo así la versión más reaccionaria y anti-garantista posible sobre el derecho -la que explica Proyecto X, la infiltración de los organismos de derechos humanos con personal de inteligencia, o la política del Ministerio de Seguridad en manos de un ex carapintada golpista. Lo que no se explica, entonces, es por qué los miembros de Justicia Legítima no denuncian estas cuestiones, centralísimas y no marginales en el discurso y la acción del gobierno que apoyan.

* Finalmente, una consideración política: creo que hace rato al gobierno no le interesaba más la reforma judicial. La reforma, improvisada, hecha de modo atolondrado y sin discusión, nació bajo la presión por conseguir varios objetivos acumulados y contradictorios, propios de las distintas manos que intervinieron en ella: Se quiso con la reforma parar los juicios de los pobres jubilados; levantar el poder de amenaza gubernamental sobre los jueces díscolos; agregar una nueva barrera contra los marginados que protestan por los pésimos servicios públicos; intervenir sobre las próximas elecciones, nacionalizándolas y afectando las chances electorales de la oposición; etc. Con el andar del tiempo, el gobierno terminó contentándose con otro objetivo, lateral en la reforma pero central en sus ambiciones: instalar la idea de que la soberanía popular se encuentra por encima de la Constitución y los fallos de la Corte -adviértase lo que dijo ayer mismo nuestro realmente penoso Ministro de Justicia (acá). Es decir, el gobierno viene usando la discusión de la reforma judicial para reinstalar la idea de que si el pueblo lo quisiera, ni la Corte ni la Constitución deberían frenar una reelección presidencial. En definitiva, lo mismo que decía el conservador Presidente Uribe, en Colombia, cuando buscaba la reelección que la Corte le frenaba; lo mismo que dijeron el Presidente Menem y su ladero jurídico Rodolfo Barra, cuando  intentaron la tercera reelección. No hace falta decirlo: todos fracasaron.

34 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno el análisis Roberto. Lo único que me preocupó mucho en el voto de Zaffaroni es que también dijera que la ingeniería institucional también había resultado inacabada en materia de decretos de necesidad y urgencia. ¿Estaría dispuesto a afirmar, también a este respecto, que no existiría una inconstitucionalidad manifiesta en caso de avances mayores del ejecutivo sobre el punto?

Anónimo dijo...

Y también lo dice respecto de la Ciudad Autónoma. Ojo con eso.

Anónimo dijo...

Increíble como ayer cuando en A dos voces planteaste la incongruencia que existía entre el discurso pseudo progesista de Justicia Légítima y el reaccionario dictamen de la Procuradora Gral. en lo que hace a la legitimidad activa, e increpaste a los allí presentes representantes de esa organización a que manifestaran su punto de vista, Alagia respondió con la misma serie de vaguedades y obviedades acerca del valor de la soberanía popular, y en qué medida ésta (bajo su particular visión) había sido ignorada por el fallo de Corte. Como es sabido, el que calla otorga.
Tomás

Anónimo dijo...

1. Es curioso identificar participación popular con legitimación amplia entendida como que alguien dice ser representante del interés y los derechos de quienes no lo eligieron su representante bajo ningún aspecto. Eso es más bien un acto de elites ilustradas bondadosas que sustituyen a los grupos o clases que, en esta visión, son incapaces de defender sus propios intereses porque eligen mal sus representantes políticos. Y hasta ¿para qué se van a organizar en partidos, sindicatos, etc. si un abogado bueno los puede representar y con un juez magnánimo en una sentencia les reconoce sus intereses?

2. Vamos a la sentencia.

Legitimación: Aún nadie explicó cuál es el agravio de Rizzo y su "Gente de Derecho" respecto de: a) el modo en que se eligen a los jueces, b) el modo de elección de consejeros, c) las mayorías de actuación del Consejo, etc. Tampoco escuché explicaciones de porqué se opone la cosa juzgada: 1) a los abogados que no piensan como Rizzo, 2) a los jueces que no fueron ni citados al caso, 3) a los académicos, 4) y aunque sería otra discución si alguien dice que los representó la PTN, a los metalúrgicos, desocupados, etc. Todos ellos no participaron del proceso ni nadie defendió sus intereses ni expuso sus argumentos.

Jueces legisladores. También hay que explicar cómo puede un juez dictar una ley: porque decir que está vigente una ley derogada es LEGISLAR. La CS, en este falló, legisló y juzgó.

3. La verdad es que el fallo es político. Para algunos está bien ese acto político para otros no.

Y si las leyes de reforma judicial eran contradictorias entre los fines declamados y lo que prescribían (reitero: para mi poco relevantes para lo que se necesita ante una justicia elitista, burocrática y reaccionaria), las parrafadas de la CS sobre las instituciones y la república etc. etc. tienen el mismo vicio, porque los jueces resolvieron en abstracto: sin parte legitimada y legislando.

No es ni terrible ni el fin del mundo. Es política. Nada más.

Tito

pdta. En el inventario de declaraciones de inconstitucionalidad se olvidaron de poner que derogaron por acordada la obligación del pago de ganancias. Y ese sí que es un caso interesante de legitimación... ¿amplísima sería la definición? y legislación.

Anónimo dijo...

bueno. tampoco diría que el fallo es tan maravilloso. atención a los considerandos 26 y 27: que la constitución permite elección directa solo en los casos expresamente mencionados en ella? que la legitimidad democrática del poder judicial deriva automáticamente de la constitución?

laura r.

Francisco dijo...

Felicitaciones. A mi se me había pasado por alto lo reaccionario del dictamen de la jefa de Justicia Legitima.
"Entre el dicho al hecho hay mucho trecho" debería ser el lema del kirchnerismo.

Anónimo dijo...

Roberto: coincido casi siempre con lo que decís y entro siempre a tu blog en búsqueda de buenos argumentos. Pero debo decir que en este caso me da mucha pena que se esté festejando este fallo de la corte como si fuera un resultado de fútbol (y que los K lo estén lamentando como si fuera un partido de fútbol). La corte, me parece, no debería ser K ni anti-K, y sus fallos deberían ser acatados, no festejados ni insultados. No me refiero sólo a vos y a tus referencias al 7-0 o 6-1 sino también de los comentaristas que salen en caravana a aplaudir a la corte (Magdalena, Lanata, etc.) o a condenarla por este fallo (Wainfeld, Abal Medina, etc.).
Y una cosa más: Uribe y Menem no pudieron, pero Chavez sí pudo. Me parece que habría que dejar de mojarles la oreja a los kirchneristas porque mientras sigan ganando elecciones van a ser cada vez más peligrosos.
Un respetuoso saludo.
Sergio

rg dijo...

legitimacion amplia, repito, ha signifcado siempre tribunales empujados a actuar de modo mas social y progresista. legitimacion cerrada lo contrario. esa es una tendencia permanente, que tendra excepciones pero es asi. por eso es gravisimo lo de la procuracion y lo que no desmiente justicia legitima

sobre el 6 a 1 o 7 a 0, todo lo que di son argumentos, no se trata de burlas. lamento que no los repliquen, pero me he encargado de argumentar todo el tiempo, en todos los medios que pude

Anónimo dijo...

Roberto:
Con todo respeto, el análisis de Wainfeld es lamentable y no merece que lo refieran ni siquiera como "demasiado partidista".
Primero, es evidente que el tipo no entiende nada de derecho, por lo que mal puede explicarle a nadie (lego, para eso escribe en un diario) el punto de desacuerdo entre los jueces y los argumentos de cada uno. Su crítica apenas termina siendo literaria: el tipo ensalza a Zaffaroni porque escribe mejor! Según él:
"Les da un baile a las dos vertientes de la mayoría (Enrique Petracchi y Carmen Argibay se pronunciaron con fundamentos propios, ma non troppo). Las deja reducidas a la oquedad, el copy paste y el ritualismo."
Y obviamente no justifica de ninguna manera su arbitraria apreciación sobre lo literario (por el contrario, para cualquiera que lee el fallo, el baile que le meten Petracchi y Argibay a Zaffa, con sus citas textuales, es de película).
Por ende, su columna termina siendo una reconstrucción del episodio para lectores partisanos, las ideas terminan siendo: "no lean el fallo, es al pedo, es obvio que nosotros tenemos razón"; "nuestro juez es mucho mejor que los otros"; "los revolucionarios de Justicia Legítima luchan contra los jueces abominables y corporativos que violan a las mujeres y se comen a nuestros niños, ténganlo en claro".
Desacuerdo profundamente con tu referencia a tal texto como un "análisis del fallo". Es un panfleto de arenga nomás.

Anónimo dijo...


Gracias por la claridad de conceptos vertida anoche en el programa de Tennembaum. Sobre todo lo referente a la posición de Gils Carbó

GerardoD dijo...

Acabo de leer el escrito de Wainfeld que citás. No merece que se lo trate como análisis del fallo. Coincido con el anónimo de 12:30pm, no podés darle ese rango a un panfleto que hace poco más que dar una opinión sesgada basada en supuestos méritos literarios del voto de ERZ!! Una bestialidad, no analiza criterio juridico alguno de las cuestiones constitucionales planteadas, y para dar muestra de su limitado alcance, ni siquiera brinda un enlace al fallo que permita a sus lectores tomar contacto directo

Hernán dijo...

Respecto de Gils C., la cita de Scalia (!) la ubica dentro de una máxima que me parece que acuñó RG cuando las testimoniales: "dime a quien citas y te diré cuán patético eres".

ArturoP dijo...

Muy bueno. Para los que somos neófitos en el campo del derecho, y teniendo en cuenta que el discurso público sobre el tema presentaba a la reforma como virtuosa en la medida en que abría un poder no democrático al escrutinio público, no dejó de ser sorprendente la referencia de algunos funcionarios al argumento de la falla contramayoritaria.

Anónimo dijo...

RG: es indudable el reconocimiento que merecen tus opiniones. Creo que a la hora de comunicar tus críticas, lo hacés en una materia muy compleja hoy día: la comunicación, valga la redundancia. Y cuando comunicás, sobre todo en tus críticas a la reforma judicial, y con perdón de lo pretencioso que pueda sonar: elegís un determinado texto, del que extraes una economía para decir lo que querés decir. Por ejemplo, decidís que el fallo de Servini sí es un texto y, en cambio, con el de la procuradora hacés un análisis casi escolar, destejiéndolo al absurdo de juzgar alguna cita de autoridad como si se tratara de obtener un ADN. Incluso en el fallo de Servini llegás a defender como sostén argumental el art. 8 del Reglamento para la Justicia Nacional!! Más allá de que abunden definiciones en tus textos (verdaderos links inactivos), creo que la presencia de estos conceptos se deben a la necesidad que tenés de salvar los reduccionimos que elgiste para explicar, tal vez, la necesidad de tu pensamiento.

Gustavo Maurino dijo...

Es notable que en su considerando 17 Zafaronni firma y declara (con argumento bien flojín) la defunción de la elección popular convocada.

Nico dijo...

El post es muy bueno. De lo mejor que se ha escrito sobre el tema porque desnuda el patetico doble discurso de "justicia Légitima". Sobre el texto de Mario Wainfeld, a mi me dio mucho pena leerlo esta ultima semana. Siempre fue un moderado, pero esta semana se puso la camiseta. Es abogado, no es un simple columnista de diario que opina de derecho sin saber ni entender nada. Simplemente que defendió como nadie a Justicia Legítima, y creo que tomo el fallo de la CSJN como una derrota propia.
Saludos.

Eduardo Reviriego dijo...

¿Quién lo hubiere pensado?
Parece que la famosa democratización de la justicia tenía como motivo oculto garantizar la perpetuidad de la Presidenta en el gobierno:
http://www.clarin.com/politica/Corte-Estela-Carlotto-reformar-Constitucion_0_940706219.html
Claro, trataban de cubrirse contra la otra "perpetuidad", la de la "cadena"

Anónimo dijo...

Muy buen analisis. <3

Anónimo dijo...

Y lo que le hicieron a MAqueda?

gravísimoooooo

Anónimo dijo...

Comparto gran parte de las apreciaciones, salvo las razones y motivaciones para esta iniciativa que radican casi exclusivamente en la desicion de allanar la casa del Vicepresidente a pocos meses de haber sacado el 54%, " si con este poder político me hacen esto, cuando este más débil ....".

Anónimo dijo...

Muy buen analisis. Creo que el gobierno esta pagando el costo de privilegiar la obsecuencia sobre la idoneidad de sus funcionarios y asesores. Se desprendieron de gente valiosa para beneficiar a los incapaces.
Wainfeld es empleado de un diario que esta subsidiado por el gobierno, de otra forma ese periodico no existiria. No se le puede pedir que deje de lado su camiseta partidaria.

Mariana Alvarez Gaiani

Anónimo dijo...

sobrevaloras a cristina kirchner con esa teoria de instalar lo de la soberanía, la ref judicial fue un desastre hecho por una persona muy ignorante, simplemente eso. y recordemos que salió con este engendro justo el 8D, para distraer del rotundo fracaso del 7D

Anónimo dijo...

argumentos? dónde están? yo veo muy poquitos; lo que sí veo es demasiada adjetivación, excesiva y cegada diría, además de irrespetuoso por todos lados; para qué esto? para encubrir tu defensa de un fallo corporativista, estrecho, antipopular, político en el peor sentido o en igual que cualquier otro (esto ataca bien zaffaroni) y, sobre todo, hecho por gente cien veces más reaccionaria que cualquiera de tu odiada "Justicia Legítima".

rg dijo...

aja, anonimo, tu comentario es espectacular. frente a mi post n. 42¡¡¡¡¡ dando argumentos, me preguntas donde estan los argumentos, y me acusas en dos renglones de adjetivar, mientras que en tus dos renglones decis que el fallo fue "corporativista, estrecho, antipopular, político en el peor sentido". espectacular lo tuyo, segui probando

Flowy dijo...

tengo unas preguntas RG (¡ten presente que no vengo de la academia leguleya!) ¿por qué Gils Carbó argumenta que la reforma “promueve la participación de toda la ciudadanía” (se refiere a la votación popular de los Consejeros, verdad?) ¿no sería eso “algo bueno”? Leo todos tus posts y comentarios, pero confieso que a veces se me escapan los saberes... QUIERO ENTENDER. ¿qué es exactamente lo que la Corte declaró como Inconstitucional, TODA la reforma entera? ¿o solamente lo concerniente a la elección de Consejeros? ¿por qué sería "desfavorable" haya más Consejeros? ¿por qué en todos lados el debate es sobre ESE punto solamente? Te leí más de una vez señalando lo antipopular, reaccionario y contrario al espíritu pretendidamente democrático de la reforma en las restricciones a los amparos y medidas precautorias o cautelares. ¿la Corte también declaró ESOS aspectos como inconstitucionales? ¿por qué hoy CFK lloraba y pataleaba tanto porque le negaron la elección-mediante-voto-popular de los consejeros? ¿por qué/por qué no es conveniente que los ciudadanos elijamos a los miembros del Consejo? GRACIAS POR ESCLARECER MI IGNORANCIA. saludos, Florencia Lindenboim.

rg dijo...

mira, es la misma idea que usaban barra y menem, y que ellos estan tirando como globo de ensayo aca: "la gente quiere la reeleccion (hipoteticamente) pero la constitucion lo prohibe, apoyemos a la gente, apoyemos la participacion popular." es lo mismo. es invocar la participacion popular en un area que la constitucion dijo que habia que limitarla, como pudo decir que las decisiones en casos de corrupcion dependan de un analisis de prueba, y no de lo que diga el voto popular. eso no convierte a esa restriccion o a la constitucion en antidemocratica. vivimos en una democracia constitucional, que tiene un nucleo amplisimo de cosas que se deciden por regla mayoritaria, y otras que no -sobre todo, las relacionados con la proteccion de derechos, o ciertas reglas derivadas del aprendizaje historico (como por ejemplo, que autorizar reeleccion indefinida no es conveniente, como no es conveniente que los jueces que controlan al poder sean controlados -por procesos como los que aca se quieren implementar- por el poder que debe ser controlado. imaginate que nixon tenia poder de presionar y echar a los jueces que investigaban el watergate

Flowy dijo...

perfecto mil gracias por la pronta respuesta RG! se huele a las claras esa intención por lo bajo, sin ir más lejos, en el patético discurso de CFK de hoy. ¡Una más y no jodo más (por ahora)! Pongamos x caso que se aceptara esa parte de la reforma, y SI se pudieran elegir consejeros mediante voto popular, PERO que fuera válido solamente para el PRÓXIMO MANDATO presidencial... ¿ese caso sería más "aceptable"? ¿o de movida es una medida no conveniente? GRACIAS II. abrazo, Florencia Lindenboim

rg dijo...

es que no creo que sea nunca bueno que el poder politico que gana las elecciones cuente con la mayoria necesaria para amenazar a quien tiene que controlarlo. eso no quiere decir que la justicia no deba ser democratizada de mil otras formas (facilitando el acceso de los pobres a tribunales, que hoy no se hace, implementando buenos jurados, que nunca se hizo, creando ambitos de audiencias publicas, rebajando el costo de los litigios, reglamentando las acciones colectivas y de clase, mil cosas que el gobienro se niega a hacer)

Flowy dijo...

ta muy bien, MIL GRACIAS RG!!! lo digo y lo sostengo, es recontra-super valioso que nos brindes este espacio!! fuerte abrazo! Florencia L.

Anónimo dijo...

Hablan de justicia legítima como si fueran Mao Tse Tung y Rosa de Luxemburgo!! Yo no lo puedo creer. La gran mayoría de los que hablan pomposamente hace añares que forman parte de la estructura que critican y no los he visto muy preocupados, todos estos años, en cambiar nada.
Muchos de ellos son oportunistas que hablan como hablan para obtener cargos. De Luca quiere ser procurador fiscal ante la Corte, Gils Carbó quiere ir a la Corte, muchos otros quieren ir a las Cámaras de Casación a estrenar próximamente.
Ah y Slokar? Slokar. Recuerdo que fue relator de Jorge Casanovas! Sí, un progresista total.
Llámense a silencio muchachos. Dan pena.

Eduardo Reviriego dijo...

En cierto sentido, los de "Justicia legítima" dan lástima en su apoyo sin límites a la "aventura" de la democratización de la justicia. No sabemos a ciencia cierta lo que piensa nuestra César de ellos, aunque puede que Tácito nos ilumine:
"Más aquellos tiempos estuvieron corrompidos por la vil adulación que no solo los hombres más importantes de la ciudad se vieron forzados al servilismo para mantener su reputación, sino que todos los cónsules, buena parte de los pretores y también senadores se levantaban y hacían esfuerzos para proponer las cosas más miserables y abyectas. Está escrito que Tiberio, cada vez que salía de la Curia, solía decir en griego estas palabras:¡Oh, hombres prestos para la servidumbre!. Él, que podía soportarlo todo menos la libertad del pueblo, aborrecía sin embargo una sumisión tan miserable y servil: es que de tales muestras indecorosas de adulación, se caía, poco a poco, en cosas mucho más indignas.”

Juan dijo...

Coincido parcialmente con el análisis del fallo. En primer lugar no comparto las descalificaciones a quienes se presentan como oficialistas. Estimo, humildemente, que alguna agresividad demostrada convendría este ajena al análisis y es responder con la misma moneda que se critica. Por leo demás es evidente que la Corte ha estado a la altura de los acontecimientos y ha cumplido cabalmente su principal función. Finalmente considero que deben realizarse cambios pues los des honorables jueces que pululan por los tribunales, mayoritariamente, son la consecuencia de retrógrados sistemas de selección. Atte. Juan Di Nardo

Ramiro Batallan dijo...

Estimado soy un estudiante de la carrera de derecho y me urge saber respecto del fallo la siguiente pregunta que no logro entender:
¿es la declaracion de inconstitucionalidad de los articulos de la ley 26855 (consejo de la magistratura - fallo rizzo) holding u obiter dictum?

Anónimo dijo...

a los que no entienden el tema de legitimación activa del fallo está explicado en el punto V y VI del amparo original que se puede ver aquí:
http://www.gentedederecho.com/index_files/CMN_GDD.pdf