4 ene. 2015

2. Lo que nos dicen

Pensando en los modos en que, desde las usinas gubernamentales o sus dependencias externas se sigue justificando al gobierno, reconozco tres falacias argumentales especialmente utilizadas en esta época: el argumento de la minimización; el argumento de la complejización; y el argumento de la generalización.

1) El argumento de la minimización implica, simplemente, disolver una crítica tomándola por su costado más flaco o vulnerable, y ocultando al mismo tiempo lo que tiene de más grave. El interés de este argumento es que parece "hacerse cargo" de las críticas ajenas, cuando en realidad trabaja para difuminarlas. Un buen ejemplo de esto aparece, por caso, en esta entrevista a Zaffaroni, de ayer (acá). Dice ERZ sobre las causas penales que rodean al vicepresidente: 

"Hay causas que parecen bastante groseras. Tener procesado al vicepresidente de la República por un formulario 08 falso de hace veinte años de un auto que se transfirió, que no damnificó a nadie, me parece que es un poco exagerado. Otras causas mucho no conozco."

La operación en el caso de la presentación de ERZ es, conforme a lo anticipado, doble: por un lado, el problema menos interesante que tiene el vice con la justicia es el de la transferencia falsa de su auto, que sólo actúa como ilustración de un modo de conducta criminal, extendido a lo largo de todos sus actos, en un período muy extenso de actividad privada/pública (el argumento pretende ocultar, de este modo, lo gravísimo a través de lo menos grave, como decir "Tener procesado a Al Capone por no pagar sus impuestos me parece que es un poco exagerado"). Y ahí viene la segunda parte: frente a los grandes crímenes de Al Capone o el vice (robarse la máquina de imprimir billetes), la respuesta es, a renglón seguido: "otras causas mucho no conozco." Cómo? Conocemos el 08, pero no conocemos Ciccone? Nos interesaba, entonces, de algún modo genuino, pensar el tema, o simplemente nos interesaba encubrirlo?

2. El argumento de la complejización es de uso permanente y persistente en esta época (sirve, por caso, contra los contra-argumentos del post anterior: "la situación argentina no puede compararse con la de Uruguay. Es más complejo". "Que el Frente Amplio no haya robado en diez años no tiene nada que ver, las situaciones son muy distintas, la Argentina es un país mucho más complejo"). Lo que tiene de atractivo este argumento es que ayuda a presentar a quien lo introduce como una persona reflexiva, sobre todo más reflexiva que uno, que queda automáticamente como alguien incapaz de reconocer las profundidades de la realidad. El punto es que siempre, todo es "más complejo" (siempre hay estructuras económicas, sistemas nerviosos, circuitos químicos que permiten complejizar cualquier explicación) por lo cual el argumento es tan cierto como inútil, si no se lo precisa.

Un buen ejemplo de la mala utilización de este argumento consiste en "subir el nivel de complejidad, como forma de defensa a los propios- simplificar al extremo como forma de ataque a los otros." En la sección editorial de Página de hoy se encuentra, por caso, este impresionante párrafo:

 "El foco en “la corrupción” y en las críticas ad hominem huye de toda comprensión estructural mientras propone demoler mucho de lo construido en estos años. La ya clásica frase del jefe de Gobierno Mauricio Macri, “terminar con el curro de los derechos humanos”, es una muestra acabada de esa matriz de pensamiento...La intención fundante es bien otra: dar la vuelta la página, arrojar al niño. Volver atrás a esa república perdida que nunca existió y que, por ese motivo entre muchos otros, es imposible de recuperar."

Es decir: "Corrupción al interior del gobierno? Ah, no: complejicemos, veamos los datos estructurales¡" Ok, pero qué pasa con la oposición? "Ah, no: la oposición hace denuncias porque lo quiere es...arrojar al niño, terminar con la política de derechos humanos." Resulta notable como se puede construir un argumento con este nivel de contradicción interna en 5 renglones. Nada de complejizar a la oposición (que incluye a partidos múltiples y dirigentes dignos); ni complejizar lo que dice la oposición sobre derechos humanos, que trasciende larguísimamente la idea de "todo es un curro" (como bien lo advirtiera hace un par de domingos Horacio V). La complejización sirve aquí, exclusivamente, para salir por arriba del laberinto de la corrupción gubernamental.

3. Pero sin dudas, la perla de la época está en un argumento tramposo -el más utilizado por los defensores del kirchnerismo- cual es el argumento de la generalización.  Se trata de un argumento muy útil porque pretende mostrar la buena conciencia -y sobre todo, la conciencia crítica- de quien lo expone, cuando en realidad sólo sirve para engañar al otro (y o a uno mismo). Lo llamaría en verdad "el argumento para Hitler," porque, bajo la misma estructura, serviría para justificar cualquier barbaridad cometida por el peor dictador. Ejemplos que se encuentran todos los días en el discurso oficial, en los artículos de Aliverti, o en boca de los funcionarios más jóvenes de la Procuración o el Ministerio de Seguridad:

"Claro que se han tomado algunas medidas antipáticas, pero..."
"El gobierno no es perfecto, pero..."
"Se han cometido errores, pero..."
"No hemos hecho todo bien, pero los que nos critican lo harían aún peor"
"Por supuesto que hay cosas que corregir, pero..."

Es decir, se sube la crítica hasta el infinito de la abstracción, para eliminarla, y luego se baja rápidamente a la realidad concreta, para elogiar al gobierno de turno.

Lo mismo podría haberse hecho en relación Hitler (y reproduzco la estructura del argumento sin cambiar una coma): "claro que ha tomado medidas antipáticas, pero (fue mucho más que matar sus errores)"; "(su) gobierno no fue perfecto, pero (la situación económica mejoró bastante)"; "por supuesto que había cosas que corregir, pero (se salió de una crisis de gobernabilidad gravísima)" (Adviértase que lo que digo no tiene nada que ver con la idea "kirchnerismo = Hitler; lo que digo es que la forma en que argumentan muchos oficialistas es tan absurda que serviría para defender a cualquier dictador, sin cambiar una coma de la estructura argumentativa que emplean).

20 comentarios:

Anónimo dijo...

Martin: Excelente analisis. Lo de Zaffaroni tiene el nombre de verguenza ajena. En su discurso se notan rasgos tan frecuentes, incluso en el humor vulgar popular. Primero, el argumento de la guerra: Se vale de la simplificacion amigo/enemigo, ahora explicitamente dice "clarin". (como si dejar de ser juez de la corte ahora le permite decir cualquier cosa!!!). De esa simplificacion, como si se tratara de un mercader de la guerra, se victimiza, se presenta como si fuera alguien que pelea contra poderes "oscuros" que un "simple civilista" no puede entender (porque resulta que el tipo es penalista, y ellos tienen un mundo especial). En realidad, se trata de un tipo que nunca labura, y se la pasa rosqueando para viajar por el mundo, y se rodea de un grupo que se alimenta de sus migajas. Saca un fallo insignificante y lo eleva a categoria de hecho cientifico universal. El resto, ignorante lo ve como un "maradona del derecho penal" y repite que "tiene reconocimiento internacional", pero cuando uno examina de que universidades y como los obtuvo, se da cuenta de que es mas humo que otra cosa. Pero bueno, ellos son cruzados que pelean contra poderes del mas alla. Y un simple mortal no los entiende. Ahora cuando cometen una infraccion, claro... se trata de una operación politica en su contra. Yo me pregunto, en lugar de jugar a los espias y a la inquisicion, no seria mejor trabajar un poco? Ahora la culpa es de clarin, habla de terrorismo de los medios (????). En respuesta a tu post anterior, hay toda una generacion boba que sigue a estos carcamanes, y la sigue acriticamente porque aprendieron de estos carcamanes que la rosca es un estilo de vida, y que se puede llegar lejos de esa manera. Es una pena que la facultad de derecho en lugar de formar juristas forme operadores politicos. Gracias don Zaffa! brindemos por los futuros abogados del pueblo! notable lo tuyo. By the way, sabemos que luchaste contra le represion desde adentro, como un ejemplar juez, y que ahora como abogado, tu estudio no defiende a Boudou!

Andrés dijo...

Creo que hay que hacer una diferencia Anónimo 5.38 pm. Una cosa es el Zaffaroni jurista, cuyos méritos académicos son notables y con prestigio teórico bien ganado (más allá de que se compartan o no sus puntos de vista) y otra cosa es el Zaffaroni político. Si bien muchas de sus posiciones teóricas son algo panfletarias y tienen una vinculación con su impronta de político demagógo o populista, lo cierto es que esa distinción merece hacerse.
La fase más política de Zaffaroni es donde uno puede concentrar las mayores críticas. Es en su estilo demagógico y simplista en donde se advierte el rasgo populista (en el peor sentido de la palabra) de su discurso.
Zaffaroni fue y es un peronista que ha defendido toda su vida el ideario populista de Perón. Se siente claramente interpelado y representado por esa comprensión del poder y ve al kirchnerismo como el gran abanderado de ese legado. Siempre que pudo defendió al peronismo y de hecho sus posiciones al respecto son conocidas. Personalmente creo que se equivoca y que esa defensa tan cerrada del peronismo y su discurso termina generando una fuerte contradicción con el ideario liberal que en lo penal defiende.
Sus contradicciones y cierto simplismo político lo llevan a plantear todo en términos binarios y a reproducir la lógica discursiva que un tipo de su inteligencia no debería permitirse. Pero es un peronista. Ese es su ADN.
Lo que decís de sus amanuenses y colaboradores es muy cierto. Pero son esbirros sin mérito alguno. Le sacaría a Zaffaroni algo de responsabilidad. Sólo algo porque a diferencia de Roberto o de Nino y tantos otros prefirió rodearse de mediocres que no llevarán su legado teórico a ninguna parte. Aunque eso también es una verdad a medias porque de alguna forma u otra todos son discípulos -en lo penal- de su obra...
Saludos,
Andrés

Andrés dijo...

Como ejemplos de su demagogia se pueden nombrar los últimos. El día que le entregaron la medalla en la Corte calificó a sus colegas como "amigos". En el reportaje de Página cuestionó los ejes que Lorenzetti identificó como grandes problemas nacionales e implícitamente le atribuyó a éste último una alianza con "Clarín" y etcéteras. ¿Por qué no lo dijo el día de la medalla? ¿Por qué no marcó sus diferencias antes? El presidente de la Corte representa al cuerpo colegiado en términos protocolares, institucionales o administrativos pero no sustituye a sus colegas. Zaffaroni se mantuvo callado y sale a decir todo eso ahora. Hubo votos en disidencia pero nada más. Ese es un ejemplo de su impronta demagógica

rg dijo...

el encubrimiento a boudou es innecesario y dañino. por qué? por qué? involucraron al congreso para expropiar la empresa productora de billetes, sin que supieramos el nombre. y me habla del 08

rg dijo...

entonces uno tiene ganas de recordarle los habeas corpus, y el alquiler de sus departamentos, y decirle: todo te da lo mismo?

Anónimo dijo...

Zaffaroni tiene amistad con Boudou y por ello lo defiende. Nada hay de malo con eso.

rg dijo...

estás mal: habla un máximo juez de la argentina sobre un caso de máxima corrupción estatal. no habla pepito sobre juancito. muchísimos podrán decir: si lo dice el máximo juez penal argentino, debe ser cierto. en fin: declaración kirchnerista, que confunde lo privado con lo público

Eduardo dijo...

Para los que defienden a Zafaroni desde el punto de vista: "Una cosa es como Jurista/Juez y otra cosa es como político". Les aviso que NO existe tal cosa.
Una persona es una persona, haga lo que haga, y si es pública (porque eligió el camino público) se lo evalúa por todos sus actos, incluso si putea al referee cuando va a la cancha.
Si no quiere eso que se lo juzgue por eso, que elija el camino no-público.
Y por si les queda alguna duda al respecto, tengan en cuenta que Noruega perdió una islas en disputa con Suecia (creo) porque una vez su Canciller en una cena privada dijo que no le interesaban las islas.

GerardoD dijo...

Lo de Zaffaroni es sencillamente impresentable. Mejor hubiera apelado al otro argumento que suele emplear el oficialismo: el silencio total frente a las acciones más impresentables del gobierno

Anónimo dijo...

Siempre recuerdo un reportaje que "Diario Judicial" le hizo a Zaffaroni en el año 2001. Ahí hablaba de los peligros del "sistema acusatorio" con un Ministerio Público dependiente del Ejecutivo. Lo enfocaba desde el plano normativo pero sus prevenciones (que ahora olvidó por completo)se transformaron en "realidades". No lo escuché desempolvar esas críticas ahora. Esto decía:

"Dju: Y específicamente hacia el sistema acusatorio, ¿qué reformas plantearía?

ERZ: Habría que tomar el Código Maier y comenzar a trabajar sobre la base de un proyecto nuevo. Hay una cuestión decisiva, y es quién hace la instrucción. Creo que en la Capital ya estaríamos en condiciones de tener un Ministerio Público instructor, creo que no exigiría un gasto, que ya se hizo. La desconfianza que yo tenía en su momento, en 1992, es que no había un Ministerio Público independiente, porque dependía del Ejecutivo. Y Maier nos decía que con una ley se podía solucionar. Pero hasta qué punto, porque una ley se deroga por otra ley, y hasta un tribunal podía interpretar que el Ministerio Público estaba retaceando facultades que son del Ejecutivo, que podía esgrimir que obedecía la Constitución y no la ley. Después de la reforma de 1994, con la ley del Ministerio Público, si se le hicieran estos retoques podríamos adoptar el proyecto Maier"

La nota completa, aquí: http://www.diariojudicial.com/contenidos/2001/08/07/noticia_0011.html

rg dijo...

ta, pero ojo que el principal problema no es erz, sino el batallon de entregados que desde todas las posiciones viene renunciando a aquello por lo que abogaba, en tal de subir un poco el sueldito. ellos son los que arruinan la politica, la justicia, la creencia en que ciertos ideales valen la pena

Eduardo Reviriego dijo...

Este puede ser un buen ejemplo de la generalización, al que acuden los K, tomado del blogdeabel:
Eduardo Reviriego (Daio) dice:
enero 4, 2015 en 18:15
La oposición tiene su profecía sobre el futuro de los K.
Los K se ríen.
Pero por las dudas:
http://www.lanacion.com.ar/1756597-gils-carbo-designo-a-18-fiscales-afines-al-kirchnerismo-en-cargos-de-todo-el-pais

Responder
Norberto dice:
enero 4, 2015 en 20:56
¿Sabe que Daio?, su entusiasta y esmerada defensa de los DUEÑOS de la corrupción enternece, y hablando de ellos, como son los DUEÑOS, también establecen los parámetros para determinar como establecer el ranking, del cual tipos como el ENI, Botín y el HSBC ¿mire que casualidad?, salen bien librados
” Por otra parte, sería interesante poder capturar aquellos hechos de corrupción globales cuando los actores son empresas de gran envergadura. Periódicamente nos informamos acerca de turbios negocios que caen bajo la lupa de la Justicia. Tomemos al gigante de la energía, la italiana ENI, sacudida por escándalos diversos: a) corrupción en Kazajistán, mediante su filial Agip KCo, investigada por la fiscalía de Milán (2012); b) corrupción en Argelia mediante la subsidiaria Ingeniería Saipem, con imputaciones al presidente ejecutivo de la compañía; c) compra ilícita en 2011 del gran bloque petrolero mar adentro OPL 245, en Nigeria, en donde está procesado uno de los ejecutivos de la firma. Estos son sólo algunos de los eventos en donde aparece cuestionado el Ente Nazionale Idrocarburi. En otros países, empresas paradigmáticas son también alcanzadas por el barro de la corrupción. Es el caso del Banco Santander, en particular por el papel de su extinto presidente Emilio Botín. En la nómina divulgada por el whistleblower Hervé Falciani de activos no declarados en cuentas secretas del HSBC en Suiza figuraba Botín, con al menos dos mil millones de euros. La evasión al fisco español no prosiguió en sede judicial, al archivar la investigación la Audiencia Nacional debido al pago que realizara Botín al Ministerio de Hacienda por un valor de 200 millones de euros.”
“A pesar de que el mayor interés de TI está enfocado en la corrupción de los poderes públicos, se dedica también a analizar el comportamiento de las corporaciones. Desde el 2012, TI viene elaborando estudios acerca de la transparencia de las principales empresas mundiales. El último de ellos, Transparency in Corporate Reporting. Assessing the World’s Largest Companies, fue editado este año. A partir del grado de cumplimiento de tres dimensiones (presentación de informes sobre programas de lucha contra la corrupción, transparencia organizativa y presentación de informes país por país en el que se encuentre la empresa) TI establece un orden de transparencia. Como la empresa más transparente figura ENI y en el quinto lugar el Banco Santander (el banco mejor posicionado a nivel mundial), habiendo sido evaluadas las primeras 124 empresas multinacionales con mayores ingresos en el mundo. En una nota al margen del citado estudio de TI se lee que “ENI provee soporte financiero al secretariado de TI en el 2014”. Asimismo, se nos informa que el HSBC Holdings forma parte del Comité Directivo de Principios Empresariales de la ONG alemana (a su vez el HSBC se ubica en un expectante puesto 22).”
Claro como la corrupción es una cosa difícil de medir, entonces se opta por parámetros proxy, que son descartados por todo instituto estadístico serio, pero eso a Ud, ardiente defensor de todo aquel que denuncie corrupción K no le hace mella, pero le sugiero que lea el artículo así por lo menos sabe a quienes respalda.
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/40-8199-2015-01-04.html
Nunca menos y abrazos
Responder
Eduardo Reviriego (Daio) dice:
enero 5, 2015 en 7:08
Norberto:
A pesar de que está bastante gastado eso de “echar la pelota afuera”, me parece bien que se interese por la corrupción internacional, a pesar de que el gobierno no lo hace:
http://acij.org.ar/sin-corrupcion/2012/la-ocde-denuncia-que-
argentina-incumple-la-convencion-anti-cohecho/

Anónimo dijo...

Martin: Ya a esta altura no podemos hablar de Zaffaroni academico, creo que su contribucion en los ultimas decadas fue politica, y no juridica... y de la peor manera hay que decir, si Uds. se pierden en la discusion peronismo antiperonismo, y no se que otra bandera, habria que recordar las condiciones deplorables vida de practicamente la mayoria de la poblacion argentina desde en las ultimas decadas. Ahi no hay nada de gracioso, y ni hablar de la cantidad de personas que se perdieron en esa discusiones bobas. Hablar de terrorismo de la prensa es tan irresponsable, impresentables y de una brutalidad tan grave que en un pais medianamente serio seria un escandalo. El uso de esas etiquetas (terrorismo, enemigo, derecho penal como cruz roja??????) es el caldo de cultivo de todos esos esbirros acomodaticios, y el ejemplo del carcaman Z es una muestra de su potencia. Las victimas de once, la cantidad de hospitales, que el estado no te mande una ambulancia, ni un patrullero porque no tiene nafta, etc.etc. esas son falencias sobre las que habria que preguntarle al maestro carcaman si son responsabilidad de la prensa, es una sensacion, o simplemente se debe a la corrupcion de sus amiguitos. Creo que pasa por ahi la critica, y no por el peronismo, antiperonismo, todo eso es muy lindo, pero no tiene nada que ver el fondo del asunto. Andar victimizandose por cualquier cosa ya es tan evidente que no amerita mayor debate sobre el asunto.

Anónimo dijo...

Lo que me llama poderosamente la atención es que a Z le importe un comino tirar por la borda todo su prestigio. Se casa con Boudou y le importa todo un carajo, qué tiene en la cabeza?

Anónimo dijo...

MArtin: si que le importa, solo cree que todo el mundo es como el grupo (significativamente grande, es verdad) de alcahuetes que lo rodea. En eso V.H. tiene razon, es el maradona del derecho penal! (el de ahora, de Dubai)...

Anónimo dijo...

No hay lógica en lo que dice RG. Enumera falacias para rebatirlas sólo desde un cariz argumental y se sienta a esperar lo político. Parece que la idea del texto (si hay una) era agotar o "desnudar" la argumentación de otro. Ocurre que no la discute y que (todos) debemos suponer que el autor ya dijo en otro lado su opinión, piensa de tal manera y siente así... ¿no es mucho?
Lo medios dominantes reproducen hasta el cansancio la palabra oficial, al punto que su mera mención debería ser tomada como crítica en sí. Esto es ejemplar para muchos. Subrayan y fundamentan esa marca con el poder mediático y no con la inteligencia.
La ironía, la subjetividad y el mérito o dignidad de un autor no deberían ser impedimentos para que lo veamos operar sobre un discurso y discutirlo.

justme dijo...

Hay hay hay ay anónimo 9:59. Siempre lo mismo, reclamás que el autor del blog te discuta la política. Te digo que casi casi que los puedo ver. Pronunciando la palabra política con delectación. Como un arcano cuya comprensión es reservada a unos pocos elegidos. Decís política tratando de dejar de lado a esas dos molestas y pelmazas hermanas burguesas cuales son la racionalidad y la moralidad que tan machaconamente y pesadillescamente se empeña el habitante de este espacio en defender, como una especie de gnomo loco sentado sobre una olla de libros que no larga ni a palos ni con amenaza de ISIS.
Insistis igual que he leído y escuchado hasta el hartazgo mismo a esos camporitas o proyectos de, reclamando, con un gesto soberbio como quien saca den medio una basura molesta (lo moral, lo racional) "ahora hablemos de política".
Hablemos de política claro. No importa que la moralidad sea el fundamento de una comunidad y que comunidad sea lo que hace posible nuestra existencia por sobre las bestias que tienen garras y colmillos, porque por mas inteligencia sin comunidad no vas aningun lado.
No importa que la racionalidad te permita saber lo que es una bestia con garras y colmillos y lo que es,... por ejemplo lazaro Baez o un 08 vencido...o algo por el estilo.
Y los veo con tanta conviccion que me asusta y lo que me asusta más es que esa convicción se traslade a sus intelectuales adictos que se supone debieran cuestionarse cada tanto.
...Y no, la verdad que no a mi me parece que sin una base moral y racional no podemos hablar de política. Es como hablar de,...que se yo de física sin hablar de matemáticas, o del mate prescindieno del yerba,.... ALgo así.
Saludo a todos lo que pueden resistir esto. Saludos.

Anónimo dijo...

Excelente post Roberto, con las 3 categorizaciones acerca de "lo que nos dicen".
Duele mucho claramente escuchar de personas admirables en muchos aspectos tanta defensa de cuestiones indefendibles.
Nos falta mucho madurar como sociedad, pero tu valentia de ser una voz coherente remarcando y analizando estas cuestiones es un punto esperanzador y marca un ejemplo a seguir. Grande Profe!

Anónimo dijo...

justme: está la racionalidad de un objeto o campo social y está la racionalidad absoluta que engendra monstruos. Yo simplemente dije que RG no estaba siendo original; lo vienen haciendo los medios dominantes hace tiempo: subrayar. ¿De qué racionalidad me hablás? La mayoría de los intelectuales como RG han participado de este momento político que potenció hasta lo posible la intervención pública. Ahí tenés algo de razón qué examinar. Que nos hayamos encontrado con argumentos del tipo: "mirá lo que dice de Kicillof el profesor aquel que tuvo una vez en la universidad...", esto habla más de los académicos y del mundillo intelectual que de la política. Y que hay argumentos así, los hay. Sorry, no vale decir después: "Mirá mis papers que lindos son...".
La mayoría de los intelectuales como RG han participado de este momento político que potenció hasta lo posible la intervención pública. Esto deben reconocérselo al kirchnerismo.

rg dijo...

de donde sacas que el kirchnerismo potencio eso? la gente volvio a participar con el 2001, no con el kirchnerismo. el kirchnerismo hizo todo lo posible por boicotear la paritcipacion popular directa: nunca acepto las asambleas antimineras, ni propocio plebiscitos ni referendums, ni el control popular de los funcionarios publicos, ni presupuesto particpativo: por el contrario, mando a los criticos a "formar un partido politico" antes de hablar.