26 ene. 2015

Muere de hambre otro niño, en el norte argentino

Un niño de la comunidad Wichi, en Salta, muere de hambre (acá).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Simplemente, OTRO caso aislado.
Y van...
Indignante.


Sally McL

Anónimo dijo...

Una muerte lejos del poder, en los márgenes. Se me ocurre que en un año electoral donde la obsesión por el poder intoxica el debate público, resulta más que oportuno traer al centro también a las muertes que ya no responden a los "grandes demonios" sino a "los pequeños" o "mediocres" (como los llama Simona Forti), los que se alimentan de nuestra indiferencia cotidiana. Gracias por el post y abrazo. Mx Lanusse

Anónimo dijo...

La escultura de Nestor costo un millón de pesos, Nestor Femenia murió por desnutrición y tuberculosis...


Fernando

Anónimo dijo...

Lo más indignante para mí es que la propia Iglesia no denuncia a la revolución verde (transgénica) de forma clara y contundente. Antes bien, siguen pensando que los alimentos transgenicos pueden de alguna manera resolver el hambre en el mundo. Y no es solo la iglesia, obviamente son los gobiernos permisivos y gerenciadores de estas políticas globales que no llegan a "derramar" alimentos para todos. Desplazamientos a las ciudades, destrucción de saberes y culturas locales, agronegocio de tansgenicos. Décadas de implementación de esta política, sin que se realicen debates profundos y estructurales. Como se piensa la agricultura de acá a 10, 20, 30 50 años?. A nadie le importa, porque eso no es "rentable" ni da votos. Este marco de malnutrición y desnutrición tiene este correlato agricola. Los transgénicos son como los ferrocarriles ingleses de antaño, una herramienta más de dominación y dependencia. Salta, Chaco, todo el norte es la gran apuesta sojera, el futuro.. así hablan algunos políticos. Y se encargan de ocultar la muerte y enfermedad del pueblo que lo padece. Indignación si, pensamiento, también!! PABLO CABO