20 ago. 2009

Crónica triste sobre Cromañón



Luego de leída la sentencia en la causa “Cromañón,” hubo quienes festejaron –al menos- los veinte años de cárcel que se reservaron para el empresario Omar Chabán, y la similar condena impuesta sobre el mánager del grupo “Callejeros”. Al mismo tiempo, esas mismas personas, entre otras, repudiaron el fallo, y se enojaron con la sentencia, por no ser suficientemente dura contra los integrantes del grupo musical, o con los funcionarios del gobierno de la Ciudad. Los problemas involucrados en el fallo son enormes, y gravísimos, pero ahora –a minutos de él, y todavía bajo el agobio de lo ocurrido- quisiera detenerme al menos en uno de ellos, relacionado con una idea vociferada por todos: la de hacer justicia. En definitiva: qué significa, en este tipo de casos, hacer justicia? (para quienes no conocen del caso, ver acá)

Ante todo, las demandas de las víctimas o de sus familiares cercanos pueden coincidir o no con los requerimientos de la justicia, pero lo que está claro es que tales demandas no constituyen la justicia, ni se equivalen necesariamente con ella. Decir esto implica aceptar un hecho trágico: nada de lo que hagamos va a ser capaz, nunca, de reparar el dolor de una pérdida; la infinita, inconmensurable tristeza de amigos y parientes. Decir esto, a la vez, es compatible con decir que el Estado debe dar apoyo moral y material a las víctimas y sus familiares; que debe reprochar intensamente las responsabilidades e irresponsabilidades del caso; y erradicar prácticas de corrupción que viene desarrollando con la ayuda de una larga lista de empresarios inescrupulosos.

Ahora bien, hacer justicia no implica ni debe implicar “hacer sufrir” al que cometió una falta grave (a partir de algo así como que “es que él nos hizo sufrir primero”): hacer justicia no es ni debe ser lo mismo que una política del “ojo por ojo.” Más bien lo contrario: la justicia nació para reemplazar a la venganza, y no para darle a la venganza visos de legalidad. Además, por qué pensar que las víctimas –los que ya no están- deberían sentirse satisfechas, allí donde estén, si ahora somos nosotros los que hacemos sufrir a quienes tuvieron responsabilidad en la tragedia? Así no hacemos justicia, ni honramos la memoria de los que ya no están. Así sólo saciamos, en parte, nuestra sed de venganza.

Alguno podría decir: “lo que pasa es que los responsables no deben salirse con la suya, como si nada hubieran hecho.” Me pregunto: quienes dicen esto advertirán que un juicio como el que se ha llevado a cabo implica, en los hechos, el escarnio público de los acusados, que ya nunca volverán a ser los mismos? Advertirán que, ya antes de la sentencia, los acusados no se habían salido con la suya? Es decir, advertirán que si son sinceros en su idea de que lo que quieren es que los acusados “no se salgan con la suya,” ese fin se logra con mucho menos que lo que reclaman? Me pregunto: luego del “escrache social” impuesto, cuánto más sufrimiento será necesario infligirles a los ofensores, para que esta vez sí “no se salgan con la suya”? (Para que quede claro: no estoy diciendo que los responsables de la tragedia no deben ser condenados. Su conducta debe ser obviamente reprochada. Lo que me pregunto es: cuánto sufrimiento tenemos que imponer, para que resulte suficiente?).

Veo que cantidad de amigos y colegas aplauden las décadas de prisión impuestas sobre Chabán, a la vez que repudian que no se hayan adoptado medidas similares frente a los miembros de “Callejeros” o a los funcionarios de la Ciudad. Lo veo y lo escucho y me da escalofríos, no lo puedo creer, no lo quiero creer. Me pregunto entonces: de dónde sacamos que hacer justicia es poner gente presa? De dónde sacamos que la justicia se mide en años de cárcel? Cuántos años de cárcel remedian una muerte? Ninguno. Entonces? Entonces me pregunto: qué logramos imponiendo dolor, medido en años de cárcel?

Alguien podría decir: “ahora Chabán va a aprender qué es lo que no se debe hacer.” Quien diga algo así –quien esté interesado realmente en que Chabán no cometa más las inaceptables faltas que ya cometió- puede estar bastante seguro de que luego de este largo proceso, luego de la verguenza pública que sufrió, alguien como Chabán se cuidará muchísimo de volver a cometer una falta similar. Entonces? Era eso realmente lo que nos interesaba?

Alguien podría decir: “es que con una sentencia dura, otros empresarios inescrupulosos se cuidarán de hacer algo similar.” Pero, si ese era el objetivo –no tanto reprochar a Chabán, sino enviarle una señal clara a potenciales Chabanes- quién nos dijo que el mismo no podría cumplirse, de modo muy similar, a través de otro tipo de penalidades, muy diferentes (por ejemplo, severísimas sanciones económicas, la imposición de cargas comunitarias). Por qué es que entonces nos obstinamos con pedir más y más años cárcel? Qué beneficio obtenemos, sumando décadas de prisión sobre alguien, de cuya suerte nos olvidaremos en unos días? Qué principio satisfacemos, haciéndolo?

Alguien podría decir: “lo que pasa es que en la Argentina el crimen nunca paga, entonces nos alegramos cuando alguien paga, y nos enojamos cuando otros culpables no pagan.” Pero otra vez: de dónde sacamos que la única forma en que un crimen puede pagar es quitándole la libertad a alguien, por décadas, con todas las vejaciones que ello implica? Todos sabemos lo que en realidad significa, en nuestro país, poner a alguien en prisión. Sabemos que esa persona sufrirá vejaciones inenarrables, y sabemos que –si sale de la prisión- ella lo hará mucho peor –muchísimo peor- que cuando entró, y con mucho más rencor que cuando entró. En qué sentido, entonces, ese tipo de respuesta puede satisfacernos? En qué sentido no nos convertimos, actuando así, en algo muy parecido a lo que condenamos –en sujetos capaces de imponer, irresponsablemente, violencias ilimitadas o extraordinarias sobre los demás, sin que nos importen las consecuencias de lo que hacemos?

37 comentarios:

Anónimo dijo...

Este tipo de respuesta no puede ser la que nos satisfaga. Coincido. O peor aún, este tipo de respuesta no puede ser la que no nos satisfaga y pidamos más. También coincido. Pero no pidamos más no sólo con Chabán y los demás integrantes de una elite que en este caso sufrió el escarnio público, sino -sobre todo- con los jóvenes socialmente excluidos que delinquen, con las mujeres que abortan y con tantos otros colectivos de personas que, pese a no estar enfocadas con las luces mediáticas que semejante tragedia impuso, están en una mayor situación de indefensión frente a la persecución penal que las voces conservadoras reclaman…

PatricioG dijo...

Profesor
Por otra parte, legalmente, ¿que piensa de las medidas adoptadas frente a callejeros? Queria saber su opinion.
Saludos

Anónimo dijo...

Esa es la pregunta del millon, como imponer una pena y librarla del dolor? Y mas aun si es en un sistema tan injusto como el argentino. Vemos por ejemplo la situacion del General Fernando Exequiel Verplaetsen con un cuadro agudo de Alzheimer y aun asi sujeto a la perdida de su libertad aun cuando su situacion esta irresuelta. Esta en un limbo judicial. No se puede privar a una persona de su libertad sin dolor. Eso, diria Foucault es una mentira del poder. Saludos desde el sea-shore.

rg dijo...

lo de callejeros tambien esta mal, porque parte de la mirada dicotomica de que el derecho o es castigo tal como se lo entiende siempre dolor-prision, o es impunidad, la nada.

joe e. tata dijo...

aclaro que no segui el caso ni nada ni me interesa realmente nada de lo que paso demasiado.
pero creo que en alguna partwe de la sentencia se podria haber hablado un poco de la responsabilidad individual de cada uno. gente con bebes en el lugar usando el baño como guarderia. prender fuegos pirotecnicos en un lugar cerrado.
no van a ir presos ni nada obviamente pero una parte no menor de la responsabilidad le cabe a nuesttra sociedad que permite todo y depsues se queja ante el estado paternalista

rg dijo...

y si

Estudiante crónica dijo...

lo de la guarderia es un invento
fueron al banho con sus bebes a escaparse del humo
(BTW: nadie que haya ido a un recital puede imaginarse que el banho es un buen lugar para dejar bebes solos. pero si he visto gente con bebes/ chicos chicos en recitales.)
si estoy de acuerdo que quienes prendieron las bengalas son responsables, y que nadie quiso/ pudo buscarlos (pero si estan vivos, ellos lo saben, y eso debe ser castigo suficiente)
lo que deberia disuadir a empresarios/ managers inescrupulosos es el control permaente, con multas incluidas, de salidas de emergencia, matafuegos, prohibicion del uso de la media sombra, etc. hace mucho que no voy a recitales en boliches, asi que no se si se esta haciendo algo al respecto.
No creo que la carcel solucione nada, pero la inahbilitacion para ocupar cargos publicos si (claramente, Ni el comisario ni Fizszbin estaban preparados para los cargos que ocupaban)
otra cosa mas: hace unos anhos se incendio un boliche en en Rhode Island, en un incendio.
esto es lo que dijo el manager de la banda:
For three years, I've wanted to be able to speak to the people that were affected by this tragedy, but I know that there's nothing that I can say or do that will undo what happened that night.
Since the fire, I have wanted to tell the victims and their families how truly sorry I am for what happened that night and the part that I had in it. I never wanted anyone to be hurt in any way. I never imagined that anyone ever would be.
I know how this tragedy has devastated me, but I can only begin to understand what the people who lost loved ones have endured. I don't know that I'll ever forgive myself for what happened that night, so I can't expect anybody else to.
I can only pray that they understand that I would do anything to undo what happened that night and give them back their loved ones.
I'm so sorry for what I have done, and I don't want to cause anyone any more pain.
I will never forget that night, and I will never forget the people that were hurt by it.
I am so sorry.

(se declaro culpable (he pleaded guillty), fue a la carcel)

nadie, ni de cromanion, ni de callejeros, ni del gobierno, dijo nada parecido. tal vez algo asi hubiera ayudado.

Estudiante crónica dijo...

correccion:
era "se incendio un boliche en rhode island en un recital"
murieron 100 personas.

Anónimo dijo...

yo pienso parecido a joe e. tata, existe una gran irresponsabilidad de los padres en la muerte de tantos chicos, pero no por un argumento paternalista sino por ser padres, que hoy, lavan sus culpas con reclamos que nunca van a satisfacer el lugar vacio.

Más aún, cuando la sentencia pone tanto el acento en la infracción del "rol", rol de empresario, rol del deber de seguridad.

Esta cuestión esconde la autorresponsabilidad de quienes concurrieron a un lugar tan precario (sin descartar la responsabilidad de quienes lo generaron), y la falta de responsabilidad de los padres en descuidar la instrucción de los lugares a los que concurren sus hijos. Y digo esto ultimo porque justamente la mayoría de los chicos eran menores.

El argumento central sería, pidamos justicia (que se cumpla la ley) por lo que corresponde, que las pasiones no nublen la realidad, que, si bien es cruda, nos demuestra la insensatez de nuestra sociedad y nos desnuda mostrándo lo que menos nos gusta ver.

Las penas (la prisión), no cumple ni satisface ningún fin, es pura retribución, y aunque se la quiera disfrazar con otros fines, no es más que hoguera del siglo XXI.

En vez de castigar hay que trabajar para que las cosas estén mejor, hay que buscar en las formas jurídicas la utilidad práctica para desarrollar la sociedad.

Estudiante crónica dijo...

anonimo: los padres?

el 53% de las victimas tenian 21 anhos o mas. el 72%, 18 o mas.

http://www.lospibesdecromagnon.org.ar/spip.php?article16

a los 17 anhos, yo era menor de edad y le decia mis padres (personas muy responsables)"me voy a un recital de divididos en dr jekyll (ex prix d'ami)" y me preguntaban "donde queda?" (monroe y obligado). "Y como te vas a volver?" "con X" (una amiga que vivia a la vuelta de casa). "bueno, cualquier cosa llama a casa". (por telefono publico, las chicas de 17 no tenian celular)

y fin de la conversacion. No iban a controlar las salidas de emergencia del boliche. ni si habia o no media sombra en el techo.

responsabilizar a los padres no tiene mucho sentido. si a los que encendieron bengalas, grandes o chicos (mas a los grandes que a los chicos, claro).

rg dijo...

ok para ec. a veces coincidimos, que bien, a pesar de todo

Anónimo dijo...

y si, los padres, siempre que estemos de acuerdo en que la sociedad depende de las "personas", que todos tenemos que hacer algo para que la cosa funcione, mas que apodarnos en nuestro sillon y criticar.
Todos dan de comer a esa masa que después critican.
De hecho, vos misma decis que ibas a ver a Divididos en dr jekyll, que tenía las mismas condiciones o peores que Cromañon, y más aún, cuando tocaba el indio.
Sino es tirarse a la nada y ver que sucede..., esperar que las cosas funcionen y sino, es culpa de los otros, siempre los otros...

Anónimo dijo...

y si, los padres, siempre que estemos de acuerdo en que la sociedad depende de las "personas", que todos tenemos que hacer algo para que la cosa funcione, mas que apodarnos en nuestro sillon y criticar.
Todos dan de comer a esa masa que después critican.
De hecho, vos misma decis que ibas a ver a Divididos en dr jekyll, que tenía las mismas condiciones o peores que Cromañon, y más aún, cuando tocaba el indio.
Sino es tirarse a la nada y ver que sucede..., esperar que las cosas funcionen y sino, es culpa de los otros, siempre los otros...

Estudiante crónica dijo...

no entiendo: yo tendria que haber chequeado que las salidas de emergencia no estuvieran bloqueadas? que el material de aislacion del techo no fuera inflamable? mis padres tendrian que haber chequeado?

para eso le pagamos a los bomberos.

por lo que me acuerdo, dr jekyll era un desastre: los recitales eran en el primer piso, y para la planta baja (y la salida) habia una escalera bastante finita. podria haber pasado cualquier cosa.
pero la clave es que si no reunia las condiciones no tendria que haber estado habilitado.

no que yo tenia que saber cuales eran las condiciones, chequear si estaban, comunicarselo a mis padres, y ahi decidir si yo iba o no al recital.

Estudiante crónica dijo...

RG: claro que a veces concidimos (yo diria que muchas veces, porque cuando estoy de acuerdo la mayoria de las veces no posteo un comment diciendo "estoy de acuerdo!")

Anónimo dijo...

Muy buena nota.
Por otro lado, yo creo que el Estado (nacional y Ciudad) podría hacer mucho más por reparar estos daños.
Por ej. con una ley indemnizatoria (similar a otros casos, como el de familiares de desaparecidos).
Hoy por hoy las víctimas y sus herederos están haciendo juicios por daños que van a durar mucho tiempo (porque hay varios codemandados, porque está el Estado), y acá tambien la justicia va a llegar tarde y mal.
Los que sufrieron lesiones y secuelas por ej., van a recibir la indemnización dentro de 8 o 10 años, y a lo mejor para ese momento, por los dramas de la vida (adicciones, desempleo, etc.) ya no va a servir.
Saludos
Ramiro

Anónimo dijo...

R.G:

Mientras leía tu post, pensaba en la conocida frase de Christie ( que decía algo así como: "busquemos alternativas al castigo no castigos alternativos"), aunque, a su vez, se me ocurría: qué hacemos cuando un grupo grande de la población solicita penas privativas de libertad? la "justicia" (acá me refiero al p. judicial ) debe acatar su pedido o debe mantenerse ajeno?. Ya sé lo de imparcialidad y demás, no estoy hablando de eso. Me pregunto, cómo hacer justicia, cuando la opción es libertad o cárcel y cuando todos los imputados ya son castigados públicamente?

Saludos.

Daniela Nipoti dijo...

no entiendo RG porque repudias la absolucion de la banda, me gustaría conocer tu opinion al respecto.


thnx

Wint dijo...

Solo para sacar a relucir temas interesantes, también se puede hablar sobre la presión de los medios en las decisiones judiciales. Sobre como el fallo lo deciden y determinan los medios. Pienso esto no solo en el caso de callejeros si no en todos los casos en los cuales por amarillismo o favores políticos se promueve la culpabilidad de cierta persona, se dicta como verdad y se lo condena masivamente por los medios monopolicos. Después de dicha propaganda unilateralmente controlada, no hay juez que se anime a contradecirla.

Anónimo dijo...

RG:

Me gusta mucho tu post. Estoy tratando de terminar de leer el fallo (casi 3.500 páginas, ¿otra forma de eludir la publicidad?). POr lo pronto, las imputaciones y pedidos de pena de los acusadores me hacen ruido por todos lados. Estoy subiendo un primer post sobre esto.

Abrazo,

IDMQDC

boudu dijo...

Alguien podría decir: “ahora Chabán va a aprender qué es lo que no se debe hacer.” Quien diga algo así –quien esté interesado realmente en que Chabán no cometa más las inaceptables faltas que ya cometió- puede estar bastante seguro de que luego de este largo proceso, luego de la verguenza pública que sufrió, alguien como Chabán se cuidará muchísimo de volver a cometer una falta similar. Entonces? Era eso realmente lo que nos interesaba?

Alguien podría decir: “es que con una sentencia dura, otros empresarios inescrupulosos se cuidarán de hacer algo similar.”


Yo no estoy nada seguro que Chabán sin esta condena se cuidaria mas de lo que iba a hacer. Y tampoco otros empresarios inescrupulosos.
Por lo que se (que es poco) los castigos predecibles (que no duros) son los que mas desalientan en una sociedad las conductas no deseadas. Ojala haya mas castigos similares a empresarios inescrupulosos (como lo fue Chaban).

Por otra parte, las carceles argentinas son un desastre, empezar por mejorarlas es lo que yo llamaría "un buen comienzo".

rg dijo...

boudu, claro, porque ahora con la condena si que los empresarios ya se estan cuidando...El miedo a la sentencia, a ellos y a los funcionarios de la ciudad, como mucho les durara una semana. luego, otra vez fiesta. en todo caso, son otras las medidas que pueden hacer que den un paso atras, lo cual refuerza mi punto.
daniela, es que la banda merece alguna forma de reproche, pero como parece que para la justicia y para tantos el unico reproche posible es la carcel, entonces no, nada

boudu dijo...

te repito rg, el tema es que la consecuencia del delito sea predecible no un caso aislado como es Cromagnon. No se si 20 años es muy duro o no, ni cuanto va a cumplir en forma efectiva de estos años.

por otra parte, mientras las carceles sean un desastre estas discusiones son mas teóricas que prácticas.

rg dijo...

ya, pero si fuera predecible seguiria siendo injusto aunque efectivo,cuando hay otras vias que podrian ser efectivas y justas (inspecciones regulares y honestas. si es por fijar ideales...)

boudu dijo...

una inspeccion regular y honesta no detectaria media sombras colgadas despues de la inspeccion ni una puerta de emergencia cerrada con candado.

si no queres que te entre gente por la puerta de emergencia pone 2 o 3 tipos a vigilar o algo, eso fue una inconciencia (y la codicia de querer ganar hasta el ultimo manguito) que tiene que ser condenada. Nunca vi a nadie aceptar ese error en publico.

Anónimo dijo...

Muy bueno el post!.
En consonancia con lo que dice wint, me pregunto ¿como hubiera sido el final de este caso con un juicio por jurados?, imposible saberlo pero presumo que las sentencias hubieran sido masivas.
Me da la impresión que el Derecho en estos casos es bastante huérfano a las necesidades de la partes, culpas hay de todos (chicos, padres, músicos, empresarios, estado) ¿ahora una sentencia – sea cual fuere- puede remediar algo?
Saludos. Pedro.

La anonima dijo...

es lamentable...aqui las unicas favorecidas son las compañias discograficas, los intereses economicos estan por encima de la justicia...

Daniela Arripe dijo...

Los extremos nunca suelen ser aconsejables, justicia vs injusticia, blanco vs negro, como si en el medio no hubiera grises que permitieran reparar. Y la reparación no es solo económica. Va más allá del aspecto material.
La privación de la libertad, el peor de los castigos, que es el sometimiento en lo absoluto, no es la alternativa. La impunidad de otorgar libertad a quien cometió un delito tampoco lo es. Sin embargo, el humanismo nos propone una posibilidad.
Ya que los cambios abruptos no llevan a nada, son necesarios los puentes, la transición. Aunque en esa transición, claro, no debemos olvidarnos del MIENTRAS TANTO.
La propuesta es ¿qué hacemos? para evitar la injusticia y la venganza. ¿Qué hacemos mientras caminamos y vemos personas durmiendo en las calles?
Pareciera que lo que hacemos no alcanza, y caemos en el desasosiego. Esperando la esperanza. Escapando al sometimiento. Caminando por la divina intención de creer que el mundo se reduce a lo que ven nuestros ojos. Cuando en realidad, percibimos símbolos. Todo a nuestro alrededor son signos.
Con respecto a la presión mediática sobre la justicia. UYYYYYYYY
Los y las jueces deberían tener independencia de criterio, se supone para desempeñar su cargo. Sin embargo, en un mundo globalizado y deshumanizado, todos solemos ser parte de la maquina. La Colonia Penitenciaria es una buena descripción, de esta maquinaria des-humanizada. De este mundo que conformamos y formamos.
La realidad es más amplia que una imagen, una palabra, un sonido. La realidad es más que tridimensional, por algo somos humanos. Por la sensibilidad de la percepción. La emotividad como componente al momento de indagar en que se comprende por justicia.
Por eso, quienes caminamos por el mundo jurídico, pero desde otra formación, a veces, sentimos tan distinto o no. Depende del lente por el cual se observe y se realice el análisis.

www.pinchiblog.blogspot.com dijo...

Estudiante cronica: coincido en casi todas tus apreciaciones; la actitud de quienes ocasionaron el incendio en Rhode Island fue totalmente diferente.
Sin embargo, ni el manager ni los musicos ni los dueños del boliche de Rhode island fueron condenados por homicidio intencional como en la sentencia dictada ayer. Ni siquiera los musicos que, en Rhode Island, fueron quienes prendieron los fuegos artificiales.
Aqui es donde me parece que la sentencia de cromagnon pierde absoluta legitimidad.

Anónimo dijo...

Creo que algunos están opinando sin saber mucho sobre los hechos. Si los padres son responsables, o si la banda lo es, o si la sentencia se debió a la presión de los medios es pura palabrería en tanto y en cuanto no hayan leído todo el fallo. Cuando lo lean, ahí vamos a poder estar en una situación en la que podamos decir si los jueces fueron justos o injustos, si fueron parciales o imparciales. Mientras tanto, si queremos hablar del significado de justicia o de los alcances de ésta, todo bien.

Tomás Marino dijo...

Anónimo, nada garantiza que vos sepas los hechos ni que vos hayas leido el fallo. Y aun así, no saber exactamente los hechos ni haber leído las más de 3000 páginas del fallo te impide de hacer una valoración de lo sucedido, ni de las responsabilidades, ni de todas las aristas que esta causa tiene. En proceso penal es un paso necesario para imponer penas a quien, se supone, le corresponden (todo esto entre muchas comillas). No es la manera (o no es la única al menos) de averiguar la verdad ni definir responsabildiade no-penales (morales, sociales, etc.).

De hecho, y acá mi aporte, si hay algo que de estas tragedias hay que sacar en limpio, son las responsabilidades precisamente no-penales. Esas cosas "macro" que ya venían fallando sistemáticamente y para lo cual Cromañón solo fue un cachetazo del destino. Lo ideal sería buscar qué es aquéllo que venía fallando y evitar otra tragedia. Y en esas causas están las que ya mencionaron: cultura de la coima, de la corrupción, irresponsabilidad juvenil, impericia de los funcionarios, de los comerciantes, y un enórme etcétera.

Vasco de caballito dijo...

felicitaciones por el post, pero ... el punto de vista del damnificado en los debates esta un poco distorsionado (en general). El razonamiento, mas concreto, menos sofisticado es: Las reglas del juego dicen que corresponde aplicar una sanción a quien ha cometido una infracción, entonces quiero que ello suceda. La dimensión exorbitante de la sanción debe permanecer fuera del debate porque estaba establecida. Coincido con la existencia de responsabilidades concurrentes, pero puestos en el juicio si en un hecho que desencadena tremendo resultado no vas cerca del máximo, cuando? para qué. Si las penas son altas el problema hay que debatirlo en el parlamento. saludos

rg dijo...

primero que quien define la sancion la determina entre margenes muy amplios. segundo que aun con la norma existente puede ser que se encuentre otra norma superior dominando el caso, o que haga inaplicable la norma penal en el caso concreto

Anónimo dijo...

rg,ahora entiendo a lo que te referís

dnipoti

Ramón dijo...

Comentario atinado y como siempre respuestas que intentan justificar lo que no se puede. Pero hay que reconocer claramente: los querellantes no querían justicia sino venganza. Y en el peor estilo posible: escarnio, cárcel, "que se pudran". Así estamos. Ahora también es aceptable llevar bebés a ese tipo de espectáculos y usar el baño para protegerlos. ¿Y a nadie se le ocurrió que antes era necesario protegerlos del ruido ambiente aún sin incendio?

PIC dijo...

El castigo como fundamento de la pena es inconstitucional. Sólo se pueden dar razones de prevención (ya general, ya especial). No creo que la cárcel desaliente la irreponsabilidad de otros como Chabán, ni que evite que Chabán abra otro boliche o lo reinserte en la sociedad. Luego no debe haber pena.
Por lo demás, es un típico caso de "competencia de la víctima": si me subo a una moto con 4 personas más y tenemos un accidente, la culpa no es del conductor.
En fin... populismo penal.

PIC dijo...

Este material es imperdible:

6/9/2005

Sr. Director:

El día 7 de agosto radiqué una denuncia penal en el Juzgado Correccional Nº 5 a cargo de la Dra. Patricia Guichandut contra la ministro de la Corte Suprema de Justicia, Dra. Carmen Argibay por apología del crimen, dado que se manifestó públicamente a favor del aborto y del consumo de marihuana.

El día 24 de agosto, el diario "La Nación" publica un artículo firmado por el director del SEDRONAR titulado "La Argentina y las drogas: del tránsito al consumo", en una forma tímida de salir al cruce a la creciente campaña de legalizar el consumo de drogas.

Pongo como ejemplos: que la Justicia absolviera a un señor que invitó a fumar un "porrito" en un festival de rock; el de un camarista que opinó no condenar a un tenedor de cocaína; las recientes declaraciones escandalosas de la Dra. Argibay; un proyecto presentado por la senadora Conti; un programa de Radio Municipal en que, descaradamente, el conductor defendía la liberalización del consumo de marihuana; un muy conocido periodista de radio y televisión que mostró ante las cámaras cómo en un famoso centro musical se obsequiaba a los jóvenes con un folleto muy bien impreso que les enseñaba cómo se cultiva y consume la marihuana.

El consumo de drogas está destruyendo a la República, en especial a la juventud.

La ola de violencia que vemos a diario está potenciada por el consumo de drogas, ya sea en las calles, estadios o cárceles.

Pongo como ejemplos otros tres hechos paradigmáticos: el asesino del hijo del ingeniero Blumberg estaba drogado; el que mató a un colega oculista, hace pocos días, lo mismo y la causa fundamental de CROMAÑON fue el consumo de drogas, potenciado por el NARCOROCK; al momento de encender la bengala fatal, el conjunto "Callejeros" ejecutaba la canción "Prohibido" de elogio a la marihuana.

La droga y solamente la droga (llámese cocaína, marihuana o éxtasis) puede provocar semejante alteración de la personalidad para matar, violar, o encender una bengala asesina y no el consumo de ansiolíticos como dice el SEDRONAR.

Tengo la convicción que la mitad de los hechos de sangre que se producen a diario se reducirían drásticamente si se terminara con la venta de esta inmundicia.

El narcotráfico, esa forma de subversión silenciosa, se adueñó desde hace tiempo de la República.

Los Servicios de Inteligencia de lucha contra este flagelo están infiltrados. Esto lo denunció una valiente juez de Santa Fe, que tiene que andar con un chaleco antibalas.

Una mano canalla disolvió la brigada de fondeo de la Aduana para permitir el ingreso de droga a los puertos.

Otra mano desde la sombra impide a la Fuerza Aérea derribar los aviones que violan nuestro espacio aéreo, con su carga letal y le traban tener los radares que necesitan.

Ingresan a la Capital una tonelada de cocaína por semana, y por mes, 30.000 kg. de marihuana desde Juan Caballero (Paraguay).

El Sr. Arslanián expresó que sabe dónde revenden la droga en la Provincia de Bs. As., pero no actúa. ¿Qué mano poderosa lo frena?

No hay barrio de la Capital y del Conurbano en que no se expenda a la vista droga: el "delivery" es escandaloso.

No he escuchado a ningún candidato a las próximas elecciones referirse al tema.
Parece ser que para estos compatriotas la droga pasó así a ser parte de la "canasta familiar".

Invito al director del SEDRONAR y a la Dra. Argibay a hablar con las heroicas madres de "Ciudad oculta", que denunciaron, marcando con un dedo, las casas de los asesinos que les venden el "PORRO" o el "PACO" que matan a sus hijos y a las autoridades cómplices que los apañan; yo los acompaño.

Saludo a Ud. respetuosamente,

Norberto J. Casais
Médico

http://www.labotellaalmar.com/vercorreo_lector.php?id=1584