24 dic. 2012

El postre de los pobres

Hace varias décadas, en el sur de Italia, en medio del campo, sin "una lira in tasca", los tíos me preparaban pequeños manjares de pobres, cuyo sabor aún me resulta inolvidable. En las tardes de frío, y sobre la cocina a leña, untaban el pan casero con una pasta que tenía la consistencia de una manteca, pero que no era otra cosa que el aceite congelado por el frío. Pan crujiente, con ese oro puro que ahora chorreaba, y al que se le agregaban luego unas pizcas de azúcar nomás. Tardé varias décadas en volver a probar un aceite así, una delicadeza semejante. Luego de almorzar, y cuando uno merecía premio por haber hecho algo bien, venía el postre más simple y más exquisito de todos: la yema de un huevo, unas pocas cucharaditas de azúcar y batir y batir hasta el infinito, con el tenedor, hasta tener una pasta suave, sobre la que se volcaba un poco de café expreso, recién preparado. Era el postre de los pobres, y era extraordinario. Feliz navidad para todxs¡!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

También de niño, lo conocí con oporto. O.

JM dijo...

Un gran abrazo Roberto y muchas felicidades para vos y tu flia.

gracia dijo...

Robert !!! ... q pases unas muy felices fiestas, te deseo lo mejor, sos una persona realmente hermosa y mereces lo mejor !!!

Gracias por todo, por tu generosidad, por tu valentía!... por tu inteligencia y sensibilidad!, y sobre todo por ser una buena persona, que ilumina y sirve de guía y ejemplo !!!

Besos!! :)))

p.d: quisiera q seas diputado, presidente, presidente de la corte... necesitamos gente como vos !!! :))

espero q pongas este mensaje ..

diegojadan dijo...

Feliz Navidad también Roberto, un fuerte abrazo desde Ecuador!!

chalo dijo...

feliz navidad y es cierto, mi viejo me contó el mismo postre con oporto preparado por mi abuela eslovena, el cual nunca tuve oportunidad de probar.

Anónimo dijo...

Yo también lo conocí de chica, le decíamos "yemita"!!!!
Silvina

Maxi dijo...

Me emocionaste, Roberto. Un fuerte abrazo y felicidades. Hagamos lo posible desde nuestro lugar para transformar la realidad de los que no pueden hacerlo.
M.

Anónimo dijo...

Con mi hermana, Juli, nos turnábamos para batir la yema con mucha azúcar hasta que quedara una crema blanca y espesa ... que luego compartíamos
gracias por el dulce recuerdo
erica b.

ccmartha dijo...

Yema batida con azucar y vino dulce: hervido, según mi abuela Martha pero ni asi autorizado por mi madre.
(A proposito yo soy copy carbo de mi abuela y ella de su abuela, matriarcado generacional)
De todos modos no es esa la base del helado sambayón? Uno de mis preferidos pero hay que saber encontrar de los buenos.