10 nov. 2014

Siempre en contra: cuestionando la consulta independentista en Cataluña




El amigo Félix O. siempre me ayuda a pensar sobre temas difíciles. Lo que tiene para decir sobre -contra- la consulta popular catalana, desde una postura de izquierda, está muy bien, como siempre. Basado, en parte, en el trabajo del gran filósofo marxista Allen Buchanan, sobre "Secession," insiste en que la autodeterminación puede tener sentido en el caso de falta de democracia u otras graves injusticias o violaciones de derechos humanos (pero no, por caso, en reclamos como el de "somos diferentes" o "España nos roba", o "recaudamos y pagamos más que los de Extremadura..."). Para pensar más.

Un gran artículo del mismísimo Allen Buchanan, sobre el tema catalán -con la agudeza y libertad de pensamiento propias de su trabajo, en el link que sigue:

http://politica.elpais.com/politica/2013/05/24/actualidad/1369396168_202422.html

Y dos artículos recientes que escribiera Félix sobre el tema, a continuación:


Y un párrafo clave:


"El debate está abierto y, por supuesto, cabe abordar sus fundamentos. Algunos hemos dedicado libros a ello, pero, si me permiten una recomendación, busquen Secession, un clásico reciente escrito por un filósofo de procedencia marxista, Allen Buchanan. Su tesis es sencilla. El territorio político es un proindiviso, no una sociedad anónima. No es un contrato entre partes. Sevilla es tan mía como de un sevillano. O tan poco. Todo es de todos sin que nada sea de nadie en particular. Se decide en ese espacio jurídico, no se decide ese espacio. Mi propiedad es legítima porque existe previamente ese terreno común. Se vota dentro de las fronteras, no las fronteras. El “derecho” a la separación es, si acaso, derivado, respuesta a una violación sistemática de derechos básicos, como sucede con las colonias. La democracia resulta imposible si una minoría, en desacuerdo con las decisiones, amenaza con “marcharse con lo suyo”. Entonces la democracia rompe su vínculo con las decisiones justas y se convierte en un juego de amenazas. Lo podríamos llamar “el teorema de Marbella”: con una identidad compartida —que da el dinero— a prueba de carbono 14 y un “expolio fiscal” estratosférico, los marbellíes no pueden decidir que “se van con lo suyo”, porque, aunque dueños cada uno de su parcela, Marbella no es suya con independencia de una ley de todos y dentro de la cual cobra sentido hablar de mío y tuyo."

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Saludos Roberto y Felix (si está leyendo). Mi humilde opinión es que se les 'fue un poco la mano' con esta interpretación de Buchanan. No es correcto decir que para Buchanan "el “derecho” a la separación es, si acaso, derivado, respuesta a una violación sistemática de derechos básicos, como sucede con las colonias".

De hecho, en el propio artículo de Buchanan que salió en el peri£dico el país este señala: "Las diferentes teorías del derecho corrector reconocen una serie más extensa o más reducida de injusticias que dan origen al derecho a la secesión. Mi propia versión de la teoría del derecho corrector reconoce cuatro tipos distintos de injusticia: (i) anexión injusta del territorio de un Estado soberano, (ii) violaciones a gran escala de derechos humanos fundamentales, (iii) redistribución discriminatoria continuada y grave (distribución de los recursos del Estado que perjudica de manera injusta a una región determinada) y (iv) vulneración por parte del Estado de las obligaciones del régimen autonómico intraestatal o la negativa continuada a negociar una forma de autonomía intraestatal adecuada . Y en cuanto a Cataluña específicamente dice que el (iii) le podría aplicar (que es después una versión quizás extrema del 'España nos roba') pero al final piensa que no aplica.

Sin embargo, en cuanto a la justificación (iv), señala: "Un argumento contundente a favor del derecho de Cataluña a la secesión no consensuada puede alegarse sobre la base de que España no ha demostrado buena fe a la hora de responder a las demandas de mayor autonomía intraestatal."

Y aún en caso de que ninguna de estas justificaciones apliquen, dice: "Sin embargo, el compromiso con la democracia bien entendida sí exige que España se muestre dispuesta bien a dar cabida a un estatus autonómico más sólido y estable para Cataluña o bien a pactar una secesión negociada."

En conclusión, utilizar a Buchanan para negar el "derecho a decidir" de los catalanes no funciona. Hay que buscar argumentos en otra parte.

Joel

rg dijo...

hmm, no lo leo asi joel. lee el libro secession, y sino como comienzo el texto de el pais: los argumentos son buenos, y hay matices para pensar la cuestion, no para negar una respuesta

Anónimo dijo...

De acuerdo con lo de los matices. Las citas que incluí en mi comentario son del texto que Buchanan escribió El País. El libro lo leí hace años, pero estaba pensando releerlo con todo esto de Escocia y Cataluña y tu post me dio más ganas de hacerlo.

Yo creo que el punto principal es que decir que la secesión solo puede justificarse cuando hay violaciones crasas de derechos humanos o ausencia de democracia (formal) pone las cosas en términos demasiado absolutos y básicamente hace a la secesión equivalente a un derecho de resistencia tipo Locke. Y además no creo que ese sea el argumento de Buchanan.

Por ejemplo, tomemos el caso de Puerto Rico (mi país). Ahora mismo, conforme a la concepción anterior, la "secesión" de Puerto Rico estaría justificada. Es decir, no existe democracia en Puerto Rico pues los puertorriqueños están sujetos a leyes (las leyes de los EEUU) en cuya adopción no se les permite participar (se les niega a los puertorriqueño derechos políticos básicos). Pero supongamos que (por las razones que sea) mañana EEUU decide extenderle a los puertorriqueños todos los derechos polítícos (derecho a votar por el Presidente de EEUU, derecho a elegir senadores y congresistas, etc.). En ese caso, ¿entonces Puerto Rico habría perdido la "única" justificación moral a la secesión, pues ya habría democracia y respeto a los derechos humanos? Para mi que la respuesta es probalemente no, y eso quiere decir que tiene que haber otras razones (más allá de la ausencia de democracia y la violación de derechos humanos) que justifiquen la secesión en algunos casos.

Por ejemplo, quizás la justificación sería que Puerto Rico se convertiría en una "minoría permanente", pues su punto de vista sobre las cuestiones más importantes siempre serán contrarios a los de la mayoría estadounidense (no estoy seguro de que así sea, pero un argumento podría ir por ese camino). Un abrazo, Joel

Anónimo dijo...

Roberto, aunque no es el tema, si puede ser te consulto sobre el homenaje a Farrell la semana que viene en Palermo. Podrías dar un poco más de detalle de los que da el programa sobre tu charla acerca de las teorías de la justicia, de qué temas más específicos vas a hablar o si es un debate con Grosmann (y si sabés de que hablará él). Gracias y disculpá, pero tengo alumnos que me preguntan sobre las charlas y antes de recomendarlas me gustaría tener ese dato. Saludos
Martín m

rg dijo...

yo voy a hacer un mini repaso sobre un libro que escribio el hace mucho, sobre marxismo analitico

Anónimo dijo...

si es un filosofo marxista, se supone que explica el proceso por la evolución de los modos de producción, su propiedad y la lucha de clases; ¿dónde está la lucha de clases en la separación de cataluña? intuitivamente se diría que es una pelea entre burgueses.

Rosa Luxemburgo.

rg dijo...

rosa, lee el libro antes de hablar a las apuradas (por que tanta ansiedad por decir cosas sin sentido? me pregunto. siempre buscando la conspiracion que no existe)

joel, la verdad es que tengo que pensar e informarme sobre la situacion de puerto rico, que conozco menos. intuitivamente, veo un problema cuando el que "se va", lo hace quejandose de que esta pagando mucho, luego de enriquecerse por esfuerzos que son propios como son de todo el colectivo mayor (como si buenos aires quisiera, como quiso, separarse del resto del pais). no es el caso de escocia ni de puerto rico. pero en todo caso, debo estudiar mas del tema antes de hablar mas. abrazo