10 dic. 2011

Nuevo mandato y modos de construcción

Publicado hoy en the nation, acá

La Presidenta va a inaugurar su nuevo mandato con excelentes condiciones iniciales: mayoría legislativa propia; un capital político personal notable; la casi totalidad del mapa provincial en control de fuerzas aliadas; y su propio, excepcional, talento político. Luego, por supuesto, hay dificultades. Algunas, de tipo económico sobre todo, afectan al mundo en general, y sobre ellas –a pesar de lo que diga la propaganda oficial- es poco lo que se puede hacer. Otras dificultades, en cambio, dependen de modo más directo de las decisiones propias. Me referiré a una de éstas, que se relaciona con los modos en que el gobierno decide, y a partir del convencimiento de que puede ayudarnos a reflexionar sobre lo que viene.

Al respecto, propondría ante todo la siguiente tesis: los contenidos de las decisiones de un gobierno se encuentran estrechamente correlacionados con los procesos a través de los cuales se toman tales decisiones. En nuestro país, se decide a partir de la concentración máxima de autoridad en una persona, lo cual es muy negativo por razones políticas, epistémicas, y de igualdad democrática. Políticamente, es negativo que la atención y expectativas populares se depositen sobre las espaldas de un solo individuo ya que ello, más tarde o más temprano, indefectiblemente se vuelve contra quien promueve la concentración. Se trata, finalmente, de la conocida historia del híper presidencialismo; en momentos de ascenso en popularidad, todo suma a favor del presidente; pero luego –y mucho más en países políticamente inestables como el nuestro- la popularidad baja, y es allí cuando la “marea política” tiende a arrastrar a todo lo que encuentra a su paso, y en primer lugar a la cabeza del poder. En segundo lugar, la concentración de decisiones en una persona es negativa por razones epistémicas o de conocimiento: salvo que quien decide sea un genio –y la Presidenta no lo es- los riesgos de que se decida mal se incrementan enormemente cuando sólo uno decide (y mucho más, cuando prima, como ahora, el síndrome “diario de Yrigoyen”, tal como lo sugieren las estadísticas públicas sistemáticamente falseadas, a la vez que justificadas por la intelectualidad oficial; o la esquizofrenia que lleva al gobierno a decir que “aquí, a diferencia del resto del mundo, no tenemos crisis”, a la vez que exige prorrogar la “emergencia económica”). En tercer lugar, la concentración de autoridad es muy negativa en términos de igualdad democrática. En tales situaciones, los que acceden al poder efectivo son cada vez menos, y son ellos (antes que la ciudadanía en diálogo con sus dirigentes) quienes pasan a tener el poder de decisión principal. Otra vez, la cuestión se agrava cuando los interlocutores principales del gobierno ya no son los partidos políticos, ni “el pueblo” en general (grupos con quien la Presidenta no dialoga, sino a quienes les “dice”), pero en cambio las cúpulas empresarias y los burócratas sindicales. Poco bueno –me aventuraría a decir- puede resultar desde allí, en términos de igualdad democrática. Mucho peor, cuando se suman a tales temibles alianzas económicas, las alianzas políticas que el gobierno ha construido al nivel provincial, en donde ha optado –pudiendo no hacerlo- por alternativas “ganadoras,” absolutamente a cualquier precio. Otra vez, esos modos de construcción –más que cualquier discurso- nos ayudan mucho a separar la realidad de la fantasía, y a pensar en los años por venir.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

aun cuando quien decida sea un genio, los riegos se incrementan

Anónimo dijo...

Este comentario no tiene relacion con el post y no hay problema si no es publicado pero me gustaria conocer tu opinión Roberto sobre la figura del Avenimiento a la luz de lo sucedido en este caso:

http://www.lanacion.com.ar/1431642-perdono-a-su-violador-se-caso-con-el-y-hoy-la-asesino-a-cuchilladas

Creo que parte de la agenda de la lucha en contra de la violencia de genero debe ser la derogacion de esta figura machista y anti igualitaria del codigo penal.

Saludos.

Seba.

CV dijo...

"indefectiblemente se vuelve contra quien promueve la concentración."

No estoy muy seguro de esto sea así.

El poder es una magnitud independiente, incluso de la voluntad del poderoso (Carl Schmitt).

No sé si es bueno o es malo, sino más bien me parece que es algo inevitable que un político popular (leáse: cualquier político popular) concentre poder sobre sí.

RodrigoSeijas dijo...

hago un par de preguntas un poco fuera de contexto, pero por ahí indican cosas buenas o malas a futuro por parte de este gobierno: 1) qué te pareció lo de que haya jurado invocándolo a "Él"? intuyo tu opinión, pero por las dudas pregunto igual. 2) los subsidios? está bien hecho? lo están realizando de la forma apropiada? no habrá otros subsidios a los que apuntar? no empezaron de alguna forma con cierto ajuste? por qué descubrieron súbitamente que son una injusticia y que hay que redistribuir? 3) abal medina como jefe de gabinete es una buena o mala noticia? saludos. Rodrigo

Anónimo dijo...

Si hubiera que hacer un resumen de este ultimo periodo son las oportunidades que se desaprovecharon. Una desigualdad creciente, destruccion de poder economico por las capas medias y bajas, una inflacion galopante.
Excelente articulo de Castaneda en NYT hoy sobre la latinoamericanizacion de EE.UU.

What Latin America Can Teach Us
http://www.nytimes.com/2011/12/11/opinion/sunday/on-the-middle-class-lessons-from-latin-america.html?pagewanted=2

Daniel

Anónimo dijo...

si hay un político que no quiere el poder avisenme que no lo conozco,hay algunos que lo quieren pero son taaaan pavos que hasta te hacen creer que no les interesa pero a no equivocarse (ej Ricardito, Mauricio) en fin...

Anónimo dijo...

Roberto:

El tema esta muy claro, hay un sector de la sociedad argentina que defiende la concentracion de poder y otro entre los que te incluyo (al menos dentro de las corrientes constitucionalistas) que buscan mayor dispersion y participacion ciudadana. Lo ocurrido en los ultimos anios es un retroceso democratico. Que grande seria por ejemplo ver a los ministros y funcionarios dando explicaciones en el Congreso en defensa de las medidas que propugnan - similar a lo que se hace en EE.UU con el nivel que ciertos temas merecen - y que la gente pueda tener acceso a tales debates para formarse una opinion. Lamentablemente todo esto no lo vamos a ver. No me imagino a un funcionario como Moreno o Echegaray frente a los legisladores. Creo ademas que esto tiene que ver con la falta de capacidad de tales funcionarios, son funcioanrios menores dociles a las instrucciones que reciben, sin voz propia. Pero ellos no son los unicos. Uno de ellos era ultramenemista en tiempos de Menem y hoy es ultrakirchnerista. El Congreso ha quedado reducido a una escribania, no un poder del estado. Creo que el tema es cultural y parte de la cultura autoritaria que tenemos por lo cual dificlmente cambie, pero ello no significa que debamos intentarlo.

Daniel

Risieri dijo...

1) No creo que K se crea las estadisticas del INDEC al 100 % (Si se las cree, entonces no tiene asidero lo que siempre decis de que las deforma ella a proposito ¿Quien se miente a si mismo? Y K no es tonta. 1) bis ) yo menos creo aun en las de FIEL o las del instituto de la UTDT (que se limitan a leer los diarios y relevarlos, selectivamente)
2) comparto que no me gustan las alianzas con varios caudillos provinciales, ni con la cupula de la CGT . Con el establishment estas deformando la cuestion , porque CFK no es socialista, no quiere que no haya dirigentes empresarios, y aca hay una transformacion en el grupo predominante empresarial, por otros de menos alcurnia, supuestamente peronistas, pero bien sabemos que la guita no tiene partido politico definido.
3) Los vientos son tranquilos porque bien ves que no hay casamiento definitivo (vamos! eso ya no existe ni en las parejas!) con ninguno de ellos: ni moyano, ni empresarios. Es pacto trasitorio. Y eso es justamente la politica, la lucha por hacer cosas.
4) Mas de la mitad de la poblacion voto directamente a favor de ese proyecto que conduce (si, justamente lo dirige!) Eso es legitimidad.
5) los modos democraticos se refuerzan en el congreso, donde a su vez la mayoria de la poblacion (mucho mas de la mitad, pues con la mitad de camara que se renovo se lograron mas bancas aun) . Y ese congreso mayormente lleva adelante el proyecto K.
6) Ahora bien: si las mayorias gobiernan y legitiman a sus representantes - que podrian ser muuucho mas representativos - ¿donde esta el problema?

Anónimo dijo...

Vamos, acá la única mayoría que importa es la que designa al ejecutivo, luego las mayorías legislativas son anuladas si son opuestas al ejecutivo (lo que pasó luego del 2009 donde el ejecutivo pierde la mayoría del congreso y deja de funcionar) o funcionan como una escribanía del ejecutivo cuando son oficialistas.

Martín dijo...

Anónimo de las 3:33, la mayoría opositora en el Congreso de 2009-11 no fue anulada, se anuló a sí misma por sus propias incoherencias e incapacidad para desarrollar una acción concertada. Obviamente que el oficialismo operó sobre el "grupo A", pero eso no hubiera sido posible si los opositores hubieran sido una fuerza más homogénea y disciplinada.
Saludos.

Alejandro Kafka dijo...

No hubo mayorías opuestas al Ejecutivo. Hubo un rejunte de minorías oportunistas, que terminaron, por su vacuidad propositiva, anulándose solitas a sí mismas. Y lo de la "escribanía del Ejecutivo" no deja de ser una cantinela tonta esgrimida por la derecha...

Anónimo dijo...

1.- Tu tesis de que la concentración de la decisión política es "mala" en términos de eficiencia y la dispersión es buena es rechazada por cualquier teoría poítica. Desde el centralismo democrático de Lenin a cualquier tesis de derecha, pasando por Maquiavelo o Gramsci, desde el presidencialismo al parlamentarismo. Y si es por la práctica: dame diez ejemplos de poder estatal exitoso disperso en 1000 años.

No pidamos a CFK lo que no existe, como decir que "no es un genio". ¿Quién lo fue en la práctica política?

2.- Es discutible que exista la "gran concentración de poder" que describís hoy en Argentina.

3.- ¿Quiénes serían los que debería coparticipar en las decisiones políticas? Obviamente los poderosos. En Argentina hagamos la lista juntos: los poderososo serían las 100 empresas/bancos que más facturan, la embajada de USA y el muntimedio Clarín. ¿Queda alguien afuera? La CGT. Ok. ¿Alguien más? todo el resto muy muy lejos. Entonces, mejor dejá la decisión en CFK porque de todo ese universo de poderosos al único que incluiría es la CGT.

4.- ¿Que sería bueno que hubiera otros poderosos y que fueran expresiones de interses populares? Obvio ! por ahora, en la Argetnina maltrecha por la dictadura, gobiernos que no pudieron, gobiernos que no quisieron, lo que el Pueblo argentino pudo construir fue CFK... y algo es algo, y no es poco.

Tito

Pdta. Aun no pudimos discutir en tu blog la tesis de Dworkin sobre un nuevo paradigma del D Interacional: una lástima, copate que da.

pdta 2: los partidos de la oposición dejaron de ser referentes serios y por ende interlocutores políticos cuando prefirieron ser voceros de Clarín a ser expresión de un país posible.

Anónimo dijo...

impecable Tito, no hay nada mas que agregar
salutti

Anónimo dijo...

Martín mi comentario no se refiere solo a este gobierno por eso el caso reciente está encerrado entre paréntesis, con mayorías opositoras (me refiero al voto que cambia la composición del Senado como podría cambiar la composición del Ejecutivo, no al funcionamiento interno que claramente no fue el de una mayoría homogénea por errores propios y también causas ajenas) el Congreso funciona a toda máquina durante unos meses sacando toda ley que requiere el Ejecutivo, prácticamente sin tocar una letra. Y cuando cambia la composición entra en un letargo irremontable, por más consenso que se logre (82% móvil o antes de eso Glaciares vetado y todo su posterior trámite con la cobización de Filmus ante la nueva sanción en 2010 y luego la no aplicación práctica de la ley por parte del Ejecutivo, y algo muy parecido pero desde otro poder pasa con el fallo sobre Publicidad Oficial) siempre está el veto para demostrar que el Congreso no tiene sentido si quien está en el Ejecutivo no quiere que lo tenga. Con el 82% móvil salió todo el gobierno y el aparato comunicacional a acusarlos de golpistas que querían desfinanciar el Estado, algo que ya había sucedido cuando los proyectos opositores de AUH años atrás. Y va a pasar con Aborto que tiene veto cantado. Por eso no importa cuán concertada, coherente o disciplinada sea la acción de una mayoría legislativa, una sola persona, elegida por otra mayoría, es en la práctica mucho más poderosa, y además los canales de decisión son tan dispares (una persona contra la dificultad del consenso de decenas) que solo refuerzan el poder de esa sola persona.

Martín dijo...

Existe una posibilidad, para sortear el veto presidencial: la convocatoria a consultas populares. Si la oposición hubiera tenido más audacia y confianza en que sus propuestas eran atractivas al electorado, hubiera podido seguir ese camino. Además, el veto presidencial puede ser anulado con una mayoría especial. Sigo insistiendo: siguiendo una dirección coherente y contando con el respaldo activo de la ciudadanía, una mayoría opositora puede imponer su agenda a un gobierno.

Anónimo dijo...

Martín lo que puedan o no hacer no implica que no haya una asimetría de poder enorme, frente a esa asimetría de poder defender al Ejecutivo es argumentativamente flojo frente a lo que ya se conoce. No se puede estar insistiendo eternamente con un tema porque a una persona se le ocurre que debe ser así (Glaciares, y pasaría con Aborto) si se logra el consenso sobre un tema porqué una sola persona va a poder vetar ese consenso y va a tener que lograrse otra vez ese consenso que implica tiempo, recursos y dificultades varias simplemente porque una persona lo rechazó anteriormente, es absurdo les pedís que hagan lo imposible frente al hecho concreto de que una vez aprobada la Ley de Glaciares el ejecutivo hizo todo lo posible para no aplicarla y sigue dormida. Le pedís demasiado al más débil y nada al más fuerte... Hay ejemplos de sobra, el caso de la Publicidad Oficial es otro, tienen que darle publicidad a Perfil y lo único que hicieron fue ponerle un aviso para burlarse y criticar la línea editorial del diario. Las veces que se siguió una dirección coherente la práctica demostró que mientras una persona no quiera toda esa coherencia, confianza y audacia no sirve para nada. Una persona decide, las recientes declaraciones de Rossi frente a la Ley Antiterrorista son elocuentes al respecto.