22 nov. 2014

En Ecuador 1: Cusicanqui

En Ecuador por unos días, sorprendido del nivel de hostilidad del gobierno a la protesta social (recientemente, el gobierno no tuvo mejor idea que la de detener a decenas de jóvenes estudiantes del secundario: sediciosos todos los que piensan distinto, como en la Argentina); la homofobia presidencial; la represión gubernamental a los indígenas; la persecución a los trabajadores (críticas que, caray, valieron que dirigentes nacionales presionaran por mi des-invitación a la Universidad, y que algunos de ellos dejaran de venir al evento porque yo venía...). En fin, por aquí me encuentro con cantidad de gente muy notable, comprometida y luchadora como pocas veces he visto. Entre ellas, la tremenda militante boliviana Silvia Rivera Cusicanqui, historiadora del movimiento indígena, la lucha de los campesinos y los cocacoleros, y hoy fuertemente enfrentada al gobierno de Evo. Acá, impresionante conversación con Boaventura de Sousa Santos. Seguiremos reportando un poquito.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tené cuidado Rg. A ver si terminás preso. Qué ganas de exponerse al pepe. Las dictablandas no perdonan esos discurso.

Vladimir Chorny dijo...

¡Qué envidia andar allá!

Creo que el discurso del "desarrollo y el progreso" cruza transversal a casi todos los gobiernos Latinoamericanos y que, como es puesto en el centro, las voces que se le oponen están relegadas a la exclusión y a la represión, sin importar que sean gobiernos de "izquierda" o de derecha. La criminalización de la protesta queda en el centro y transforma a estudiantes, campesinos, maestros y trabajadores, en sediciosos y desestabilizadores del país, que son amenaza para el Estado de derecho y a los que "se les debe aplicar la ley". Los derechos humanos van al último y quedan sólo como discurso justificador para los actos de represión.

Es bien triste, que pase con Evo, Correa o Maduro, que supuestamente abanderan luchas de los pueblos y que uno pueda ver el discurso similar (en este sentido) en gobiernos de derecha y abiertamente neoliberales (¿ultra?) como el de México, que bajo el discurso de las reformas estructurales y el proyecto de nación, se cobija para reprimir las últimas manifestaciones (que ya son históricas por sus números, sectores y lugares del país en donde se han llevado) y aplastar la libertad de expresión (eso sí, respaldado por los organismos de derechos humanos como la ahora nueva CNDH).

Sapo gordo a tragar para los que creemos en una verdadera izquierda Latinoamericana, pero más duro negar lo obvio cuando las personas y sus derechos están en juego.

Anónimo dijo...

Grande, Roberto! Te esperamos en Guayaquil.

Anónimo dijo...

Adhiero al "anónimo 3,12"! Cuidate rg! Estuve por allí en enero pasado, claramente en rol de turista. Se me ocurrió protestar por cuestiones mínimas, terminé demorada por la policía antinarcóticos (???), casualmente del denominado grupo "crac"!El que le puso el nombre al equipo es un genio!
Encontré mucha gente bella allí, muy comprometida, pero un gobierno y una organización que me sorprendió para mal. Creía en su CN, en todo el movimiento social que vendía.. Fue una desilusión ver que era exactamente la misma mentira que se vivía acá, o aun peor.
Ahora, insisto, cuidate, mirá que si te demoran allá, dudo mucho que el gobierno nacional mueva un dedo para que te devuelvan! ja!
Saludos!
Sally McL

Anónimo dijo...

Cocacoleros o cocaleros?