22 nov. 2014

Horacio pero

Linda entrevista a Horacio G., acá, que demuestra que se puede ser oficialista sin mentir, con pesadumbres, y mentando las críticas, en lugar de ocultarlas o negarlas. Se agradece.

Ahora bien, llama la atención igual, esta situación.

La entrevista es bastante breve, pero en esa brevedad se deja en claro algo que le debe pasar
a muchos oficialistas:

El entrevistado, como tantos, está en contra de

La nueva Ley de Telecomunicaciones
La construcción de un nuevo monopolio comunicacional
La Universidad de las Fuerzas Armadas
Las políticas de Seguridad nuevas
El discurso xenófobo de Berni
La sucesión que deja el gobierno
La derechización de sectores importantes del gobierno
A la vez que ve problemas en la situación de Milani/Massera
Y pide saber más sobre las relaciones comerciales de Néstor y Cristina

Perfecto. Pero: no es un poco mucho? Y qué significa seguir apoyando, en ese contexto? (mientras
tus aliados piden encarcelar a extranjeros; abogan por la mano dura; le dan las comunicaciones a sectores amigos; calientan el caldo de las Fuerzas Armadas autónomas; dejan una herencia horrorosa...)

12 comentarios:

Anónimo dijo...

esta tomando distancia, es un intelectual con problemas de conciencia, (le duele un poco el traste, en otras palabras, si se me permite la expresion). Eso de la connotacion negativa de la palabra Baez no es una discusion semantica como este monigote lo plantea, es una discusion basada en hechos escabrosos, y que guarda una conexion causal con millones de padecimientos y sufrimientos cotidianos de personas de carne y hueso. Con que te pensas que se pagan los vuelos privados? o me van a decir que siendo cajero de un banco se puede ser el donald trump de argentina en menos de una decada? Si... le duele un poco el traste ahora a horacito, y quiere presentarse como conciliador.... te acordaste tarde Horacio. PAblo

rg dijo...

no me parece un acomodaticio, y valoro que se anime a presentar criticas que todos los demas niegan o no se animan a mencionar. eso no quita que sigue defendiendo cosas que me resultan indefendibles, y asi sirviendo a un proyecto que desde hace mucho rato quita a los sectores populares mucho mas de lo que les da -en dinero, en derechos, en dignidad, en libertad personal, en organizacion colectiva

dani cost dijo...

Roberto tu ultima pregunta bien podria responderla su ultima respuesta en la entrevista en La nacion...Dice Algo así: "Es cierto. Algunos de más de 60 pensaron eso. Yo no. Es cierto que el kirchnerismo, en su falta de texto, nos abrió la posibilidad de escribir, de producir. Pero, atención, porque la felicidad también puede encontrarse estando en contra de un mundo que marcha hacia poderes tecnocráticos. En el menemismo, eso era una felicidad. Yo siempre vi la felicidad entremezclada con la amargura." Claro es criticable desde el plano moral pero es una posición.
Lautaro

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

No veo la contradicción flagrante que vos ves. Lo que a mí me kirchneriza es la oposición, no el kirchnerismo. Y no hablo de la calidad moral de los políticos (hay de todo tanto en la oposición, o en las oposiciones, como en el kirchnerismo). Dentro del kirchnerismo, como dentro de cualquier proyecto político que se plantee gobernar, hay arribistas, vagos, laburantes, idealistas, cínicos, etc.
Para mí la política y la moral son esferas autónomas, no en el sentido de que no guarden relación ninguna, sino en el sentido de que en la ética basta con estar de acuerdo con los propios principios, pero en política uno debe sumar voluntades diversas.
El sector político que construye sus posturas basado casi exclusivamente en críticas morales genera un impacto emocional grande, pero tiene dificultades para volver sobre sus propios pasos. Las alianzas con “monstruos detestables” del pasado son más complicadas de explicar, de cara a la opinión pública, que las alianzas coyunturales con un opositor político en virtud de sumar voluntades. Carrió es el mejor ejemplo, para mí, de lo que un político no puede ser si quiere gobernar.
Los políticos están obligados a sumar voluntades diversas para llevar adelante su proyecto. Involucrarse en política implica una negociación permanente, un toma y daca que no tiene fin. Es casi un axioma: las políticas de un gobierno pueden ser buenas o malas, pero si no construyen poder, SE VUELVEN IRRELEVANTES. Entiendo que el rol del intelectual o del analista es distinto; sin embargo, un político que no quiere poder o no lo sepa construir, en mi humilde opinión, se tiene que dedicar a otra cosa. Horacio González apoya un proyecto político, no un proyecto moral.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Los medios siempre sacan el tema "corrupción" para defenestrar los movimientos políticos populares (o más o menos populistas).

"Hoy valoramos el aguinaldo, las vacaciones pagas, las viviendas sociales, los hospitales o el estatuto del peón, pero insólitamente no recordamos las escandalosas joyas de Evita, la denunciada fortuna de Perón o los sospechosos manejos de la Fundación Eva Perón. Sin embargo, esos hechos desbordaron los medios opositores de aquella época y las conversaciones indignadas de ciudadanos virtuosos. Incluso algunos, pese a apoyar muchas de las medidas oficiales, respaldaron el golpe del ´55 con el argumento de “frenar los abusos”" (Rinconete). fuente: http://www.mesadeautoayudak.blogspot.com.ar/2014/11/la-sensacion-de-corrupcion.html

Ese fragmento explica parte del apoyo de HG, que vos jamás vas a compartir pero que como mínimo deberías entender.

Durante el alfonsinismo, los medios organizaron un linchamiento mediático contra Mazorín. La multinacional Cargill organizó un lockout para burlar el congelamiento de precios. Mazorín decidió importar 38 mil toneladas de pollo. ¿Se acuerdan lo que pasó? Lo resumo así: a Mazorín LO SACARON DE LA ESCENA POLÍTICA. El tipo no pudo recuperarse jamás. Quedó como un corrupto vendedor de pollo podrido en el imaginario popular, por tratar de hacer las cosas bien. No estuvo astuto, pero los enemigos son realmente jodidos.

Anónimo dijo...

Pero en el caso de baez no se trata de una retorica que quita derechos. Como si eso de por si se tratara de quitar chupetines. No se puede sostener (mucho menos alguien que se da de intelectual) que la cuestion pasa por una cuestion semantica, hasta que punto uno puede admitir tremendas bobadas y llamarse al mismo tiempo intelectual? La critica teorica esta muy bien, pero despues sostener que, por ejemplo Yabran era un producto de los medios, o como Forster, que no le interesa cuanta plata tiene Baez, no resiste el menor analisis. Que no sea acomodaticio, lo comparto. Pero basta con eso de que los medios construyen y rotula, y bla bla bla, a las cosas por su nombre y punto. No me interesa que sea bueno o malo de consciencia. Si discutimos temas de plata, la cuestion es muy simple, o esta o no esta. Y si falta, preguntemos quien se la llevo, y a quien se la quitaron. Si tanto nos interesan los peligros ambientales y los riesgos difusos que implican, por qué no nos centramos en los resultados de la apropiacion indebida de fondos? Esa no es una pregunta para un penalista, es, precisamente, para un intelectual. Que republica se puede construir desde la intelectualidad si a la hora de preguntar sobre la corrupcion, se hablan de "monstruos mediaticos"? que le vaya a explicar horacito a las personas que no tienen hospitales, y a causa de ello se mueren, mientras que otros viajan en aviones, y se la llevan en bolsos. Qué tipo de intelectual es eso? esa opacidad lo pone como el personaje ubuesco de Foucault, un personaje con un discurso que tiene dos propiedades: hacer reir, y matar al mismo tiempo. Lo de matar no es literal, solo digo que la respuesta destartalada que da, ni siquiera es una respuesta, se hace el gil, hablando mal y pronto. Y yo de ahi no rescato nada. Todo bien con el dialogo, pero ante una pregunta, que responda en serio. PAblo

rg dijo...

Rodrigo, pero nadie, ni el propio gobierno, desmiente el negocio de efedrina que bancó la primera presidencial de cristina, ni a los zacarías, ni al lavado de dinero que se hizo en calafate. esto significa que desde la presidencia se usó y aprovechó del dinero narco.

vos decís: la oposición es una porquería. ok, pero qué tiene que ver eso? nadie hoy sacaría la auh, y la mano dura y la persecusión ideológica de inmigrantes, y el ascenso de milani, y la inflación que licua el dinero de los pobres, y el creciente desempleo, no son un riesgo que generaría la oposición en el poder, sino lo que hace tu gobierno. entonces, por qué bancar lo imbancable? para que no llegue la derecha que haga negocios con telefónica y pacte con chevrón. es realmente inentendible

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

RG, no me meto en el tema judicial porque no lo conozco a fondo. Tampoco creo que HG no hay visto, incluso desde adentro, cuestiones execrables. Imagino que no las dice a los cuatro vientos, usando el tono que usarías vos, porque forma parte de un proyecto (lleno de claroscuros y contradicciones) y sabe que cualquier crítica "a los cuatro vientos" será aprovechada políticamente por proyectos políticos más retrógrados que el kirchnerismo. Es una postura, criticable, pero a mi juicio entendible. Yo siento que vos le pedís a alguien que apoya un proyecto críticas que cualquiera puede escuchar en cientos y cientos de opositores. Me parece bien que HG tenga otra agenda distinta. Para las crítica "impiadosas" al kirchnerismo estás vos y otros miles.

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Me parece que lo que a vos te afecta es que en "los noventa" tendrías amigos con quienes "compartías enemigos", por así decirlo, y hoy el kirchnerismo dividió más a la izquierda/progresismo o como le quieras llamar, que durante el menemismo. Vos crees que son más o menos lo mismo, pero hay personas que no creen lo mismo y para mí es respetable. Es más, yo mismo no creo que sean lo mismo.

rg dijo...

realmente me parece que te equivocas de punta a punta. y una buena prueba es el cels, al que le critico y critiqué miles de cosas. sin embargo, fijate qué tremendamente importantes son las "críticas desde adentro," sobre todo en momentos que a los de "afuera" nos tratan como basura. muchas de las críticas del cels se convirtieron en cambios legales, en cambio miles de nuestras críticas (muchas veces idénticas a las del cels) generaron risa y desprecio. entonces: de dónde cuernos sacás que la crítica interna generaría el crecimiento de los proyectos despreciables? en absoluto¡ hoy parece ser la única posibilidad de cambio. o sea que lo que sugerís sólo ayudaría al proyecto de la violación de derechos, promovida por la derecha que gonzález reconoce que está bien adentro

Rodrigo Manuel Herrero Rosas dijo...

Puede ser que en parte tengas razón. Entiendo tu postura.
Saludos

Eduardo Reviriego dijo...

Bueno parece que para algunos la culpa de todo lo tiene la oposición por centrarse en una crítica moralista del ejercicio del poder, pero hay un pequeño olvido, que es que la corrupción atenta contra el sistema democrático:
"Atentará asimismo contra el sistema democrático quien incurriere en grave delito doloso contra El Estado que conlleve enriquecimiento, quedando inhabilitado por el tiempo que las leyes determinen para ocupar cargos o empleos públicos." Art. 36, 5to. párrafo. Constitución Nacional.