16 feb. 2011

Enseñar escraches: 10 comentarios


Ay, qué manera de hacer las cosas mal desde el gobierno. Pero qué tristeza!

En la Provincia de Buenos Aires, las autoridades educativas propusieron el estudio de los "escraches" (i.e., cacerolazos, gritos o pintadas frente al domicilio de un ex funcionario de la dictadura), como una manifestación más de la participación política. Ello -bajo ciertas circunstancias, de ciertos modos- no está mal. Pero el Ministro de Educación de la Provincia, frente a las primeras reacciones en contra, salió a decir:

“Hay que entender el mundo contemporáneo y analizar sus manifestaciones sin dar valor a esas manifestaciones como cuando uno estudia la inquisición, la guerra, la tortura o las huelgas y las luchas obreras”.

Y lo que es muchísimo peor, reculando frente a la iniciativa sostuvo que: “Hay que estudiarlo como un procedimiento fascista”. “La democracia se defiende también estudiando expresiones contrarias a ella”.

Para colmo, la directora de Enseñanza Media de Buenos Aires, en sintonía con el Ministro, repitió que se va a estudiar a los escraches "sin hacer juicios de valor” sobre ellos.

(Y ya que estamos, el gobernador y delfín de Néstor Kirchner habría pedido dejar en claro que "la posición del gobierno bonaerense es contraria a la protesta a través de escraches, piquetes y cortes de rutas").

Todo mal!!!! Contra lo hecho y dicho desde el gobierno, van diez comentarios sobre el tema:

1) Es una vergüenza auto-contradecirse de ese modo (tirar la piedra y ocultar la mano), primero, proponiendo ese punto de estudio; e inmediatamente luego tratar de desandar lo (poco) andado.

2) No hay razones para esconderse bajo la alfombra, como ellos se han escondido, frente a la propuesta de reflexionar críticamente sobre nada, y menos sobre un asunto que ha tenido importancia pública en el país. Por qué actuar de esa forma?

3) Es penoso el modo en que los funcionarios reaccionaron, frente a las primeras -zonzas, acostumbradas- reacciones de los medios (las frases que cito del Ministro se escucharon en Radio Diez, uno de los tantos medios -de derecha, no?- sometidos al gobierno, y por el gobierno).

4) Que las máximas autoridades hayan dejado en claro su oposición a piquetes, cortes de ruta y escrache no sorprende, pero lastima cuando son ellos mismos (y quienes los pusieron a dedo) los que primero negaron la reforma política, y luego la usaron para dejar sin oxígeno a los que más razones tenían para protestar frente a ellos, y a los partidos de izquierda que querían representar a tales voces.

5) Es inaceptable decir que el escrache es un procedimiento fascista. Que los fascistas o los nazis hayan realizado escraches no dice nada: También jugaban a las cartas, bailaban y escuchaban a Bach, y eso no convierte tales acciones en demoníacas.

6) En la Argentina, el escrache se popularizó como un método empleado por grupos defensores de los derechos humanos (en particular, por H.I.J.O.S, la agrupación que aglutina a los hijos de desaparecidos), para protestar frente a la falta de justicia en relación con quienes fueran los asesinos de sus padres, responsables de los peores crímenes cometidos en la historia nacional. Fue, de parte de ellos, un modo de hacer un llamado a la justicia más básica, cuando las autoridades se negaban a hacerlo y -lo que es peor- obstaculizaban la elemental posibilidad de recurrir a los tribunales buscando una condena para los responsables del genoicidio. Equiparar este tipo de acciones a las que hacían los fascistas es un error y una falta de respeto.

7) Enseñar sin hacer juicios de valor? Enseñar sin hacer juicios de valor cuando se habla de la inquisición, la guerra o la tortura???

8) Hablar del escrache sin hacer juicios de valor? Pero qué pretensión boba! Pero qué pretensión equivocada! Eso implica, otra vez, equiparar los actos de los fascistas con los actos de los hijos de los desaparecidos. Sin embargo, mientras unos cometían algunas de las peores atrocidades cometidas por la humanidad; los otros pedían justicia frente a algunas de las peores atrocidades cometidas por la humanidad. Asumir, simplemente que hay un paralelismo entre ambas acciones, y no reflexionar críticamente sobre las diferencias que existen entre ambas, es un error que habla pésimo de las autoridades gubernamentales.

9) Los primeros escraches que se hicieron en la Argentina surgieron frente a la negación de justicia en los casos de crímenes masivos; y los últimos -en los tiempos del 2001- frente a la gravísima crisis de representación política que se desatara entonces. El escrache es una excelente excusa, por ello, para pensar (desde la escuela, qué ámbito mejor?) sobre la profundidad de la crisis institucional que vivió y (en especial a partir de funcionarios como éstos) sigue viviendo la Argentina. Una excelente manera para imaginar, también, cómo salir de dicha crisis. Pero no: Se nos pide que seamos asépticos frente al fenómeno, no sea cosa que vayamos más lejos y veamos que el gobierno también cae dentro de la reflexión crítica.

10) Ni el escrache, ni el piquete, ni los cortes de ruta se justifican en cualquier caso, ni cualquiera sea la modalidad y alcance que adquieran, ni cuando los hacen "aquellos con quienes simpatizo" (pero no si los hacen "aquellos con quienes no simpatizo"). Se trata de instrumentos cuyo uso puede a veces justificarse, a veces exculparse, a veces condenarse. Depende. Y para poder distinguir necesitamos valorar, y pensar, y tener la oportunidad de discutir sobre el tema. Pero no. Todo se hace mal (tanto cuando propusieron el tema, del modo en que lo hicieron; como cuando empezaron a recular, del modo en que lo hicieron). Qué gobierno, Dios mío!

38 comentarios:

sl dijo...

Antigone responds: "Who knows but these crimes seem blameless in the world below?"

Anónimo dijo...

RG Luego del 2001 hubo escraches, por ejemplo en la crisis de la 125 hubo escraches cruzados, injustificables desde mi punto de vista, saludos.

rg dijo...

si, si, los recuerdo bien (el famoso escrache a rossi, por caso). pero seria bueno ver por donde trazas la linea de lo justificado y lo que no, no sea cosa que pase por "los que van contra causas o personas con los que estoy de acuerdo, son escraches injustificados"

Anónimo dijo...

Perdón, pero se escribe "aséptico" y no "ascéptico" (((mepa que se te mezcló con "escéptico")))
Va con onda, porque solés escribir muy bien
Silvina

Daniel dijo...

Robert: siempre leo tu blog, nunca comenté y en general me siento bastante cerca de tu aproximación a las cosas, pero en este caso no puedo estar más en desacuerdo. El escrache es escencialmente fascista y no porque lo hayan "inventado" los nazis entre otros fines para "marcar" judíos. El escrache es fascista porque básicamente se trata de gente que busca tomar la justicia en mano propia y ciertamente sin permitir el derecho a la defensa del "acusado" por el escrache.
La oración en la que hacés referencia a una justicia más básica habla por si misma... Ojalá que por justicia más básica no entiendas las lapidaciones tribales en iran o aca nomás en bolivia.
Yo en lo personal prefiero juicios justos y con todas las garantías y no un puñado de iluminados que, con razón o no, tomen la justicia en sus manos...
Espero que no te tomes a mal mi opinión. Muy bueno el blog
Abrazo
Daniel

rg dijo...

tenis razon

rg dijo...

pero fijate los comentarios uno a uno daniel. por un lado rechazo este proceder de introducir el tema y ocultarlo; el de hablar de una ensenianza sin juicios de valor, cuando se habla de tortura; etc. No hago una reivindicacion del escrache. Distingo, si, entre lo que hacian los nazis e HIJOS; no quiero que se ponga todo en la misma bolsa. salute

Anónimo dijo...

No será que los escraches, piquetes, etc. nacen cuando falla el servicio de justicia?
Creo que nunca están justificados ya que para resolver los conflictos de la gente está la Justicia y no la mano propia. Y si se deniega Justicia, existen vías judiciales para instar pronunciamientos y avances.
Esteban

Ramiro dijo...

Muy buen post, Gargarella. Siempre he pensado lo mismo pero nunca se me ocurrieron diez razones juntas para fundamentarlo. Odio a los que comparan los secuestros de las tres A y de los milicos con el secuestro de Born o el de Aramburu. Odio a los que comparan a los crimenes de la dictadura con los tribunales del pueblo de los montoneros. Igual que comparar a los nazis con los montoneros.
Cuando, como vos decis en los puntos 6 y 9, no hay justicia, formas alternativas de expresion de la justicia son moralmente aceptables.

Nico dijo...

Yo creo que lo que hicieron unos y otros es totalmente comparable, tanto en caso de los escraches como en el caso de los secuestros que Daniel menciona: en un caso son una aberración y en otro caso son algo simplemente grave. Más entendible quizás (no se si "justificable" es la palabra), pero el mismo método: horrible. Menos horrible que el nazi o el milico, pero horrible también. Es una cuestión de grados. A mi entender. Por algo varios (idependientemente de lo que nos parezca en sí el escrache) estamos más en la línea de un juicio justo, donde el acusado pueda defenderse. Pero creo que RG también cree eso... la diferencia me parece que está en cuan justificable le parece o no el escrache según los motivos y/o los antecedentes de los escruchantes (digo, escrachantes).
Saludos !

Nico dijo...

Uso la palabra "comparable" en su sentido más lato: el de ser posible de ser comparados, no de ser considerados iguales/análogos/similares, ojo.

Anónimo dijo...

che Ramiro, los tribunales del pueblo de Montoneros a qué pueblo representaban? Porque la mayoría de la sociedad argentina los detestaba.

Ramiro dijo...

Al pueblo argentino, no a los yanquis ni a los monopolios.

Anónimo dijo...

Mirá vos !! Lástima que el pueblo nunca se dio cuenta y siempre los rechazó. Ramiro despertate, nunca actuaron en nombre del pueblo, el pueblo no apoyaba la lucha armada contra un gobierno peronista y por eso Perón después de usarlos como un preservativo los sacó a patadas de la plaza.

Domingo Rondina dijo...

Roberto!!!
Excelente reflexión!! Yo estaba pensando eso mismo, pero vos lo dijiste con la claridad y precisión que te caracteriza.
A mí (empieza la doctrina 'amimista') en general no me gustan los escraches. Creo que son linchamientos simbólicos.
Pero estando tan atravesados por el derecho de libre expresión, creo que en algunos casos, en especial cuando de funcionarios se trata, pueden ser válidos constitucionalmente.
Con respecto al 'recule' gubernamental debemos decir que es propio de los políticos y más en un año electoral tratar de que ningún asunto haga olas... ¡Siempre firmes junto al pueblo!!!
Un abrazo
Domingo Rondina

Anónimo dijo...

Rg soy el primer anónimo los escraches de la 125 fueron injustificables (todos, de ahí el plural), en la discusión yo estaba más cerca de los pequeños productores que de cualquier otro sector, sin embargo nunca justifique ni lo haría el escrache a Rossi quien jamás me cayó bien, tampoco me pareció justificable el escrache a Buzzi.
Los únicos escraches que puedo entender aunque no defender son los de hijos.

Quintín dijo...

Es muy gracioso este asunto. Funcionarios reaccionarios le dan para escribir manuales a graduados en la fábrica de progres. Unos se asustan de una manifestación pacífica, los otros están a favor de la justicia popular (si es posible con ajusticiamiento). ¿Cómo quieren que no se arme este despelote? Como dice Altamira, el kirchnerismo estalla una vez más por sus contradicciones internas.

No puedo parar de reírme, pero es bastante trágico. Ni unos ni otros parecen tener idea de lo que es la vida republicana.

Anónimo dijo...

Haga quien lo haga, el escrache es siempre reprochable
Hay normas elementales que debemos cumplir para poder convivir
El escrache es una de esas leyes

Enrique Gabriel Kaltenmeier dijo...

No estoy totalmente fuera del tema. Por favor, presten un poco de atención a lo que pasa en Chubut con el furibundo apriete de Das Neves contra el Superior Tribunal de Justicia. Les paso un par de links de agencias de noticias, y ustedes busquen según más serias les parezcan.
http://www.rawsonline.net/
http://www.elchubut.com.ar/index.php
http://www.diariojornada.com.ar/Default.aspx

Ramiro dijo...

Anonimo de las 5:28 PM. Me parece que no deje claro que mis comentarios en este post eran ironicos. Para mi una bala en la cabeza es una bala en la cabeza, cualquiera sean las motivaciones del que acciona el gatillo (obvio que dejo afuera la defensa propia). Es lo mismo una bomba de Verbitsky a un soldado que una bomba de un soldado para Verbitsky. Montoneros y militares eran la misma cosa. Y un grupo de jovenes persiguiendo a un viejo por la calle son iguales que los nazis, no importan las razones por las que lo persigan.

Crítico de Izquierda dijo...

¿el escrache es "fascista"?!! lo que hay que leer!!
Estamos hablando de gente que va a cagar a piñas y prender fuego a un tipo, o de de un acto y "cánticos, música, pintadas, representaciones teatrales, se avisaba a la población vecina que vivían en la cercanía de un criminal".
verpor ejemplo: http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Conozca_a_su_vecino_4.jpg
¿¿Eso es "hacer justicia por mano propia"?? ¿¿¿se puede ser más ridículo??? Ya que está digamos que los volantes son fascistas, las críticas son fascistas, todo es fascista. Yo no puedo decir que Kirchner fue un ladrón, un represor y un demagógo, porque no lo sentenció La Justicia ¡¡soy un fascista!!

Es gracioso a tal punto como se plantea reiterativamente el asunto ("es nazi, es nazi, es nazi" repite, repite, que algo quedará) que ahí mismo en la wikipedia están concordando en sus pensamientos personajes kirchneristas junto a Morales Solá y Mariano Grondona. Tanto delirar con que son nazis pero coinciden con un pichón de nazi, cuadro político de una dictadura en el país.

Quintín dijo...

Es sabido que pegarle un tiro a un fulano y obligarlo a ver una representación teatral son crímenes de lesa humanidad igualmente reprochables.

El Diego Efe dijo...

Si no recuerdo mal, el eslogan es "Si no hay justicia, hay escrache". Lo digo para todos los comentaristas creyentes en las soluciones ficticias que presenta la estructura de dominación. Esto de reclamar justicia en la "justicia", equidad en el mercado, igualdad en la "democracia", honestidad en el fútbol... es como un poco ingenuo, ¿no? Tal vez la justicia se construya y se recupere un poco gracias a los escraches.

sl dijo...

Creo que hay una gran confusión de conceptos en este debate. El escrache es un reproche moral que hace una parte de la sociedad a grupos específicos, por distintas razones, en muchos casos por razones valiosas y justificables. Llamar a eso "justicia por mano propia" es un gran error conceptual.

El hecho de que exista un sistema público de castigos que funciona bien no impide ni prohibe a nadie que pueda seguir manifestando su reproche moral incluso cuando la justicia estatal no se ha pronunciado sobre la cuestión en juego, o incluso si ha sobreseído el caso, o más aún, incluso después de absolver al imputado. Lo que me prohibe es la aplicación de castigos privados a quien es culpable de un delito. Y el reproche moral no es un castigo. Sería un castigo privado sólo si se lesionaran sus derechos.

¿Qué pasa si el sistema de castigos públicos no funciona bien (por ejemplo, porque es corrupto, o no hay independencia judicial). Bueno, en ese caso, la justicia por mano propia podría estar justificada. Los juicios populares de los montoneros en períodos de autoritarismo militar en parte pueden entrar dentro de esta categoría. Pero en una sociedad democrática como la argentina, donde hay un sistema de justicia público que funciona, aunque no tan bien, debe existir una presunción en contra de justificar la justicia por mano propia, y cualquier justificación de la misma debe analizarse bajo esa presunción y autorizarse bajo condiciones muy restrictivas.
Si los escraches incurren en actos de justicia por mano propia, luego son reprochables sólo en tanto y en cuanto lesionen derechos básicos de los escrachados (y no el derecho a la circulación, que es un derecho de menor jerarquía en relación con el derecho a expresarse)

A 2 dijo...

Perdón sl pero no entiendo lo que decís. Qué quiere decir que en determinados contextos la justicia por mano propia puede estar justificada? Desde dónde? Y con la reivindicación de los juicios populares de Montoneros, qué me querés decir, que, por ejemplo, el asesinato de Aramburu estaba justificado?

Anónimo dijo...

Entre la justicia y la venganza existe una zona gris. En ese espacio actúan los escraches: algunos buscan que se reanude la labor judicial, otros directamente buscan que los supuestos culpables sientan algo del sufrimiento que sufrieron las víctimas.-
Los escraches existen, por lo tanto deben ser materia de estudio, como todo acto de protesta. Naturalmente quien enseñe sobre ello pondrá el acento sobre lo que puede considerar positivo o negativo de esa clase de manifestaciones, eso es ineludible y no es síntoma de fascismo, sino por el contrario una manifestación de la vida en democracia.-
Quienes desde la autoridad proponen el estudio, pasando por quienes se encargarán de la enseñanza y hasta quienes la recepcionen, no están acostumbrados a vivir en democracia, es cierto, pero también es cierto de que se trata de que aprendamos a vivir en ese sistema. No hay que asustarse, puede que nunca logremos esa convivencia, pero recorrer ese camino nos hará mejores.-

Eduardo.-

Anónimo dijo...

No quiero sonar como un purista gramatical, pero por favor no llamemos juicios populares a los que hizo montoneros porque de popular no tenían nada. Eran un grupo de niños bien de clase media que se arrogaban de forma elitista y soberbia la representación de un pueblo que siempre le dio la espalda.

El Diego Efe dijo...

Es una gansada afirmar que el pueblo le dio la espalda a este o al otro, que el pueblo apoya a tal o a cual. Supongamos que alguien dice que el pueblo apoya a equis fuerza, ¿los que apoyen a otras fuerzas se vuelven "no-pueblo"? ¿Cómo se determina cuál es la fuerza que definirá a quién llamamos pueblo y a quién no? ¿Cuántos adherentes requiere una causa para ser llamada popular? Popular no define mucho: son populares León Gieco, Arjona, Calle 13, Los Palmeras, Bersuit, Arbolito, Bombita Rodriguez...

GuidoSuller dijo...

También es una gansada usar como argumento base de un análisis político un slogan. "si no hay justicia, hay escrache" y ¿quién determina lo que es justicia? ¿Los que llevan adelante el escrache, los que pasan y ven el escrache, los que sufren el escrache dicen "bueno ya está, fue justicia"? ¿Quién designa a los escrachadores, la víctima/s, la familia de las víctima/s, algún rayo misterioso, una agencia de publicidad? ¿cómo determinan el objetivo este grupo de iluminados, un militar acusado de delitos de lesa humanidad o un periodista que se opone a algunos puntos de la ley de medios?
Cobos traidor saludos a Vandor

El Diego Efe dijo...

Había buenos interrogantes en esa cabecita loca, GuidoSuller. Justicia, democracia, popular, no son términos absolutos sino que tienen diversa posible interpretación. Por eso seguramente es importante analizar el contexto y situar la discusión (en este caso si los escraches son o no mecanismos aceptables de protesta social) pensando en las razones involucradas.

Y ojo, que si pensás escracharme protagonizando una representación teatral en la puerta de mi casa, me doy por vencido y me entrego a las fuerzas del orden!!

Anónimo dijo...

El escrache siempre significa un adelanto de justicia por parte de los que escrachan contra el escrachado, víctima de ese acto.
En estos tiempos no es aceptable, tal vez podría estudiárselo (aunque dudo) como método de condena social y moral en épocas de denegación sistemática de Justicia.
Esteban

Anónimo dijo...

Gargarella:

Hay muchos que pensamos que la represión del Proceso Militar -incluida la tortura- estuvo completamente justificada, se encontraba suspendido el orden constitucional por una guerra interna sin precedentes que pretendía abolir la esencia de la nación, constituyó un tema político y militar, y no había compromisos internacionales que impedían al gobierno militar actuar así. Que, en defintiva, esos supuestos crímenes estás prescriptos y que, en última instancia, deberían ser objeto de una amplia amnistía. Porque hubo dos demonios.

Muchos, muchos, muchos pensamos asi. Queremos ver el cuadro de Videla nuevamente en el Colegio Militar y a Videla libre.

Para algúno fanáticos, entre los que vos estás y muchos otros, se trata de una cuestión dogmática y no discutible. Es notorio que cuando no se tienen dogmas de fe en la vida se dogmatiza en estas cuestiones totalmente opinables.

Bajo esa visión, de muchos, y absolutamente tan respetable como los que dicen que en Argentina hubo un genocidio (falso) y 30.000 desaparecidos (más falso), los escraches de HIJOS son iguales o peores que los de los nazis.

No es falta de respeto, es la verdad. Y la mentira y la justicia tuerta vergonzosa de estos años se van a acabar.

PIC dijo...

yo creo, honestamente, que no es tan importante enseñar o no escraches.

me sentiría interesado si en las escuelas secundarias se enseñara análisis matemático y álgebra a nivel universitario, como sucede en japón, donde un egresado promedio del secundario sabe más que un undergraduate norteamericano. o si un grupo de estudiantes hiciera una lectura profunda de algún libro fundacional de la argentina, o alguna investigación historiográfica buena.

la enseñanza de este tipo de contenidos no me parece algo que merezca tanto tiempo de discusión.

PIC dijo...

por qué mejor no discutimos esto? http://www.nctm.org/resources/content.aspx?id=1580

un país que sufrió tantas tragedias como el japón debería servirnos de modelo en esto.

fahirsch dijo...

PIC: considerando que en Japón se niegan aún a reconocer su responsabilidad en las barbaridades que hicieron en China y Corea, amén de su participación en la Segunda Guerra Mundial, diría que no son modelo a considerar en más de un tema

fahirsch dijo...

Anónimo de las 9:25: Aceptando que lo que hubo en los 70 fue una guerra, aun menos es aceptable que se cometan crímenes contra el contrario. Si eran soldados, debiera haberseles dado el carácter y trato correspondiente. Y si delincuentes, justicia.
No se les dió ni lo uno ni lo otro, convirtiéndolos en víctimas, para no mencionar a los terceros victimas de unos y de otros. En cuanto a Videla y sus corresponsables: ni siquiera ganaron la guerra que dicen haber ganado.

Anónimo dijo...

Si la escuela te prepara para el mundo del trabajo, prioritario sería que enseñen derechos laborales, historia del sindicalismo. Centrar la discusión en si aparece el escrache en el contenido curricular dice más de lo que espera el sistema educativo de quien sale de él que otra cosa.

PIC dijo...

fahirsch,
lo que decís no contesta mi argumento (i.e. debemos discutir cosas importantes, esneñar escraches es baladí).
por otra parte, no creo en las culpas colectivas, el estado japonés actual no es responsable del shintoismo.