20 feb. 2011

Film Socialisme/Charlatanisme



En un interesante escrito autobiográfico ("Going to Chicago"), Jon Elster compara la academia norteamericana con la francesa, en las cuales todavía trabaja. Elogia, de la primera, el rigor y el vigor, a la vez que critica de allí la obsesión del profesorado con el principio "publicar o morir" (algo que parece forzado por el mercado, que incentiva una ansiosa búsqueda de mayores salarios). Esta obsesión lleva a muchos profesores a involucrarse en polémicas tan agudas como estériles, sólo con el fin de decir algo en apariencia nuevo -aunque intrascendente- y así aumentar las posibilidades de publicar. De la academia francesa, en cambio, elogia su mayor conciencia histórica y cultural, pero critica, a su vez, su pretenciosidad y oscurantismo. Estas últimas condiciones crean un campo fértil para el charlatanismo, nos dice.

Jean-Luc Godard, creo yo, es un buen representante de esa cultura francesa. Fue capaz de darle al cine algunos de los films más libres y liberadores que se hicieron a lo largo de toda la historia de la cinematografía. En los últimos tiempos, sin embargo, se fue afirmando como un buen representante de vicios como los citados. Su cine se hizo más arrogante y menos sustantivo. Film Socialisme es un gran ejemplo de ello, del oscurantismo que inundó el cine, como la literatura o las ciencias sociales: todo queda oculto debajo de un envoltorio grandilocuente y en apariencia profundo. Un ejemplo de charlatanismo de parte de quien supiera ser ejemplo de libertad creativa.

Entrevista con el autor, sobre el film, en la revista Les Inrockuptibles:

− ¿Por qué el título "Film socialisme"?
Siempre tengo títulos de antemano, que me dan pistas sobre las películas que podría rodar. Un título que precede toda idea de una película, es un poco como un la en música. Tengo toda una lista. Como títulos de nobleza o títulos de banco. Más bien títulos de banco. Empecé con Socialismo, pero a medida que avanzaba la película, me parecía cada vez menos satisfactorio. La película podría haberse llamado igualmente Comunismo, o Capitalismo. Pero se produjo un azar divertido: al leer un folletito de presentación que le había hecho llegar, donde el nombre de mi productora Vega Film precedía al título, Jean-Paul Curnier leyó “Film Socialisme”, y creyó que aquel era el título. Me escribió una carta de doce páginas para decirme hasta qué punto le gustaba. Me dije que sin duda debía tener razón y decidí conservar Film antes de Socialisme. Aquello espabilaba un poco la palabra.

− ¿De dónde viene esa idea del crucero por el Mediterráneo? ¿De Homero?
Al principio pensaba en otra historia que tendría que pasar en Serbia, pero no funcionaba. Entonces me vino la idea de una familia en un garaje, la familia Martin. Pero eso no bastaba para un largometraje, porque entonces esa gente se convertiría en personajes y lo que les pasara se convertiría en un relato. La historia de una madre y de sus hijos, una película como
las que se hacen en Francia, con diálogos, estados de ánimo.

− Usted se ha manifestado contrario a la francesa ley Hadopi, que convierte en delito las descargas de internet...
Estoy en contra, por supuesto. No existe la propiedad intelectual. Estoy en contra de la herencia, por ejemplo. Que los hijos de un artista puedan beneficiarse de los derechos de la obra de sus padres, hasta su mayoría de edad por qué no... Pero después no me resulta evidente que los hijos de Ravel se lleven dinero por los derechos del "Bolero"...

− ¿No reclama entonces ningún pago de derechos a los artistas que usan imágenes de sus películas?
Por supuesto que no. Además la gente que lo hace, que las cuelga en Internet, en general están muy bien... Pero no tengo la sensación de que me cojan nada. Yo no tengo Internet. Anne-Marie Mieville lo usa. Pero en mi película hay imágenes que proceden de Internet, como esas imágenes de dos gatos juntos.

− Para usted no hay diferencia de estatus entre esas imágenes anónimas de gatos que circulan por Internet y el plano de El gran combate, de John Ford, que emplea también en "Film Socialisme"?
Estatutariamente no sé por qué tendría que hacer una distinción. Si tuviera que litigar contra las acusaciones de apropiación de imágenes en mis películas contrataría dos abogados con dos sistemas diferentes. Uno defendería el derecho de cita, que apenas existe en cine. En literatura se puede citar extensamente. En el "Miller" de Norman Mailer, hay un 80% de Henry Miller un 20% de Norman Mailer. En las ciencias ningún científico paga derechos por utilizar una fórmula establecida por un colega. Eso es una cita y el cine no lo autoriza. He leído el libro de Marie Darrieussecq, "Rapport de police", y me ha gustado mucho porque hace un recorrido histórico de esta cuestión. El derecho de autor no es posible. Un autor no tiene ningún derecho. Yo no tengo ningún derecho. No tengo sino deberes. Y después en mi película hay otro tipo de préstamos que no son citas sino sencillamente extractos. Como una inyección cuando se toma una muestra de sangre para analizarla. Ése sería el alegato de mi segundo abogado. Defendería por ejemplo el uso que hago de los planos de los trapecistas procedente de Les Plages d'Agnès. Ese plano no es una cita, no cito la película de Agnès Varda, me beneficio de su trabajo. Es un extracto que tomo, que incorporo en otro sitio para que tome otro sentido, en este caso para que simbolice la paz entre Israel y Palestina. No he pagado por ese plano. Pero si Agnès me pidiera dinero creo que podríamos pagarle un precio justo. Es decir, en relación al presupuesto de la película, el número de espectadores que ha tenido...

− Su película se ha colgado en FilmoTV a la vez que se estrenó en salas...
La idea no es mía. Cuando se hicieron los trailers, es decir toda la película, pero acelerada, propuse que se colgara en YouTube porque es un buen medio para hacer circular las cosas. Lo de colgar la película fue idea del distribuidor. Pusieron dinero, así que hice lo que me pidieron. Si de mí dependiera no se habría estrenado en salas de esta manera. Hemos tardado cuatro años en hacer la película. En términos de producción es muy atípico. Hemos rodado a cuatro manos, con Battaggia, Arragno, Grivas, en igualdad. Cada uno partía por su lado y traía imágenes. Grivas se fue sólo a Egipto y se trajo horas de película... Nos dimos mucho tiempo. Creo que la película debería haberse podido beneficiar de una igual relación con la duración en lo que respecta a su distribución.

− La penúltima cita de la película es: “Si la ley es injusta, la justicia pasa delante de la ley”...
Está ahí en relación con el derecho de autor. Todos los DVDs empiezan con un rótulo del FBI que criminaliza la copia. Recurrí entonces a Pascal.

13 comentarios:

PIC dijo...

Algo parecido me pasa con Godard. Me gustaron mucho, por ejemplo, Alphaville y Le petit soldat. Pero muchas otras, incluso de los 70, son extremadamente libres y pretenciosas.
Cuál es la que más te gusta de él?

rg dijo...

bueno, que sean libres es un gran elogio, que sean pretenciosas no. y que se yo, pierrot y sin aliento, no?

sl dijo...

Che, totalmente de acuerdo con lo que dice de la propiedad intelectual. Hoy la propiedad intelectual de copyright dura la vida del autor y aprox 50 años más, y algo parecido pasa con las patentes científicas. Si el tipo que la descubre lo hace a los 40 años, tendrá la patente significará un monopolio de casi 100 años! Que se yo, a mí me parece una barbaridad. Y sobre ese tipo de monopolios está montado el capitalismo moderno.
Adam Przeworski se pregunta en el capítulo sobre igualdad y democracia como procurar la igualdad cuando los bienes involucrados son tecnológicos. Bueno, democratizar las patentes puede ser una vía. Reducir el plazo de monopolio, limitar los tipos de cosas que pueden patentarse. La propiedad intelectual además tiene implicaciones que lesionan la libertad de expresión.

rg dijo...

si, y es escena final de la pelicula tambien, con la frase (que contrapone al "warning del fbi por los derechos de la pelicula") de que cuando el derecho se niega a ver la justicia la justicia le pasa por adelante

sl dijo...

por cierto, es increíble que haya tan pocos estudios de filosofía política sobre la propiedad intelectual. Hay un artículo de Waldron que es una joya, lo recomiendo. Cuando el tipo se dedicaba a estudiar el derecho de propiedad.

Quintín dijo...

Gargarella. Decir que un autor es "pretencioso" descalifica al que así opina. ¿Qué diablos quiere decir eso? ¿Que usted no lo entiende? ¿Que es un pelotudo? Si es así dígalo: me parece mal esto y aquello. Es como que alguien diga que sus elucubraciones sobre el derecho son "pretenciosas". Usted le contestaría lo que yo acabo de poner arriba.

Y además, ¿qué tiene de malo lo que dice JLG sobre el copyright?

rg dijo...

q, sobre el tema del copyright, sólo elogios para JLG. El hecho de que la peli no me haya gustado no me lleva a estar en contra de todo lo que se diga en ella, claro que no!

FQ dijo...

Profesor:

Somos dos estudiantes de UTDT que estamos de intercambio en Pompeu Fabra. Nos enteramos ayer que Ud. iba a dar una charla hoy en Pompeu. Lamentablemente, estábamos en Francia y recién volvemos mañana. Quisieramos saber si va a estar realizando alguna otra actividad en Barcelona en estos días.

Desde ya muchas gracias.

Saludos,

rg dijo...

maniana en el curso de posgrado en filosofia, a las 6 de la tarde

Anónimo dijo...

Hablando de arte, no comentaste el maravilloso espectáculo que dio la gloriosa hinchada de Boca copando Avellaneda! (Digo, como el año pasado pusiste la fotito...).

¿Fuiste? ¿Aprendiste la musiquita? "...esta la N° 12, que te sigue a todas partes... Boca es un sentimiento, que no se puede explicar..." Emocionante!

pdta. Godart y casi todo el cine en francés es en general un plomo, excepto algo de Resnais y Truffaut (Disparen sobre el pianista)... y Buñuel en su etapa color.

rg dijo...

jlg no es un plomo, tiene peliculas geniales, y el cine frances me resulta por lo general atractivo. de la hinchada de boca no hablo, y menos de sus desmanes en avellaneda

Anónimo dijo...

Fútbol no hay... la fiesta es la tribuna. la gente de Boca salva todo.
¿qué desmanes? salvo lo escandaloso de que en donde entran cinco mil personas la seguridad de Racing meta colados otros cinco mil no vi ninguo.

Anónimo dijo...

Holliwood Ending (La mirada de los otros) de W. Allen, es una muy buena ironía sobre lo que dice RG del cine francés. Sobre lo que coincido plenamente, ¿quién puede ver dos o tres veces la misma peli de Godard? Uno puede repetir algunas de Herzog, Allen, Anderson, Tarantino, MArtell, Favio, Subiela, etc. pero Godard, Cantet, etc.?
Lo mismo pasa con algunos filósofos. Se puede ver en la entrevista a Deleuze que dan por Encuentro. Es poco lo que se puede sacar en claro.