30 nov. 2014

Editoriales

El de hoy es un domingo más o menos como otros. Leo los editoriales y artículos de fondo de Página o Tiempo Argentino. En todo lo que leo, se silencia la investigación sobre CFK y se articula el ataque contra el juez que la investiga (al que no apoyamos porque no somos oportunistas, como el oficialismo que lo elogiaba hasta ayer y lo quiere expulsar hoy).

En todo caso, conviene mirar la escena dando un paso atrás: No se trata sólo de un acto de corrupción propio de la pareja presidencial. El tema es más pesado: se trata de que el matrimonio presidencial se involucró activamente en tareas de lavado de dinero (con el que -tal como comprobó la justicia- financió la campaña de CFK 7 años atrás). Es decir, los Kirchner sellaron en el máximo nivel una alianza con dinero sucio -dinero narco- que promete embarrar la vida pública argentina, al menos, en la década por venir: la vida de todos nosotros será muchísimo peor, por el tipo de violencia que empezamos a normalizar y que desconocíamos; por el tipo de putrefacción que afecta a los jóvenes que margina el sistema; por el modo en que los partidos, la policía, la justicia, quedan inficionadas por la influencia de esa fuente infinita -e incomprable, a nivel local- de dinero/financiamiento.

En síntesis: hoy nos estamos jugando parte importante de nuestro futuro. Y frente a eso, las principales plumas se callan para apuntar, en cambio, contra el juez -apañado por el oficialismo- que hoy investiga esa conexión.

Si hubiera margen para que la argumentación; si argumentar tuviera algún sentido, gritaría: "Despierten. No se trata de voltear al gobierno sino de salvar los mismos ideales de justicia social que predican. No se trata de pegarle al kirchnerismo, sino de un último intento de salvar todo el entramo institucional que nos queda¡¡ No entreguen al país por el beneficio de un día (salir airosos de una investigación)." (Basta mirar lo que pasa en el exterior: ganan los oficialismos convertidos en la peor versión de sus opositores. Y eso no le sirve a nadie).

Pero no, no tiene mayor sentido argumentar. Somos la escoria de este tiempo, y nuestra palabra no vale nada. La consideración que se a lo que decimos (en materia de seguridad, democratización de la justicia, resguardo de la protesta, redistribución de la riqueza, reforma de los Códigos), es nula. Una década de que se nos rían en la cara mientras avalan el que se arruine todo (la policía en manos de Berni, el ejército en manos de Milani, la justicia en mano de los Oyarbide de turno). En todo caso, no lo olvidaremos: la podredumbre de hoy, la que nos arruina el futuro, es obra suya. La corrosión del aparato institucional, la captura del aparato represivo, la miseria que crea sicarios no hubiera sido posible sin la imprescindible ayuda que hoy le están prestando a las peores causas. Con su silencio y con sus palabras. No olvidaremos aquello en lo que se han convertido, aquello que nos han dejado como legado.  

6 comentarios:

Eduardo Reviriego dijo...

Para algunos no es más que una operación política. (TELAM agradecida por la noticia, no siempre se puede citar a un "opositor").
http://www.telam.com.ar/notas/201411/86922-lozano-gobierno-nacional--operacion-politica-bonadio.html

Anónimo dijo...

Si la nota salio en la TV Publica no me cabe duda alguna de que fue recontra recortado y tergiversado en su edicion.

Anónimo dijo...

Robert por favor comentame esta "admisión" como si nada de M Wainfeld sobre lo que nestorcito les exigió a los jueces de la corte antes de nombrarlos:

"Lorenzetti rehúsa decir algo sobre el tema, como hicieron tres de sus compañeros. Recuerda que cuando comenzó a funcionar la Corte parida por la decisión del presidente Néstor Kirchner el número legal de miembros era de nueve, lo que imponía mayoría de cinco. “Eramos siete. La dificultad ya existió”, alega. Pero, como su memoria es fiel, añade algo que contradice su parsimonia: les tomó largo tiempo expedirse respecto del infausto “corralito”. Era uno de los dos (sólo dos) compromisos que les pidió Kirchner antes de proponer sus pliegos. El otro, que también se honró, era sancionar la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y obediencia debida."

No puede ser que en Argentina se ufanen de esto! En cualquier país normal estarían negándolo de todos lados!!

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-260958-2014-11-30.html

JRLRC dijo...

Como dijo Shakespeare: "What´s past is prologue".

Adolfo Wagner dijo...

"Se ha habilitadola moderación de comentorios".Nosotros,Vuestros vecinos y amigos(hablo a título personal,es posible que algunos termocéfalos no compartan mi sentir)),nos asombramos ante tanto inmisericorde abuso y deasacato. Apenas somos aprendices a brujos, y ya estamos hasta la coronilla. Admiro Vuestra paciencia. Somos países medievales,siervos de una manga de señores omnipotentes. ¿Cuando se acabará la paciencia?
Vendrán tiempos aún más duros, después de lograr echarlos.

Anónimo dijo...

Habría que escribir un artículo en el diario trazando un paralelismo entre la persecución política de que está siendo víctima el juez Bonadío por parte del kirchnerismo y la persecución política de que está siendo víctima el juez Ruz en España por parte del Partido Popular. ¡Cuántas similitudes existen entre ambos casos y cuán cercano está el kirchnerismo de aquellos movimientos políticos a los que censura desde el discurso! ¿Quién se animará a tomar la iniciativa? ¿Martín Caparrós, tal vez?